Viaje a México 2010; La family Mexicana

Viaje a México 2010; La family Mexicana

De Vanesa Ruiz García

Al fin aterricemos, ya desde el avión se veía, todos los edificios iluminados, no pequeña longitud, que nervios... ¡ya estaba en méxico! y en breve conocería a la familia de Emmanuel, que era también mi familia. Me devolvieron mi silla manual, que la habían embarcado, el caso, es que no se los golpes que le habían dado, pero un reposabrazos, me lo dieron descolocado, sí, sí, se lo habían cargado. Al bajar del avión me fijé en algo que me tenía intrigada... era el color de piel de la gente, una vez, una persona me dijo "solo el 10% de la población es de piel clara" yo estaba dispuesta a comprobarlo, ya empecé mi analisis desde que bajé del avión. Las voces que escuchaba, tenían ese acento tan original, que tanto nos gusta a los españoles, ya sabéis, lo escuchamos, como aquí decimos... cantaito jeje, la verdad es gracioso, me gusta más que el español, pude observar, que esa persona en un principio tenía razón predominaba lo morenito.

Seguimos nuestro trayecto, en busca de las maletas, no tardemos en recuperarlas. Me fijé en la gente que esperaba a sus familiares, amigos, que llegaban de esos vuelos. No estaba segura, pero me fije en una mujer, que saludaba efusivamente "Emmanuel, creo que tu madre nos está saludando" lo que ocurrió a continuación, fue todo tan rápido... en menos de que me diera cuenta, emmanuel, había desaparecido de mi campo de visión, alguien llevaba mi silla, pero no era él, sino Jaime, su papá, se encontraba todo emocionado, por conocerme. No tardemos en volver con Emmanuel, pero antes conocí a sus hermanos, Daniel, y Estephano. En poco tuve delante, a Lidia, la madre de Emmanuel, sus lágrimas caían por sus mejillas, me abrazó. También me dejó su chaleco de lana, porque yo la verdad, estaba congelada (no creeí que hiciera tanto frío en un avión) A continuación, fuimos hacer el cambio de moneda, de € a peso, yo quede sorprendida, de 350 € a 7000 pesos ¡era rica y sin saberlo! jeje Los hermanos de Emmanuel, nos ayudaron con el equipaje, cada uno llevaba una maleta y una bolsa pequeña ¡pobres, acababamos de llegar, ya iban cargados por nosotros!

1300177?profile=original

Salimos al exterior, allí ya nos esperaba un taxi, para conducirnos a todos al lugar indicado, el vehículo era grande, dos, asientos, adelante (donde se situaron el conductor y Daniel) tres en medio (emmanuel, Estephano y yo) tres detrás (mis suegros, Lidia y Jaime) La verdad yo estaba cansadísima, entre que no había descansado, el frío, y el cambio de horario, yo me dormía. Emmanuel hablaba entusiasmado con sus hermanos y padres, yo escuchaba y miraba, eran las 10 de la noche, pero eran como si fueran las 5 de la mañana (hora española) Nos dirigimos hacía la casa de Lidia y Daniel, al ajusco, un lugar perdido en las afueras, éllos mismos se liaban para llegar.... Pero lo hicimos, allí nos esperaba Magdalena, la abuela o "abita" como llaman ellos, los muñiz alejandro a su abuela, allí, en la puerta estaba, esperando nuestra llegada, se emocionó al vernos.

1300211?profile=original

Fuimos directos al comedor, para cenar algo, era 31 de octubre, se celebraba el día de muertos, personalmente, me bebí un baso de leche con cacao, probé el famoso pan de muertos, allí pasemos un rato, muy agradable, entre risas y charlas. Después nos sentemos en el sofá, Jaime, me arreglo el reposabrazos que el avión estropeo, nos dio algo más de dinero, para acabar de disfrutar de esas vacaciones, mientras yo hablaba con Estephano, le respondía todo aquello que me preguntaba. Todos los de la familia estaban con ganas de descansar, no tardemos en ir a nuestra habitación de esas vacaciones. Sinceramente, era media noche pasadas, y a mi el sueño se me había largado. Esperé a la una, telefoneé a mi madre, ya que allá eran las 8 de la mañana, que con la emoción y todo, olvidemos escribir el correo acordado. Nos acostemos, pero a las 4 de la mañana ya estaba despierta (ya sabeis, el reloj biologico, el cambio de horario) por suerte me dormí un poco mas, pero no mucho porque a las 6 ya tenía la televisión (que había en nuestra habitación) encendida. Todos los programas, estaban en mexicano, la verdad me interesé por series, que aquí en españa ni caso les hacía.

A las 7 nos levantemos, me sorprendí, porque no eramos los únicos, aunque se notaba que a Estephano le habían despertado, desayunemos, empecemos a repartir (después de arreglarnos) los regalos que trajimos... Jaime y Estephano, volvieron a su casa, y nosotros, seguimos con la siguiente actividad, que en otro capitulo se explicará.

 

 
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Carta a mi bebé a los 11 meses de nacida

Mi pequeña gran guerrera, ya 11 meses, un mes, ya habrá echo un año, que decidiste adelantarte, a los dos días que me quedaban para que te sacarán a la fuerza, tu dijiste… “A no, eso no, yo decido cuando salir” Sí, sí, fue menos…

Leer más…
Comentarios: 0

Carta a mi bebé a los 10 meses de nacida

Ufff si, no puedo evitar suspirar, al mirarte, y comprobar que diez meses ya han pasado, desde que llegaste al mundo, en este mes, como en la mayoría, no sobran las novedades.

Lo que no cambia desde casi tus seis meses, es…

Leer más…
Comentarios: 0