Relato: Sí, con una discapacidad, pero amada por siempre

Relato: Sí, con una discapacidad, pero amada por siempre

Ella había estado 30 años sola, ella no se rendía, no perdía la esperanza, cada navidad, le pedía a la estrella sagrada, alguien que la amara, alguien sincero, que buscara mucho más que un cuerpo, que le diera amor verdadero, ella pudiera mostrar todo el amor y cariño que tenía por dar.

Era duro afrontar, la discriminación y marginación de la sociedad, solo por a ver nacido con una discapacidad, que te tacharán de la normalidad, que, a pesar de ser una mujer de cabeza a pies, te ven como niña para siempre, no solo la sociedad, sino para empezar la propia familia.

Para Luci, había logrado su objetivo, su deseo más preciado, ese amor deseado. Él le hizo vivir otra realidad, algo que ella jamás imagino, él no era como los demás, ya que se olvidaba de la discapacidad, la trataba como una mujer más. Juntos bailaban, subían montañas, y tantísimas cosas, que nadie jamás podría imaginar. Más de diez años de casados, aun la gente seguía desconfiando, que aquello era real, que alguien realmente pudiera amar a la discapacitada. No se rindieron y juntos lucharon por ello.

Pero la vida, que le había dado ese regalo, que tanto ella había agradecido… tenía otros planes, todo lo que le había dado, se lo arrebatado, en aquel atentado, que nadie pudo evitarlo, nadie pudo escapar de la muerte, Y Lucy ahí quedó, destrozada para siempre.

Ya habían pasado años de ello, Lucy no lograba volver a levantar el vuelo. Más de una cita había tenido, pero ninguno se encontraba a la altura, de aquel caballero, que la vida, le tenía listo un cruel destino. Era curiosa la expectativa, a ella la consideraban inferior, a lo mismo, ella veía a esos pretendientes sin su misma condición, igual, ya que por mucho que quisieran, disimular, no podían afrontar la discapacidad, siempre ponían trabas y pegas para vivir con normalidad.

“Nadie como tú, nadie, es capaz de mirarme, con la misma chispa de amor, de deseo, de sentimiento, como tú me mirabas, totalmente inocente, totalmente enamorada, nadie, ha sido capaz de ignorar la discapacidad para nuestra vida diaria, han puesto antes las barreras antes que la voluntad, Nadie más a ignorado a la sociedad, ante las grandes barbaridades que gritaban… Nadie, soy yo la única que sale perdiendo, aunque los equivocados son ellos, y tu muerto mi amor ¿Qué clase de justicia es esa? En cambio, los equivocados se llevan toda la razón, que injusto es el mundo mi amor

Te extraño tanto, si, el cuerpo tiene necesidades, pero mi corazón, ya tiene dueño, nada ni nadie, puede cambiar eso, tu mi amor, siempre tú., espérame, allá donde estés, juntos partiremos a la luz, para toda la eternidad.”

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Carta a mi bebé a los 6 meses de nacida

Estamos confinados. Así voy a empezar, mi querida Vicky ¿Qué significa? Que estamos en tiempo de Coronavirus, una enfermedad muy peligrosa, poco conocida, va matando lo . Llevas días encerrada, lo llevas bien la verdad, tu papá…

Leer más…