Publicaciones de Daniel Muñiz Alejandro (166)

Introducción

 

El derecho al agua es un derecho humano fundamental, dado que permite la continuidad en la existencia humana permitiendo garantizar una calidad de vida. El desabasto, mal uso o privatización impacta directamente en la cada vez menor posibilidad de acceder a tal derecho humano. Sin duda un paso fundamental es el reconocimiento jurídico de tal goce que implica la garantía por parte del Estado y sus instituciones; cuestión que es contemplada por la nueva Constitución de la CDMX. Pero un menoscabo o derogación en este derecho humano se vería reflejado en programas deficientes que entorpecerán el goce de tal garantía.

 

Por lo tanto, sostenemos que una derogación de los artículos referidos a derechos humanos en la nueva Constitución de la Ciudad de México tendrá un impacto negativo en el acceso al derecho humano al agua y saneamiento, teniendo por consecuencia poniendo en riesgo a la ciudadanía.

 

Una consideración, México es un país de amplia riqueza natural se encuentra en diversas problemáticas de agua, debido en parte a su situación geográfica. El 80% de la población se encuentra distribuida en la parte centro y norte del México. Sin embargo, el 80% de la riqueza natural e hídrica se concentra en la parte sur y sureste, dejando una paradójica distribución desigual entre la población y su necesidad de consumo de agua. A ello necesariamente debe sumarse las actividades económicas, tanto agropecuarias como industriales. La sola Zona Metropolitana concentra al 25% de la población, y en concreto la Ciudad de México tiene que hacer frente al problema de los hundimientos del subsuelo, como un problema añadido. La consecuencia lógica ha sido la explotación de los mantos freáticos, no obstante, el factor de consumo excede al de reposición, por lo que existe un peligro futuro de desabasto, ello aunado a los irreversibles daños que puede sufrir el ecosistema.

 

La elevada concentración de población en los centros urbanos, proceso que no se ha detenido, requiere un mayor consumo de agua para solventar las necesidades humanas y económicas. El 60% del agua que se suministra a la población en la zona conurbada de la Ciudad de México proviene del subsuelo del Valle, aunque la situación es análoga a regiones como la comarca lagunera donde el suministro proviene de pozos de agua subterráneos. En el caso del Valle de México, se tiene el problema añadido del constante hundimiento, que va desde los 11 cm hasta los 35 cm anuales. 

 

Los daños a la red de distribución propician fugas de agua potable calculadas en 30% del caudal conducido, reduciendo el abasto a los hogares. Adicionalmente, al quebrarse los tubos del drenaje, las aguas residuales se infiltran en el subsuelo contaminando progresiva y crecientemente los mantos acuíferos.

 

Las condiciones anteriores han originado una lucha ciudadana y popular por el acceso a de este recurso vital, en el presente caso, hacemos referencia al Movimiento Urbano Popular (MUP). Siendo éste, un frente conformado por diversas asociaciones civiles que desde la década de los años 70´s ha realizado movilizaciones y una serie de acciones para la defensa y garantía de diversos derechos y el acceso al goce de la ciudad.

 

A diferencia de las experiencias cooperativas y sindicalistas orgánicamente integradas a la estructura del partido hegemónico PRI, el Movimiento Urbano Popular (MUP) ha logrado desde su inicio distanciarse política y de manera ideológica, tanto de los partidos como del gobierno mismo, manteniendo su autonomía. Por otra parte, dado que su nivel operativo se encuentra en las colonias y barrios, el MUP se ha mantenido como un canal de enseñanza y aprendizaje político. “La primera dimensión significa rechazo a las tácticas de mediación, cooptación y control que el gobierno y su partido utilizan en este campo, y por ello, constituye la defensa legítima del derecho a la libre organización y expresión social” (Ramírez, 98).

 

Por otra parte, aunque la denominación del movimiento es urbano y popular, desde su fundación, no se ha limitado solamente a la obtención del suelo dentro del Distrito Federal, sino que ha logrado abanderar diversos actores sociales y problemáticas. Dicho movimiento también se ha caracterizado en abanderar la lucha por la defensa de los derechos humanos, el ejercicio de la democracia y del medio ambiente. Debido a su carácter, se ha volcado sobre todo en la lucha por la vivienda, destacándose en evitar la promulgación de la Ley de Vivienda finalmente aprobada por el Senado de la República Mexicana. No obstante, a pesar de estos retrocesos, el Movimiento Urbano popular se ha erigido como un componente esencial en la lucha por los espacios públicos del Distrito Federal, aunque debe puntualizarse que su finalidad no es la toma del poder, a diferencia de los partidos políticos. 

 

No obstante, la historia de éste frente social no se inscribe únicamente a la lucha por la vivienda, en éste caso también en la lucha por el agua. Parte del proceso de movilización del Movimiento Urbano Popular y diversas organizaciones como la Coalición Internacional para el Hábitat–América Latina (HIC- AL), así como la presentación de La Carta por el Derecho a la Ciudad. Tal documento procede de la Carta Mundial por el Derecho a la Ciudad, la cual propone el acceso continuo y progresivo de los diferentes derechos humanos en la Ciudad de México, como una estrategia en el empoderamiento de la ciudadanía en su espacio físico. Siendo lo anterior un referente e insumo vital en la propuesta de la Carta de Derechos de la nueva Constitución, donde el agua es un componente fundamental.

 

De manera más directa el MUP también realizó acciones en favor de la lucha por el derecho al agua. Tales acciones se realizaron bajo una movilización continua  en el espacio: Todxs Somos Constituyentes; un frente unido de diversas organizaciones sociales cuya finalidad es la creación de una serie de artículos que puedan ser incluidos en la nueva constitución de la Ciudad de México. Ello debido a que las condiciones en las que se conforma el grupo constituyente, sólo el 60 por ciento será por elección libre y directa. Ello alerta acerca de un retroceso de las conquistas sociales logradas en el DF tras el triunfo de la izquierda desde 1997. Lo cual ha resultado la participación en la redacción de la Constitución de la CDMX realizando aportaciones en materia de derechos humanos y el acceso al agua y al saneamiento en particular.

 

Temas urgentes de derechos humanos respecto al agua potable y saneamiento  

 

El proceso de promulgación de la Constitución de la Ciudad de México, tras una serie de movilizaciones y participación de diferentes actores en el grupo de los Constituyentes fue posible la aprobación de la Carta de Derechos en el Título segundo de la Constitución local. Tal apartado consiste en la presentación de los diferentes derechos humanos que el habitante de la nueva demarcación política gozará bajo los criterios de garantía y progresividad.

 

Tales avances en cuanto al acceso al agua y en general el goce, se encuentra bajo una serie de impugnaciones principalmente de la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, tanto de la Procuraduría General de la República. Tales impugnaciones a la Constitución de la Ciudad de México, y en particular a la Carta de Derechos presentada en la misma, supondría un grave retroceso.

 

 Tal derecho queda expresado en el art. 9, apartado F:

 

“1. Toda persona tiene derecho al acceso, a la disposición y saneamiento de agua potable suficiente, salubre, segura, asequible, accesible y de calidad para el uso personal y doméstico de una forma adecuada a la dignidad, la vida y la salud; así como a solicitar, recibir y difundir información sobre las cuestiones del agua.

