Reflexión: Vivir sin ti

Reflexión: Vivir sin ti

Despierto, y sola me encuentro de nuevo, tú estás a mi lado, no, no lo estás, ¿Dónde estás? Empiezo a recordar… No han pasado ni doce horas, todo me parece tan lejano, en el que, a cada segundo, se aleja más… ¿Entonces fue real? No, no me lo parece, tiene que un fatal sueño, una pesadilla, en el que hay que despertar tarde o temprano, los sueños no son eternos. ¡Vamos! ¡Despierta ya! Ahora resulta que ya estoy despierta.

Me miro al espejo, mi rostro parece desmejorado, envejecido, me acerco al calendario, no han sido horas… ¡más de cuatro meses ha pasado! Que no estás a mi lado.

Te extraño tanto, no puedo seguir sin ti, han pasado días, meses, yo no me acostumbro, no me hallo a estar sin ti, por más que intento avanzar, no puedo, mi cuerpo no me responde, el cansancio se me apodera, no hay forma de avanzar, las horas, los días pasan, siento que no hago nada en todo el día… No puedo seguir así, pero tampoco conozco la forma de hacer lo correcto.

Me levanto agobiada, sin ganas de hacer nada, no importa que rompa la rutina, no importa que salga todo el día, nada de eso importa, porque al llegar a esta casa, se me cae el alma.
Tu voz es lo único que me alivia, verte sin poder tocarte, sin poder abrazarte, porque una pantalla nos separa, pero saber que ahí estas a mi lado, me ayuda afrontar, avanzar.

Quiero despertar de esta pesadilla, que la estoy viviendo con tanta realidad, no veo el momento de abrir los ojos, encontrarte enfrente, con esa sonrisa resplandeciente, que tanto me ayuda, que tanta falta me hace.

Aquí me encuentro, durmiéndome de mientras tecleo, es que no miento, ni exagero, mi cuerpo no acompaña a mi voluntad, pasan los minutos, las horas, no hago nada de provecho. Me siento anclada, en estas cuatro paredes que no son mi realidad. Te necesito a ti para volver a despertar, necesito esas palabras de aliento, ese abrazo sincero, que solo tú, lo conoces bien…

Los días pasan, siento que si ti, no avanzo nada, el agobio es mi mejor aliado, con él a mi lado, poco puedo hacer. Te extraño, me extrañas, nos necesitamos, ya queda más que demostrado, no importa los días tachados, solo ansío abrir los ojos, verte a mi lado.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Carta de un Koala

Despierto, hace mucho calor, más que eso, quema, me abrasa, no veo nada, solo me rodea fuego, no puedo respirar, el aire no es aire, no es aire lo que entran a mis pulmones… ¿Qué pasa aquí? No veo nada, el fuego abrasa todo, no puedo ver,…

Leer más…

23 de diciembre del 2019, tu mi pequeña, gran guerrera, cumpliste tres meses, ese mismo día, era tu santo, santa Victoria. Sé que eres demasiado pequeña, pero me ilusionaba que esa primera festividad, fuera…

Leer más…