Anuncios

Artículos

ANÁLISIS LITERARIO DE FUENTE PRIMARIA

EL CANTAR DE ROLDÁN: RESUMEN Y BREVE ANÁLISIS DE LA EDAD MEDIA

INTRODUCCIÓN

Este cantar de gesta, como muchos otros, se conoció durante mucho tiempo en forma oral, ya después escrito. Pertenece al género de la épica que narra acontecimientos de personajes o lugares en verso, que era la forma usual de presentar los hechos, engrandecidos y de modo que quedaban grabados en la mente de las personas1. No se conoce el nombre del autor, pero la versión que se utilizó, es la traducción directa del manuscrito más antiguo que se conoce, el manuscrito de Oxford, escrito posiblemente a fines del siglo XI.

El texto se refiere a la batalla del 15 de agosto del año 778, cuando era destrozada en Roncesvalles la retaguardia del ejercito de Carlomagno, que en realidad regresaba después del fracaso de una campaña en contra de Zaragoza. Después de algún tiempo la memoria del acontecimiento fue transformándose y de esa transfiguración surge una nueva realidad. Y nuevos personajes; Roldán se convirtió en un héroe mítico, lleno -como todo buen caballero- de facultades y virtudes todas confluyentes en su persona. Se convirtió en sobrino de Carlomagno, en hijastro del felón Ganelón (ambas cuestiones ficticias). “Y así ocurrió con la mayoría de los personajes, tanto francos como sarracenos, que figuran en el poema.”2

El cantar de Roldán tuvo una enorme influencia en la sociedad de la época, donde realidad y fantasía acudían a la mente de las personas fundidas como un solo elemento indivisible... e indudable. Es una gran obra del ciclo carolingio, que nos muestra una imagen muy interesante de la vida en la Alta Edad Media. Aunque más bien no de la vida, sino más bien, de cómo se visualizaban o entendían; de sus ideales, sus aspiraciones, sus virtudes de valentía, de honor, de lealtad y de una grave y profunda religiosidad.

BREVE RESUMEN

LA TRAICIÓN DE GANELÓN

Marsil, el rey moro acuerda con sus consejeros enviar una gran cantidad de obsequios a Carlomagno para librarse de su ejercito que se ha establecido ya por siete años en España y que ahora se encuentra muy cerca de Zaragoza. Los mensajeros llegan con el rey Carlos, quien llama s sus barones para formar consejo; el conde Roldán sugiere al emperador no confiar en Marsil, pues éste ya los había traicionado. Por el contrario, Ganelón, uno de sus hombres, piensa que es bueno aceptar las palabras del rey moro y a sugerencia de Roldán es enviado hacia allá para llegar a un convenio. Ganelón esta enfurecido en contra de Roldán por enviarle a un destino fatal y públicamente le hace afrenta, asegurándole a él y sus amigos una segura venganza. Así pues, se dirige a la corte de Marsil, quien le ofrece obsequios a Ganelón y le pregunta en que forma podría combatir a Carlomagno. Ganelón traiciona la confianza del emperador y le propone al rey pagano acabar primero con el conde Roldán.

A su regreso Ganelón hace creer a Carlomagno que el ejercito de Marsil se perdió en el mar, tratando de evitar la sumisión, así que el rey, aceptando los regalos del rey y las palabras enviadas, se dispone a regresar a Francia. Por sugerencia de Ganelón deja a Roldán en la retaguardia de sus hombres. Éste va acompañado de sus compañeros más leales: Oliveros, Garín, Atón, Berenguer, Astor y Anseis, entre otros. En sus sueños Carlomagno presiente una traición.

LA BATALLA EN EL PASO DE RONCESVALLES

El sobrino de Marsil, junto con otros musulmanes se ofrecen para atacar a Roldán y su gente. Oliveros ve acercarse al ejercito y, aunque pide a Roldán llamar a la tropa de Carlomagno para que regrese en su ayuda, éste se rehúsa por no parecer cobarde. El arzobispo Turpín, mientras tanto, motiva a la gente con su discurso prometiendo que se convertirán en santos y mártires en su lucha contra los infieles.

