Anuncios

Artículos

Historia de la Revolución industrial Resumen

Resumen de la Revolución industrial

 

La Revolución industrial fue un proceso de grandes trasformaciones tecnológicas, económicas y sociales ocurridas en Inglaterra a finales del siglo XIX. Durante esta etapa la sociedad inglesa experimentó el cambio de una vida basada en la agricultura, la fabricación artesanal y tracción animal a otra basada en la producción industrial y la mecanización gracias a los avances técnicos implementados en esta época. Durante el siglo XIX la revolución industrial se extendió a otras áreas del mundo como Estados Unidos, Europa y Japón.

Los primeros cambios ocurrieron en la industria textil y en la minería debido a los avances en la extracción del carbón. Durante este periodo se extendió el uso de máquinas en muchas esferas de la vida (mecanización). La mayor parte de las personas pasaron de vivir en el campo a la ciudad (urbanización). La transición de una economía agrícola y manual a una comercial e industrial permitió que durante el siglo XIX en Inglaterra se viviera un crecimiento demográfico espectacular. El transporte de personas y mercancías paso de ser tirado por animales a ser movido por máquinas que funcionaban con tecnología de vapor. Es decir, La revolución industrial implico una revolución agrícola, una revolución demográfica y una revolución energética. También una revolución en el transporte. Para su estudio los historiadores suelen dividir la Revolución Industrial en dos fases.

 

  • Primera Revolución Industrial: Inicia en la segunda mitad del siglo XVIII (1750 – 1760). Concluye a mediados del siglo XIX (1840 – 1870)
  • Segunda Revolución Industrial: Inicia a mediados del siglo XIX 1870 y termina con la Primera Guerra Mundial (1914 y 1918)

 

Durante la Primera Revolución Industrial la fuente de energía principal fue el carbón, sin embargo, durante la Segunda Revolución industrial se vivió además una revolución energética. Aunque el carbón continuó siendo utilizado como principal combustible, el mundo comenzó a ver el impulso de nuevas formas de energía como la gasolina y electricidad. Un momento importante en el desarrollo de la industrialización fue cuando se introdujo la máquina de vapor de James Watt, este momento representó un éxito de la tecnología ya que posibilitó un gran aumento de la capacidad de producción. Más tarde, estos cambios se verían reflejados en el transporte con el desarrollo de los barcos y ferrocarriles a vapor. Durante la segunda mitad del siglo XIX se iniciaría el desarrollo del motor a combustión interna sin dejar de mencionar el cambio que significo la introducción de la energía eléctrica.

Algunas de las primeras máquinas que se construyeron y que permitieron la revolución industrial fueron la mencionada máquina de vapor de Watt, la lanzadera volante, el primer ferrocarril, el barco a vapor, etc. La tecnología basada en el vapor representó un hito en la historia de la humanidad.

Aunque gran parte de estas innovaciones actualmente son consideradas por mucha gente como tecnología obsoleta, en realidad sentaron las bases de la civilización actual. Tanto es así que, al día de hoy aún continúan entusiastas de la llamada tecnología retro o tecnología vintage trabajando en aditamentos y vehículos basados en esta fuente de energía. Tan solo debe observarse en este blog de tecnología los avances obtenidos en los coches de carreras con tecnología a vapor.

 

Contexto histórico de la Revolución Industrial

 

Durante el siglo XVIII en Inglaterra, hacia la última mitad o tercio del siglo XVIII la producción de mercancías había alcanzado tal crecimiento,[1] tanto para su mercado interno como externo que terminó provocando una gran serie de cambios en la industria, el campo y en la población. Estos serán conocidos como la revolución industrial, agrícola y demográfica. Esta curva ascendente es lo que suele denominarse como el “despegue hacia el crecimiento autosostenido”. Estos cambios fueron posibles gracias a la innovación científica y tecnológica impulsada por un sistema económico basado en la productividad y la libre competencia: el capitalismo.

Durante la revolución industrial fue posible la fabricación de productos estandarizados a precios en disminución. Es decir, las nacientes industrias estuvieron en posición de producir mayores cantidades de productos a precios cada vez más económicos en mucho menos tiempo. El crecimiento de la población también significó un estímulo al crecimiento de la industria ya que permitió una gran oferta de mano de obra al tiempo que aumentó la demanda de productos.