2. La Ciudad garantizará la cobertura universal del agua, su acceso diario, continuo, equitativo y sustentable. Se incentivará la captación del agua pluvial.

3. El agua es un bien público, social y cultural. Es inalienable, inembargable, irrenunciable y esencial para la vida. La gestión del agua será pública y sin fines de lucro”.

 

Es decir, una impugnación o controversia procedente eliminaría un derecho humano fundamental. En consecuencia, los criterios que se encuentran en riesgo de acuerdo a los puntos señalados para el Relator serían los siguientes:

 

  • Disponibilidad
  • Accesibilidad del agua y saneamiento
  • Información, participación del servicio del agua

 

La controversia, impugnación o una llana derogación de la completitud de la Constitución de la Ciudad de México implicará una perdida completa de tales criterios.

 

Una vez expresado lo anterior, procedemos a mostrar las controversias realizadas por la Procuraduría de Justicia de la República en torno a la materia del agua que nos atañe:

 

  • Competencia para “definir” derechos humanos (establecimiento de una carta de derechos propia) del Art. 4, apartado A, numeral 4 que dice:

 

4.-Las autoridades adoptarán medidas para la disponibilidad, accesibilidad, diseño universal, aceptabilidad, adaptabilidad y calidad de los bienes, servicios e infraestructura públicos necesarios para que las personas que habitan en la Ciudad puedan ejercer sus derechos y elevar los niveles de bienestar, mediante la distribución más justa del ingreso y la erradicación de la desigualdad.

 

  • Derecho al agua en el Art. 9, Apartado F, numeral 1 de la Constitución de la Ciudad de México que expresa:

 

1.- Toda persona tiene derecho al acceso, a la disposición y saneamiento de agua potable suficiente, salubre, segura, asequible, accesible y de calidad para el uso personal y doméstico de una forma adecuada a la dignidad, la vida y la salud; así como a solicitar, recibir y difundir información sobre las cuestiones del agua.

 

La controversia de esta institución se basa en el presupuesto fundamental de identidad constitucional, la cual se considera nula, dado que en última instancia la reforma de la Ciudad de México no es la creación de un nuevo estado, ya que su función es el ser la sede de los Poderes de la Unión, luego pues los actos jurídicos autónomos se consideran anulados:

 

 “El objetivo de la reforma constitucional del 29 de enero del 2016, en materia de la Ciudad de México, no tuvo la finalidad de crear el Estado de la República número 32, sino simplemente acrecentar los ámbitos de autonomía de la Ciudad de México como sede de los poderes federales”

 

Encontrándose su fundamento constitucional en los artículos 2, apartado A, fracción III, 40, 43, 44, 45, 103, fracción II, 116, 122 Y Noveno Transitorio del Decreto.

 

Centrándonos en la materia que nos atañe, la Carta de Derechos se encuentra dentro de un concepto de invalidez, encontrándose en el capítulo segundo de la Constitución de la Ciudad de México. De acuerdo a la Procuraduría General de la República, que transgreden las facultades del Poder Reformador para regular lo relativo al alcance y el contenido de los derechos humanos, encontrándose la Carta de Derechos en contraveniencia con el artículo 122, apartado A, fracción I

Artículo 122

“La Ciudad de México es una entidad federativa que goza de autonomía en todo lo concerniente a su régimen interior y a su organización política y administrativa.

I. La Ciudad de México adoptará para su régimen interior la forma de gobierno republicano, representativo, democrático y laico. El poder público de la Ciudad de México se dividirá para su ejercicio en Legislativo, Ejecutivo y Judicial. No podrán reunirse dos o más de estos poderes en una sola persona o corporación ni depositarse el Legislativo en un solo individuo.

La Constitución Política de la Ciudad de México establecerá las normas y las garantías para el goce y la protección de los derechos humanos en los ámbitos de su competencia, conforme a lo dispuesto por el artículo 1o. de esta Constitución.”

 

Donde se mantiene el argumento que existe una sólo debe limitarse al goce y protección de los derechos limitando de antemano la posibilidad de acrecentar sus funciones respecto a tal materia.

 

De manera semejante la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal realiza una controversia contra el derecho humano al agua y al saneamiento, poniendo nuevamente de relieve la competencia de funciones ente el gobierno federal y local. Así se expresa que:

 

  • Controversia contra el art. 9, inciso f, numeral 3 que expresa:

 

“3.- El agua es un bien público, social y cultural. Es inalienable, inembargable, irrenunciable y esencial para la vida. La gestión del agua será pública y sin fines de lucro”.

 

  • De manera indirecta respecto al agua, se expresa que existe competencia de la CDCHDMX en materia de violaciones graves a derechos humanos en el art. Art. 48, numeral 4, inciso b)

 

4 Son atribuciones y obligaciones de la Comisión de Derechos Humanos:

 

b) Definir los supuestos en los que las violaciones a los derechos humanos se considerarán graves;”

 

Haciendo de manifiesto que la Consejería Jurídica considera que los artículos: 1 "; 3°; 4°; 18; 07; 21;122 27; 73, fracciones X, XVI, XXI, inciso c, XXV, XXX y XXIX-Z; 103; 105 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se encuentran violados por la Constitución de la Ciudad de México.

 

De acuerdo a la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, la procedencia en la controversia se fundamenta en el artículo 105 constitucional

 

"Artículo 105. La Suprema Corte de Justicia de la Nación conocerá, en los términos que señale la ley reglamentaria, de los asuntos siguientes:

I. De las controversias constitucionales que, con excepción de las que se refieran a la materia electoral, se susciten entre:

a) La Federación y una entidad federativa;”

 

De acuerdo a la institución demandante, de acuerdo a citado artículo, se desprende que los conflictos susceptibles de ser resueltos vía controversia constitucional, se pueden plantear entre la Federación y una entidad federativa.

 

En consecuencia, dicha institución expone que el derecho al gua expuesto en la Constitución de la Ciudad de México contraviene a la Carta Magna en los artículos 4°, 27 y 73 constitucionales exponiendo lo siguiente:

 

“Tomando en cuenta lo antes expuesto, es dable concluir que la Asamblea Constituyente se extralimitó en sus facultades al momento de determinar que además de ser inalienable e imprescriptible el agua, es irrenunciable, pues introduce una característica no reconocida en el propio artículo 27 constitucional.

En efecto, las características de un bien del dominio de la Nación, como lo es el agua, solo lo puede ser modificado por el propio Constituyente de la Carta Magna y el Congreso de la Unión, teniendo vedado la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México fijar, establecer o modificar tal condición.

Por lo tanto, ese Alto Tribunal deberá declara la invalidez de la porción normativa del articulo 9, inciso F, numeral 3, de la Constitución de la Ciudad de México, en lo tocante a señalar que el agua es "irrenunciable".

 

Puede observarse que los artículos en controversia, tanto por la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal como la Procuraduría General de la República, expresan más bien un problema político de competencia de atribuciones entre la federación y un gobierno local en su capacidad de gestión y administración del vital líquido. Supuesto en el cual el principio que subyace como bien jurídico tutelado es la invasión de esferas de competencia de un orden normativo respecto de otro que realizan órganos primarios en contra de poderes políticos locales. Controversia que afecta directamente el goce del derecho humano al agua.

