Carta de un extranjero

Carta de un extranjero

A ti mujer, que no dejabas de mirarme como si yo fuera el diablo, protegiste a tu niña, como si yo, fuera atacarla, como el más violento ¿por qué? ¿Por mi barba? ¿Por mi ropa distinta a la tuya? ¿Por mi color de piel? Si, de acuerdo, mi piel no es clara, sino más bien oscura, mi pelo no es rubio como el oro, sino ondulado y moreno, mis ojos a diferencia de los tuyos, que son claros como el cielo, los míos son de un gris oscuro, pero nada de eso define quien soy.

 

Sí, te  miré, como si mirara a cualquiera, por casualidad, yo solo tenía un propósito, que para nada es el que imaginas, recuerdo tu mirada de terror, el cómo te adelantaste a tu pequeña, defendiéndola, como si yo fuera a por ella, en cualquier instante. Solo puedo decirte… Que equivocada estabas, jamás he hecho daño a un niño, ni lo haré en la vida.

 

Ambos fuimos testigos, como la policía empezó a llegar, las sirenas se escuchaban cada vez más cerca, los uniformados, empezaron a correr, en busca desesperadamente de alguien, a mí ya sabía que no, por ello me sentía con total tranquilidad, pero tú, estabas atemorizada, deseando que la policía me atrapara, pero no pudiste más que quedarte asombrada, cuando la policía, paso de largo, quedé atrás, en cambio el verdadero protagonista se atemorizó y corrió lo más que pudo, pero lo atraparon con droga en mano lo pillaron.

 

¿Cómo te quedaste? Un rubiales, ojos azules y piel bien clara era el culpable, alguien de tu misma nacionalidad ¿y yo? Bueno, solo quería rencontrarme con quien mas amaba, no tardé en encontrarles y abrazarles con fuerza, después de unos meses sin vernos, por asuntos del trabajo. Me dio tanta felicidad, alegría, volver a ver a mis hijos, a mi mujer, a los que tanto amo, los abracé con fuerza, incluso me emocioné. ¿Qué psicópata hace eso? No tengo ni idea, lo único que se con certeza, que odio la violencia, y la ilegalidad, jamás haría daño a nadie inocente, nunca juzgaría a nadie por su nacionalidad, jamás, tú no eres mejor que yo, ni yo de ti, antes de juzgarte, te conocería hasta el final.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover