Historia de la Discapacidad I: Introducción

Por Emmanuel Muñiz Alejandro para la Revista Discover.

En esta investigación indagaremos la posibilidad que la discapacidad sea un constructo histórico edificado alrededor de los cuerpos con deficiencias físicas, intelectuales y sensoriales.

Al hacer esta afirmación debemos señalar con mucha seriedad la posibilidad que la discapacidad sea una construcción social y no solamente una situación trágica de organismos con deficiencias biológicas. Partiremos de la hipótesis que a este cuerpo orgánico se han complementado situaciones sociales, políticas, económicas, históricas, entre otras esferas de la vida física y social. Es en torno de este organismo que se estructura un tipo de discurso que terminará definiendo lo que es un cuerpo, un cuerpo discapacitado. Expondremos aspectos que nos parecen importantes en torno a la discusión sobre las personas con discapacidad (PCD) y si este concepto pudiera tener una historia que no sea reducible a la mera descripción médica de las circunstancias de un individuo con limitaciones físicas, intelectuales, mentales, sensoriales y si las deficiencias que definen a estas personas residen exclusivamente en el cuerpo. Más que una organización meramente cronológica trataremos de presentar las explicaciones que se han dado en torno a la cuestión de las personas con discapacidad y la posibilidad que este concepto haya emergido como una situación directamente relacionada con circunstancias económicas, políticas sociales y culturales particulares de ciertas sociedades.

Al desarrollar esta investigación no queremos dar la impresión que negamos o ignoramos que la existencia de cuerpos con deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales han sido elementos inherentes a la especie humana y en general, a los seres vivientes ya sea por cuestiones hereditarias o adquiridas, por mutaciones genéticas o circunstancias de la vida. De hecho, las mutaciones son elementos inherentes en la evolución de las especies y de la raza humana.[1] Indagaremos en las explicaciones que se fueron entretejiendo alrededor de estos cuerpos con deficiencias a partir del advenimiento del capitalismo. Expondremos algunos de los principales modelos o paradigmas explicativos de la discapacidad en las sociedades contemporáneas, particularmente el modelo médico-rehabilitador y el modelo social, entre otros.

En cierto modo afirmamos que las sociedades modernas son sociedades discapacitantes que crearon al cuerpo discapacitado hacia finales del siglo XVIII y durante todo el siglo XIX como solución a una nueva fase industrial a partir del inevitable cambio de modo de producción y arquitectónico, entre otros aspectos, además de las relaciones sociales que implicaron la entrada de un nuevo sistema económico y de administración de la vida, en el cual un elemento fundamental fue la búsqueda de la maximización productiva y -por tanto-, de las capacidades económicas y humanas. Nos referimos al capitalismo industrial. De esta suerte estudiaremos el periodo comprendido entre el inicio de la industrialización en Inglaterra, desde finales del siglo XVIII, todo el XIX hasta 1980 cuando fue publicada la primera versión de la Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidad y Minusvalías (CIDDM) por la Organización Mundial de la Salud (OMS).[2]

Nuestra hipótesis es que la discapacidad es una situación históricamente producida y no es solamente el producto de las circunstancias físicas, mentales o sensoriales de los individuos con deficiencias. Es una construcción social. El cuerpo discapacitado fue un producto del poder y la sociedad que se enfrentaba al advenimiento del capitalismo. Fue la respuesta lógica a la contradicción misma que representaba el cuerpo con limitaciones y que se resolvió discapacitandolo de la producción y reproducción económica, social y biológica. El discurso que se construyó a su alrededor arrastró consigo equívocos que no sólo dieron origen a la figura del anormal del siglo XIX estudiado por Foucault en los cursos del Collège de France de 1974-1975, reunidos bajo el título de Los anormales,[3] sino, además, al cuerpo con discapacidad, sus representaciones, discursos y descripciones. En suma, el cuerpo con discapacidad sería construido principalmente a partir de condicionamientos económicos, sociales, físicos, actitudinales, etcétera, a partir de sus limitaciones, como consecuencia de las condiciones anteriormente descritas y no por su potencial humano.