Comienza una gran batalla. Los franceses, a pesar de su inferioridad numérica ofrecen una feroz resistencia y aún el arzobispo participa en el enfrentamiento. Marsil llega en auxilio de su ejercito. Roldán ataca con mayor bravura al ver morir a sus compañeros. El infiel Grandonio da muerte a Garín, Gerer, Berenguer, Guido de San Antonio y el duque Austorí, los hombres fuertes de Roldán, pero este aparece dándole muerte.

Roldán entra en combate con el rey Marsil, a quien le corta la mano diestra. Se mencionan cuatro mil paganos muertos; Roldán, a pesar de los consejos de Oliveros decide llamar al rey Carlos; éste se da cuenta de la traición de Ganelón y ordena que el jefe de cocineros junto con sus ayudantes le detengan. Al frente de la batalla queda Marganice, tío de Marsil y quien gobierna Cartago, Alfrere, Armalia y Etiopía. Logra herir a Oliveros, quien cegado por su propia sangre, ataca a Roldán; éste al ver tan lastimado a su amigo se enternece y le expresa su gran cariño. Después de encomendarse a Dios, Oliveros fallece.

De todos los hombres de Roldán, solamente quedan el arzobispo Turpín de Reims y Gualterio, quienes piensan huir. Al ver a su amigo muerto, Roldán los anima a continuar a pesar del gran número de sus enemigos. El arzobispo, aún herido, logra derribar cuatrocientos sarracenos. Roldán, exhausto hace sonar de nuevo su olifante y Carlomagno ordena sonar los clarines anunciando su regreso.

Mientras tanto, Roldán reúne los cuerpos de sus compañeros para que el arzobispo Turpín los bendiga. Al sentirse atacado por un moro que pretende quitarle la espada, Roldán se defiende y hace un recuento de los lugares donde luchó acompañado de su noble arma, Durandarte, la que en la empuñadura tiene atesorados un diente de San Pedro, la sangre de San Basilio, cabellos de San Dionisio y un pedazo del manto de Santa María. Quiere romperla antes que caiga en manos paganas. No puede. Se acuesta bajo un pino y pone junto a sí su espada y su olifante; mira hacía España... San Miguel, San Gabriel y un Querubín llevan el alma del cristiano al Paraíso.

LA AYUDA DE CARLOMAGNO

Al llegar el emperador ve el campo cubierto con los cuerpos de franceses y árabes y siente un profundo dolor por la suerte de sus hombres, especialmente de Roldán. Lleno de coraje pide a Dios detenga el día un poco más para darle alcance a los paganos, que perseguidos llegan hasta el río Ebro y tratando de pasarlo, muchos mueren ahogados. El emperador decide descansar antes de preparar su regreso, acomoda su espada Joyeuse (Gozosa)3 junto a él y recuerda que en honor a su arma fue tomado el grito de sus hombres “¡Montjoie!”4. En los sueños de Carlomagno se presenta San Gabriel, además tiene una visión de sus hombres que presentan una gran batalla y él se encuentra incapaz de poder auxiliarlos.

Los moros reclaman a sus dioses y a su profeta Mahoma por la derrota de la que fueron víctimas. Marsil solicita ayuda a Baligán, emir de Babilonia. El emir envía a dos de sus caballeros para entregarle un guante bordado de oro y un bastoncito de oro a Marsil, prometiéndole acabar con el emperador. Al regresar los mensajeros refieren la batalla de Roncesvalles y cuentan cómo la mayoría murió bajo la espada o ahogados, además de cómo Roldán había cortado la mano derecha a Marsil.

Carlomagno siente una enorme pena al encontrar a su sobrino Roldán. Dispone que los corazones del conde, del arzobispo y de Oliveros sean envueltos en seda y guardados en un féretro de mármol; también que los cuerpos se laven y se cubran con pieles y sábanas de Galicia.

ENFRENTAMIENTO DE CARLOMAGNO Y BALIGÁN

El rey forma a su ejercito compuesto por franceses, normandos, bretones, potevinos, barones de Auvernia, flamencos y barones de Frisia, caballeros de Lorena y Borgoña. Los franceses llevan la barba encima de la lóriga como su rey. Carlomagno nombra a Rabel y Guinemán para que ocupen el lugar de Roldán y Oliveros. El emir ha llamado a su espada Preciosa y ese es el grito de guerra de sus caballeros; su hijo Malprimis le solicita ser el primero en atacar, a cambio, el emir le ofrece donarle sus dominios, desde el Jordán hasta Valmarqués.

El ejercito del emir está compuesto por hombres de Argos, Bozanta, Milcenia, Nubia, Blos, Brusia, Esclavona, Sorabia, Serbia, Armenia, Mauritania, Jericó, Nigricia, Balisa la fuerte, además de kurdos; al frente van el rey Torley y el rey Dapamor. También se organizan otros diez escuadrones formados por cananeos, turcos, persas, petchenegos, sulanios, hombres de Avers, ormalandos, egeos, del pueblo de Samuel, de Brusa, de Clavers, de Occián la Desierta, de Malpersa, además de hunos, húngaros, lituanos, astrimonios, hombres de Bagdad, Marasca, de Heraclea, de Clarbona y Fronda.

Delante del emir sus hombres portan un dragón, el pendón de Tervagán y de Mahoma, y una imagen de Apolo. Baligán escoge turcos, ormalandos y hombres de Malpersa para atacar a Carlomagno y a los franceses. El conde Rabel ataca a Torleu, el rey persa y el duque Naimón acaba con Malprimis. Entonces comienza la gran ofensiva.

La batalla es grande, única, inolvidable. Uno de los hombres de Baligán le comunica la muerte de su hijo y su hermano; el emir reúne a su tropa con el toque de su bocina y prepara un nuevo ataque, le toca luchar frente a frente con Carlomagno. La batalla dura casi todo el día. Los franceses persiguen a los paganos hasta Zaragoza, donde Marsil y su esposa se enteran de la derrota. El emperador toma la ciudad, obligando a los árabes a recibir el bautismo y la reina es llevada cautiva.

En el camino de regreso, Carlos deja como ofrenda el olifante en el altar del barón San Severino. Los cuerpos de Roldán, Oliveros y el arzobispo son depositados en San Román. La doncella Alda, que esperaba el regreso de Roldán para desposarlo muere al conocer su fallecimiento.

En Aquisgrán se realiza el juicio del traidor Ganelón, quien recurre a Pinabel para que lo salve. Éste convence al consejo convocado por Carlomagno para que perdone a Ganelón. El único que se opone es Terrín, hermano de Godofredo. Pinabel y Terrín se desafían en un duelo que es presenciado por cien mil hombres. Uno a otro se atacan, pero al final Terrín gana la lucha y Ganelón es condenado a morir desmembrado. La familia del traidor es ahorcada y el juicio de Dios se hace valer.

La reina de España se convierte al cristianismo y cambia su nombre por el de Juliana. Pero no todo ha terminado para Carlos. San Gabriel se presenta de parte de Dios para que ahora acuda en auxilio del rey Bibiano de Edesa que se encuentra sitiado por los infieles, Así que el rey cristiano se ve precisado nuevamente a salir a luchar...

CONTEXTO HISTÓRICO

El Imperio Bizantino aún conservaba su enorme poder en gran parte del territorio de Europa oriental; sin embargo, las conquistas de los musulmanes a lo largo de la costa del Mediterráneo cambiaron en forma radical la vida de los pueblos sometidos. Los intercambios comerciales entre Europa oriental y occidental se hicieron cada vez más difíciles. La llegada de los musulmanes a España marca el inicio de una importante apoca de esta región. A través de diversos aspectos se puede observar la enorme influencia de la cultura árabe en los pueblos que conquistó.

