Anuncios

Artículos

Akhenatón y Nefertiti: Grandes romances históricos

El décimo rey de la XVIII dinastía egipcia, fue Akhenatón, quien al ascender al trono era Amenhotep IV, este fue uno de los faraones más famosos del antiguo Egipto. Gran parte de su fama es por cambiar la religión politeísta a una religión monoteísta, por lo que cambió su nombre, aparte la mayoría de su obra y vida nos son desconocidos.

Fue nombrado corregente por su padre, y llegó a gobernar 17 años a mediados del siglo XIV a. C. Siempre estuvo apoyado por su bella esposa Nefertiti, También para imponer la reforma religiosa e imponer el culto a Atón (el disco solar) por encima de los demás dioses, en especial del dios Amón, cuyos sacerdotes en ese entonces eran muy poderosos.

Ambos decidieron cambiar sus nombres: Amenhotep por Akhenatón (útil para el disco) y el de su esposa de Nefertiti por Nefer-neferu-Atón (perfecta es la protección de Atón). Ambos se trasladaron a una nueva ciudad egipcia que llamaron Akhetatón (Horizonte del disco), hoy conocida como Tell el-Amarna, la cual se convirtió en capital del nuevo Estado teocrático dedicado al dios del disco solar Atón. Akhenatón se dedicó a su nuevo culto, despreocupándose de sus tareas gubernamentales, propiciando así la decadencia del imperio, favoreciendo las revueltas internas y sublevaciones de las regiones más alejadas.

Nefertiti (La bella ha venido) respaldó totalmente las acciones de su marido, en especial el cambio al monoteísmo (en la que llegó a participar como gran sacerdotisa). En gran parte de los relieves y estatuas se representa con una gran belleza y muy unida a su esposo, en algunas se le muestra sentada en las rodillas del faraón adorando al disco solar y recibiendo sus bendiciones en forma de rayos que acaban en sus manos acariciadoras.

En algunos otros relieves se muestra a la pareja real atendiendo amorosamente a sus seis hijas; una de ellas al casarse hizo muy famoso a su marido, el faraón Tutankamón. En el famosísimo Himno al Sol, del que fue autor el mismo faraón, finaliza con una dedicatoria a Nefertiti, donde la menciona como la gran esposa a la que ama Akhenatón.

Sobre el autor: Estudió en el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Premiado del CONACYT a la innovación científica juvenil. Militar retirado de la Armada de México. Actualmente se dedica al estudio de las aplicaciones tecnológicas y las innovaciones en la vida diaria y la historia de la humanidad.