Sexualidad y salud sexual

Una fantasía de la violación o rapto es una fantasía sexual que implica imaginar o pretender ser coaccionado -o coaccionar- a otro u a otra en una actividad sexual. En los juegos sexuales, implica representar un papel y una función de sexo coercitivo. La pornografía de la violación es la literatura o las imágenes asociadas a la violación como una forma de excitación sexual.

Fantasia

La fantasía de la violación es una fantasía sexual común entre los hombres y las mujeres. La fantasía suele implicar al fantasioso ya sea como víctima obligada a mantener relaciones sexuales, o como autor del supuesto crimen. Algunos estudios han encontrado que las mujeres tienden a fantasear acerca de ser obligadas o coaccionadas a la actividad sexual con más frecuencia que los hombres. Un estudio de 1974, por Hariton y Singer encontró que ser “dominadas u obligadas a renunciar” fue la segunda fantasía mas frecuente en su encuesta; un estudio realizado en 1984 por Knafo y Jaffe encontró que ser dominada era la fantasía más común durante el coito en su estudio; y un estudio de 1988 por Pelletier y Herold encontró que más de la mitad de las mujeres encuestadas tenia fantasías de sexo forzado. Otros estudios también hallaron el tema, pero con menor frecuencia y popularidad. Sin embargo, estas fantasías femeninas no implican necesariamente deseos sujetos a ser forzadas a relaciones sexuales no consensuadas en realidad – las fantasías suelen contener imágenes románticas donde la mujer se imagina ser seducida, y que el hombre que se imagina es atractivo. Más importante aun, la mujer permanece en total control de su fantasía. Las fantasías no implican generalmente que la mujer reciba daño alguno. Por el contrario, algunas mujeres que han sido víctimas sexuales en su pasado, informaron fantasías sexuales no deseadas, de forma similar a los flashbacks de su violación. Son imágenes realistas, y la mujer suele recordar el dolor físico y psicológico al que ha sido sometida.

La hipótesis más frecuentemente citada de por qué las mujeres fantasean de verse obligadas y coaccionadas a algún tipo de actividad sexual, es que la fantasía evita la culpa socialmente inducida – que la mujer no tiene por qué admitir responsabilidad de sus deseos y conductas sexuales. Un estudio de 1978 por Moreault y Follingstad fue consistente con esta hipótesis, y se encontraron que las mujeres con altos niveles de culpabilidad sexual eran más propensas a presentar fantasías temáticas en torno a ser dominadas, forzadas y sentirse impotentes. Por el contrario, Pelletier y Herold utilizaron una medida diferente de la culpabilidad y no encontraron ninguna correlación. Otras investigaciones sugieren que las mujeres que presentan fantasías sexuales donde son forzadas tienen una actitud más positiva hacia la sexualidad, lo que contradice la hipótesis de la culpabilidad. Un estudio realizado en 1998 por Strassberg y Lockerd encontró que las mujeres que fantaseaban acerca de la fuerza, eran generalmente menos culpables y mas erotofílicas, y como resultado tenían más frecuentes y más variadas fantasías. Adicionalmente, indicaron que las fantasías que implicaban el uso de la fuerza no eran claramente las más comunes ni las más frecuentes.

Un estudio del año 1980 encontró que el 45.8% de los hombres fantaseaba durante un coito heterosexual sobre una “escena en la que [tenían] la impresión de haber sido violados por una mujer” (3.2% a menudo y el 42.6% a veces), el 44.7% fantaseaban con una escena en la que una mujer seducida “pretendía resistir” y el 33% fantaseaban con violar a una mujer. Aunque en el caso de los hombres, la violación se centra en torno a violar en vez de ser violados, encuentra la excitación sexual ya sea de imaginar una escena donde la mujer al principio objeta, pero luego le gusta y desea participar en el coito, o bien se encuentra en imaginar que a la mujer no le gusta y la excitación se asocia con la idea de hacerle daño.

Un estudio en mujeres de edad universitaria encontró que más de la mitad habían tenido fantasías de ser violadas o coaccionadas, cosa que, afirmado en otro estudio, están dentro del rango normal de la sexualidad femenina.

Juegos & BDSM

Una variante del juego sexual es la fantasía de la violación o del rapto, también llamado como juego de rol de sexo forzado. El encierro se ha convertido en el término más preferido en los círculos BDSM, ya que hace una distinción entre el juego de rol consensual y un asalto no consentido. Aunque la consensualidad es un componente importante del juego sexual, la ilusión de la no consensualidad (es decir, una violación) es importante para mantener la fantasía. Cruzar la línea puede constituir un delito de asalto.

Dado que la ilusión de la no consensualidad es importante para la fantasía, se suele establecer una o más palabras de seguridad. De este modo, un participante puede protestar sin detener la escena, a menos que utilice la palabra de seguridad. A menudo, se utiliza una variante del sistema del “semáforo”, con diferentes colores que designan diferentes mensajes: “rojo” para detenerlo todo, “amarillo” para frenar o tomar con calma, y así sucesivamente. Para las escenas donde hay un elemento de sorpresa, el “violador” puede utilizar un startword u otra señal de identificación.

En las escenas de sexo forzado consensuado, todos los participantes negocian cuidadosamente lo que transcurrirá de antemano. Los límites son respetados y dejados bien claros, para mantener el juego seguro, sensato y consensuado. Esta negociación también podría incluir hablar de los problemas emocionales de la pareja, especialmente si ha habido una historia previa de abuso sexual real o asalto.

Violacion pornografica

La violación pornografía es un género de pornografía que involucra la representación de una violación.

Existe cierto debate sobre si este tipo de pornografía alienta a los hombres a cometer una violación. La combinación de sexo con violencia es lo que distingue la cuestión sobre la pornografía de la violación de la pornografía en general. Estudios sobre el asunto han dado resultados contradictorios.

El 30 de Agosto de 2006 se anuncio que la posesión de las representaciones de una violación se convertirían en delito en Inglaterra y Gales, incluyendo las que implican mayores de edad y las imágenes o grabaciones falsas. En Alemania, la distribución de material pornográfico con un contenido de violación real o falsa es ilegal. La pornografía con escenas de violación es legal en los Estados Unidos y en Japón.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Última actividad

Miguel Escalona ahora es miembro de Revista Discover
Hace 14 horas
greetings to this distinguished community I am a newly graduated designer and I specialize in commercial floor mats and its installation, I like to include innovative designs to always mark the difference before the competition .. and to you that yo…
louisznap actualizó su perfil
ayer
louisznap ahora es miembro de Revista Discover
ayer
Carlos Perez posted blog posts
Viernes
MiguelMontes actualizó su perfil
Jueves
MiguelMontes and francisca rodriguez joined Revista Discover
Jueves
francisca rodriguez actualizó su perfil
Jueves
Más...