Anuncios

Artículos

Carta de una mujer con discapacidad, con deseos de ser mama

No soy yo, muchos se olvidan de quien soy en realidad, mirán más mi discapacidad que a mi persona y se olvidan que antes de nada soy persona, una mujer de más de treinta. Mucha gente ignora que la discapacidad no anula a la Mujer que soy, como si yo pudiera tener el control, me llaman loca, por querer tener un bebe en mi vientre, sentir como se crea y se hace persona, ver cómo nace, como día a día va creciendo, convirtiéndose en niño, después en joven, al fin en adulto.

Si tengo parálisis cerebral desde que nací, pero eso no me ha impedido que crezca, y hoy soy una mujer de más de treinta. No os mentiré, nunca creí en el reloj biológico, siempre tuve la certeza, que la gente tenía hijos porque así lo decidían, el echo de crear una familia de más de dos.

Hoy otra realidad es que la maternidad o paternidad, es una necesidad, cuando llega es muy difícil escapar, es una necesidad que te golpea el pecho, ninguna discapacidad anula eso, ninguna, soy mujer, con más de tres décadas en este mundo, mi cuerpo lo sabe, mi reloj biológico me golpea el pecho recordándome cada instante, que el tiempo pasa, tiene data de caducidad. Cuando eso pasa, la necesidad de tener un bebe es grande, te afecta emocionalmente ver a recién nacidos, un poquitín más creciditos, obviamente también a embarazadas, a un punto que va más allá de tu control. A veces es algo molesto, por el echo que tienes dudas, que no es tu mejor momento para traer niños al mundo, o mil razones más, pero al reloj biológico no le interesa, te golpeara con todas sus fuerzas, trasvasándote emocionalmente.

Sí, aunque tengas una discapacidad, es así, el cuerpo no discrimina, es idéntico a para todas las mujeres, tengan las condiciones que tengan, eso es algo, que la mayoría ignora, tratan como “locos” por algo que es natural, de nuestra propia naturaleza, algo que no se puede ignorar, porque la mujer, una de las razones de su existencia (no por ello no todas estamos obligadas a ello) es traer vida al mundo, sin importar cuál es nuestra condición.

Aquí la discapacidad no es el problema, sino la mentalidad de esta sociedad que niega al género femenino a ser mujeres de verdad.

Escrito para Revista Discover

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.