Publicaciones de Lic. Jaime M. Xakan (188)

Cuando La Dueña tomo la rosa sintió un frio intenso, mientras que la rosa misteriosamente se marchitaba rápidamente hasta volverse ceniza. En esos momentos la silueta del misterioso hombre se desvaneció  en medio de la noche, hasta que se perdió…
Leer más…

Los Aztecas: su peregrinación II

Los aztecas ya autonombrados mexicas continuaron su peregrinaje y a pesar de los peligros que significaba reingresar a Michoacán (Tierra de los que poseen pescado), pasan por Pátzcuaro y la mítica isla de Janitzio. En su estancia conviven con los…
Leer más…

Los Aztecas: su peregrinación I

Alrededor del año 576 a. C. se encontraban siete tribus nahuatlácas en una confederación entre las confluencias de los ríos Gila y Colorado en el actual estado de Arizona en Estados Unidos, en donde fundaron Huehuetlapallan (Hueitlapala), lo que es…
Leer más…

Una sombra: Mothman. Capítulo IV

Capítulo Cuatro

Ha pasado casi una hora la noche empieza a caer.

- ¿Puedo tocar la esfera?

-Sí, claro casi no pesa.

El estudiante complaciente toma la esfera y se la pasa a Dave.

-En realidad casi no pesa, es extraña, entre metálica y de cristal, se siente como si vibrara ligeramente.

Noé toma la esfera extrañado y la palpa.

-No, nunca lo ha hecho, que raro.

Mientras la está observando, algo aún más extraño acontece.

Ahora empieza a brillar con iridiscentes colores y aumentan las vibraciones, por lo que Noé la deja caer, su esposa se levanta pesadamente y lo abraza

- Te dije que eso es malo y atrae a la “Cosa Mala”.

- ¿Oigan estoces ya relacionaban la esfera con las apariciones?

-Mi esposa dice que desde que la traje empezaron, pero yo digo que no, es pura casualidad, le comente al doctor Núñez solo sonrió diciendo que ni siquiera sabíamos exactamente de donde era la esfera así que sería improbable una relación.

-También puede que sea que alguien de otro laboratorio la dejó.

Dave toma de nuevo la esfera y la inspecciona, el brillo aumenta. Para su sorpresa se escucha un fuerte ruido en el techo.

Automáticamente Dave y Noé salen a patio y elevan la mirada.

-Mira Dave, ahí está la Cosa.

Dave sin soltar la esfera está como petrificado.

Al escucharlos la criatura los voltea a ver, sus ojos rojos se iluminan más centrando su mirada en la esfera, que brilla aún más.

Y sin dar tiempo a que los jóvenes reaccionen huye por entre los demás por los techos con una agilidad sorprendente.

Por fin Dave balbucea algunas palabras.

-Nunca pensé verla, tienen razón, es sorprendente.

-Vamos para adentro Dave.

Ya en el interior Dave empieza a reaccionar.

-Estoy seguro de que si tiene relación la esfera y la criatura.

-Ya vez, te lo dije, llévate esa cosa de aquí.

Le ruega imperativamente su esposa a Noé.

-Ok, mañana me la llevo.

Dave interrumpe su conversación.

-Vean, ya está dejando de brillar, tampoco vibra, es cierto, si están relacionados.

Ya recobrada la calma, Noé invita a cenar a Dave, para que sigan platicando.

Durante la cena Dave les comenta.

-Tengo entendido que entre los años 50’s y 60’s del siglo pasado hubo algunas apariciones de un ser extraño parecido a este, eso fue en Estados Unidos. Allá lo llamaron Mothman.

Noé, sin dejar de comer le responde.

-Si son famosos esos casos, todo mundo los conoce.

- Si claro, bueno lo que estoy pensado, y nadie ha relacionado, pasa que en esa misma época se dice que encontraron en los mismos Estados Unidos después de un incendio una extraña esfera, nadie sabe de donde llegó, y lo poco que se conoce es que esa esfera tenía extrañas habilidades, parecía inteligente.

Con los ojos iluminados con esas ideas Dave continúa.

-Y también, por casualidad en esos mismos tiempos, hubo algunos investigadores que, dicen haber generado energía del punto cero, pero claro nunca lograron repetir su invento y solo quedó como una anécdota.

-Entonces ahora que estoy uniendo esas piezas del rompecabezas y con esta prueba que tengo en mis manos, estoy seguro de que sí están relacionados.

- ¿Entonces, que sugiere? 

Pregunta apresuradamente Itati.

Mientras piensa en una respuesta Dave, observa su reloj.