Las sociedades modernas capitalistas supusieron al cuerpo con deficiencias como un elemento falto de capacidades económicas, de allí que los saberes médicos, jurídicos, psiquiátricos y otras ramas de la ciencia se hicieran cargo del estudio y lugar de ese cuerpo dentro de la sociedad como consecuencia de un imperativo económico. Pasaría a constituir un problema político. De allí que deseemos ampliar nuestra comprensión sobre las formas de poder, saber, discursos, tecnologías, representaciones sociales, actitudes y respuestas que construirán lo que denominaremos “discapacidad”, una especie de convergencia entre el cuerpo con deficiencias y el discurso sobre estos cuerpos.

En la presente investigación utilizaremos distintos conceptos, entre ellos el del poder,[4] el cual entenderemos no como una instancia represiva sino más bien productiva que en las sociedades modernas incita promueve la acción, administra la vida: “Para Foucault el poder es una relación asimétrica [de fuerzas] que está constituida por dos entes: la autoridad y la obediencia, y no sería un objeto preexistente en un soberano usado para dominar a sus súbditos, al mismo tiempo es una situación estratégica que se da en una determinada sociedad; el poder incita, suscita y produce.”[5] Es decir, un conjunto de interrelaciones asimétricas de fuerzas dinámicas que atraviesan la sociedad.

Nos servirá también el concepto del poder que Foucault llamó bio poder, la faceta del poder sobre la vida, las tecnologías de la administración de las poblaciones y la anatomopolítica del cuerpo humano y su periodización. [6] Nos apoyaremos en el análisis realizado por Foucault sobre los anormales y de sus figuras antecesoras a saber: el monstruo, el incorregible y el onanista.[7] Elementos que creemos estuvieron relacionados con los procesos de marginación y opresión de los cuerpos discapacitados.

Analizaremos algunas cuestiones importantes alrededor de la discapacidad dentro de un contexto histórico amplio, toda vez que es un tema que está cobrando creciente importancia en los círculos políticos, legislativos e institucionales en general, pero que, al mismo tiempo, es un asunto lleno de contrastes, lagunas y desencuentros en la actualidad mundial. Es de resaltar la falta de investigaciones históricas sobre este tema. Intentaremos demostrar la importancia de elaborar trabajos con este tipo de perspectiva sobre la discapacidad que nos ayude a comprender la situación actual y los retos a los que se enfrentan las sociedades en el siglo XXI. En la última parte haremos un breve repaso de los primeros movimientos sociales que iniciaron la reivindicación de las personas con discapacidad en Estados Unidos e Inglaterra como una introducción a los procesos a los que se enfrenta la civilización occidental actual en cuanto a la opresión de las personas con discapacidad.

Para descubrir todo esto debemos contextualizar ciertos procesos, por ejemplo, mencionar que en los años sesenta del siglo XX el movimiento de protesta de las personas con discapacidad estaba adquiriendo una dimensión nacional en Estados Unidos, concretamente desde 1962 con el inicio del Movimiento de Vida Independiente. En Inglaterra en 1976 Paul Hunt inició la Unión de Discapacitados Físicos Contra la Segregación (UPIAS). Es el proceso que denominaremos movimientos de reivindicación de las personas con discapacidad. Terminaremos este trabajo en 1980 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó la Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías (CIDDM) consiguiendo que la cuestión de la discapacidad alcance una dimensión y consenso mundial.

Nos gustaría aclarar por último que en el momento de recopilación de fuentes en torno al tema de la historia de la discapacidad en el caso de España y México nos encontramos ante un número muy reducido de datos históricos, estadísticos y documentales relativos a la cuestión de las personas con discapacidad que nos ocupa. Hablar de una historia de la discapacidad en países de habla hispana aún es una gran tarea por emprender que requerirá esfuerzos profesionales, sistemáticos y colectivos. En nuestra búsqueda de archivos no encontré fuentes relevantes para nuestra investigación en España y Latinoamérica antes del siglo XX.[8] Durante el análisis de fuentes para conformar el estado de la cuestión pudimos observar que no existen tesis relativas a nuestro objeto de estudio.

Por ejemplo, en el caso de la UNAM sólo encontré diez tesis que se relacionadas con la discapacidad.[9] Por ello consideré justificada la importancia de contar con estudios sobre la historia de la discapacidad en lengua castellana. La mayor parte de las fuentes e investigadores en estos temas provienen de otros campos de estudio como: derecho, economía, genética, pedagogía, medicina, sociología, entre otros. Varias autoras y autores en estos temas tienen una o más discapacidades.