 

Por otra parte, la Consejería no contraviene de ninguna manera la explotación concesionada sin respetar el espíritu humano en el acceso al derecho al agua y al saneamiento que se encuentra presente en la Carta de Derechos presente en la Constitución impugnada. Así, se expresa lo siguiente:

 

“De igual manera deviene inconstitucional el hecho de que la Asamblea Constituyente establezca que la gestión del agua será pública y sin fines de lucro, pues en términos del citado numeral 27 de la Constitución General, la explotación, el uso o el aprovechamiento del agua, por los particulares o por sociedades constituidas conforme a las leyes mexicanas, podrá realizarse mediante concesiones, otorgadas por el Ejecutivo Federal, de acuerdo con las reglas y condiciones que establezcan las leyes.

Esto es, el numeral que se combate es contrario a lo señalado en la Constitución General, pues modifica la posibilidad de que los particulares o las sociedades constituidas conforme a las leyes mexicanas participen en la explotación, el uso o el aprovechamiento del agua, a través de las concesiones que para tal efecto puede otorgar el Ejecutivo Federal para gestionar el agua.

En tal sentido, es claro que el actuar de la Asamblea Constituyente trasgrede las atribuciones del Congreso de la Unión para normar la materia, así como la del Ejecutivo Federal para otorgar concesiones en la materia”

 

Al encontrarse inconstitucional una gestión pública y sin fines de lucro que garantiza un derecho humano fundamental, es decir, se considera pertinente y constitucional considerar un lucro en torno a la explotación y uso del agua,  de una manera clara y diáfana la protección hacia la privatización en la explotación, propiedad y uso de los recursos acuíferos  . Es decir, en esta controversia existe un claro conflicto de intereses económicos en torno al agua.

 

Poner de relieve un lucro respecto al acceso al agua, es poner de relieve la incapacidad creciente que tendrá la población para su abastecimiento. Aquí existe una contradicción entre la argumentación de la Consejería Jurídica y el artículo 1, 4 y 27 constitucional que la misma institución evoca:

 

Artículo 1.

“En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece”.

 

Artículo 4.

“Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El Estado garantizará este derecho y la ley definirá las bases, apoyos y modalidades para el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos, estableciendo la participación de la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como la participación de la ciudadanía para la consecución de dichos fines."

 

Artículo 27.

“La propiedad de las tierras y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional, corresponde originariamente a la Nación, la cual ha tenido y tiene el derecho de transmitir el dominio de e -'as a los particulares, constituyendo la propiedad privada.

Las expropiaciones sólo podrán hacerse por causa de utilidad pública y mediante indemnización.

La nación tendrá en todo tiempo el derecho de imponer a la propiedad privada las modalidades que dicte el interés público, así como el de regular, en beneficio social, el aprovechamiento de los elementos naturales susceptibles de apropiación, con objeto de hacer una distribución equitativa de la riqueza”

 

La misma argumentación que ofrece la Consejería Jurídica resulta contradictoria ya que las controversias que esgrimen sólo resultan en un menoscabo al acceso al agua, al limitar la gestión autónoma de órganos fundamentales estatales y promover el lucro y usufructo en las fuentes, uso y explotación del agua. Es decir, dado que los derechos humanos deben ser garantizados por el Estado a la población, de igual manera considerando a poblaciones indígenas y grupos en situación de vulnerabilidad; de igual manera manteniendo la soberanía nacional de tales recursos hídricos en aras del interés público. No puede entrar en contradicción la garantía de los derechos humanos con la utilidad; no está por encima el lucro de los recursos sobre los diversos accesos a estas garantías; ello resultaría en una violación directa a un derecho humano (y a la Carta a los derechos en general) a la vida que impactará directamente en la calidad de la misma. En el artículo 4, puede constatarse más claramente este hecho, al decir que el Estado, los 3 niveles de gobierno, en conjunción con la ciudadanía deben establecer las bases jurídicas para ello. Como se verá más adelante, diversos tratados internacionales, así como los artículos constitucionales invocados, se encuentran en armonía.

 

Contramedidas Jurídico legales en la defensa del derecho humano al agua presente en la Constitución de la Ciudad de México

 

En el caso que presentamos de controversias constitucionales a un derecho humano fundamental, existen recursos jurídicos que permiten la participación de las Naciones Unidas y diversos organismos internacionales en la violación al acceso al agua que supondrá la derogación de la Carta de derechos presente en la Constitución local.

 

A nuestra consideración, parte de la defensa de mencionado derecho debe iniciar en la Carta Magna del país, donde en su artículo 1 se establece una igualdad entre este documento y los tratados internacionales suscrito por el Estado Mexicano. Es en este punto donde se establece un puente entre el derecho internacional y el nacional que pese a las impugnaciones permiten el rescate de tal acceso al agua potable y saneamiento. A continuación, presentamos los insumos básicos para una defensa jurídica

 

Capítulo I de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

 

“Art. 1. En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece. Párrafo reformado DOF 10-06-2011

Las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los tratados internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia. Párrafo adicionado DOF 10-06-2011

Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.”

 

Es decir, por principio parte de las funciones del Estado respecto a los ciudadanos es la garantía y progresividad de los derechos humanos contemplados en la Carta Magna y derivados de ésta tal como es el caso de la Carta de Derechos presente en la Constitución de la Ciudad de México. En consecuencia, existe una contradicción en torno a las impugnaciones y controversias realizadas por los mencionados organismos federales hacia la Carta de Derechos y el acceso al agua y saneamiento como un derecho humano en lo particular. Por otra parte, mentado artículo permite una defensa internacional del derecho al agua, dado que los tratados internacionales en esta materia firmados por el Estado Mexicano tienen la misma relevancia ante las leyes mexicanas.

 

De igual manera, la Ley Nacional de Aguas se establece a su vez que, en torno a las competencias entre los ámbitos federal y estatal, dado que es en gran medida el origen de la controversia al derecho humano al agua y al saneamiento en la Constitución de la CDMX:

 

“Art.5. Para el cumplimiento y aplicación de esta Ley, el Ejecutivo Federal: I. Promoverá la coordinación de acciones con los gobiernos de los estados y de los municipios, sin afectar sus facultades en la materia y en el ámbito de sus correspondientes atribuciones. La coordinación de la planeación, realización y administración de las acciones de gestión de los recursos hídricos por cuenca hidrológica o por región hidrológica será a través de los Consejos de Cuenca, en cuyo seno convergen los tres órdenes de gobierno, y participan y asumen compromisos los usuarios, los particulares y las organizaciones de la sociedad, conforme a las disposiciones contenidas en esta Ley y sus reglamentos

 

III. Favorecerá la descentralización de la gestión de los recursos hídricos conforme al marco jurídico vigente.

 

Art. 6.

VIII. Adoptar las medidas necesarias para el cumplimiento de acuerdos y convenios internacionales en materia de aguas, tomando en cuenta el interés nacional, regional y público”

 

De manera indirecta, el mantenimiento de la propiedad pública de las fuentes de agua y del servicio es una condición sine qua non por la cual debe mantenerse la garantía al derecho.

