Anuncios

Artículos

7 consejos importantes para la higiene íntima femenina

En la vida todos los extremos son malos es así como una insuficiente higiene como una excesiva higiene perjudican. La falta de higiene suficiente puede dar paso a la aparición de muchas infecciones y a la presencia de incómodos síntomas como lo son ardor, fuertes olores o picazón en la zona íntima femenina.

La excesiva limpieza por su parte también puede terminar con la propia flora bacteriana de la vagina que se encargan de defenderla en contra infecciones producidas por bacterias extrañas u hongos, provocando la resequedad del conducto vaginal y causando a su vez dolor durante la penetración.

Primer consejo. En el baño, deje que el chorro de agua en abundancia caiga directamente sobre sus genitales externos. Ya que los genitales externos solo deben lavarse con abundante agua y el uso de un jabón neutro, porque la higiene íntima de las mujeres debe por sanidad limitarse a la vulva excluyendo necesariamente el interior de la vagina que posee sus propios medios de defensa naturales.  Para esto, puedes adquirir un gel íntimo o jabón intimo para lavar el área, pero siempre por la zona externa.

La higiene íntima femenina no debe ser extrema ni insuficiente

Segundo consejo. Bajo ninguna circunstancia nunca se debe usar jabón ni mucho menos ninguna otra clase de producto en el interior de la vagina. No son para nada recomendables no se deben utilizar las mal llamadas "duchas vaginales" ya son dañinas en extremo para el Ph interno de la vagina, para la flora bacteriana y para el recubrimiento de la misma. Luego del baño diario es muy importante secar de forma completa la zona genital, los pliegues o labios de la vagina, los glúteos e inguinales porque si queda algo de humedad, se forma fácilmente el ambiente ideal para la proliferación de bacterias y hongos.

Tercer consejo. Es altamente recomendable después de cada deposición limpiarse de la vagina hasta el ano y siempre en ese sentido para así evitar que los gérmenes de las heces, que las bacterias del ano lleguen a la mucosa vaginal que es muy sensible provoquen una infección genital, la correcta forma de limpiarse después de defecar u orinar es de la vagina hacia el ano, en otras palabras, de adelante hacia la parte de atrás.

Cuarto consejo. En la limpieza diaria de los genitales no es conveniente enjabonarse los labios para así evitar irritación de la vulva, presentando la menstruación se recomienda bastante tomar duchas o baños muy regulares, no se deben usar los desodorantes vaginales excepto cuando el médico haya dado la prescripción.

Quinto consejo. En caso de tener durante la menstruación relaciones sexuales no hay ningún peligro pero es recomendable hacer de manera rápida una limpieza después del acto debido a que la sangre es un medio muy favorable para la proliferación de los microbios

Sexto Consejo. Basta con lavar los genitales externamente con agua o y con un jabón neutro y sin perfume, no utilices una esponja ni nada parecido para la limpieza de la zona genital porque puede la esponja acumular un nido de gérmenes, se deben solo utilizar los dedos y por los pliegues de los labios mayores y menores pasarlos con suavidad y alrededor del clítoris.

He aquí un vídeo que trata algunos de estos temas:

Séptimo consejo. Es muy importante que el cambio de la ropa interior a diario y que la misma se lave con productos poco agresivos, usar tejidos de algodón y evitar lo mas posible los que son sintéticos, para ayudar a la transpiración.

Fotografia:wikimedia Commons; 123RF.

Espero que mis notas te ayuden a sentirte bien y ser más feliz.