Al organizar la información para esta investigación me apoyé a menudo en fuentes anglosajonas para analizar el marco histórico y los datos existentes sobre estas regiones geográficas que fueron la cuna de los movimientos por los derechos de las personas con discapacidad, pues consideré la importancia de analizar estos estos procesos históricos antes de continuar la investigación en los países de habla hispana, de los cuales ofreceremos en el último capítulo cifras actualizadas que evidenciarán el estado de opresión de las personas con discapacidad alrededor del mundo y la discriminación de género hacia niñas y mujeres de este colectivo tratando de desentrañar los procesos multifactoriales por los que hemos llegado a tal situación.

El colectivo de las personas con discapacidad, instituciones gubernamentales y organizaciones internacionales entre otras y la sociedad en general se verán beneficiadas con el aporte que los historiadores puedan ofrecer en la tarea de investigación, docencia y trabajo continuo frente a la sociedad actual y las transformaciones en nuestra civilización contemporánea. Al admitir que hacen falta más investigaciones por parte de historiadores se pueden sentar precedentes para futuros trabajos de investigación de mayor profundidad y aliento por parte de académicos, investigadores y defensores de los derechos civiles interesados en el tema.



[1] Cela Conde, Camilo J. y Ayala, Francisco J., Evolución humana. El camino hacia nuestra especie, Madrid, Alianza Editorial, 2014, p. 14.

[2] Organización Mundial de la Salud, International Classification of Impairments, Disabilities, and Handicaps A manual of classification relating to the consequences of disease, Ginebra, 1980. En este año fue publicada la primera versión experimental y fue hasta el 22 de mayo del 2001 cuando se aprobó de forma oficial para ser empleada a nivel internacional (conforme a la resolución WHA54.21). Organización Mundial de la Salud, Clasificación del Funcionamiento de la Discapacidad y la Salud: CIF, Madrid, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. Secretaría General de Asuntos Sociales. Instituto de Migraciones y Servicios Sociales, 2001, pp. 3 y 6.

[3] Foucault, Michel, Los anormales: Curso en el College de France (1974-1975), trad. de Horacio Pons, 4ª reimp., Argentina, Fondo de Cultura Económica, 2007.

[4] Foucault, Michel, “El sujeto y el poder”, Revista mexicana de sociología, vol. 50, núm. 3, México, Universidad Nacional Autónoma de México, julio–septiembre 1988, pp. 4.

[5] “Michel Foucault”, en https://prezi.com/uopuoq5hjvah/michael-foucault, [Consulta: 5 de septiembre de 2015].

[6] Foucault, Michel, Historia de la sexualidad: 1. La voluntad de saber, trad. de Ulises Guiñazú, 31ª ed., México, Siglo XXI, 2007, p. 168.

[7] Foucault, Los anormales, op. cit., pp. 65 y 66. Es recomendable leer todo el capítulo referente a la clase del 22 de enero de 1975.

[8] Realizamos búsquedas documentales en archivos históricos. En México acudimos al Archivo General de la Nación (AGN), En España en archivos históricos en Gerona, por ejemplo, en l’Arxiu Municipal de Palamós, buscando fuentes históricas locales. Más allá de algún documento anecdótico no encontramos el tipo de fuente que necesitamos para nuestra investigación.

[9] De las tesis que encontramos organizadas por licenciaturas hay dos en medicina, una pedagogía, una para cirujano dentista, cuatro en psicología, una en relaciones internacionales, una en ciencias de la salud. Podemos observar que ninguna corresponde a la licenciatura en historia. Nos resultó de mucha ayuda la siguiente tesis: Cruz Figueroa, Gabriela, El marco jurídico internacional de las personas con discapacidad en materia laboral: Una visión de relaciones internacionales, México, 2015, tesis, Universidad Autónoma de México, Facultad de Filosofía y Letras.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Historiador (UNAM)
Creador y administrador del sitio Revista Discover.
Puedes comprar mi libro en Amazon: Historia de la discapacidad: Discapacidad. Historia y género en la Época Contemporánea.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Carta a mi bebé a los 6 meses de nacida

Estamos confinados. Así voy a empezar, mi querida Vicky ¿Qué significa? Que estamos en tiempo de Coronavirus, una enfermedad muy peligrosa, poco conocida, va matando lo . Llevas días encerrada, lo llevas bien la verdad, tu papá…

Leer más…