Anuncios

Artículos

Alimentos que mejoran tu flora intestinal

Los ricos en probióticos y muy necesarios para el equilibrio de la flora intestinal. Descubre sus beneficios y sus usos en la cocina para incorporarlos a la dieta diaria.

Pan integral con masa madre

Un pan de calidad, elaborado con harinas Integrales y masa madre (un fermento natural que permite prescindir de las levaduras industriales) es una deliciosa opción para equilibrar la flora bacteriana. 

Aunque lo venden en panaderías, también se puede elaborar la masa madre en casa y utilizarla cada vez que se quiera hacer pan. Se trata de un alimento muy rico en fibra, de textura más elástica y un sabor y aroma intensos.

Kéfir

También conocido como yogur búlgaro (aunque su sabor no tiene nada que ver con el yogur), es una leche fermentada que proporciona una flora más rica y compleja, pues contiene unos 400 millones de microorganismos por gramo, de los que la mitad son bacterias del tipo Lactobacillus. El kéfir es ácido y algo gaseoso, y es ideal en batido con frutas o frutos secos, como salsa para ensalada o como parte de una sopa fría.

Encurtidos

Estas verduras y hortalizas fermentadas restablecen la flora intestinal al proveerla de microorganismos beneficiosos del género Lactobacillus. Lo más aconsejable es para garantizar su efecto probiótico, ya que algunos conservantes industriales que suelen utilizarse podrían eliminarles. Resultan deliciosos como aperitivo, mezclados con la ensalada o como picoteo para neutralizar los antojos.

Miso

Un sabroso condimento que se elabora fermentando soja sola o con cebada o arroz. Dar sabores a caldos, sopas, guisos y patés. Se calienta solo ligeramente, pues si hierve pierde propiedades.

Salsa de soja

Siempre que sea de fermentación lenta, y sin pasteurizar, es un buen complemento y aderezo. Tiene que usarse al final de la cocción y con moderación, pues es muy rica en sal.

Yogur
Es una leche fermentada con Streptococcus thermophllus y Lactobacillus bulgaricus que torna digerible la lactosa y la hace más asimilable. Conviene consumirlo desnatado para no añadir grasas a la dieta, y lo más fresco posible, para favorecer un mayor número de bacterias probióticas.

Chocolate

Ayudan a un aumento de las bacterias intestinales beneficiosas, como bifidobacterias y bacterias ácido lácticas, gracias a su dosis de fibra Eso sí, el chocolate ha de ser negro con más de un 70% de cacao.

Chucrut

Se trata de col fermentada, un básico en la cocina germana, abundante en una gran variedad de probióticos. Puede tomarse acompañada de kéfir o yogur, en ensalada, o como guarnición de verduras, patatas o carne.

Vino tinto

En el Centro de Investigación Biomédica, sus estudios han revelado que el consumo moderado de vino tinto mejora la flora y aumentan las bacterias beneficiosas en el Intestino.

Ciruelas Umeboshi

Muy populares en Japón, es un buen probiótico que puedes encontrar en tiendas de dietética. Su sabor es fuerte, sirven para acompañar cereales y verduras o como aderezo con aceite o salsa de soja.

Espero que mis notas te ayuden a sentirte bien y ser más feliz.