En este marco histórico aparece Carlomagno, quien continúa la política expansionista de su padre, Pipíno el Breve. Combate a los musulmanes con el propósito de convertir a los infieles; aunque seguramente, la verdadera razón era conquistar más territorios y acrecentar su poder. Durante el gobierno de Carlomagno se observan vínculos muy estrechos entre el poder religioso y el poder político. La alianza establecida es cada vez más cercana... y rivalizante. Los nobles acompañan al rey para cumplir con sus importantes misiones, mientras la mayoría del pueblo tiene que trabajar para sostener las jornadas militares que desempeña la nobleza en la búsqueda de nuevas tierras.

ANÁLISIS DEL TEXTO

EL PUEBLO MUSULMÁN EN TERRITORIO EUROPEO

Al morir el profeta Mahoma, sus sucesores orientan su política hacia la conquista de territorios y llegan a dominar enormes extensiones por todo el Mediterráneo que estaba considerado como la principal vía de comunicación y comercio de esa zona. El establecimiento de los pueblos árabes por toda la costa, constituyó un enorme obstáculo para el intercambio comercial entre el oriente y el occidente; en cambio, para los musulmanes el sometimiento de otros pueblos les brindó beneficios económicos. Uno de los lugares donde se encontraron por más tiempo fue en España: “El rey Marsil estaba en Zaragoza”5. Los árabes no sólo se expanden sobre vastos territorios, también obtienen grandes riquezas gracias a sus nuevas posesiones, los lugares ocupados por los musulmanes se encuentran en posiciones comerciales estratégicas y con abundantes recursos de diversa naturaleza:

El rey Marsil, el noble [...] os quiere dar mucha de su hacienda: osos, leones y lebreles encadenados, setecientos camellos y mil azores mudados, cuatrocientos mulos cargados de oro y de plata, con lo que haréis cargar cincuenta carros. Habrá tantos bezantes finos que podréis pagar bien a vuestros soldados...6

ALIANZA POLÍTICA Y RELIGIOSA

Carlomagno ofreció a la Iglesia ayuda frente a los bizantinos a cambio del reconocimiento eclesiástico; el emperador Carlos era el elegido para apoyar a la Iglesia Cristiana: “Alcuino [...] comprendió que Carlos era el único posible protector de la Iglesia, enviado providencialmente por Dios y le incitó a ayudar a León III”7. Existe una estrecha combinación entre el gobierno de Carlomagno y la Iglesia, incluso entre los nobles que acompañan al rey se encuentra un religioso y pues, es que ésta es una guerra por la religión, por la fe, por el dominium dei.

El arzobispo Turpín [...] sube a una ladera. Convoca a los franceses y les dice un sermón: “señores barones, Carlos nos ha dejado aquí; debemos morir por nuestro rey. ¡Ayudad a sostener la cristiandad! Podéis estar del todo seguros de que tendréis batalla, porque con vuestros ojos veis a los sarracenos. Proclamad vuestros pecados y pedid perdón a Dios. Os absolveré para salvar vuestras almas. Si morís, seréis santos mártires y tendréis asiento en el más alto paraíso.” Los franceses desmontan y se postran en tierra, y el arzobispo los bendice en nombre de Dios: por penitencia les ordena acometer.8

Cada vez la Iglesia interviene en mayor cantidad de acontecimientos, no sólo en los de tipo social, sino en los políticos y militares. El religioso Turpín que participa en la batalla junto a Roldán, se muestra también como un guerrero valiente y eficaz, un hombre que alienta a ls soldados a la lucha contra el enemigo.