 

 ARTÍCULO 7. Se declara de utilidad pública:

 

“IV. El restablecimiento del equilibrio hidrológico de las aguas nacionales, superficiales o del subsuelo, incluidas las limitaciones de extracción en zonas reglamentadas, las vedas, las reservas y el cambio en el uso del agua para destinarlo al uso doméstico y al público urbano; la recarga artificial de acuíferos, así como la disposición de agua al suelo y subsuelo, acorde con la normatividad vigente;

 

VII. El mejoramiento de la calidad de las aguas residuales, la prevención y control de su contaminación, la recirculación y el reúso de dichas aguas, así como la construcción y operación de obras de prevención, control y mitigación de la contaminación del agua, incluyendo plantas de tratamiento de aguas residuales;”

 

En señalados extractos puede observarse que existe una garantía a la gestión descentralizada, así como relaciones intergubernamentales con la participación ciudadana en la gestión y administración del vital líquido, de tal manera que no debiera existir per se una controversia de competencias en tales niveles de gobierno.

 

A nivel internacional, y al amparo del Art. 1 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, deben mencionarse los Tratados suscritos por el Estado Mexicanos. En tal tenor, debe mencionarse el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales que en su artículo 11, numeral 1 nos expresa que:

 

“Art. 11

1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona a un nivel de vida adecuado para sí y su familia, incluso alimentación, vestido y vivienda adecuados, y a una mejora continua de las condiciones de existencia. Los Estados Partes tomarán medidas apropiadas para asegurar la efectividad de este derecho, reconociendo a este efecto la importancia esencial de la cooperación internacional fundada en el libre consentimiento”.

 

Artículo 12

 

“1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental. 2. Entre las medidas que deberán adoptar los Estados Partes en el Pacto a fin de asegurar la plena efectividad de este derecho, figurarán las necesarias para:

b) El mejoramiento en todos sus aspectos de la higiene del trabajo y del medio ambiente;”

 

Declaración Universal sobre la Erradicación del Hambre y la Malnutrición

 

5. Hoy más que nunca, la utilización de los recursos marinos y de las aguas interiores cobra importancia, como nueva fuente de alimentos y de bienestar económico. Por lo tanto, se deben tomar medidas para promover una explotación racional de estos recursos, preferiblemente para consumo humano directo, con objeto de contribuir a satisfacer las necesidades de alimentos de todos los pueblos.

 

Es decir, forma parte de las atribuciones del Estado el garantizar derechos a sus habitantes garantizando su derecho a la existencia digna, donde el agua y su acceso es una parte integral e inherente. En un tono semejante, el Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales permite reafirmar el compromiso que debe existir en la garantía del derecho al agua.

 

“Art. 11

Derecho a un Medio Ambiente Sano

1. Toda persona tiene derecho a vivir en un medio ambiente sano y a contar con servicios públicos básicos”

 

Declaración Universal de los Derechos Humanos Asamblea General de las Naciones Unidas

 

 Artículo 25

 

1. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.

2. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social.

 

 Declaración de los Derechos del Niño Asamblea General de las Naciones Unidas Aprobada el 20 de noviembre de 1959

 

Principio 4

 

El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social. Tendrá derecho a crecer y desarrollarse en buena salud; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales, incluso atención prenatal y postnatal. El niño tendrá derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.

 

Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos

 

Parte III

Artículo 6

1. El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho estará protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente.

 

Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer

 

“2. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en las zonas rurales a fin de asegurar, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, su participación en el desarrollo rural y en sus beneficios, y en particular le asegurarán el derecho a:

 

c. Gozar de condiciones de vida adecuadas, particularmente en las esferas de la vivienda, los servicios sanitarios, la electricidad y el abastecimiento de agua, el transporte y las comunicaciones.”

 

De una manera más amplia, directa y sustanciosa son las declaraciones realizadas por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales que dispone la relación entre el Estado y el cumplimiento del derecho al agua de acuerdo a tratados internacionales.

 

Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales Observación general Nº 15 (2002) El derecho al agua (artículos 11 y 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales)

 

El fundamento jurídico del derecho al agua

2. El derecho humano al agua es el derecho de todos a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para el uso personal y doméstico. Un abastecimiento adecuado de agua salubre es necesario para evitar la muerte por deshidratación, para reducir el riesgo de las enfermedades relacionadas con el agua y para satisfacer las necesidades de consumo y cocina y las necesidades de higiene personal y doméstica.

 

II. CONTENIDO NORMATIVO DEL DERECHO AL AGUA

 

10. El derecho al agua entraña tanto libertades como derechos. Las libertades son el derecho a mantener el acceso a un suministro de agua necesario para ejercer el derecho al agua y el derecho a no ser objeto de injerencias, como por ejemplo, a no sufrir cortes arbitrarios del suministro o a la no contaminación de los recursos hídricos. En cambio, los derechos comprenden el derecho a un sistema de abastecimiento y gestión del agua que ofrezca a la población iguales oportunidades de disfrutar del derecho al agua.

 

12. En tanto que lo que resulta adecuado para el ejercicio del derecho al agua puede variar en función de distintas condiciones, los siguientes factores se aplican en cualquier circunstancia:

a) La disponibilidad. El abastecimiento de agua de cada persona debe ser continuo y suficiente para los usos personales y domésticos. Esos usos comprenden normalmente el consumo, el saneamiento, la colada, la preparación de alimentos y la higiene personal y doméstica1.

c) La accesibilidad. El agua y las instalaciones y servicios de agua deben ser accesibles a todos, sin discriminación alguna, dentro de la jurisdicción del Estado Parte.

 

15. Por lo que se refiere al derecho al agua, los Estados Partes tienen la obligación especial de facilitar agua y garantizar el suministro necesario de agua a quienes no disponen de medios suficientes, así como de impedir toda discriminación basada en motivos sobre los que internacionalmente pesen prohibiciones en lo referente al suministro de agua y a los servicios de abastecimiento de agua.

 

III. OBLIGACIONES DE LOS ESTADOS PARTES

 

18. Los Estados Partes tienen el deber constante y continuo en virtud del Pacto de avanzar con la mayor rapidez y efectividad posibles hacia la plena realización del derecho al agua. La realización de ese derecho debe ser viable y practicable, ya que todos los Estados Partes ejercen control sobre una amplia gama de recursos, incluidos el agua, la tecnología, los recursos financieros y la asistencia internacional, como ocurre con todos los demás derechos enunciados en el Pacto.

 

19. Existe una fuerte presunción de que la adopción de medidas regresivas con respecto al derecho al agua está prohibida por el Pacto19. Si se adoptan medidas deliberadamente regresivas, corresponde al Estado Parte demostrar que se han aplicado tras un examen sumamente exhaustivo de todas las alternativas posibles y que esas medidas están debidamente justificadas por referencia a la totalidad de los derechos enunciados en el Pacto en el contexto de la plena utilización del máximo de los recursos de que dispone el Estado Parte.

