Anuncios

Artículos

Carta a mi abuelo que hace un año que está en el cielo

¡¡¡Hola abuelito!!!

Recuerdas que cuando era pequeña así te llamaba, eras mi abuelito ¿Qué tal tu primer año allá arriba? No estuve presente en el entierro de tu hermano, estaba en el hospital, aunque ese día a media tarde me dieron el alta, pero sé que no fue fácil, ¿Qué entierro de un ser querido lo es? Eso fue en octubre del 2013. En agosto del 2016 partiste tú, lamentablemente, nuevamente no pude estar presente, esta vez no fue por causa mayor, sino estaba pasando un año sabático del otro lado del océano, junto a mi esposo en su país, acompañarle a licenciarse en su carrera, que años atrás la dejó a medias, por estar a mi lado.

Tu muerte no me sorprendió, pero no fue menos dolorosa, aunque a mi manera ya me despedí antes de irme a México, lamenté no poder darte el ultimo adiós.

Desde el 24 de agosto del 2016, fuiste un ángel guardián para toda tu familia, incluida para mí.

Tu partida, fue un duro golpe para todos, en primer lugar, para tu esposa, que cuatro meses después de que marcharás, le encontraron un tumor en la sangre, solo basto un constipado, para que volara a tu lado. Ella te extrañaba demasiado abuelo, su gran deseo era volver junto a ti. Y sin ser consciente el deseo se hizo realidad.

Un año sin ti abuelo, un año sin tus historias, tus buenas palabras, tus chistes, tus payasadas, aquellas que nos alegraban nuestros malos días, aquellas que hoy las extrañamos cada día.

Quizás no lo diga en alto, pero te quiero mucho, te recuerdo y extraño al mismo tiempo. Soy tu nieta mayor, tenía la ilusión de darte un bisnieto, tu primer bisnieto, pero no estuve a tiempo, ni siquiera pudiste conocer a tu ultimo nieto “Marc” o es muy posible que, si lo conozcas, solo que no puedes tomarlo entre tus brazos, él conocerá de ti. Almenas estuviste en la boda de nieta más mayor, eso me da un poco de paz.

Abuelo, dejaste un gran vacío en aquellos que te amamos, solo deseo que ayas encontrado la paz, que volvieras a recuperar aquello que la vejez, te arrebato, que seas muy feliz, mas allá de las nubes, del arcoíris, junto al amor de tu vida, que no tardó en volar a tu lado, síi la abuelita, porque te extrañaba demasiado, si sé que el cáncer, fue el responsable, pero no puedo evitar pensar, que el dolor de perderte, aceleró el proceso, que antes de tu perdida ignorábamos que tenía.

Hoy hace un año de tu perdida, sé que no visito tu tumba, ni tampoco la iglesia, pero te recuerdo y te extraño como el primer día, tu sabés que es verdad, estoy tranquila, porque tú eres mi ángel protector, nada malo me puede pasar. Te amo abuelo ahora, mañana y para toda la eternidad. Te amo

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.