Ha muerto Turpín, el guerrero de Carlos. Por sus grandes batallas, por sus bellos sermones, fue siempre campeón contra paganos. Dios le conceda santa bendición. [...] Ahora te encomiendo al Glorioso Celestial. Jamás habrá hombre que de mejor grado le sirva. Desde el tiempo de los apóstoles no existió tal profeta en mantener su ley y atraer a los hombres. Que vuestra alma no sienta privación. Ábrasele la puerta del paraíso.9

Y es que en nombre de la religión y la fe correcta se permite todo recurso a mano, incluida la espada. La guerra en contra de la doctrina falsa se convierte en una guerra de Dios, en una Cruzada, espiritual o armada. Lo que importa es el resultado. La crueldad, la violencia, el despojo no se comparan al reino de los cielos. Aquí está el dolor, allá está la gloria. Por lo menos para los que le siguen.

LOS NOBLES Y LA GUERRA

Los nobles participaban junto al rey en los enfrentamientos contra sus enemigos, la riqueza de sus armas y de su vestimenta indican que los personajes que intervenían en las batallas pertenecían a una posición social alta y muchos poseían títulos nobiliarios. los mismos musulmanes utilizaban lujosas vestimentas y valiosas armas, “En los yelmos fulguran las piedras engastadas en oro, u las adargas y las cotas bruñidas, y las lanzas con gonfalones sujetos al hierro”.10 “Su armadura es toda resplandeciente al Sol sobre todas las otras”.11

Para poder participar en las batallas, además de llevar armamento y utilizar vestimenta apropiada, se debía contar con animales que les permitieran recorrer grandes distancias y que los sostuvieran en los enfrentamientos: “Así debe portarse un buen caballero, bien armado, que monta un buen corcel. De otra manera, no vale cuatro ochavos.”12

PUEBLOS QUE ACOMPAÑABAN AL EJÉRCITO FRANCO

Los francos contaban con la ayuda de diversos pueblos que los ayudaban en su lucha contra los infieles. El texto hace mención de hombres provenidos de variados y lejanos lugares, tanto del ejército francés como de los sarracenos. Entre los que constituían los cuerpos árabes se encontraban:

...cananeos que han venido de Valfrutas. El segundo, turcos; el tercero, persas y el cuarto, petchenegos. [...] El emir ha dispuesto otros diez escalones de combate. Forman el primero gigantes de Malpersa. El segundo, los hunos, y el tercero los húngaros. El cuarto, los de Bagdad la populosa, y el quinto, los de Valpenosa. El sexto, los de Marasca, y el séptimo, los lituanos y astrimonios. El octavo los de Heraclea; el noveno, los de Clarbona, y el décimo, barbudos de Fronda.13

El ejército de Carlomagno es igualmente numeroso y también está compuesto por una gran cantidad de gente de diferentes regiones:

Los dos primeros escalones de combate se componen de franceses. Después se establece el tercero, formado por vasallos de Baviera. Se calcula su número en veinte mil caballeros [...] Naimón el duque forma el cuarto, de caballeros alemanes. [...] Naimón el auque y Jocerán el conde han formado con normandos el quinto escalón. [...] El sexto escalón de combate está nutrido por bretones.14

EL ISLAM

A pesar de que la religión islámica predica que sólo existe un Dios y enseña que Mahoma es su profeta, texto presenta a los musulmanes como un pueblo idólatra, que adora a varios dioses: Tervagán, Mahoma y Apolo. Es evidente que esto está muy alejado de la realidad, lo que ocurre es que al cristiano todo lo ajeno a su religión le parece blasfemo y malvado, no hay categoría: hereje, ateo y pagano eran simplemente lo mismo. Un importante motivo de ataque al pueblo musulmán fue la idea que los cristianos tenían acerca de sus creencias; éstos pensaban que la única religión verdadera era la suya y que los demás pueblos debían de convertirse para poder salvar sus almas.

A martillazos y hachazos destruyen las imágenes y todos los ídolos: allí no ha de quedar ni maleficio ni sortilegio alguno. El rey cree en Dios, quiere cumplir los ritos [...] Se conduce a los infieles hasta el baptisterio, y si alguno se resiste a Carlos, el rey lo envía a la horca o lo hará quemar o matar por el hierro.1

Cada religión se presenta como la verdadera salvadora y guía de los hombres; la iglesia cristiana fomenta la creencia de que los musulmanes son un pueblo pagano e incitan a sus creyentes a luchar contra ellos para que acepten convertirse al cristianismo.

CONCLUSIÓN GENERAL

El poema épico por lo común presenta los sucesos en forma grandiosa y a los héroes se les idealiza y se representan con un carácter fuera de los normal, con grandes virtudes y una enorme fortaleza, se busca que las personas conozcan la obra Y se identifiquen con los personajes principales y sean motivo de admiración. Los contrarios también son valerosos y con virtud, sin embargo siempre tendrán que tropezar; es decir, si fueran cristianos serían un ejemplo, pero el error les acompaña. Su jornada no puede acabar bien. La perdición les persigue. Y por supuesto el primer error es caer en la tentación. En el Cantar de Roldán, en la traición, tanto a Carlomagno, el caballero escogido de Dios, como a su pueblo.

La obra nos presenta lugares y pueblos de la época medieval, aunque podemos observar que varios datos presentados en la narración no son objetivos o verdaderos. Por ejemplo, se dice que Zaragoza está en una montaña, aunque realmente se encuentra en el valle del río Ebro. Pero tres siglos después, generaciones de juglares, la imaginación y la leyenda popular resulta en una obra bella, directa, sencilla, de un pueblo que comenzaba a tener una idea de un pasado, de un origen y de una generación de héroes caballeros que pelearon por la gloria de Dios y de su rey.

El Cantar de roldan fue un cantar de gesta que pervivió al paso de los siglos y que ocupa un lugar importante en todo estudio acerca de la Edad Media por ser una fuente literaria medieval por excelencia.

BIBLIOGRAFÍA

Fuentes literarias

-Anónimo, El Cantar de Roldán (trad. de Martín de Riquer), Espasa-Calpe, México, 1975.

- Claramunt, S., et al., Historia de la Edad Media, Ariel, Barcelona, 1992.

-Riu, Manuel, Lecciones de Historia Medieval, Teide, Barcelona, 1975.

Fuentes electrónicas:

-“Que es el feudalismo: Monarcas, señores, vasallos y siervos”, <http://sepiensa.org.mx/contenidos/ historia_mundo/media/feudal/feudalismo/feudo_2.htm>, (1 de mayo del 2005).

1 Personas en su gran mayoría analfabetos.

2 Anónimo, El Cantar de Roldán, Martín de Riquer (trad.), Espasa-Calpe, México, 1975, p. 11.

3 Joyeuse (gozosa, jubilosa), también llamada en otros textos Mon Joyau (mi joya), es el arma que cuya empuñadura cambia veinte veces de color durante el día.

4 Según otra interpretación, el grito de Monjoie derivaría de Montjoi (en latin Mons Gaudii), que es el nombre de una colina cercana a Roma, donde el Papa León III entrego la espada Joyeuse a Carlomagno.

5 Ibid, p. 15.

6 Ibid, p. 19.

7 Riu, Manuel, Lecciones de Historia Medieval, Teide, Barcelona, 1975, p. 160.

8 Ibid, pp. 51 y 52.

9 Ibid, pp. 86 y 87.

10 Ibid, p. 41.

11 Ibid, p. 59.

12 Ibid, p. 67.

13 Ibid, p. 108.

14 Ibid, p. 102.

15 Ibid, p. 121.

 

Emmanuel Muñiz Alejandro es investigador, editor e historiador. Estudio en la Facultad de filosofía y Letras de la UNAM, la Escuela Nacional de Música (ENM). Actualmente se dedica a tareas de investigación histórica y tecnologías de la información.