Diario: Viaje a México; la despedida

Diario: Viaje a México; la despedida


26 de diciembre, faltaba un día para partir, para subir a ese avión y volver a España. ¡No quería! realmente no me importaba que surgiera algo que evitara que ese avión despegara. Emmanuel tuvo que irse desde por la mañana a la ciudad acabar de recoger unas cosas, en compañía de su hermano mas pequeño, Estephano. Yo me quedé en la casa, junto a los demás. Por un lado, irían más deprisa sin mí, por otro, ya les tocaba a los dos hermanos, el mayor y el más pequeño estar ellos solos, en compañía, hablar de sus cosas.


Por mi parte, estuve bien en la casa de Hidalgo. Cuando ellos se fueron, yo estaba en el salón leyendo el libro que me había traido el tió <<el psicoanalista>> Jaime (su padre) había puesto un poco de música. La verdad era un día dificil para mi, se me acumulaban varias cosas... el 26 de diciembre de hace 4 años, murio mi abuela, de un tumor cerebral, y los recuerdos de terrible día me abrasaban con fuerza.... se acercaba la despedida... para nada quería, ¿por qué querría alejarme de una familia que me integraba, ayudaba y quería? ¿porque querría alejarme de una tierra, donde me integraban como joven de 25 años que tengo? ¿por qué querría alejarme de los únicos amigos que tengo? ¿yo quería volver a España? la verdad no, pero tengo un trabajo, cosas necesarias que debía recoger, un piso que dejar... no podía dejarlo todo a lo loco, aunque ganas no me faltaban... Por esos motivos la tristeza me invadía, incluso lágrimas en silencio se apoderaban de mi... Cerre el libro, decidí, que en ese día era mejor no estar sola, necesitaba la compañía de seres queridos como ellos. Pegue un grito, Daniel no tardo en aparecer, en el que me acompañó a la cocina, junto con los demás. Estuve haciendo un puzzle, con Altair y su madre, observando como hacían la comida, saliendo a la calle, a que me diera el sol. En la comida, estuve entretenida hablando sobre las tradiciones festivas que hay en España, ellos me explicaban las que existen en México...


Al acabar de comer, tuve que ir al baño que Daniel me ayudó sin problemas. Subimos a la habitación donde juguemos él y yo a la xbox, más tarde se incorporó Altair. A las siete más o menos decidimos dejar de lado la consola, e incorporarnos con los demás. Estaban alrededor de la chimenea encendida, haciendo y comiendo salchichas. Seguimos en la lectura del libro ya empezado, layemos un capítulo cada uno. Al acabar no sabía si era por el humo de la chimenea, o que no estoy acostumbrada a leer en alto, pero me dolía la garganta. El telefono de Deneb sonó era Emmanuel, que aun tardarían algunas horas en llegar. Cenemos sentados alrededor del fuego. La verdad no me importaba que Emmanuel tardara en llegar, estaba bien a gusto, con su familia, claro que también le extrañaba, bien pocas veces nos habíamos separado tantas horas... pero no por el echo de estar mal, incomoda con su familia.


Subimos arriba, a ver la película del "sexto sentido" de tanto los dos hermanos llegaban.... Antes de acostarnos esa noche, Emmanuel, Daniel, Estephano y Altair, se pusieron a jugar a la xbox, en esa última noche... Yo me quede dormida enseguida.

A la mañana no nos levantemos muy tarde, teniamos cosas que hacer, y poco tiempo, por suerte, el vuelo salía de noche. Emmanuel me llevó a una habitación que nunca había entrado, allí estaban todos en la cama tumbados hablando... Me fije, en la cara de Estephano, esos ojos que indicaban la tristeza ante nuestra partida. Un vuelco me dió al corazón al ser consciente, que aquello se acababa, no, no quería emocionarme antes de hora. Fue una mañana ajetreada, para variar se nos hizo tarde. Baje a comer a la velocidad porque el tiempo no sobraba...


Lleguemos a la estación de autobuses para ir al aeropuerto... El trayecto en compañía había llegado a su fin, llegó el momento del adiós... Hace dos años me emocione, cuando Emmanuel se emocionó, está vez no, esta vez, Emmanuel estaba bien, animando a todo el mundo, yo problemas tenía por reprimir las lágrimas... Ver la carita de todos, acabo de romperme, lágrimas tras lágrimas, sin poder calmarme... poco a poco nos íbamos alejando, asta desaparecer del todo...

Que decir... hoy mas de 15 dias después, aun les extraño, y la tristeza me invade como esa despedida... miro a mi alrededor solo veo soledad sin salida, aun ese deseo fuerte me invade, quiero estar con ellos, quiero estar con mi familia... quiero volver a México.

Si te lo perdisteis: También te puede interesar: 

Un diciembre diferente

En busca del cagatió

23 de diciembre en mexico

24 de diciembre en México

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Carta a mi bebé a los 6 meses de nacida

Estamos confinados. Así voy a empezar, mi querida Vicky ¿Qué significa? Que estamos en tiempo de Coronavirus, una enfermedad muy peligrosa, poco conocida, va matando lo . Llevas días encerrada, lo llevas bien la verdad, tu papá…

Leer más…