Anuncios

Artículos

Diario personal: el restaurante japonés

Más o menos hace un año, nuevamente en ciudad de México, era una tarde, estábamos aburridos en la casa, buscando que explorar, que nuevo conocer. Era una tarde con unos grandes nubarrones. El cielo anunciaba lluvia, pero eso para nosotros no era un obstáculo. Como era natural en nosotros en ese estado de aburrimiento sin saber que hacer, nos subimos a un U.B.E.R. en dirección en aquel día a la zona de la condesa o también conocido "zona rosa"
l
“La Colonia Condesa es una zona de la Ciudad de México en a Delegación Cuauhtémoc, unos 4 a 5 km al oeste del Zócalo.

La zona consiste de tres colonias: la Colonia Condesa, la Colonia Hipódromo y la Colonia Hipódromo Condesa, y es muy conocida por la gran cantidad de cafés, librerías, restaurantes, galerías y boutiques, así como por su vida cultural y nocturna. La Condesa comparte su frontera y espíritu bohemio con la Colonia Roma, y juntas forman el llamado Corredor Cultural Roma Condesa.

Junto con Polanco, la Colonia Del Valle, San Ángel, Jardines Del Pedregal, Lomas de Chapultepec, Ciudad Satélite, Interlomas, Bosques de las Lomas y Santa Fe, es parte del eje de mayor desarrollo de la capital de México y zona metropolitana. Todas estas zonas conforman un núcleo central donde convergen usos mixtos (residenciales, comerciales y corporativos) y donde se recibe, además, diariamente, una densa población flotante que hace uso de su infraestructura pública (parques, centros comerciales, vialidades, etcétera), además de que son las zonas donde vive la población con mayor poder adquisitivo en toda la ciudad”

La condesa tan grande zona, llena de tiendas y establecimientos para comer y otros quehaceres, pero ante la indecisión nos sentemos en un banco, miremos con calma lo que teníamos a nuestro alcance. Eso de con calma es un decir, porque la lluvia empezaba a caer con fuerza. Teníamos un mapa de la zona, observábamos donde detenernos a cenar, personalmente me apetecía, comida china, lo que era visible, había de todo tipo de restaurante, menos el que buscábamos. Nos resguardemos de la lluvia en una tienda de animales, en el que aproveche para ir al baño, después seguimos nuestro recorrido. La lluvia nos empapaba, pero no importaba, teníamos que cenar algo, al ser preferible comida china, como, por ejemplo, unos riquísimos rollitos primavera. Pero por más que buscábamos, lo anhelado, no encontrábamos, la lluvia cada vez era más fuerte, el gusanillo en el estómago aumentaba. Hasta que vimos un restaurante japonés, para allá nos encaminemos.

Realmente quedé fascinada, era la primera y única vez que he ido a un restaurante japonés, lo que conocí me dejó maravillada. El camarero era un joven japonés muy simpático y amable, que nos ayudó a elegir que cenar nos aconsejó Ramen un típico plato de su país.

“Si bien cada región de Japón tiene su propia receta de ramen, la preparación básica consiste en distintos tipos de fideos chinos servidos en un caldo preparado comúnmente a base de pescado, miso y salsa de soja, así como diferentes guarniciones como rebanadas de carne de cerdo”

Las sorpresas no acabaron ahí, ya que, para mi asombro, el joven camarero trajo una cazuela a la mesa, con verduras y los ingredientes necesarios para hacer el plato típico, lo hizo en nuestra propia mesa, en una especie de horno, ¿Y el resultado? ¡¡Exquisito!!

Como veis, en la ciudad de México he vivido cosas asombrosas y extraordinarias incluso algo bien común como ir a un restaurante japonés

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.