Carta a mi hijo que está en el cielo

Carta a mi hijo que está en el cielo

Ya se acerca, la fecha que más detesto de todo el año, es que ya no tiene ningún sentido, me gustaría tanto dormir, no volver a despertar, hasta que toda esta locura de la navidad, haya terminado, no quiero reuniones familiares, no quiero reír, no quiero comer el pavo relleno de cada año, no quiero ver cómo me la gente me mira con lastima, e intenta consolarme… ¡no quiero consuelos ni palabras de aliento! Solo quiero estar sola, llorar, llorar hasta que me duerma.

Es que te fuiste en una fecha tan señalada, sí el 24 de diciembre, en la víspera de navidad, ni siquiera fue culpa tuya, tu solo venías hacia acá, pero tuviste que cruzarte en su camino, aquel que ya había bebido demasiado, y a ti se te acercó flechado, intentaste esquivarlo, pero él fue más rápido, su coche, la gran velocidad que llevaba, se empotro con el tuyo, no pudiste hacer nada, la muerte, se te acercaba. Aún más con tu cuerpo, traspasando el cristal, con gran impacto sobre el asfalto… Es que no llevabas el cinturón, pero no con mala intención, lo sé, hijo mío, se te olvidaba, con mi llamada, aparcaste a un lado, para hablar con tranquilidad, para después, al colgar, volver arrancar. “Te quiero mamá, no tardaré en llegar” Te quiero Sé que lo sentías, pero nunca lo pronunciabas en voz alta… era como si supieras lo que se acercaba… como en las películas, que cuando uno dice algo así su muerte se acerca.

1321105?profile=original

Va hacer un año que te perdí, ¿Cómo voy a tener ganas de reír? ¿Cómo voy a tener ganas de vivir? Tienes que ser fuerte me dice la gente… ¿Ellos que saben? ¡Ellos no tienen ni idea de lo que es enterrar a un hijo! Siempre te dicen que los hijos tienen que enterrar a los padres, nadie te preparara para que los padres entierren a los hijos, ¡es que es antinatural! Es el dolor más grande que un padre puede tener.

“Ahora está en un lugar mejor” me dice la gente ¿Ellos que saben? ¿En qué clase de mundo vivimos que permiten que jóvenes de veinte años mueran? ¡Te extraño tanto! Siento un dolor tan grande en el pecho, en el corazón que creo que vivirá conmigo para el resto de mis días, solo ansió el momento de cruzar el arcoíris, volverte a encontrar y abrazar.

 

Se vuelven a escuchan los villancicos, y la gente con su felicidad pasar, no puedo, ya no más, para mí ya no habrá más navidad, lo que más quiero, el mundo me lo arrebató, ya no tengo nada que celebrar. me voy a tomar una pastilla, hasta mañana a descansar. Te amo hijo, ahora y siempre, te voy a extrañar, contigo, se fue mi felicidad.

 

Si te gustó, no te pierdas... Carta a mi mamá que está en el cielo

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Parece mentira, con lo lento que se me paso el embarazo, ya no solo ha pasado, uno, dos o tres meses sino ya son cuatro meses que tuve a mi hija, ya tienen razón cuando dicen “disfrútala, porque crece muy rápido” Ya mismo, tendré…

Leer más…