Esta revolución tecnológica tuvo innumerables consecuencias sociales, políticas económicas y culturales. A decir verdad, fue la revolución más profunda que haya vivido la humanidad además de la revolución neolítica.

Una de las consecuencias del desarrollo de la industria y del capitalismo fue el establecimiento de dos clases sociales: Por una parte, el proletariado (obreros asalariados, quienes no poseen los medios de producción y ofrecen su fuerza de trabajo a cambio de un salario), y por otra parte la burguesía, (quienes poseen los medios de producción, la mayor parte de de la renta y el capital). Al irse conformando la sociedad en estas dos clases o grupos surgieron nuevas problemáticas y retos. Las ciudades fueron creciendo exponencialmente al tiempo que fueron surgiendo protestas, nuevas ideologías y propuestas para una nueva sociedad a través, por ejemplo, del comunismo, sindicalismo, anarquismo, etc.

 

Inventos de la revolución industrial

 

Aunque hubo muchos inventos importantes y casi todos ellos fueron evolucionando con el tiempo, se ofrece una lista con algunos de los más importantes que cambiaron la historia de una o de otra forma. Más que ser considerados como tecnología obsoleta deben ser valorados como representantes de una tecnología pionera. Puede observarse que en la primera revolución industrial la tecnología de vapor dominó gran parte de los avances técnicos, en la segunda revolución industrial aparece la electricidad y a gasolina como nuevas formas de energía a ser estudiadas y utilizadas relegando poco a poco al vapor. Los últimos inventos y desarrollos técnicos como el automóvil, el cinematógrafo, la electricidad son propiamente de la Segunda Revolución Industrial.

 

  • Máquina de vapor de Watt (1769)
  • Primer auto a vapor por Nicolás Cugnot (1769)
  • Máquina de hilar manual (Spinning Jenny, 1764)
  • Máquina de hilar de energía hidráulica (Mule Jenny, 1779)
  • Telar mecánico (1985)
  • Desmontadora de algodón de Eli Whitney (1793)
  • Cemento (1796)
  • Primera fábrica industrial moderna (1771-1779)
  • Primera locomotora de Richard Trevithick (1804)
  • Primera locomotora capaz de funcionar en minas de carbón (locomotora para ferrocarril de cremallera, 1811)
  • Locomotora de Stephenson “The Rocket” construida por George Sthephenson y su hijo Robert (1815)
  • Barco a vapor (1803)
  • Carreteras, canales, vías ferroviarias
  • Primer barco a vapor comercialmente viable (New York, 1807)
  • Globo aerostático (1783)
  • Iluminación de gas
  • Electricidad
  • Telégrafo (1833)
  • Caucho vulcanizado
  • Dinamita (1866)
  • Industrialización de acero (sustituyendo a la del hierro)
  • Aluminio industrial por método de electrolisis (1886, Bayer 1886)
  • Cinematógrafo (1873)
  • Bombilla eléctrica (1789)
  • Automóvil impulsado por gasolina (Kaarl Benz, 1885)

 

Hay más descubrimientos e inventos que se quedaron fuera de esta lista ¿Qué otros inventos de la revolución industrial deberían estar en esta lista?

Descarga este artículo aquí.

FUENTES

Hobsbawm, Eric J., En torno a los orígenes de la revolución industrial, trad. de Ofelia Castillo y Enrique Tandeter, 29ª ed., México, Siglo XXI, 2004.

-------, Industria e Imperio. Una historia económica de Gran Bretaña desde 1750, trad. de Gonzalo Pontón, Barcelona, Ariel, 1982.

San Juan, Carlos, La Revolución Industrial, Madrid, AKAL, 1993.

Silva Otero, Arístides y Mata de Grossi, Mariela, La llamada Revolución Industrial, Caracas, Universidad Católica Andrés Bello, 1998.



[1] Los economistas lo denominan una curva de producción ascendente.

Emmanuel Muñiz Alejandro es investigador, editor e historiador. Estudio en la Facultad de filosofía y Letras de la UNAM, la Escuela Nacional de Música (ENM). Actualmente se dedica a tareas de investigación histórica y tecnologías de la información.