Anuncios

Artículos

Cleopatra y Marco Antonio: Grandes romances históricos

Cleopatra y Marco Antonio: Grandes romances históricos

La última reina de Egipto fue Cleopatra VII Filopátor (69-30 a. C.) Antes de ser incorporado su reino al Imperio romano esta es una reina cuya biografía entremezcla lo real con la leyenda.

Cleopatra fue la hermana mayor del faraón Ptolomeo XIII, al cual ella misma eliminó para poder ascender al poder en el año 51 a. C., pero los tres años de su reinado llegó a Egipto Julio Cesar, en momentos en que ambos hermanos estaban enfrascados en lucha fratricida. De hecho, ella había ya sido expulsada por su hermano. Cleopatra se presentó ante Julio Cesar envuelta en una alfombra. De esta manera y con sus encantos la joven de 21 años obtuvo el apoyo y reconocimiento como reina de Julio Cesar.

Cleopatra era de gran belleza pero de aún más cultura, se dice que incluso podía hablar hasta nueve idiomas y sabía mucha historia, así que sedujo al maduro general, en ese entonces Julio Cesar quien contaba ya con 54 años, terminando siendo amantes.

Julio Cesar invita (para algunos, secuestra) a Cleopatra a Roma en donde hace una entrada triunfal y es agasajada tanto que Julio Cesar le dedica una estatua en el Foro romano que había sido recién construido. Esta visita o cautiverio duró dos años. Cleopatra al fin le dio un hijo varón a Julio Cesar, al que llamó Cesarión. Tras el asesinato de Julio Cesar, Cleopatra consiguió que fuera reconocida como reina de Egipto y a Cesarión como legítimo heredero de su país.

A la creación del Triunvirato del Imperio romano, a Marco Antonio le tocó el Oriente, y por lo tanto el control de Egipto. De este modo convocó a la reina de Egipto por lo que ella acudió con gran pompa y fastuosidad, con toda una flota de barcos lujosamente adornados y con todo su encanto personal. Como era obvió atrajo al mujeriego y vividor Marco Antonio.

Ambos acabarían siendo amantes tras su segundo encuentro en el año 40 a. C. Según ellos, eran dos almas gemelas. Su relación fue siempre alterada por las constantes luchas entre los triunviros. Su principal oponente era Octavio Augusto (hijo adoptivo de Julio Cesar) quien tras tener la victoria naval decisiva en Actium en el año 31 a. C. Marco Antonio y Cleopatra huyen a Egipto, pero Augusto los siguió. Al sentirse acorralados y al enterarse de la supuesta muerte de Cleopatra, Marco Antonio se suicida dejándose caer sobre su espada y es llevado agonizante ante Cleopatra muriendo finalmente en sus brazos. Con el avance de las tropas romanas y sin poder podido negociar con Augusto, Cleopatra prefiere morir antes de ser exhibida como botín de guerra, Así que se suicidó permitiendo, de acuerdo a la tradición, que una serpiente venenosa (áspid) le clavara los colmillos en su pecho muy cerca de su corazón.

Sobre el autor: Estudió en el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Premiado del CONACYT a la innovación científica juvenil. Militar retirado de la Armada de México. Actualmente se dedica al estudio de las aplicaciones tecnológicas y las innovaciones en la vida diaria y la historia de la humanidad.