Diaólogos entre el corazón y la razón

Diaólogos entre el corazón y la razón

Corazón: Nuestra mujercita, ¿por qué anda tan triste?


Razón: Nosotros somos el motivo, la traemos de cabeza.


Corazón: ¿A poco si, somos nosotros los responsables?


Razón: Así es, está a punto de a ver cambios importantes en su vida, pero para ello, tiene que hacerse, otra variedad, que la está volviendo loca.


Corazón: ¿Cuál es?


Razón: Separarse de su familia, su esposo, su hijita durante un tiempo, de tanto ellos se adelantan a México. Ella irá unos meses después.


Corazón: ¿Cuál es el drama? ¿Para qué quedarse? ¡Que se lance con ellos!


Razón: No puede hacer eso, empezar una vida en otro país no es fácil, tiene que ahorrar un poco, para que así, les sea más fácil a todos.


Corazón: Dinero, dinero, dinero, siempre el dinero, eso es lo de menos, lo importante es que sigan unidos, el amor es lo más importante y todo lo puede, Sí, que no se quede, que se marchen todos juntos como la familia que son.


Razón: Tú siempre tan soñador, de amor no se come…


Corazón: Tu siempre tan aguafiestas… El dinero no hace la felicidad. Sí están unidos sobrevivirán seguirán adelante, como siempre han hecho, eso les unirá mas.

Razón: ¿En serio? Tantos años juntos, ¿no eres consciente de la realidad?

Corazón: La realidad es que se aman, el amor todo lo puede.

Razón: Sé que es tu condición, pero intenta poner los pies en la tierra corazón por una vez, pero si es como tú dices, sería un suicidio colectivo, no literal obvio, pero estarán discutiendo todo el día, bajo un puente.


Corazón: ahí exagerado, mira que eres dramático… y cruel… No puedes separar una familia que se ama.


Razón: No lo soy, soy realista, no es tan cruel, solo serán unos pocos meses, y volverán a estar unidos, será mucho más fácil, ese nuevo comienzo, su relación es mucho más fuerte que eso.


Corazón: Tu como sabes que eso no los destruirá como pareja, siempre que se han dejado llevar por mí, les han salido bien. Por lo contrario nunca se hubiesen conocido, y vivido todo lo que han vivido.


Razón: Sí ya…. ¿Lo difícil, que lo han pasado qué? No siempre tú puedes llevar el timón, hazme caso por una vez.


Corazón: ¡No! ¡Eres demasiado radical! ¡Y te equivocas! Amita, lánzate, vete con él, vuestra hijita, todo va ir bien, tú lo sabes, yo lo sé.


Razón: ¡No lo hagas! ¡Sé coherente! Solo serán unos meses, pocos meses, ya estaréis mejor.


Corazón: Ignora a la razón escuchame a mí, sabes que tengo razón, todo irá bien, ¡lanzate, veté con él!


Razón: ¡No! ¡Es un suicidio! ¡Tú lo sabes bien!


Corazón: Suicidio, es quedarte sin tu amor, tu familia, no los dejes ir, no sin ti.

Se escuchó un gritó del exterior:


- ¡Basta ya por favor! Darme una tregua, me estoy volviendo loca, poneos de acuerdo por favor, ni durmiendo puedo estar en paz, solo tengo pesadillas, solo tengo canciones en la cabeza, que no dejan de hablar del tema, guiarme el camino correcto, que no cause sufrimiento….


Corazón, y razón, se miraron, sabiendo que lo que estaba pidiendo era algo imposible, era un cambio radical en su vida, no se podía conseguir la inmensa felicidad, sin sufrir antes. La razón tenía sus razones. El corazón tenía motivos, que la razón jamás podría entender.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Carta a mi bebé a los 11 meses de nacida

Mi pequeña gran guerrera, ya 11 meses, un mes, ya habrá echo un año, que decidiste adelantarte, a los dos días que me quedaban para que te sacarán a la fuerza, tu dijiste… “A no, eso no, yo decido cuando salir” Sí, sí, fue menos…

Leer más…
Comentarios: 0

Carta a mi bebé a los 10 meses de nacida

Ufff si, no puedo evitar suspirar, al mirarte, y comprobar que diez meses ya han pasado, desde que llegaste al mundo, en este mes, como en la mayoría, no sobran las novedades.

Lo que no cambia desde casi tus seis meses, es…

Leer más…
Comentarios: 0