-Cielos, ya es muy tarde, tengo que irme, mañana seguiremos, claro, si quieren.

-Por supuesto, hay que aclarar esto.

Responde Noé, pero antes de continuar le viene una idea.

- ¿Y porque no te quedas? Tenemos una pequeña habitación que será para él bebe, está desocupada y así seguimos platicando, ¿Qué te parece?

 

Continuar a: Una sombra: Mothman. Capítulo V

Regresar a: Una sombra: Mothman. Capítulo III

Regresar a: Una sombra: Mothman. Capítulo II.

Regresar a: Una sombra: Mothman. Capítulo I.

 

Reporte: El misterio del Hombre Polilla.

Conocer las Teorías del hombre Polilla, primera parte.

Conocer las Teorías de Hombre Polilla, segunda parte.

Leer más…

Una sombra: Mothman. Capítulo III

Capitulo Tres

-Es la primera vez que me llaman para un caso actual, por fin entrevistaré a  unas personas que han visto al ser, lo extraño que es en la Ciudad De México en la zona de Xochimilco.

- ¿Señor, es cierto que usted ha visto un ser color negro, que se posa en el techo de su casa?

-Sí, joven, mi nombre es Maclovio, si es verdad, van varias noches que oímos ruidos en la noche y cuando salimos a ver que es, vemos que sobre las láminas de nuestra vivienda, hay una cosa grande, más grande que un hombre, y que camina sin romper las láminas, a pesar de ser tan grande parece que no pesa mucho.

-¿Puede describir como era ese ser?

-Por supuesto, mire, es negro, en realidad parece una sombra muy obscura, tiene los ojos muy grandes y rojos, cuando voltea a vernos, se nos queda mirando fijamente y cuando camina sobre el techo parece flotar.

- ¿Ha visto si tiene alas?

-Parece que sí, aunque no lo he visto volar, solo lo he visto cuando ya está en el techo.

- ¿Cuantas veces ha llegado a su casa?

-Hace un mes llegó la primera vez, a veces tarda una semana y otras viene seguido, en realidad se para en varias casas de esta cuadra.

-¿Alguien la ha visto llegar volando?

-Sí, mi compadre Lencho, vive a dos casas, él dice que lo ha visto llegar volando. Sí quiere yo lo llevo, ahorita está en su casa.

Emocionado nuestro joven investigador sale de la humilde casa en compañía del maduro entrevistado.

-Compadre, aquí hay un joven, que está interesado en las apariciones de esa cosa negra que se para en los techos.

-Pásale compadre, pase joven, ¿Así que a usted le interesa saber sobre esa cosa que nos asusta tanto?

-Sí, mire, escribo artículos para la Revista Discover, sobre temas paranormales. Y me he enterado que ustedes han tenido experiencias con un ser extraño.

-Sí, joven, van dos veces que lo veo, una vez que venía de trabajar como a las once de la noche, cuando oí a un gato gruñir como si estuviera asustado y cuando eleve la mirada i algo grande que volaba y se paró en el techo, el gato salió corriendo y casi se cae.

-¿Puede describir un poco más al ser que vio?

-Era grande tal vez más grande que un hombre, sus alas eran grandísimas, muy negro, era como una sombra, cuando se paró en el techo se me quedó mirando fijamente con unos ojos grandes y rojos, yo me asusté y salí corriendo, pensaba que era la bruja o un nahual.

-Dice que lo ha visto dos veces, ¿Cuál fue la otra?

-Ya hasta me da miedo salir, pero tengo que trabajar, otra vez que llegaba, ahora regreso por otro camino para no toparme con esa cosa, pero aun así, lo vi a dos casas de aquí, caminaba sobre los techos, parece que busca algo porque camina viendo para abajo, en esta ocasión no esperé a que me viera, me metí corriendo a mi casa.

-Perdón, hay otros vecinos que también hayan visto a esa cosa.

-Mire somos pocos que lo hemos visto en realidad, pero en toda la colonia ya es una noticia y ya nadie quiere salir en la noche.

Estando pendiente de la entrevista el señor Maclovio, interviene.

-Disculpe joven, la señora Itati que está embarazada dice que ella siempre lo oye en su techo una y otra vez, su esposo estudiante en la universidad, él regresa diario en la tarde, ¿Porque no los visita?

El joven investigador se despide de sus entrevistados, tras agradecerles sus atenciones. Y decide regresar en la tarde para entrevistar al matrimonio

Mientras llega la hora de regresar a la populosa colonia va a comer algo al mercado típico de Xochimilco, en tanto come algunos bocadillos típicos pone en orden las grabaciones de sus entrevistas.

