La raíz del sufrimiento humano

La raíz del sufrimiento humano

En un universo de naturaleza dual, cualquier acontecimiento unilateral, es donde se encuentra la raíz del sufrimiento humano.

La búsqueda del placer sin dolor, del elogio sin una reprimenda, y lo agradable sin lo desagradable eso trae sufrimiento.

En cualquier momento de la vida, nada nos hunde sin levantarse y nada se levanta sin que antes se haya hundido.

Lo positivo y lo negativo, lo bueno y lo malo, los apoyos y los desafíos, la paz y la guerra, el amor y el odio, siempre están y estarán aparejados.

Todos estos acontecimientos están simplemente y perfectamente equilibrados y eso es lo que constituye el orden divino.

Toda aquella persona que solo ve un lado sin querer ver el otro lado vive en una ilusión que le traerá sufrimiento.

Los que se dicen poseen sabiduría convencional, creen que el amor es únicamente lo bonito, lo positivo, o sea el lado bueno de la relación, pero la síntesis de las dos mitades es un fenómeno más poderoso que es en realidad el amor. Este principio se aplica a las situaciones y circunstancias más extremas y no solo a las dificultades negativas menores porque eso no es amor.

Todos nosotros tenemos una misión en la vida, que en el centro de nuestro ser y en la esencia de nuestra existencia es muy profunda. Todos tenemos un sueño, una visión y un propósito y solo necesitamos un momento de claridad y decisión para llevarlos a cabo. Y a que todo lo que sucede es fundamental para despertar esa esencia.

La gran mayoría de las personas creen en el mito que amar a alguien significa no defraudarlo y no hacerle daño. Pero cuando se ama a alguien se convierte en una persona más agradable y a la vez más desagradable.

Ya se ha probado suficientemente que en el mismo momento que se arregla una desavenencia en una relación, algo falla de nuevo. O que cuando alguien en su carrera profesional empieza a destacar, de repente surge una crisis (de salud o un problema familiar). La vida está diseñada así.

Es la vida misma la que nos lleva a niveles mayores de comprensión. Es más correcto pensar que hemos crecido al nivel siguiente del caos y que nos esperan nuevos retos, ya por ahora hemos adquirido una capacidad mayor.

Los novatos e inexpertos se sienten inseguros y siempre creen que son víctimas de un ataque e interpretan como un peligro a todo aquello para lo que no están preparados. Por lo tanto no saben reaccionar ante todo aquello que es un perfecto equilibrio (el yin y el yan).

Todos a veces somos negativos, todos tenemos la dualidad de agradables y desagradables y a la vez tenemos un lado bueno y otro malo de tal forma que todos tenemos nuestras cualidades equilibradas por una razón, y esa razón es ayudar a manifestar nuestro destino.

De esta manera no es preciso reprimir lo negativo desagradable, sino que hay que aprovecharlo y abrazarlo para una ventaja propia.

Por lo tanto, hay que también amar esa mitad que puede resultar desagradable o mala para poder utilizarla en ventaja propia, tal como si fuera un maestro.

Hay que entender que este conocimiento y experiencia no lo hará más feliz, ya que va más allá de la felicidad o de la tristeza, hay que pasar de un estado de la conciencia al siguiente, talvez se sufra de una pequeña crisis de identidad temporal, pero este fenómeno es esencial para el propio crecimiento pero cuanto mayor sea el salto mayor será la sabiduría adquirida y menor el sufrimiento.

La sabiduría es el reconocimiento instantáneo de que una crisis es también una bendición.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Sobre el autor: Estudió en el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Premiado del CONACYT a la innovación científica juvenil. Militar retirado de la Armada de México. Actualmente se dedica al estudio de las aplicaciones tecnológicas y las innovaciones en la vida diaria y la historia de la humanidad.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Parece mentira, con lo lento que se me paso el embarazo, ya no solo ha pasado, uno, dos o tres meses sino ya son cuatro meses que tuve a mi hija, ya tienen razón cuando dicen “disfrútala, porque crece muy rápido” Ya mismo, tendré…

Leer más…