Anuncios

Artículos

Testimonio de una mujer con discapacidad

De Vanesa Ruiz García

Ya muchos me conocen, ya la mayoría conocen mi historia, nací mujer, a los pocos días, la discapacidad llegó a mi vida, toda mi vida he convivido con ella, es mi condición, una parte de mi… la verdad no me puedo imaginar mi vida sin ella.

Desde siempre me han tratado como alguien inferior… que estaban convencidos, que jamás encontraría el amor, yo en un centro especial acabaría.

 

Se equivocaron, para empezar mi familia, siempre me han visto como la discapacitada, a la que jamás amarían, siempre dependería de la familia, no contaban, que alguien dejara toda una vida de triunfos, para ajuntarse, casarse y amar a la pobre discapacitada, al día de hoy cinco años mas tarde aun dudan, de lo que hay en realidad.

 

No digamos los de la calle, que no dejan de decir barbaridades, antes que creer, que si… Alguien ama, a una mujer con discapacidad… Es duro ver, como te tratan distinto, como si no fueran nadie, como si te vieran como un niño eterno, por ello, no tienes ni voz ni boto, y se sorprenden, cuando le dices <<Si estoy casada>> <<estamos intentando tener un niño>> Te miran con terror, no hace falta palabras para identificar <<¿tu? ¿Quieres ser madre? ¿Te has vuelto loca?>> ¡No! ¡No, me he vuelto loca! ¡Soy mujer, es mi derecho! ¿Recuerdan? ¡Soy humana!

 

Encontrar el amor, o tener una relación sexual, es un verdadero reto, antes de encontrar al indicado, muchos me dieron la espalda, se negaron a darme una oportunidad, por mi discapacidad, cuando al fin lo consigues, la familia te destroza los planes, la verdad no es mi caso, siempre me han dado libertad para hacer la mía… pero muchas no tienen esa opción y las castran sin saber la realidad, y esas mujeres dependientes cuando al fin consiguen lo que quieren, se ven incapaces de realizar, por sus familiares, que prohíben.

 

Personalmente he sufrido bastante antes de encontrar al indicado, muchos solo querían algo sexual, muchos otros, no se veían capaces de tener una relación amorosa, con alguien con discapacidad, por la responsabilidad, o por el que dirán.

 

El genero masculino aprovechan esa condición, para lastimar, no todos obviamente, aun queda una minoría, que realmente, cree en ti, y te da una oportunidad, pero la mayoría, o te discriminan porque no se ven capaces, o solo te ven por sexo, pero sobretodo es más mi caso, son los cuarentones a sesentones… que te ven como una presa fácil, literalmente para follar… no dudan en demostrártelo, no son desconocidos que aparecen de la nada, en un callejón oscuro no, son conocidos del barrio, gente que se encarga de ti, para que tengas mayor independencia, son personas de tu trabajo, o simples conocidos que se ven con la libertad, les parece divertido acosarte… solo porque tienes unos pechos, una vagina, y tienes una discapacidad, no te puedes defender como las demás…. Sí de esos he tenido muchos….

 

Mi último reto, la sanidad femenina, toda mujer está en la obligación de tener un control de nuestras zonas más íntimas, cuando se tiene una discapacidad, se dificulta considerablemente, hasta anular ese derecho. Tengo 27 años y nunca me han dado una visita ginecológica y ahora la necesito con urgencia, están habiendo cambios en mi cuerpo desde hace un tiempo, y no hay manera que me den hora con el único experto que me puede ayudar… Me están discriminando, me están sacando mis derechos de mujer y con ello puede poner en peligro mi vida.

 

Esa es mi realidad, mi más real testimonio de mujer con discapacidad.

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.