Sexualidad y salud sexual

España, 2014 .- Eduardo (nombre ficticio) habla con total normalidad de su trabajo. “Unos son mecánicos, otros periodistas o abogados. Yo he elegido esto”, explica con un marcado acento canario. Con “esto” se refiere a una profesión, la suya, que recibe muchos nombres, con diferentes matices y algunos con connotación negativa: chapero, gigoló, chico de compañía, taxiboy, prostituto, puto… “Yo soy un trabajador del sexo. Punto”, zanja Eduardo.

Tiene 28 años, es español y trabaja en locales de Madrid, dice sin dar más explicaciones. “Intento llevarlo con la mayor discreción posible. Por mí, por mi familia y por mis clientes”, apunta.

Los expertos explican que la prostitución masculina es mucho menos visible que la femenina y admiten que es prácticamente imposible saber cuántas personas se dedican a ello en España. En la página Milanuncios.com, por ejemplo, se publica un nuevo anuncio de "chico de compañía" cada 15 minutos.

“Hay mucha gente que se dedica a esto de forma temporal y se lleva con mucha discreción. Las mujeres que pagan por sexo lo hacen de forma oculta porque no está bien visto socialmente y también los hombres que recurren a estos servicios, por el estigma de la homosexualidad”, explica Iván Zaro, experto en prostitución masculina y coordinador del programa de atención a la prostitución masculina y transexual del Ayuntamiento de Madrid.

Zaro, que afirma que sólo en Internet se pueden encontrar más de 900 ofertas de este tipo, dibuja el perfil del prostituto como un hombre de entre 25 y 35 años que en su mayor parte se dedica a ello de forma voluntaria y no es víctima de trata, como ocurre frecuentemente en la prostitución femenina.

ENTRE 1.500 Y 3.000 EUROS

Explica que, exceptuando quienes trabajan en la calle, suelen tener un buen nivel de estudios, “mínimo bachiller y muchos con estudios universitarios”. Entre los extranjeros que se dedican a ello abundan los brasileños y venezolanos, pero Zaro subraya que desde que comenzó la crisis se ha triplicado el número de españoles que se dedica a la prostitución.

Eduardo comenzó en el verano de 2011. En ese momento, trabajaba como dependiente en una tienda de telefonía y decidió prostituirse para conseguir ingresos extra. “Con lo que ganaba en mi trabajo no me llegaba para pagar alquiler, comida, tabaco, gastos…” Hace un año le despidieron y ahora se gana la vida exclusivamente como trabajador del sexo: “En un mes puedo sacar entre 1.500 y 3.000 euros, depende de cómo se dé”.

Puntualiza que sus tarifas varían en función del servicio. Por ejemplo, y negándose a hablar de cifras concretas, dice que si además de sexo consume drogas con el cliente el precio sube. “Hay quien lo hace sin preservativo y ahí sí que se dispara un poco el precio, pero yo paso”, asegura.

Zaro da algunas cifras de referencia: “Si tienen mucha necesidad de dinero, pueden aceptar servicios por una cantidad irrisoria como 10 euros o sexo sin protección por 300 euros”. Entre las sustancias más consumidas en este ámbito, explica Eduardo, están la viagra y el popper, un dilatador.

Desde que empezó, Eduardo siempre ha ofrecido sus servicios a través de anuncios en Internet en los que cuelga una foto, sus medidas y lo que está dispuesto a hacer. Los prostitutos suelen trabajar principalmente en saunas o pisos y ya sólo una minoría ofrece sus servicios en la calle. Eduardo explica que en Madrid las zonas principales son Sol y la calle Almirante.

PERFIL DE LOS CLIENTES

Pero, ¿quién recurre a estos servicios? Zaro explica que en el caso de la prostitución callejera los clientes suelen ser hombres de 60 o 70 años, mientras que en los locales son también hombres, muchas veces casados y con hijos, cuya edad varía entre los 30 y los 40 años. “Hay más mujeres que contratan estos servicios de los que la sociedad piensa, pero menos que hombres. También recurren a ello parejas heterosexuales como juego sexual”, matiza.