Obligaciones legales específicas

 

20. Al igual que todos los derechos humanos, el derecho al agua impone tres tipos de obligaciones a los Estados Partes, a saber: las obligaciones de respetar, proteger y cumplir.

a) Obligación de respetar

21. La obligación de respetar exige que los Estados Partes se abstengan de injerirse directa o indirectamente en el ejercicio del derecho al agua. Comprende, entre otras cosas, el abstenerse de toda práctica o actividad que deniegue o restrinja el acceso al agua potable en condiciones de igualdad, de inmiscuirse arbitrariamente en los sistemas consuetudinarios o tradicionales de distribución del agua, de reducir o contaminar ilícitamente el agua

 

b) Obligación de proteger

 

23. La obligación de proteger exige que los Estados Partes impidan a terceros que menoscaben en modo alguno el disfrute del derecho al agua. Por terceros se entiende particulares, grupos, empresas y otras entidades, así como quienes obren en su nombre. La obligación comprende, entre otras cosas, la adopción de las medidas legislativas o de otra índole que sean necesarias y efectivas para impedir, por ejemplo, que terceros denieguen el acceso al agua potable en condiciones de igualdad y contaminen o exploten en forma no equitativa los recursos de agua, con inclusión de las fuentes naturales, los pozos y otros sistemas de distribución de agua

 

26. La obligación de cumplir exige que los Estados Partes adopten las medidas necesarias para el pleno ejercicio del derecho al agua. Esta obligación comprende, entre otras cosas, la necesidad de reconocer en grado suficiente este derecho en el ordenamiento político y jurídico nacional, de preferencia mediante la aplicación de las leyes; adoptar una estrategia y un plan de acción nacionales en materia de recursos hídricos para el ejercicio de este derecho

 

IV. VIOLACIONES

 

40. Para demostrar el cumplimiento de sus obligaciones generales y particulares, los Estados Partes deben demostrar que han tomado las medidas necesarias y factibles para garantizar el ejercicio del derecho al agua. De conformidad con el derecho internacional, el no actuar de buena fe para tomar tales medidas constituye una violación del derecho

 

42. Las violaciones del derecho al agua pueden producirse mediante actos de comisión, la acción directa de los Estados Partes o de otras entidades que no estén suficientemente reglamentadas por los Estados. Las violaciones pueden consistir, por ejemplo, en la adopción de medidas regresivas que sean incompatibles con las obligaciones básicas (mencionadas en el párrafo 37 supra), la revocación o suspensión formal de la legislación necesaria para el continuo disfrute del derecho al agua, o la promulgación de legislación o adopción de políticas que sean manifiestamente incompatibles con las obligaciones jurídicas nacionales o internacionales preexistentes en relación con el derecho al agua. 43. Entre las violaciones por actos de omisión figuran el no adoptar medidas apropiadas para garantizar el pleno disfrute del derecho universal al agua, el no contar con una política nacional sobre el agua y el no hacer cumplir las leyes pertinentes.

 

V. APLICACIÓN EN EL PLANO NACIONAL

45. De conformidad con el párrafo 1 del artículo 2 del Pacto, los Estados Partes deberán recurrir a "todos los medios apropiados, inclusive en particular la adopción de medidas legislativas", para dar cumplimiento a sus obligaciones dimanantes del Pacto. Cada Estado tiene un margen de discreción al determinar qué medidas son las más convenientes para hacer frente a sus circunstancias específicas. No obstante, el Pacto impone claramente a cada Estado la obligación de adoptar las medidas que sean necesarias para que toda persona disfrute del derecho al agua, lo antes posible. Las medidas nacionales encaminadas a asegurar el disfrute del derecho al agua no han de obstaculizar el disfrute de otros derechos humanos. Legislación, estrategias y políticas

 

46. Deberán examinarse la legislación, las estrategias y las políticas existentes para determinar que sean compatibles con las obligaciones relativas al derecho al agua, y deberán derogarse, enmendarse o cambiarse las que no sean congruentes con las obligaciones dimanantes del Pacto.

 

CONSEJO EUROPEO 

 

“Resolución del Consejo Europeo sobre Derecho del Medio Ambiente

 

2. Los poderes públicos deben adoptar las medidas necesarias para favorecer el acceso al agua para todos y ejercer un control sobre las actividades de los diversos organismos, públicos o privados, que intervengan en la gestión del servicio de abastecimiento de agua;”

 

Deseamos señalar que en el Movimiento Urbano Popular, no se considera únicamente a los recursos legales, nacionales como internacionales. Es decir, cualquier estrategia de defensa de los derechos se realiza de manera coordinada tanto por la movilización, recursos legales, así como la organización diversas instituciones que han estado presenten durante todo el proceso de promulgación de la Carta por el Derecho a la Ciudad y la Constitución de la Ciudad de México, tales como HIC-AL, Copevi, etcétera. En cuanto a los recursos no legales disponibles debemos mencionar principalmente la movilización ciudadana que pueda respaldar una estrategia jurídica. Tal es una de las características del Movimiento Urbano Popular en su lucha por los derechos en la Ciudad de México.

 

Dicha movilización es referida a una campaña de información por medios escritos y electrónicos que permitan la concientización de la ciudadanía ante los inminentes riesgos en el menoscabo del derecho humano en el acceso al agua y el saneamiento.

 

Recomendaciones a las instancias

 

En consideración con el contexto de promulgación de la Constitución de la Ciudad de México y que se encuentra impugnada por la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal y la Procuraduría General de la República, en particular la materia en derechos humanos y la garantía en el acceso al agua potable y saneamiento, se realizan las siguientes recomendaciones:

 

De  acuerdo, con el art. 1 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el cual garantiza que en materia de derechos humanos los tratados internacionales poseen el mismo rango.  En conformidad con los art. 5, 6 y 7 de la Ley Nacional de Aguas, que se encuentran en contradicción con las controversias expresadas en las controversias de la Procuraduría General de la República y la Consejería Jurídico del Ejecutivo Federal.  Ello en vistan que contraviene el espíritu de las normas citadas, así como las consecuencias de las controversias ponen en riesgo la viabilidad del derecho humano al agua, expresado en la Constitución de la Ciudad de México. Así mismo

 

De igual manera, en acuerdo a los siguientes tratados internacionales: Art. 11 de Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, así como el art. 11 del Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales

 

En vista de los anteriores fundamentos, solicitamos que se considere improcedente las controversias contra los art. Art. 4, apartado A, numeral 4 y 6; Art. 9, Apartado F, numeral 1 y 3. Articulado que corresponde al derecho al agua como un derecho humano que debe ser garantizado o que afecta directamente la existencia de tal acceso. De igual manera, se solicita que sean respetados los acuerdos internacionales que el Estado Mexicanos ha suscrito previamente.

 

De igual manera, se recomienda una serie de políticas que sean capaces de proveer de agua procurando una restauración con el medio ambiente, más allá del mero extractivismo de las fuentes dado que cualquier propuesta de infraestructura requiere de un resguardo de los mantos freáticos. 

Leer más…
En esta segunda parte de nuestro análisis continuamos con el análisis sobre quien ganaría una Tercera Guerra Mundial ¿Estados Unidos o Rusia? Posiblemente esta pregunta se quede corta pues nuevos escenarios se abren paso como el creciente poder…
Leer más…
Los recientes hechos internacionales, las sanciones contra Rusia, la guerra civil en Ucrania y en Siria, la lucha contra el ISIS, las tensiones entre China y Japón por la islas Doikaku nos hacen preguntarnos inevitablemente de la cercanía de una…
Leer más…
El objetivo ideal de la siguiente política pública es la generación de una serie de medidas que aumenten la producción agrícola del maíz así como de otros granos afines como el frijol, trigo y soya. La propuesta se delimitará en la zona centro de…
Leer más…

Sí tienes un comercio o has realizado una transacción a través de internet seguramente has necesitado retirar dinero en divisa extranjera. Uno de los servicios de transferencia de dinero por internet es el servicio Pay Pal, sin embargo, no te permite recibir pagos en dólares si es que vives en Chile. A continuación te damos algunos consejos para que puedas retirar dinero a través de la web.

