Amor y soledad, ¿pueden ir de la mano?

Amor y soledad, ¿pueden ir de la mano?

El amor es el lenguaje universal por excelencia. No existe ningún país en el que el amor no sea a diario, por lo menos, un tema de conversación. Sin embargo, hay muchas maneras en las que este sentimiento se puede sentir y demostrar. Una de estas maneras es sentir el amor en soledad: el amor en soledad puede resultar el ingrediente "curativo" para una persona que se siente sola y que podría incluso estar teniendo problemas de autoestima o depresión.
No obstante, la realidad es que para poder tener una relación sana, ya sea un vínculo de amistad, noviazgo, matrimonio e incluso familiar, lo ideal es que una persona debe aprender a estar sola consigo misma, y sentirse cómoda y completa en soledad, para poder estar bien al lado de otra persona y poder llevar así una relación e interacción saludable.
Datos científicos han demostrado que más del 60% de las personas solitarias están casadas, esto es, que a pesar de estar en una relación "amorosa" se siguen sintiendo solas y/o vacías; esto es porque en realidad buscan llenar ese hueco emocional con otra persona en vez de buscar ayuda psicológica y esto genera una relación enfermiza y de codependencia emocional, que a la larga puede convertirse en un vínculo tóxico que es posible que llegue a herir sentimientos y el autoestima no sólo de la persona que se siente sola, sino de la pareja.
Esto conlleva a más situaciones que puede provocar la soledad, como por ejemplo, el hecho de distorsionar las relaciones y la idea del amor cuando quizá la persona puede estar inmersa en un círculo tóxico. Podemos citar miles de circunstancias para querer ilustrar esta situación. Una de las más comunes puede ser la violencia doméstica; ya que muchas mujeres no aceptan el hecho de separarse de sus cónyuges por miedo a la soledad y deciden continuar soportando malos tratos, incluso golpes, con tal de no sentirse solas, y suelen tener una idea distorsionada del amor al pensar que la otra persona cambiará o que son merecedoras de aguantar malos tratos porque de eso se trata el amor.
Por lo tanto, la soledad, más allá de verse como una carencia afectiva, debe verse como una oportunidad para poder amarse a sí mismo, para poder crecer como persona, para poder mejorar las debilidades y fortalecer aquellos ámbitos en los que se es bueno; para conocerse mejor y amarse a uno mismo para así poder amar a los demás.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Parece mentira, con lo lento que se me paso el embarazo, ya no solo ha pasado, uno, dos o tres meses sino ya son cuatro meses que tuve a mi hija, ya tienen razón cuando dicen “disfrútala, porque crece muy rápido” Ya mismo, tendré…

Leer más…