-Buenas tardes, ¿Se encuentra en casa señora Itati?

Dave se sorprende a ver que sale a recibirlo un joven.

-Sí ella está en casa, es mi esposa, ¿Qué desea?

-Perdón, Soy reportero investigador y estoy investigando sobre las apariciones de una criatura, que se pasea en los techos y dicen que también ustedes la han visto ¿Podría entrevistarlos ahora?

-Por supuesto déjeme avisarle a mi esposa, espere un poco.

Después de unos momentos sale el joven esposo

-Pase, mi esposa está de acuerdo.

Con confianza Dave, entra a la humilde vivienda, que reluce de limpieza y orden, a primera vista se ve que hay un estudiante en esa casa, pues hay libros y notas en varios lados. En una silla los espera una joven en avanzado estado de embarazo.

-Como le decía, escribo para una revista, buenas tardes señora, espero no molestar.

-No hay problema, me gustaría saber que pasa y porque siempre se para en nuestro techo la cosa esa.

Mientras habla Dave toma su grabadora y empieza a grabar la conversación.

-Gracias, primero me gustaría saber ¿A qué se dedican?

El Joven esposo, toma la palabra.

-Yo, me llamo Noé, soy pasante de la carrera de ingeniería en electrónica y trabajo ayudando a un investigador en un proyecto de generación de energía limpia, y mi esposa se dedica al hogar.

-Bien, ¿Es verdad que han visto a una criatura o algo que está rondando por su casa, continuamente?

Itati responde.

-Yo no la he visto pero si la he escuchado, cuando camina por las láminas, va y viene a veces se queda parada, y al poco rato se va.

-Y, ¿Usted? Noé.

-Solo una vez que me atreví a salir, después mi esposa ya no me ha dejado, le da miedo.

-¿Qué es lo que vio?

-Era una cosa grande y negra, parecía que tenía una alas grandes plegadas sus ojos eran grandes y cuando me vio se le iluminaron aún más y empezó a correr por entre los techos a pesar de lo grande que es parece que no pesa mucho pues los techos son de lámina y y no los rompía.

-Las otras veces solo lo escuche andar por encima, va y viene y luego se retira.

-¿Cómo a que hora es cuando viene?

-Normalmente es al anochecer y algunas ya muy noche.

Mientras nuestro investigador cuestiona al joven matrimonio con su mirada escudriña la habitación y repara en una esfera extraña que parece entre metálica y cristal.

-¿Oiga esa esfera de que es?, ¿Para qué sirve?

-No me gusta hablar del tema pero esta pieza apreció un día después probábamos un generador de energía del punto cero. En realidad, nunca supimos cómo apareció y el dr. Núñez me dijo que la guardara mientras investigamos de que material está hecha y porqué llegó ahí puesto que no quiere que se sepa de sus investigaciones y tiene sospechas que tienen un origen desconocido.

-Entonces ¿Ustedes creen que esta esfera puede tener un origen extraño?

-El doctor piensa que es posible.

-¿Y desde cuando la tiene?

-Ya tiene dos meses aunque la llevo y la traigo para hacerle estudios.

- Bueno, volvamos al asunto, ¿Desde cuando empezaron las apariciones?

-Hace poco menos de dos meses, lo tengo en mente porque ese día le estaba haciendo pruebas a la esfera.

 

 

Continuar en: Una sombra: Mothman. Capítulo IV

Regresar a: Una sombra: Mothman. Capítulo II.

Regresar a: Una sombra: Mothman. Capítulo I.

 

 

Conocer las Teorías del hombre Polilla, primera parte.

Conocer las Teorías de Hombre Polilla, segunda parte.

Leer más…

Una sombra: Mothman. Capítulo II

He escuchado historias parecidas yo creo que tuvimos un encuentro con mothman o con un alienígena. Mientras Dave continúa investigando más casos de apariciones y encuentros con este ser misterioso es llevado a una región de la Ciudad de México en la…
Leer más…

Un Largo Túnel: Capitulo 3

Capitulo Tres

-¿Porqué, me hacen esto? Si he cumplido, les traje el transmisor. Solo espero no me eliminen.

Para su sorpresa entra a la habitación un intendente que le trae alimento, XPLY-UDDY lo toma ávidamente, sin pronunciar palabra, aunque también tienen la habilidad de comunicarse telepáticamente no la utilizan en situaciones comunes, solo en las exploraciones y tomas de muestra en otros planetas, así que en silencio abre el empaque donde vienen los concentrados alimenticios, el intendente sale sin decir nada.

