Relato: ¿Mami, papi... Me voy a morir?

Relato: ¿Mami, papi... Me voy a morir?

Claudia no pasaba de los diez años, desde hacía dos años, se pasaba mas tiempo en el hospital que en su casa, desde que diagnosticaron Leucemia, ella sabía que estaba enferma, pero ignoraba la realidad de la gravedad, estaba convencida que se recuperaría, ya que siempre le habían dicho que los niños jamás se morían, estaban protegidos por un ángel, sus padres no fueron capaces, de desmentirle ese dicho... ¿Como decirle a su hija de no mas de diez años que iba a morir? Los médicos habían sido tan realistas... y nada optimistas la leucemia estaba ganando la batalla, no había formas de contraatacarla.

Un día Claudia, se encontraba dormida, sus padres estaban al lado de ella, desconsolados, porque una vez más las noticias no fueron esperanzadoras...

- Que vamos hacer... no va a durar mas de un mes, en cualquier momento se puede ir... por que... ¿porque nos pasa esto? Es tan injusto... ¿como es posible que niños mueran, que nuestra pequeña vaya a morir?

- Mami... ¿Me voy a morir?

- Cariño... ¿nos has escuchado?

- ¿Por que... dices que voy a morir? ¿Los niños no mueren verdad?

- Bueno cariño... hay veces que las enfermedades son mas fuertes... y niños mueren.

- ¿Es que yo no soy fuerte? ¿Y mi ángel protector?

- Claro que si pequeña... tu eres muy, muy fuerte, de verdad cariño... pero la enfermedad ha sido mas fuerte, tu ángel no ha podido protegerte... -habló su padre notando como la voz se le rompía, las lágrimas por sus mejillas resbalaban...

- No entiendo... ¿Me voy a morir? ¿Y donde iré?

- Irás al cielo cariño, de eso no hay ninguna duda...

- ¿Y vosotros? ¿Vendréis conmigo?

- o cielo, me temo que no...

- ¿Y quien cuidará de mi?

- Habrán muchos angeles que cuidarán de ti... y también la abuela, sí ella te cuidará y protegerá.

- ¿Estará allí Sam? -preguntó Claudia recordando a su perro pastor alemán.

- Seguro que si cariño...

- Entonces... ¿No, nos volveremos a ver más? Lás lágrimas asomaban en sus ojos...

- He cariño... no llores... algún día nos volveremos a ver... Te lo prometo preciosa -le abrazó con fuerza su padre, con lágrimas resbalando por sus mejillas.

- Os quiero papa, y mama, os quiero mucho...

- Nosotros a ti cariño, papa y yo te queremos muchísimo y siempre te querremos -abrazaron con emoción a su hija. Fue en ese momento que el último suspiro de Claudia hizo acto de presencia, e inmediatamente, las maquinas anunciaron que la vida de la pequeña, había llegado a su fin...

De Vanesa Ruiz García

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Carta a mi bebé a los 10 meses de nacida

Ufff si, no puedo evitar suspirar, al mirarte, y comprobar que diez meses ya han pasado, desde que llegaste al mundo, en este mes, como en la mayoría, no sobran las novedades.

Lo que no cambia desde casi tus seis meses, es…

Leer más…
Comentarios: 0