Blogs

Nación y Estado en Iberoamérica en José Carlos Chiaramonte

El libro que hoy analizamos para la Revita Discover trata de aclarar cuales fueron realmente “las entidades políticas que cubrieron el vacío de la desaparecida monarquía [española] y sus fundamentos doctrinarios”.[1] Al respecto el investigador trata de dilucidar el uso y el verdadero concepto del término nación en las ideas políticas de fines del siglo XVIII y comienzos del XIX para situar y corregir los anacronismos del uso incorrecto del término a las formaciones políticas soberanas que sucedieron a partir de la emancipación de la metrópoli ibérica, trayendo consigo una desviación del objeto de estudio.

Nos percatamos que si bien el término nación se utilizaba anteriormente de la revolución francesa, era aplicado mayormente con referencia a gentes de un mismo origen étnico. Sin embargo, fue formándose un nuevo concepto de Estado-Nación entendiendo que “la nation s'identifia à l'Etat”,[2] refiriéndose más al concepto de nación con referencia a “un grupo humano unido por los lazos de su comunidad política”,[3] desapareciendo el uso no étnico de nación (y los caracteres propios sociales y supongo fenotípicos de sus habitantes).

De este concepto étnico de nación encontraríamos otro más adelante superponiéndose y desvaneciendo sus límites con el anterior, pues como señala Hobsbawm el concepto de nación prevaleciente en el tránsito del los siglos XIX al XIX es un término de nación en el cual “no incluía nota alguna de etnicidad”[4] aun coexistiendo el anterior concepto con el nuevo.

 

En el llamado concepto “étnico” no se establece una relación necesaria entre un grupo humano culturalmente distinto y un Estado [¿Estado-Nación?], relación que en cambio  resultará esencial en el llamado principio de las nacionalidades, a partir del comienzo de su difusión en la primera mitad del siglo XIX. En otros términos, la diferencia entre ambos conceptos de nación estriba en que sólo el difundido durante el siglo XVIII, y prevaleciente en tiempo de las revoluciones norteamericana, francesa e iberoamericana, correspondía a la existencia política independiente, en forma de Estado, de un grupo humano. Mientras que el otro, el concepto étnico, a diferencia de lo que ocurrirá más tarde a partir del principio de nacionalidades, carecía entonces de una necesaria implicancia política. p. 43.

 

 

Por lo mismo entendemos que el término nación ha tenido diversos usos indistintamente, ya para referir un conjunto étnico o la idea de naciones al margen de la etnicidad como ocurría en Europa en el siglo XVIII y comienzos del XIX, y la aparición del término nación en tanto conformación política de una comunidad será una “novedad cuya percepción es indispensable”.[5] El autor nos muestra una cronología descriptiva de estos cambios sin dejar olvidar que los términos fueron superponiéndose y algunas de sus connotaciones se pueden rastrear en el término nacionalidad.

El término nación a sido utilizado durante siglos en un sentido étnico.

Surge luego otro sentido (sin desaparecer el anterior) durante el siglo XVII y generalizado durante el XVIII (antes de la Revolución Francesa     ) de carácter político y que excluye toda referencia étnica

Paralela al Romanticismo se da la conjunción de ambos usos, el étnico y el político, en el principio de nacionalidades

 

Porque no se trata de un mismo sujeto, llamado nación, que pasa de un estatuto político a otro, sino de distintos sujetos históricos que confundimos en una misma denominación: grupos humanos por compartir un origen y una cultura comunes, por una parte, y población de un Estado -sin referencia a su composición étnica-, por otra. Es el Estado el sujeto que cambia de naturaleza, adoptando la voz para imputar la soberanía.[6]



[1]    Chiaramonte, José Carlos, Nación y Estado en Iberoamérica, Sudamericana, Buenos Aires, 2006, p. 25.

[2]    Ibid, p. 32.

[3]    Ibid, p. 33.

[4]    Ibid, p. 38.

[5]    Ibid, p. 49.

[6]    Ibid, p. 52.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Emmanuel Muñiz Alejandro es historiador, investigador y editor. Estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, graduado con honores, en la Escuela Nacional de Música (ENM). Actualmente se dedica a tareas de investigación histórica, estudios de género, discapacidad y tecnologías de la información. Se encuentra realizando un Máster en Historia del Mediterráneo Antiguo en España.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

En una cena saludable, ¿y vosotros?
Verdisa posted a blog post
Sentado, de pie, acostado o andando. Haga lo que haga, su espalda sustenta todas y cada una de las…
Hace 36 minutos
Emmanuel Muñiz Alejandro commented on GabiFJ's blog post Como se crearon las maquinas recreativas
"Que interesante. Muchas gracias por tu aporte."
Lunes
soy una chica feliz que ama oir musica a todo volumen en mi xiaomi mi 9T pro y ver series ..
Monic78 actualizó su perfil
Domingo
Vane ha posteado un vídeo
No hay descripcion ni publicidad, el documental es magico y se respeta porque lo dice todo... Un ab…
Sábado
Revista Discover commented on Javier de la Nuez's blog post EPI – Electrólisis Percutánea Intratisular
"Que excelente información. Gracias por tu aporte."
Sábado
Revista Discover’s blog post was featured
¿Qué debe contener un artículo?
¡Hola!
Te escribimos para agradecer que subas contenido a la Red Di…
Sábado
Persianas Hernandez posted a discussion
A la hora de elegir entre persianas de aluminio y de vinilo, hay que tener en cuenta una serie de f…
Sábado
Persianas Hernandez ahora es miembro de Revista Discover
Sábado
Más...