Anuncios

Artículos

Sexualidad y la discapacidad

Soy uno de los integrantes de La Revista Discover y antes que nada pedir disculpas por estar ausente tanto tiempo pero hay tantas actividades y deberes que se vuelve dificultoso compaginar todos las tareas.

Bueno, en respuesta a Pedro Pimentel Lobato sobre la pregunta que nos hizo sobre qué nos gusta en la sexualidad y la discapacidad, queremos aprovechar este tiempo y tratar de contestar esta pregunta. entendimiento la sexualidad y la discapacidad como aspectos ontológicos divergentes, Así que trataré de responder en términos de una opinión  personal, ya que he leído bastante acerca de como afecta la discapacidad en el ejercicio de la sexualidad, comprendiendo que mucha gente usa el término sexualidad como sinónimo de sexo o de técnicas para concretar un acto sexual o un encuentro sexual.

De modo muy general y sin querer ser dogmático, diría que yo entiendo la sexualidad como una dimensión de la persona, como un aspecto que conforma al individuo, NO veo la sexualidad como reducida al mero acto sexual, sino como un conjunto de aspectos que perfilan nuestra identidad personal y ayudan a estructurar las relaciones sociales con las otras personas, sean o no de nuestro género. Es así que aprendemos a relacionarnos con chicos y chicas a partir de nuestra identidad sexual (sea que nos gusten chicos o chicas o ambos a las vez, jeje) y a la búsqueda de momentos sexuales (por razones personales: placer, reproducción, necesidad orgánica, etc). Por lo mismo, para mi la sexualidad es un componente más de mi persona y de cada uno de los individuos.

El ejercicio de la sexualidad es algo que se debe encarar y no relegar a los dictados de los otros sino con el reconocimiento propio a partir de la identidad sexual propia. De ahi, la sexualidad en la discapacidad es otra forma de encarar las relaciones sociales y las relaciones sexuales cuando la sociedad o uno mismo le da una determinada importancia al tema de la discapacidad (cuando la sociedad entendida como los "otros" le dan una importancia inmerecida"). A mi me gusta experimentar y conocer, y espero seguir haciendolo pero personalmente nunca le he dado una importancia a la discapacidad en el tema sexual en mis relaciones personales, simplemente que para mi la sexualidad y la discapacidad nunca han sido temas opuestos ni excluyentes sino aspectos positivos de la persona. Si alguien se siente coartado, impedido por su entorno (padres, familia, cuidadores, etc.) debería preguntarse y cuestionarse  seriamente el papel que juega en ese entorno y proceder a su transformación.

Mucha gente nos explica que por miedo o vergüenza se privan de experimentar y vivir la vida, yo les invito de verdad a enfrentarse con la máxima de la energía a sus familia y a quién sea y cambiar esa realidad, a experimentar a abrirse al mundo. Es hora de avanzar, pero es hora de ser valientes y exigir lo que por derecho ya os corresponde: la libertad. Es un derecho, pero a veces se olvida que es una obligación, es vuestra obligación luchar por la libertad personal y la lucha no esperéis que la hagan otros, sino ustedes mismos. Siempre existen caminos, pero la verdad a veces se torna cansino escuchar una y otra vez que tal o cual chico o chica  tiene una gran necesidad de explorar la sexualidad y existiendo las posibilidades no dar el paso decisivo.

La sexualidad como un aspecto de la libertad personal es un derecho y es vuestra obligación velar por un derecho que tanto ha costado ganar en estas sociedades. No cayó del cielo, se esta ganando y se sigue luchando por avanzar. Pero de verdad a quien desee dar un paso adelante. darlo de verdad. Enfrentarse a quienes  les impiden este derecho, por muy amados, cercanos y temidos que sean. Pero de verdad les invito que esa dimensión cruzada entre sexualidad y discapacidad sea una encrucijada de conocimientos y experiencias reales, no imaginarias, de libertades conseguidas más que anheladas y de deseos, derechos y placeres conseguidos. Cuando la discapacidad es una barrera para ejercer el derecho a la sexualidad, debe replantarse seriamente quienes son esos obstáculos, si las deficiencias físicas o las personas a nuestro alrededor. Y la respuesta será sin ningún lugar a dudas lo último.

Emmanuel Muñiz Alejandro

Emmanuel Muñiz Alejandro es investigador, editor e historiador. Estudio en la Facultad de filosofía y Letras de la UNAM, la Escuela Nacional de Música (ENM). Actualmente se dedica a tareas de investigación histórica y tecnologías de la información.