Un año más en este mundo... Ya son 27 viviendo con parálisis cerebral

No, hoy no es ese día, pero si de aquí dos días, 8 de junio.... Un año más de mi nacimiento, ya son 27 que llevo en este mundo llamado vida... Sí aun soy muy joven, dirán aquellos que pasan de los 40, pero no tan joven para los niños que no llegan a la década. Yo si, me veo joven, pero poco a poco por año que pasa, un pelín de esa juventud, va quedando atrás, es que ya son 27 en tres años, ya el dos me habrá abandonado, para dar paso al tres... ya solo queda cuesta arriba.

Mi nacimiento fue antes de lo previsto, nací en Junio en vez de septiembre que es cuando debía nacer, nací sietemesina, no entiendo porque tanta prisa por nacer, en todos los sentidos, ya que para ser el primer parto de mi madre, en 4 horas ya estaba nacida, por parto natural, sin cesaria, pero bueno, el caso es que los médicos, no pudieron salir de su asombro, al ver que pesaba mas de dos quilos, así que me libre de la incubadora... Pero no por mucho tiempo...

Ya desde antes de que a mi madre le dieran el alta, yo ya no comía como era debido, es más perdía peso, en vez de poner, mi madre no dejaba de advertir a los médicos que algo me pasaba, pero ellos la tomaron como una madre primeriza, muy joven e inexperta, como tal, era normal que le preocupara asta la más mínima pequeñez. Por lo tanto, ni caso le hicieron, al tercer día, el alta nos dieron.

Días mas tarde, se vieron obligados a ingresarme, no porque detectaron que algo me rondaba no, más bien para calmar a esa madre alterada, que se preocupa por nada... eso es lo que creían ellos, en cuanto me metieron en la incubadora con apenas 13 días, se encendió el censor de alarma, las convulsiones fueron protagonistas, ahí fue, cuando al fin los médicos echaron a correr.

Meningitis tenía, una enfermedad inevitable, pero las secuelas que me dejó se podían haber evitado, con un tratamiento a tiempo, pero ellos, decidieron ignorar y tratar como exageración...

No fueron tiempos fáciles para mis padres, el temor de perder a su única hija recién nacida, era inevitable.... pasó tiempo antes de que la alarma de mi vida estuviera en S.O.S pasase.

Pero ese día llegó... Cuando al fin me iban a dar el alta, un nuevo enemigo me visitaba, sí... la hidrocefalia, esa vez, no tardaron en meterme en quirófano, con apenas un mes y medio de edad, me pusieron la válvula correspondiente, pero el peligro no pasó, mi cuerpo la rechazaba, no la aceptaba, nuevamente a operar de urgencia, por segunda vez se volvía a repetir lo mismo, mi cuerpo la rechazaba, obligando a los expertos a operarme por tercera vez ¿la tercera la vencida? Esa vez no, aun tuvieron que meterme en quirófano por cuarta vez... Por fortuna, ya fue la última. No quiero ni imaginar lo que tuvieron que pasar mis padres, apenas pasaban de los veinte, recién salía su hija del peligro de muerte, ya volvía a estar dentro, ya volvía a estar en la U.C.I. Sí, se que yo era ese bebe, pero no recuerdo absolutamente nada, cosa que me alegro, porque si tuviera que pasar por lo mismo ahora, realmente no sería capaz.

Pero aquí estoy a 48 horas de cumplir 27 años, ya muchos sabéis de mi, de mi vida, no es necesario entrar en detalles, solo quería repasar una vez más mis primeros días en el planeta tierra, el como llegó a mi la discapacidad.... Ahora no puedo evitar preguntarme... Si no hubiese tenido tanta prisa por salir.... si hubiese nacido dos meses mas tarde... ¿la meningitis me hubiese atacado? Es algo que jamás sabre, pero algo si que tengo seguro... si es que los médicos hubiesen echo bien su trabajo desde el primer segundo... si claro tendría discapacidad... pero las secuelas serían de lo más mínimas, mi vida hubiese sido totalmente distinta.

De Vanesa Ruiz García

Si queréis conocer más de mi... No os perdáis este video... ¡Haz clic en el enlace!

http://disgoo.com/video/vida-de-una-chica-con-paralisis-cerebral

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Carta a mi bebé a los 11 meses de nacida

Mi pequeña gran guerrera, ya 11 meses, un mes, ya habrá echo un año, que decidiste adelantarte, a los dos días que me quedaban para que te sacarán a la fuerza, tu dijiste… “A no, eso no, yo decido cuando salir” Sí, sí, fue menos…

Leer más…
Comentarios: 0

Carta a mi bebé a los 10 meses de nacida

Ufff si, no puedo evitar suspirar, al mirarte, y comprobar que diez meses ya han pasado, desde que llegaste al mundo, en este mes, como en la mayoría, no sobran las novedades.

Lo que no cambia desde casi tus seis meses, es…

Leer más…
Comentarios: 0