Una investigación dirigida por Zaro en 2007 apuntaba a que el 22,8% de los prostitutos se declaraba homosexual, el 30,7% heterosexual y el 46,5% bisexual. En este sentido, Eduardo se muestra rotundo: “Yo soy heterosexual aunque el 90% de mis clientes son hombres”. Explica que en los dos años que lleva ejerciendo puede contar las clientas “con los dedos de la mano”. “Ha habido de todo, desde una señora de más de 50 a una chavala de 25, pero yo no pido los detalles de la vida de mis clientes”, zanja.

EL PROBLEMA DEL VIH

Guillermo López, técnico de salud de la Fundación Triángulo, explica que uno de los mayores problemas en la prostitución masculina es la abundancia del VIH: “Cada vez hay más tasa. Según datos del Centro Sanitario Sandoval, que es referente en España, casi cerca de un 18% de los trabajadores del sexo dieron positivo a la prueba del VIH, frente a un 0,8% de las mujeres con la misma actividad.”

Por el contrario, López, al igual que Zaro, explica que apenas existe la explotación masculina, aunque reconoce que se ha dado algún caso. “Es aislado. No hemos visto casos de violencia como sí ocurre con las mujeres. Sí que existen pisos en los que la persona que lo lleva se lucra y puede cometer abusos con los trabajadores, pero no están forzados ni hay una red como tal ni una dependencia”.

Eduardo confirma que él es trabajador sexual porque quiere: “A mí nadie me obliga. En esto coincidimos muchos: tienes libertad, no tienes que aguantar las malas caras de tu jefe. Pero también es muy sacrificado porque me paso el día de guardia. Si estoy en el gimnasio y suena el móvil, tengo que atenderlo. Como los bomberos. El trabajo es el trabajo”.

De; http://www.huffingtonpost.es/

Fuente; http://www.huffingtonpost.es/2013/07/13/prostitucion-masculina-espanoles_n_3584456.html

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Última actividad

Montaña de 7 colores en 1 día.
¿Buscas una aventura de un día, después de tu viaje inolvidable a Machu Picchu? La montaña de 7 Colores (Vinicunca) es para ti. Esta maravilla natural fue considera entre los 100 lugares que debe de visitar antes de mo…
Trek Camino Inca 2D/1N.
El tour Camino del Inca en 2 días y 1 noche te permitirá disfrutar de una de las rutas más impresionantes de Sudamérica. El trek Camino del Inca de 2 días y 1 noche recorre la última parte del Camino Inca tradicional y hace p…
Paquete turistico Perú: Cusco, Machu picchu y Lago Titicaca.
Machu Picchu y el Lago Titicaca son dos maravillas que vale la pena conocer en Perú. y casi siempre estan inclucidos en paquetes turisticos Perú, que ayudan a muchos visitantes recorrer lo…
Cusco & Machu Picchu en 5 días.
Un tour a Cusco y Machu Picchu en familia durante 5 días es la opción ideal para conocer y disfrutar de los atractivos mas importantes a un ritmo tranquilo y sin apuros.
https://bit.ly/2lUKFFN
Bereniz ahora es miembro de Revista Discover
Hace 9 horas
https://factordetransferencia.org/4life/

así las cosas
Rodrigo Santos ahora es miembro de Revista Discover
ayer
Emmanuel Muñiz Alejandro replied to Javier Garcia's discussion Regalo picante para mi novia
"Soam no por favor. "
ayer
Emmanuel Muñiz Alejandro replied to Javi Gomez's discussion Todo lo que necesitas saber sobre el IVA de los autónomos
"Spam no por favor. "
ayer
Emmanuel Muñiz Alejandro commented on Elsinas Linos's blog post About Roahces
"Spam no. Please. "
ayer
Emmanuel Muñiz Alejandro commented on Vane's blog post Carta a Vicky Sofi a una semana antes de su nacimiento
"Qué carta más bonita e inspiradora.Ya me ilusiona mucho pensar en el nacimiento de la bebé. Ya falta poco."
ayer
Vane posted a blog post
Mi pequeña guerrera, falta poquísimo para conocernos, a más tirar siete días, pero tú, mi pequeña, tienes la última palabra, puedes salir antes, si así lo deseas, si son cosa de los doctores, donde facilitaran todo para que tu y yo estemos bien.

 …
Lunes
Más...