Si ya tienes una cuenta Pay Pal (sino, pues te recomendamos que abras una cuenta) lo que te sugerimos es que te inscribas al servicio RETIRO MULTICAJAS en donde podrás vincular tu cuenta con tu cuenta bancaria (https://www.multicaja.cl/paypal/). Dicho servicio cobra un 0,5% del monto retirado, con un cobro mínimo de USD$10 (si el 0,5% es menor a USD$10, te cobran USD$10). Al igual que PayPal, las transferencias bancarias tardan 5 días hábiles en llegar a tu cuenta. Básicamente son las mismas condiciones de Pay Pal.

Con estos consejos esperamos puedas mejorar tus transacciones por vía electrónica

Leer más…

Todos hemos oído hablar de los agujeros negros como una fuerza imparable de la que ni la luz puede escapar a su fuerza de gravedad. Aunque esa idea es inexacta, por ahora centraremos nuestra atención en una propuesta de la física que puede explicar los mismos fenómenos que los hoyos negros. A esta propuesta se le conoce como estrella de bosones.

¿Cómo puede aparecer una estrella de bosones?

Aquí la física cuántica resulta fundamental. Cuando una estrella se convierte en enana blanca, las órbitas electrónicas de sus átomos están muy juntas como para impedir el colapso gravitatorio. Sí la estrella es de mayor tamaño, una vez que términe de consumir su combustible, la estrella se va a encoger a una estrella de neutrones, donde tal es la presión que los electrones se unen a los protones para formar neutrones. De allí el nombre de este cuerpo estelar. Si la estrella inicial es aún más grande, una vez que muera, la presión resultante hará que los neutrones se unan más y liberen a los quarks que los forman. Esta sería una estrella de quarks.

¿Y qué tienen que ver los bosones en todo esto? Pues bien, en principio nada impide que los bosones bajo la misma presión de una estrella moribunda se mantengan lo suficientemente estables como para formar una estrella muy pequeña pero con las mismas propiedades gravitatorias que un agujero negro. Y a diferencia de las demás partículas subatómicas, los bosones pueden tener más de un estado cuántico por lo que a mayor presión gravitatoria no cambian.

Con esto queremos decir que en ciencia aún no se dicho la última palabra y nuevas cosas insospechadas pueden surgir.

Leer más…

Seguramente, y por cualquier razón o medio, ya habrás escuchado oír acerca de la partícula de Dios o el bosón de Higgs, pero ¿Qué es y por qué es tan importante? A continuación te lo explicamos.

Algunos datos

Antes de continuar explicaremos qué es exactamente un bosón. Los bosones son partículas subatómicas que portan una interacción fundamental en la naturaleza, es decir, portan el electromagnetismo, la fuerza nuclear fuerte, la fuerza nuclear débil, y la gravedad. Además los bosones tienen la caraterística de tener un spin entero (el valor que toma al girar) y ¡tener más de un estado cuántico al mismo tiempo¡

Por qué es importante el bosón de Higgs

A pesar de todo el conocimiento de la física cuántica, se desconocía el por qué las partículas tienen masa. Algo misterioso debía darles masa, y ese algo se le llamó bosón de Higgs (en honor al físico que propuso la idea) o partícula de Dios, por lo fundamental que resulta. Esta particula pertenece a un campo donde aparentemente existe el vacío y los demás tipos de bosones interactúan. Entre más interactuen las otras partículas más masa tendrán, si interactúan menos menor masa tendrán. Es algo así como la resistencia que tenemos al caminar en el aíre y caminar en el agua.

Una vez que se comprobó la existencia de éste bosón, se agrega un conocimiento más de nuestro universo.

Leer más…

¿Sabías qué es el SETI?

Sabías que existe una institución dedicada a la búsqueda de civilizaciones extraterrestres. El SETI (por sus siglas en inglés Search for Extraterrestrial Intelligence) es un instituto cuyo propósito es la búsqueda de vida extraterrestre inteligente utilizando radiotelescopios para captar señales electromagnéticas. En otras palabras, se buscan señales de radio, televisión (o lo que sea) utilizando antenas parabólicas gigantescas.


Otra de las técnicas que se utilizan para encontrar civilizaciones extraterrestres es enviar una señal de radio literalmente a las estrellas esperando una respuesta de cualquier tipo. Aunque inmediatamente surge la pregunta ¿Dónde empezar a buscar?


Hasta el momento no se ha detectado ninguna señal de la que pueda decirse que es de una civilización estelar. Quizá sus comunicaciones ya no requieren de ondas radiales, o quizá realmente no hay otras inteligencias extraterrestres… Y aunque se lograran captar, ¿entenderíamos lo que vemos o escuchemos de otro planeta?

O usted ¿Qué opina?

Leer más…

Cómo funciona un acelerador de particulas

Seguramente en algún momento de nuestras vidas hemos escuchado ya sea en las noticias o en alguna revista acerca de los aceleradores de partículas, pero ¿Cómo funcionan? Aquí te damos algunas claves. De hecho te sorprenderá saber que no son tan diferentes de un horno de micro ondas.

Como su nombre lo dice un acelerador de partículas hace precisamente eso, acelerar ¿Pero de qué manera? Si se calienta una sustancia, por lo regular una placa metálica esta va desprender electrones (con carga eléctrica negativa). Ahora, las partículas subatómicas cargadas (ya sea positiva o negativamente) son empujadas por fotones de un campo magnético creado por gigantescos electroimanes. Si has visto como empuja un imán a un metal, sabes de lo que estoy hablando. Claro el empuje se puede acercar a la velocidad de la luz y entre más cerca mejor. Por eso es que llegan a ser tan largos, como el LHC (Large Hadron Colinder) que mide 27 kilómetros de circunferencia.

El LHC que se encuentra en la frontera entre Suiza y Francia

Ahora bien, el truco consiste en que dos haces de partículas chocan entre si frontalmente. Los pedazos resultantes y sus propiedades es lo que estudian los físicos y les dan nombres de lo más variado como muones, tauones, fermiones. Entre más energía de choque tengan los electrones o protones que se aceleren mas particulas pequeñas pueden descubrirse. De hecho se sabe que con la suficiente energía hasta se han hecho microagujeros negros, más pequeños que un átomo.

¿Y qué tiene que ver un horno de microondas? Pues algo así calienta la comida, pero eso lo veremos en otro artículo.

Leer más…

De manera brevísima (prácticamente un esbozo) reflexionaremos acerca de las consecuencias para la economía-política desde los la misión pastoral de la Iglesia Cristiana como una alternativa histórica. Pretendemos lograr tal objetivo retomando las categorías de la economía-política y de la superación comunal de la yoidad bíblica. Por nuestra parte consideramos que las interpretaciones bíblicas y las acciones de la Iglesia Contemporánea deben dar cuenta de los problemas de la humanidad y en consecuencia tratar de conformar una alternativa histórica a modo de la Iglesia Primitiva.

Ahora bien, y a modo de hipótesis, creemos que las actuales estructuras sociales propias de las sociedades mercantiles capitalistas no sólo son contrarias a las prácticas comunitarias y pastorales, sino que representan una forma moderna de idolatría. En consecuencia ¿Cuál es el antagonismo que se establece entre la Iglesia Cristiana y la Sociedad Capitalista? Finalmente es a través de procurar la justicia, la cooperación fraterna por diferentes medios en un mar de injusticias que puede resistirse a los poderes terrenos.

