Blogs

M.A.C. Capítulo treinta dos

De Vanesa Ruiz García

La llegada de Totó a la casa, fue una ayuda para ambos. El animal revivió a esas ultimas semanas que no fueron precisamente buenas para los dos. Aquella noche por eso, al llegar a su nuevo hogar Totó, se adueño del salón, no tardó en levantar la patita, para orinar en la primera esquina que se encontró en su camino. Problemas tuvieron para controlarle. Así que a la mañana siguiente fueron a comprar todo lo necesario para el recién llegado, Tras de tantos bostezos por pasar una noche a ladridos por Totó. Aaron lo llevaban en brazos, por miedo a que se escapara a la carretera y este intentaba escapar por todos los medios, mordisqueando, besando las caras e manos de sus propietarios. Fue un rato bien entretenido, para ambos no tuvieron tiempo de aburrirse ni distraerse, era como estar pendiente de un niño pequeño.

Totó era lo que Vanesa y Aaron necesitaban para olvidar ese mal triangulo poco a poco lo hicieron una rutina, al mismo tiempo que acostumbraban al animal a la nueva vida. Le sacaban a las 8.45. Cuando sus propietarios iban al banco, después a la parada. Totó acompañado de Aaron, volvían a casa, y antes, a veces daban una vuelta, enseñándole nuevos juegos y órdenes como: dame la patita. 13.00 Volvían a casa los tres, a veces salían a pasear por las tardes, otras… sacaban a Totó al ir en busca de los cupones. Para Aaron y Vanesa era como tener el hijo que no tenían, que no sabían sí lograrían tener, pero algo les decía que no, los médicos ya avisaron <<ha tenido el primer ataqué, iros preparando, se acerca el fin>> <<se acerca el fin>> esas palabras retumbaban en la cabeza de ambos, por eso mismo, fueron a por Totó, para alegrar, para vivir lo que les quedaba, sin preocuparse, sin sufrir por nada. Lo fatigoso era los domingos y lunes, días de no madrugón, tenían que hacerlo, porque las necesidades de la mascota no esperaban.

Un lunes por sorpresa, comenzó a nevar, era algo que ha Vanesa y Aaron les sorprendió e llenó de alegría, sobre todo a ella, pese, de haber visto nevar en Andorra, era algo novedoso ver con este temporal en la costa. Los rayos y truenos empezaron a destacar, no era agua sino nieve lo que estaba cayendo. El pobre Totó no dejaba de alterarse, sobresaltado, corriendo de un lado a otro, con su cola baja. La luz, empezó a dar señal de fallida, asustando a un más al animal, con su cola baja. Acabo marchando de todo y ellos con todo eléctrico. Los siguientes días fueron criminales, todo cubierto de nieve, todo cubierto de hielo, sin luz, todos los comercios cerrados, solo había una panadería abierta, que se forraron en ese día de la cola tan grande que se formaba, incluso los periódicos hicieron acto de presencia. Poco a poco las cosas volvieron a su cauce, a la normalidad. Fueron días difíciles para Aaron y Vanesa, con la ida y vuelta de la luz, se arruinaron, gastando más dinero de lo habitual.

21 de Marzo del 2012

Querido diario…

Hoy explicaré del día de ayer, porque ayer lleguemos tan tarde a casa, que llegó el día de hoy… Estábamos decididos a salir, hacer algo nuevo, distinto. Se proyectaba en el cine Milenium 3 –la reina de las corrientes de aire. Era consciente, que aun me faltaba para acabar el libro, pero necesitábamos salir, distraernos, cambiar de aires, nunca mejor dicho, porque no la transmitían en Palamós, tuvimos que ir a un pueblo cercano.

16.00: Cogimos la sarfa. Habíamos dejado a Totó, con unos vecinos que también tenían un perro, les encantaba la idea de cuidarlo, ya fuera ese día o al siguiente.

16.14: Paseemos un poco.

17.20: Entremos en los OSCARS, observemos todo, y acabemos en la cafetería, tomando unos batidos.

18.00: Entremos en el Bauhaus a echar un vistazo a todo lo de deporte que se vendía.

18.36: Entremos a un lid’l para hacer tiempo.

