Anuncios

Artículos

Viaje a México 2010; Llegada al rancho

De Vanesa Ruiz García

Era el primer sábado que me encontraba en México. Tras la salida junto a Linda y Leonardo, no tardemos en llegar a casa, a descansar. Nos esperaba un fin de semana largo, ya que en ese sábado, nuestra intención era ir unos días a Hidalgo, a la casa de papá de Emmanuel, su mamá y Daniel, también nos acompañarían, pero para eso, aun faltaba tiempo, medio día por lo menos. Al salir al salón esa mañana, nos encontremos con la "abita" de Emmanuel, que nos informó que Daniel y su mamá salieron a comprar.

No tardaron mucho más en llegar, nos encontraron ya desayunados, y sentados en el sofá. Me trajeron regalos... sí, de parte de Lidia, unos calcetines largos asta la rodilla y Daniel, unos guantes con una muñequita en ellos, ya me prepararon bien, para que no pasara frío en Hidalgo, que me quedaba claro, que las temperaturas, eran mas bajas que en el Ajusco. En ese tiempo que faltaba para partir, hicimos las maletas, si, todo lo necesario, para estar en el bosque. Cerca de las cinco de la tarde, empecemos a partir, nos esperaba un viaje de lo más largo, en ese taxi que Lidia y Daniel habían encontrado y estaba dispuesto a llevarnos a tanta distancia.

Fue un camino muy largo, yo iba en la parte trasera, junto a Emmanuel y Lidia. Me recosté en Emmanuel, intentando descansar, en el que poco conseguí. La radio estaba encendida, pero ninguna canción interesante se escuchaba. Daniel iba de copiloto, guiando al taxista. Ya de noche lleguemos al lugar indicado, Jaime y Estephano nos esperaban. Las temperaturas heran heladas. Personalmente me congelaba. Sentada en mi silla, siguiamos el camino a la casa. Yüan una hasky de la familia, se acercó me olfateo, Sant Felipe, el otro perro, también se acercó de mientras, entre Daniel y Estephano, me subían por una pendiente bastante complicada

Al entrar en la casa, lo primero que me llamó la atención era la chimenea, era bonita, se agradecía por las bajas temperaturas. Me fijé que habían bastantes escalones, pero ellos, lo habían adaptado de alguna manera. Frente al fuego nos hicimos cuatro fotos, antes de subir a nuestras habitaciones, que se encontraba en la planta superior. Todo estaba mas desmejorado de como Emmanuel recordaba y notábamos bastante frío, pero algo que nos gustó es que teniamos una televisión panorámica para nosotros solos. También Estephano tenía la XBOX 360, alli, entre Emmanuel, Daniel, Estephano y yo, estuvimos cotilleando, observando los avatares que se encontraban, modificando algunos, haciendo otros, como el mío por ejemplo, pero era bien complicado la verdad, aun y así, no logremos encontrar el semejante. No solo por la falta de la silla de ruedas

Esa noche nos acostemos temprano, abrazados uno al otro, para así que pasara el frio que nos abrasaba.

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.