El Modelo social de la discapacidad

El Modelo social de la discapacidad

En la década de los años sesenta surgió una forma distinta de entender la discapacidad que se dio en llamar el modelo social de la discapacidad. Este paradigma, al contrario de lo que sucede con el modelo médico, explica que la discapacidad es causada por la forma en que está organizada la sociedad que limita a ciertas personas a través de barreras arquitectónicas, culturales y actitudinales en realidad en lugar de la deficiencia de una persona.[3] Al explicar de esta forma la situación se subraya que la discapacidad no se encuentra en el individuo sino en la misma sociedad que debe habilitarse para responder a las necesidades de las personas a partir de su diversidad ofreciendo oportunidades para todos.

Desde la perspectiva del modelo social de la discapacidad se intenta explicar que en el momento en que las barreras se eliminan las personas con discapacidad pueden ser completamente libres e independientes, tanto para ser miembros de una sociedad igualitaria como para tomar las decisiones sobre su propia vida y participar en los procesos productivos de su comunidad siendo individuos plenos y capaces.

Cuando se habla de barreras no se refiere solamente a la falta de accesos en la calle, en el trabajo o en el hogar (por ejemplo, la falta de rampas en las calles) sino también -y es muy importante- a las actitudes de las personas basadas en prejuicios, estereotipos y representaciones culturales que no tienen nada que ver con la realidad de vida de las personas con discapacidad. Esto da como consecuencia actitudes que minusvaloran a este colectivo, les excluyen de la toma de decisiones sobre su propia vida alienándoles, marginándoles de la sociedad y privándoles de acceso a una fuente de ingresos a través de untrabajo.

Se ofrecen algunos ejemplos prácticos: una persona que utiliza silla de ruedas desea encontrar trabajo en una oficina, empleo para el que se encuentra totalmente capacitada, sin embargo, en la entrada se encuentran escalones en vez de una rampa. Desde el modelo médico se explica que la discapacidad se encuentra en el individuo que usa la silla de ruedas. Desde el modelo social se explica que la barrera se encuentra en el inmueble y que necesita habilitarse para ofrecer acceso a todas las personas. Cuando el edificio está habilitado con una rampa la persona encuentra que esa barrera ha desaparecido y entonces puede competir en igualdad de condiciones que las demás personas. Desde el modelo médico se buscaría una subvención para que la persona pueda sobrellevar su discapacidad, en cambio desde el modelo social se busca eliminar las barreras para que todas las personas puedan acceder a los espacios sin discriminación.

Otro ejemplo es cuando un niño con pérdida de visión va a la escuela. Desde el modelo social, en vez de enviarlo a una escuela especial se buscaría sensibilizar a los profesores para facilitar hacer las clases accesibles y capacitarlos en las herramientas que utilizará el niño como lecturas en sistema Braille, lectores de voz o bastón blanco.[4] También enviar las presentaciones y lecturas por correo electrónico a todos los alumnos con anticipación pudiendo ser estudiadas antes de clase y así no encontrarse en situación de desventaja. El profesor, al tiempo que escribe puede leer el texto escrito en la pizarra haciendo accesible la clase para todos los alumnos. Así, a través de pequeñas acciones se garantiza que cada uno de los niños y niñas puedan disfrutar el derecho a la educación. A su vez el niño que ha perdido la visión podría enriquecer la clase a través de sus experiencias de vida. De esta forma, además de reducir los costes de enviar a los niños a clases privadas o en escuelas para personas con discapacidad se promueve una inclusión a todos los niveles respetando los derechos humanos de personas potencialmente productivas. El Estado podría canalizar estos recursos a continuar la adaptación de todos los espacios y capacitar a la sociedad a través de campañas y cursos para los responsables de estos espacios (escuelas, lugares de trabajo, agencias del gobierno, parques y sitios recreativos, etcétera). He aquí otros ejemplos ilustrativos de un cambio en las actitudes partiendo desde el modelo social.

  • Un profesor se reúne antes del curso con la persona con discapacidad visual para saber de qué forma las lecturas pueden ser adaptadas para que el alumno pueda leerlas.
  • Un miembro del personal ha facilitado con anticipación la presentación en PowerPoint que se proyectará en la próxima conferencia. Esto permitirá a los alumnos con dislexia buscar los términos poco familiares antes de la conferencia y de esta forma tener una idea de la estructura de la conferencia. Este modo de estructurar la conferencia les permitirá comprender y retener la información.
  • Una asociación estudiantil consulta con sus integrantes con discapacidad antes de organizar un evento con la finalidad de que sea completamente accesible.[5]

 

Como se verá más adelante, el modelo social de la discapacidad fue desarrollado por personas con discapacidad partiendo de sus propias experiencias de vida, expresando su verdadero potencial como personas, el deseo de participar en la vida social desde la dignidad y el respeto a sus derechos humanos, además del deseo de tomar el control sobre sus propias vidas.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Historiador (UNAM)
Creador y administrador del sitio Revista Discover.
Puedes comprar mi libro en Amazon: Historia de la discapacidad: Discapacidad. Historia y género en la Época Contemporánea.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Carta a mi bebé a los 6 meses de nacida

Estamos confinados. Así voy a empezar, mi querida Vicky ¿Qué significa? Que estamos en tiempo de Coronavirus, una enfermedad muy peligrosa, poco conocida, va matando lo . Llevas días encerrada, lo llevas bien la verdad, tu papá…

Leer más…