Sí.... Ella es mi hijita

Sí.... Ella es mi hijita

Sí... Ella es mi hijita, sí, no importa que tenga 4 patas, un cuerpo lleno de pelo, y un rabo, nada de eso importa... ella es un ser vivo con corazón y sentimientos, en el que llegó a mi vida, a causa de su sufrimiento, antes de llegar a mi, vivía, entre barrotes, condenada solo por existir... Sí efectivamente, antes de tener un cálido hogar, vivió en la calle, vivió enjaulada, vivió en una perrera...

Ni un añito tenía cuando la adoptemos, así que ya imaginarán que desde bebe, ya tuvo una vida difícil. Muchos tienen la idea que los perros, como los restos de animales, son inferiores, olvidándose que nosotros también somos animales...

Ellos también sienten, a ellos también, les duele, si se les pega, a ellos también les afecta cuando se les daña psicologicamente... Aunque no puedan hablar... entienden muy bien el vocabulario humano, y se hacen entender... aunque se diga, que los humanos son los mas racionales, os aseguro que ellos son mil veces mas racionales que nosotros.

Yo no tengo un hijo humano, pero para mi está perrita, es como mi hijita, yo se que para ella, tanto mi esposo como yo, somos sus padres... Como un hijo humano, ella necesita, atención, tiempo dedicado a ella, y mucho amor... a cambio ellos te lo agradecerán diariamente y eternamente...

Nunca imaginé que tener a mi hijita perruna, sería tan idéntico a tener Un hijo humano.... Sí claro no hay que cambiar pañales, pero si... sacarlos a sus horarios.... Como los niños, se agobian mucho rato en la cama, despiertan a sus padres con impaciencia.... No se trata de darles sus necesidades básicas, arrinconarlos en un lado... ¡No! Son como niños, necesitan de tu amor y tu tiempo.

Yera, mi perrita claro que agradece un hogar y comida, pero pone ultra feliz, cuando jugamos con ella, y que salgamos “sus papis” y ella, ufff es su mayor felicidad, como los niños cuando salen con sus familiares, por lo mismo, cuando discutimos, ella sufre enormemente, hace las mil y una y mas, por una reconciliación. Le encanta que le den mimos... cuando tiene miedo... se acurruca junto a nuestro cuerpo buscando bienestar y tranquilidad. En ocasiones me sorprende porque le encanta jugar con mi esposo antes de dormir, como los niños con su papas. Sufre al vernos mal... eso si, te llena de lametones (o seca las lágrimas con su lenguita) que si o si te saca una sonrisa...

Deberéis verla el día de reyes, no se como sabe... pero asta que no tiene su regalo no para... cuando ve que hay un regalo para ella, ufff empieza saltar y a emocionar de felicidad....

Cada día me sorprende más de la humanidad que tienen... por ello y mucho mas, no puedo dejarla de amar, como lo que es mi hijita perruna.. pero como si tuviera un hijito humano, la amo y la protegers.é más que a mi vida... porque ellos no son simples perros... son identicos o superiores a los propios humanos.

De Vanesa Ruiz García

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Carta a mi bebé a los 10 meses de nacida

Ufff si, no puedo evitar suspirar, al mirarte, y comprobar que diez meses ya han pasado, desde que llegaste al mundo, en este mes, como en la mayoría, no sobran las novedades.

Lo que no cambia desde casi tus seis meses, es…

Leer más…
Comentarios: 0