A mediados del siglo XIX, Marx representaba lo que sería la alternativa histórica socialista como “el fantasma que recorre Europa”; una expresión espiritual y cultural. En la actualidad, y desde la perspectiva de la derrota histórica puede enunciarse: “Una sombra cubre a la humanidad, la sed de la ganancia”. En realidad es una forma de idolatría invisible e insidiosa en la que muchos seguidores de El Ungido incurren y defienden sin percatarse. La categoría clave la representa el fetichismo; es decir, la absolutización de lo relativo en la eterna negación de la otredad. En la negación se encuentran las raíces de la alienación y de la idolatría. No obstante tal encubrimiento de la otredad es per se una de las características más sobresalientes de la modernidad. A este respecto la enunciación de Fromm nos parece adecuada: “La idolatría es siempre el culto de algo en lo que el hombre ha colocado sus propias facultades creadoras y a lo que después se somete, en vez de reconocerse así mismo en su acto creador” (Fromm, 1962: 56).

Sostenemos que en la actualidad la adoración de un nuevo tipo de idolatría ya no se focalizada en una figura de barro o metal que no escucha ni mira, por retomar esta expresión de los salmos, sino que es la constante social1. Ahora se ha encumbrado un Baal cuyo culto no exige pasar a la descendencia por el fuego sino el robo de todas las formas al prójimo desde su propiedad hasta su espiritualidad. Este fetiche moderno ya no exige un rito carnal, sino que prefiere la sustancia de aquellos que se han extrañados así mismos y hacen legión en el egoísmo y la creencia en la felicidad a través de objetos hechos por manos humanas (consumismo) y en particular de la industria, desplazando el logos por el slogan2. Más no en el amor ni a sí mismo ni mucho menos en el del prójimo. Y aquellos que se han desconocidos así mismos en favor de una creación humana (es decir, son alienados) y se han integrados a un estado de cosas (son subsumidos) inhumanas han permitido nublar su pensamiento llegan a defender de viva voz el triunfo de una nueva idolatría, el culto a la ganancia privada por uso del capital. Si el Fundador del cristianismo se hizo así mismo como los seres humanos para la salvación de la humanidad, el dinero convertido en capital por su parte se ha endiosado rigiendo la vida humana siendo impulsado por seres humanos agrupados en clases sociales nacionales e internacionales quienes son los propietarios del capital, del poder político y de los sistemas de creencias. Quizá no es gratuito que este expresado que en el libro de las Revelaciones que las tres antítesis de la Providencia sean las tres formas del poder terrenal (poder político, económico e ideológico). Tampoco es gratuito que esté dicho que debe darse al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios; nos explicamos, la separación de los poderes terrenos de la praxis cristiana.

Y es así como llegamos a la realidad histórica y concreta de México la mayor parte de la población, de los que no tienen más destino que vender su fuerza física por un salario, se ve forzada a soportar un doble robo de vida. El que labora por un salario nunca verá restituido sus esfuerzos, sino que parte de su trabajo servirá para engrosar la ganancia; así parte de su vida es robada en cada jornada. Esta es la llamada plusvalía. Por su parte el que se atreve a producir ya sea para su propia subsistencia o para vender en el mercado (poco importa si es a nivel local o nacional) se ve sometido a un doble robo de vida. No sólo debe sufrir la extracción del trabajo extra (plusvalía) sino que encima debe afrontar una fuerza aún superior: la cambiante extracción de valor o trabajo de una realidad histórica sobre otra, es decir entre países. Lo producido localmente, ya sea una manufactura o un producto agrícola, compite desigualmente en el mercado pues contiene demasiado trabajo humano intrínseco e insuficiente tecnología. Entonces pues ellos se ven en la necesidad de vender con pérdida a diferencia de las otras mercancías más capitalizadas que pueden vender con sobreganancia. Esta diferencia ha quebrantado (y lo seguirá haciendo) a los productores en nuestros países dependientes. Así en nuestra realidad, se terminan importando incluso alimentos, dejando en la sobrevivencia y resistencia a agricultores y manufactureros.

La vida en efecto, se ha transformado en un mercado convenientemente capitalista, si bien este no sólo opera en la oferta, pues se convierte en un lugar de intercambios mercantiles donde todas las expresiones del espíritu humano (por retomar esta categoría de Hegel) se convierten en moneda de cambio. La consecuencia lógica es que cualquier mercado es proclive de ser analizado y quizá exorcizado. Las relaciones clientelistas de la política, apoyadas de la enajenación e individualización de lo social, genera un fetichismo, un fetichismo ya no sólo de la mercancía manufacturada, sino del ser humano mismo. Los ciudadanos se les induce a que se plazcan en adorar creaciones ficticias, carentes de sustancia; ídolos. Creaturas de las elites de los medios de comunicación; un objeto de culto inexistente, artificial y sin mayor sentido que el de mantener el status quo.

Inmediatamente salta la pregunta ¿Cómo enfrentar a éste Leviatán desde la visión pastoral? Las primeras comunidades cristianas estaban conformadas de tal modo que compartían todas sus propiedades; por tanto también compartían su fortuna. La alternativa de resistencia de Cristo no se basa en la confrontación pública, propia de la identificación amigo-enemigo donde se busca la eliminación del contrario (donde Schmidt y Lenin encuentran paralelismos); sino en la creación de una comunidad. No en la comunidad cuyo fin es ella misma, sino que es pacifica pero activa, resistencia pero marginal. Los tiempos modernos así lo exigen a la ecclesia.

Leer más…

Técnica de aplicación de medicamentos vía oftálmica

Existen diversos medicamentos que son prescriptos para ser administrados, algunos de los más comunes son los que necesitan aplicarse en los ojos. Esta vía de administración se le conoce como vía oftálmica (ojos). A continuación te daremos algunos consejos para la aplicación de estas sustancias en los ojos.


¿Qué presentación de medicamentos encontramos?
 

Por lo regular los medicamentos que se aplican por vía oftálmica son gotas. Aunque de manera particular para los ojos también se utilizan pomadas y baños oculares (ésta última es muy utilizada en los remedios naturales).

¿Qué materiales voy a requerir?

Para que puedas administrar un medicamento por vía ocular por lo regular utilizarás los siguientes enseres:
• Medicamento
• Gasas estériles
• Batea
• Torunda

¿Cuál es la técnica de aplicación de las gotas?

Te recomendamos utilizar los siguientes pasos:
• Reunir material.
• Explicarle a tu paciente el procedimiento.
• De preferencia pon al paciente en posición de decúbito dorsal (acostado boca arriba), sentado o si no hay remedio de pie; la cabeza debe encontrarse en hiperextensión (mirando hacia arriba)
• Toma el gotero y acércalo al ojo.
• Pídele al paciente mirar hacia arriba, así el parpado se reduce.
• Las gotas se aplican en el lagrimal, no en el globo ocular directamente.
• En cada ocasión que apliques una gota, dile a tu paciente que parpadee.
• Una vez que hayas terminado de administrar toma una gasa estéril y limpia el excedente.

¿Cuál es la técnica de aplicación de un baño ocular?

