Carta a mi bebe a los 8 meses de nacida

Carta a mi bebe a los 8 meses de nacida

Mi pequeña gran guerrera,


Ya tienes 8 meses, 8 meses que he podido estar a tu lado, todo gracias al coronavirus, pero realmente, es una enfermedad, muy peligrosa y contagiosa, no es para tomar a risa, pero también tengo que decir, que gracias a la cuarentena, he podido disfrutar mas de ti, de tu crecer, de tu evolución como persona, que está conociendo al mundo.


El mes pasado termine comunicando que ya te aguantabas sentada, en la cuna, por ti sola, fue la ultima novedad, dos días antes que hicieras los siete meses, ahora ya tienes ocho, han sido cuatro semanas intensas, de grandes evoluciones en tu persona. Eres una personita, muy inteligente y curiosa, no te conformas con lo mínimo, tu tienes que llegar asta el fondo de todo, ¿A que me refiero? Que si acabaste los 6 meses, sentándote en la cuna, esa cuna, que tuviste, desde que llegaste del hospital, recién nacida, que nos vimos obligados a cambiar tela, de un día para otro, ya que en cuestión de horas, de sentada, te ponías en pie, te tirabas de lo alto, sí, sí suerte de tu padre, que te cogió al vuelo, pero ya pasemos la tarde, buscando con desespero una nueva cuna, ya que la que compremos, tardaría un tiempo en llegar, no podíamos esperar…

Vas gateando, no te haces maratones, pero entre saltitos sentada, pequeños gateos, vas llegando donde quieres ir, y sí dando esos saltitos, es tu forma de bailar, como no, viendo a los “Pica, pica” Te aguantas perfectamente sentada, sin problemas bailas, o coges tus juguetes del suelo. ¿Sabes? El mes pasado te compre un parque pensé que sería perfecto para esta etapa, que empiezas a moverte, pero me equivoque, ya que, te sales de él sin problema. No pensé que llegara tan pronto, pero si, la etapa, que eres un terremoto, no sabemos como mantenerte a salvo, la curiosidad puede contigo, a te vas a donde menos tienes que ir, ahora, además, si encuentras donde agarrarte, ¡ya te pones en pie! Tu papá ya se ha encargado de ir a por una caminata, creo que es lo mejor, al menos estarás más protegida. Ya empiezas a balbucear “Pa-pa-pa-pa-pa-pa” o “ma -ma-ma-ma-ma-ma” y a saludar con la mano. Ves tu reflejo en el espejo, comienzas a parlotear entusiasmada, pensando que es otro niño.

5280184281?profile=RESIZE_710x

Se acabo el confinamiento, bueno en parte, aun estamos en cuarentena, pero ya podemos ir a pasear contigo cerca de casa, e hi tanto que lo estamos haciendo, tu exploración no tiene límites, ¡Y todo a la boca! En el césped, en la playa, hay que tener mil ojos contigo, próximamente en un mes, iniciaremos a trabajar, estamos aprovechando cada segundo contigo porque el tiempo pasa demasiado rápido, ya después ni tiempo.

Ya te está creciendo los dientes, al menos dos ya te han asomado, eso explicaría, cuando explotas a llorar sin motivo alguno, o ya por pequeño golpe que te des explotas a llorar, ya que buscas brazos y consuelo, por poco que sea, realmente cuando tienes una rabieta, ya tienes mas fuerza que yo, algún día, dios no lo quiera, acabaremos las dos en el suelo, tienes mucha fuerza, también, muy buenos pulmones para gritar. No importa lo muy cansada que estes, si estás de paseo, te niegas a dormirte, por muchas horas que estemos en la calle, no te duermes asta llegar a la casa

Lo dicho, los seis los acabaste, sentándote en la cuna, los siete, poniéndote en pie, en la cuna, ya los ocho, ya te explicaré en la próxima carta, solo sé que no lo quería creer y tenían razón, estás creciendo muy rápido, en todos los sentidos, agradezco esta oportunidad de la vida, para estar mas tiempo contigo. Cuídate mucho mi pequeña, nos vemos pronto.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover