Diario personal: La palomita

Diario personal: La palomita

 

Autora; Vanesa Ruiz García

Estábamos a principios de octubre, yo estaba trabajando, ya sabéis en la venta del cupón. Como hacía calor, me encontraba bajo un toldo, en el que para nuestra sorpresa nos encontremos una palomita, sí, sí, estaba acurrucada, en el suelo, por más que nos acercábamos no se movía de lugar. Pronto entendimos que estaba herida "pobre animal morirá pronto" hablaba la gente que la miraban sentenciándola a muerte.

Emmanuel, la sostuvo en sus brazos, el animal, no intentó huir, mas bien, se acurrucó mas. La llevemos a nuestra casa. Estaba claro, que algo le pasaba. Mi marido, le echó un vistazo, descubrió, que tenía una herida en una de sus alas. Emmanuel trabajo en una veterinaria, así, que entendió, que su alita estaba rota, no dudo, en curarla en la propia casa, pero andábamos bien escasos de todo lo necesario, tuvo que improvisar con lo que tuviéramos...

1297699?profile=original

Algo que me llamo la atención, es que antes de curarla, le tapó su cabeza con un calcetín "así no se pondrá nerviosa" era cierto el animal, estaba mas tranquilo de esa forma, que no veía todo lo que ocurría. Algo ayudé cuando Emmanuel necesitaba de alguien, para que cortara esparadrapo, y celo o durex, pero antes, le puso una maderita, en su alita, atada con mucha cinta micropore para así inmovilizar su alita, que no la moviera.

Tardemos algo de tiempo, pero al final hubo un buen resultado, claro que era temprano, para saber si sobreviviría, Emmanuel me mentalizaba para que estuviera preparada por si por la mañana no amanecía con vida. Pero ambos teníamos el deseo y la esperanza de que sobreviviera. Emmanuel preparó una caja de cartón, con varias capas de papel de periodico dentro. Yo fui esparciendo por el suelo migas de pan, ¡se las comía! la palomita tenía hambre. Después Emmanuel, la metió en la caja, allí, el bichito se quedó tranquilo.

1297734?profile=original

Esa noche personalmente no dormí tranquila, por el temor, que la palomita, no sobreviviera. Para nuestra sorpresa y también alegría, el bichito seguía con nosotros, asustado eso sí, pero vivo.

 

 

 

 

 

 

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Carta a mi bebé a los 10 meses de nacida

Ufff si, no puedo evitar suspirar, al mirarte, y comprobar que diez meses ya han pasado, desde que llegaste al mundo, en este mes, como en la mayoría, no sobran las novedades.

Lo que no cambia desde casi tus seis meses, es…

Leer más…
Comentarios: 0