Esta técnica es muy útil, tanto a la medicina farmacéutica como a la naturista. Los pasos iniciales son los mismos.

• Una vez que el paciente se encuentra en la posición indicada, y cuentas con la sustancia con la que limpiarás el ojo (por lo regular, es suero fisiológico en el caso de la medicina tradicional e infusiones en el caso de la naturalista).
• Toma una gasa y mójala en la sustancia.
• Pídele al paciente que mire hacia arriba.
• Con el dedo índice de su mano apoyado en la gasa presione suavemente hacia abajo, de tal manera que quede expuesto el saco conjuntival (la retracción contra el pómulo previene la presión y el traumatismo del globo ocular e impide que los dedos toquen el ojo).
• Ponga la gasa en el lagrimal y exprímala.
• Suelte el saco conjuntival y deje que el paciente parpadee.
• Repita la operación.
• Todo excedente límpialo con una torunda (bolita de algodón)
• Una vez terminado el lavado ocular, retira tu material y limpia los últimos residuos.

Algunos comentarios

Es importante que no te auto mediques, y si vas a utilizar remedios naturistas asegúrate que te están dando las sustancias sin alterar y así asegurar una excelente salud oftálmica.

Leer más…

Reflexiones en torno al monismo bíblico, antropología filosófica y dialéctica materialista

En el siguiente escrito, y de manera brevísima, abordaremos las coincidencias entre el monismo bíblico del Antiguo testamento objetivado en la antropología con la dialéctica materialista. A modo de hipótesis sostendremos que en realidad ambas visiones filosóficas no son contrapuestas, sino complementarias.

El texto de Pidoux nos introduce de una manera breve y pedagógica al sustrato antropológico-filosófico del ser humano en la Biblia. En efecto, una autentica visión sustentada en la idiosincrasia hebraica es monista. Es a nuestro parecer una visión antropológica contrapuesta a la helénica, dominada por el dualismo desde Platón. Dicho monismo (y a diferencia de las indeterminadas monadas de Leibniz) subsume tanto a la sustancia como a la idea y a la idea como expresión de la sustancia. Si bien no esta expresada la noción dialéctica del cambio, no obstante se encuentra implícita. Entre las categorías, alma, cuerpo y espíritu se deja entrever una relación condicionada- determinada-determinante-condicionante entre ellas. En palabras del autor: “Si hubiera que definir las relaciones entre el alma, el corazón y el espíritu en el Antiguo Testamento, se podría decir que son menos funciones que aspectos de una sola y misma realidad” (Pidoux, : 42). No obstante el sentido del devenir del ser nos muestra una noción del cambio perpetuo que per se desafía al pensamiento lógico-matemático-formal. “El verbo ser (…) no es una simple cópula (…). Expresa el devenir real, es decir el pasaje de un estado a otro. Para los hebreos, el ser de las cosas y el mundo es algo viviente, algo actuante, algo activo (…). La nada es, por el contrario, lo que no actúa, lo que no tiene fuerza” (Pidoux, : 58).

Cada aspecto hace referencia a la totalidad no sólo de un ser humano, sino de todo un pueblo. No obstante, la no diferenciación, o no delimitación entre el ser pensado y el ser existente (cosa en sí) nos hace pensar en una ejecución idealista. Aunque más bien es aun no determinada entre el ser y el ente. La no divergencia entre el ente y la cosa representada es más bien comprensible si se entiende que este pensamiento empieza en la concreción (los entes vinculados) y no desde la abstracción (los entes desvinculados). Así la totalidad y ente y la representación de la misma cosa pueden llegar a confundirse o fundirse como una y la misma cosa. Esto representa una limitación en cuanto al monismo hebraico.

Esto nos lleva a nuestras propias reflexiones en torno a la coincidencia de la ontología del ser ya definido o ente y su transformación dialéctica-materialista. Aclaramos que por devenir materialista hablamos de la sustancia del ente y no el concepto de masa de la física clásica. El ente racional y autoconsciente es indivisible de su materialidad y su psique, así como de la historicidad que le da su especificidad; Pidoux nos diría que tanto el alma (anima), cuerpo (corpus) y espíritu (spiritum) no se encuentran contenidas, sino que forman parte del ente. Estas son expresiones indivisibles del ente como una totalidad.

Encontramos armonía en nuestras afirmaciones entorno al ente socio-histórico o formación social. Los campos de la formación social: político, económico, ideológico, pero también lo cultural y lo natural, representan expresiones más o menos diferenciadas de la misma realidad social. Ello resulta más integral que la estalinista visión estructuralista de la infra y superestructura.

No ha escapado a nuestra vista que Pidoux, de manera indirecta, nos adelanta una respuesta al cuestionamiento medular de la antropología filosófica que es coincidente con Marx ¿Qué define al ser humano como humano? El trabajo; es decir, la capacidad de transformación de la naturaleza. Es de acuerdo con una interpretación no literal del relato del Árbol del Conocimiento lo que adquirió la humanidad, no una cualidad moral (bueno o malo) sino la posibilidad de crear, de transformar. Entonces pues, el señalamiento de Enrique Dussel de las raíces bíblicas de El Capital son acertadas.

Llevando un paso adelante esta posible síntesis (en su sentido hegeliano) filosófico-teórica, nos permite hacer una lectura de los primeros capítulos del Génesis de una manera más atemporal pero al mismo tiempo histórica. En torno al ser humano y el origen de la civilización puede releerse: una vez aparecida la humanidad (Adam como plural de la humanidad) la posterior aparición de la vida (Eva) a partir de él no como el acto de la aparición de la mujer a partir de la costilla de un hombre; sino de la vida (la nueva vida) que nace ya desde la civilización y no desde la naturaleza. En todo caso sería la historia de la vida. La naturaleza como objeto de producción, de la nueva mujer y de la propiedad privada. En suma del origen de la humanidad civilizada en sociedades de clases sociales antagónicas. Si se integrara la historia de Lilith se vislumbraría en una relación más natural con la vida la primigenia humanidad, como en las sociedades preclasistas. Una relación que será redefinida ya en la dominación de la humanidad. Quizá aquí se encuentra a su manera el relato de la civilización basada en las clases sociales. Esta afirmación puede entreverse en la historia del asesinato de Abel por Caín por la envidia de la ofrenda rechazada. Dios prefiere la ofrenda propia de los pueblos nómadas (el holocausto como representación de la vida misma) más no los frutos de la tierra labrada, característica de los asentamientos urbanos. En sí desde el comienzo de la civilización (desde Sumer hasta China) la producción agrícola, las obras de riego, los primeros dispositivos de defensa y la urbanidad misma ya es intrínseca a una sociedad dividida en clases, a la creciente explotación y a un excedente de la producción que es manejado por una elite dominante. Es así como puede entenderse el rechazo de la ofrenda de Caín, no hacia los productos agrícolas en sí, sino a las relaciones sociales que le dieron origen. Es decir, la ofrenda no puede ser originada por la injusticia. Entonces la reacción de Caín como arquetipo ha sido consecuente; el sometimiento de las sociedades preclasistas. Es decir, la historia de la humanidad misma.

Leer más…
En la vida cotidiana es normal recibir heridas, aunque algunas pueden llegarse a infectar. O puede ser que te veas en la necesidad de curar heridas infectadas. A continuación te ofrecemos una alternativa naturista que es muy efectiva para tratar…
Leer más…