Carta a los secuestradores de mi hija

Carta a los secuestradores de mi hija

Realmente jamás perdí la esperanza, ni su padre ni yo lo hicimos, no la dejemos de buscar durante diecisiete años. No lo podíamos creer, cuando se llevaron a mi niña, para que pudiera descansar, tras esa larga y agotadora cesárea, ya no la volvimos a ver más, ni médicos ni personal del hospital, me supieron decir porqué “lo sentimos tanto de verdad… No entendemos como pudo ser” ¿De que servían esas palabras? No iban a devolvernos a nuestra hija recién nacida.

 

Las autoridades no tardaron en llegar, con las típicas preguntas, bien sencillas, pero yo no podía, me sentía perdida, desorientada, en una profunda pesadilla, que no lograba despertar, me encontraba en una especie de trance, incapaz de afrontar.

 

No dejemos de buscar, no dejemos de intentar hallar la respuesta de donde se encontraba mi pequeña, salimos en todos los noticiarios, y también en la radio, hasta hice un comunicado mundial, suplicando que me la devolvieran… que les iba a compensar, pero nada, el silencio seguía como respuesta.

 

No podía dejarme de preguntar “¿Por qué?” “¿Quién rapta un bebé recién nacido?” “¿Para qué cometido?” En las películas de televisión, mayoritariamente son mujeres, deseosas de esa necesidad, que la vida les arrebató, el ser mamá… Si es así… puedo tener la certeza, que la cuidarán, le darán todo el amor, pero si no, si la hacen daño, si no ha llegado a vivir. Esta angustia me está arrancando el alma, el corazón.

 

En diecisiete años, no dejemos de buscar, y pensar que estaba tan cerca, cuando la encontré no podía creer, cuando su hermana, vino de la escuela, anunciando, que había una chica, tan parecida a ella. Nuestro corazón dio un vuelco, debíamos conocer a esa compañera. La vi, supe que era ella, pero necesitábamos pruebas, no tardemos en notificar a la policía, ellos, no demoraron, en empezar a trabajar, con una prueba de ADN, semanas más tarde nos confirmaron, que mi hija secuestrada había aparecido.

 

Es imposible explicar con palabras, los sentimientos que te recorren la piel en ese momento. Lloré, Lloré, hasta que me agoté, ya sé que muchos no van entender, pero le quiero agradecer, a esa mujer, el gran trabajo que hizo con ella, es bien hermosa, tanto por dentro como por fuera. En el fondo lo entiendo, se volvió loca, al negarle la naturaleza, su más preciado deseo, ser madre, no actuó consciente, se dejó llevar hasta la locura, hasta lo ilegal, pero no tenía maldad, solo quería amar.

 

Sé  que no va ser un camino fácil para ella, ha sido detenida, pero no va a perder a nuestra hija, para ella, ella es su madre, ama a su familia, es su familia, por ello, no es un adiós, pero, ahora vivirá con nosotros, poco a poco, hasta que se adapte a la realidad, que sus padres biológicos, no han dejado de buscarla, amarla, hasta encontrarla.

Historia basada en hechos reales

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Parece mentira, con lo lento que se me paso el embarazo, ya no solo ha pasado, uno, dos o tres meses sino ya son cuatro meses que tuve a mi hija, ya tienen razón cuando dicen “disfrútala, porque crece muy rápido” Ya mismo, tendré…

Leer más…