19.00: Ya entremos en la sala de Lisbeth Salander. Ahora venía mi sesión de deporte, subir los escalones, hasta la filera exacta, la ocho. Acabe hecha polvo, por culpa de mis estancados pies. Pero gracias a Aaron y alguna persona, que iba a ser espectador, nos ayudó, logré sentarme, ver la película.

22.25: cogíamos la Sarfa para volver a Palamós.

22.40: Entremos en el Bar la Parrilla. Nunca habíamos entrado, ya que vamos de aventura que fuera hasta el final. El local estaba lleno de jóvenes, y para qué negarlo, también de humo, pero era diferente, era guay, gente joven, con música fuerte…

24.18: Entremos en un pub, apenas había ambiente. Solo tres mujeres bailando como locas, pero era perfecto para nosotros, nos pedimos unas coca –colas y nos sentemos, en unos sofares, a tomarlas con calma, mientras bailábamos. Por una vez, no me sentí como un pato mareado. Me sentía cómoda y bien, no una extraña en una discoteca. Poco bailé, pero no me arrepentí. Al contrario.

04.00: Volvimos a casa.

31 de Marzo del 2012

Querido diario…

Hoy ha sido un día de no parar, pero al mismo tiempo bonito y novedoso,

Nuria la tía de Vanesa ha venido a pasar unos días con su familia. Nosotros la invitemos a comer. Me pasé la mañana limpiando, y preparando todo para que los mellizos no corrieran peligro ni destrozaran nada importante. También le explique a Totó, por el temor, que fueran a por él. Le dije que tenía que ser fuerte, y aguantar como un buen perro.

13.15: Vanesa llegó de trabajar, al mismo tiempo que Neus aparcó el coche con sus tres hijos. Los dos pequeños en su carrito, la mayor a pie. Los mellizos no tardaron en echar a correr, e ir a lo prohibido. Uno de ellos estaba tranquilo de pie, cogido a la mesa. El travieso era el otro, abriendo y cerrando puertas del mueble que teníamos en el salón, apagando y encendiendo, el TDT y la televisión. Se peleaba con su hermano por querer los mismos juguetes, las mismas cosas. Totó se resguardaba con Vanesa y conmigo, sobresaltado, por esos dos monstruitos

14.00: La comida ya estaba preparada, puré de patatas, con amburguesas, los mellizos se negaron a comer, más que cuatro cucharadas mal dadas. Mar lo mezclo con tómate y después se negó a comer.

14.30: Tras cambiarles el pañal, los más pequeños, se durmieron. Mar estuvo jugando a los juguetes que trajeron.

16.00: Se acabó la tranquilidad… los mellizos ya tenían los ojos abiertos, Neus, les dio un yogurt de plátano para merendar. Uno para los dos. Vuelta al cambio de pañal.

16.28: Neus y la mayor se fueron a la ludoteca, a ver las antiguas profesoras de la peque. Nosotros nos quedemos con los mellizos, haciendo las mil y una payasadas, para entretenerles, que no echaran en falta a su madre.

17.30: Ya nos volvimos a quedar en soledad Vanesa y yo ¡ah! ¡Y Totó!.



Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

Emmanuel Muñiz Alejandro commented on GabiFJ's blog post Como se crearon las maquinas recreativas
"Que interesante. Muchas gracias por tu aporte."
Hace 23 horas
soy una chica feliz que ama oir musica a todo volumen en mi xiaomi mi 9T pro y ver series ..
Monic78 actualizó su perfil
ayer
Vane ha posteado un vídeo
No hay descripcion ni publicidad, el documental es magico y se respeta porque lo dice todo... Un ab…
Sábado
Revista Discover commented on Javier de la Nuez's blog post EPI – Electrólisis Percutánea Intratisular
"Que excelente información. Gracias por tu aporte."
Sábado
Revista Discover’s blog post was featured
¿Qué debe contener un artículo?
¡Hola!
Te escribimos para agradecer que subas contenido a la Red Di…
Sábado
Persianas Hernandez posted a discussion
A la hora de elegir entre persianas de aluminio y de vinilo, hay que tener en cuenta una serie de f…
Sábado
Persianas Hernandez ahora es miembro de Revista Discover
Sábado
Carlos Perez y M.angeles ahora son amigos
Jueves
Más...