Después de alimentarse, el explorador se recuesta en el único mueble que hay en la pequeña habitación, que es una sencilla camastra, descansando su voluminosa cabeza en la pequeña almohada decide descansar con despreocupación  ya que se dice, si me alimenta es que no me eliminarán.

-¿En dónde estarán ellos y cuando los volveré a ver?

Sin percatarse del tiempo transcurrido, escucha que alguien entra a la habitación, y se incorpora al ver que es un oficial de alto rango el cual sólo se distingue de los demás exploradores por una pequeña insignia en los hombros.

-Es tiempo que se vaya a casa, ha cumplido con su tarea.

Para su sorpresa, el oficial empieza a comunicarse por telepatía.

-Pero tendrá que hacer una última misión, que es más sencilla, sólo deberá traer una muestra de un ser orgánico del planeta ET-66 de esos que se autodenominan humanos.

-Me dijeron que con esta misión ganaba mi libertad y el derecho de regresar con los míos.

-Te lo has ganado, y tendrás más recompensas, tan solo esta misión, eres el único que ha ido a ese planeta desde tu juventud, has visto como madura esa especie, tienes experiencia en tomar las muestras de sus fluidos genéticos, ahora necesitamos las ultimas muestras, si no logramos la compatibilidad tendremos que deshacernos de ellos y crear otra especie más compatible.

-Ellos ya están a la defensiva nos han observado muchas veces, tienen grupos de observadores, y por mucho que les hemos inoculado los genes, tanto a las hembras como a los machos, no han logrado engendrar mutantes ideales para alimento, o han salido muy fuertes o débiles la mayoría poseen demasiada grasa y cada vez más.

‑Por eso, tienes que ir a tomar las ultimas muestras, tenemos que saber si el proceso de producción de grasa aumenta, entonces nos son inútiles, y buscaremos o sembraremos otra especie en el planeta al que fuiste ya vimos que también es apto y al planeta ET-66 lo destruiremos, hemos invertido mucho en ellos  y no sirven para alimento.

-Está bien lo haré una vez más, pero me gustaría estar seguro que sí seré libre al fin

-Tú está seguro, y serás bien recompensado.

El oficial sale de la lustrosa e impecable habitación, un intendente entra de inmediato, este no se ha dado cuenta de la conversación ya que en la infancia cuando son separados de su familia se les aplica el examen integral, los alimentan de acuerdo a su capacidad intelectual y física, así que desarrollan diferentes aptitudes.

Es por eso que el desarrollo social e intelectual de esa especie inteligente se ha mantenido durante tanto tiempo a la vanguardia de las especies conocidas de otros planetas.

-Nunca pensé que volvería a ese planeta, es muy salvaje y su especie  inteligente es muy soberbia y belicosa por no decir autodestructiva.

-Espero sea la última misión allí su forma de reproducción es asquerosa, es repulsivo tomar las muestras e implantar los genes.

Pasó un tiempo en el que el explorador solo se alimentó y descansó para reponerse, hasta que el oficial se presentó de nuevo, llevando consigo su nuevo traje de exploración, donde resaltaba una nueva insignia de un grado mayor.

-Este es tu nuevo traje, y como notarás tiene tu nueva insignia, ahora ya comandaras un grupo de exploración, y al regresar podrás reunirte con tus familiares.

-Llevaras tres transmisores de localización y dos naves, ya sabes en el momento que veas que la compatibilidad es negativa de nuevo, ya sea en las hembras o los machos quiere decir que es inútil y debemos…

En esos momentos entra el intendente, con el alimento de turno, y de inmediato cambia a su conversación por telepatía.

-Como te decía si las pruebas son negativas, destruiremos el planeta, dejaras los transmisores-localizadores flotando en su atmosfera para que cuando regresen ustedes sean hechos explotar.

-Entiendo, así lo haré, ¿En cuánto tiempo partimos?

-En cuanto tengamos todo listo y a los transmisores se le coloquen los disipadores de calor estelar.

Sin decir más el oficial sale mientras el intendente acompañado de unos pequeños robot aseadores da por enésima vez limpieza a la habitación.

-Señor entiendo que usted va a una misión secreta, ¿Es verdad que localizó un planeta donde sí podamos formar seres para alimentarnos?, ya se están agotando las reservas de los otros planetas.

-Así parece, pero no puedo comentar nada.

-Claro no estoy capacitado para entender, descanse señor.

El explorador se vuelve a recostar en el camastro, sus grandes ojos aunque inexpresivos están tranquilos.

Volver a capítulo 2

Continua al capítulo 4

Leer más…