Anuncios

Artículos

Los Aztecas: su peregrinación II

Volver a la primera parte: Los Aztecas: su peregrinación I.

Los aztecas ya autonombrados mexicas continuaron su peregrinaje y a pesar de los peligros que significaba reingresar a Michoacán (Tierra de los que poseen pescado), pasan por Pátzcuaro y la mítica isla de Janitzio. En su estancia conviven con los Purépechas, en donde en su ciudad capital Tzintzunzan se rendía culto al dios colibrí Tzintzuni con ofrendas humanas, el cual era el símbolo de la resurrección ya que esta ave posee su fuerte capacidad de invernar.

Pero al salir de Michoacán inevitablemente hacen la guerra a los Purépechas, de donde salen huyendo llevando como prisionero a uno de los príncipes. De esta manera llegan al Valle de Toluca  y Metepec, los cuales en ese entonces estaban parcialmente inundados por una gran cantidad de pequeñas lagunas,  transcurría el año 883.

Es probable que la palabra Tllocán (Toluca) Lugar de dios tenga relación con el dios Tollotl

Ese mismo año en la primera ceremonia del Fuego Nuevo, El joven Huitzilopochtli que tenía 27 años, es sacrificado por su propio padre Mixcoahuatl, sacerdote de Tláloc y clasificado como cuarto Tezcatlipoca (nahui tezcatl) ahí también sacrificaron al príncipe purépecha prisionero en Michoacán a quien acompañaba su esposa, los cuales fueron sacrificados sobre una biznaga cada uno a un lado de un mezquite.

Esto dio origen a los rituales del sacrificio de Tezcatlipoca por su propio padre, que se celebraban todos los años ya en la ciudad de Tenochtitlán en el mes de Toxcatl, que por casualidad coincide con los mismos días en que se celebra la Semana Santa por los católicos.

La práctica religiosa y militarista de ofrendas humanas, desde tiempo atrás ya se practicaba, como está plasmado en el arte pictográfico y escultórico teotihuacano. 

Sacrificio ritual azteca

Ahora en la casta sacerdotal de Huitzilopochtli, el Cihuacoatl o consejero principal de los reyes tenochcas, dado que la representación del dios Tenóch encorvado, tiene una actitud semejante a alguien que está aconsejando muy parecida a un consejero real, y que a niveles de aplicación religiosa representa a la madre de Huitzilopochtli quien encarnaba al emperador o Tlatoani.

Esta madre o Tonantzin literalmente significa “nuestra madrecita”. En el idioma náhuatl aplicar el diminutivo es algo reverencial o muy querido (aun en México es muy utilizado el diminutivo) Así que Tonantzin se traduce más literalmente como “nuestra madre creadora”, similar a traducir Tollotzin como “nuestro movimiento creador”

Regresando a nuestro tema, Huitzilopochtli desde que dejo de ser niño siempre acompañó a pie a los cuatro Teotlamacatzin (lo que debieron que ser relevados varias veces), pero a partir del sacrificio (inmolación) del joven, ahora cargarían su espíritu, el cual les seguiría hablando.

En ese mismo año Mixcohuatl se adelanta a la tribu y se dirige directamente al Valle de México, mientras que la peregrinación sigue por el sureste según el mandato del espíritu de Huitzilopochtli, en esas regiones abandonan a la hechicera Mallinalxochitl que era hermana de Huitzilopochtli, ella jura vengarse y se queda a vivir ahí, por esta razón ese lugar se llama Mallinalco.

Es así como los mexicas entran al actual estado de Morelos, En donde un día Mixcoatl, un príncipe del reino de Culhuacán estando en campaña se encontró con Chilmalma (mano escudo) de ya de unos cincuenta años, en las tierras de Cuahunahuac (actualmente Cuernavaca), ella al verlo puso su rodela, las flechas con arco y su lanza en el suelo y quedo desnuda sin enagüas ni vestido frente a él.

Sorprendido el príncipe al verla le disparó sus flechas, las cuales ella sorprendentemente evadió y otras las desvió con sus manos haciendo honor a su nombre, la primera flecha se inclinó y le paso por encima, la segunda doblego la vara de la flecha y le pasó a un costado, la tercera la cogió con la mano en pleno vuelo y la cuarta hiso que le pasara entre las piernas, por lo que Mixcoatl se regresó a su reino.

Hubo otro encuentro, en la que ella se presentó igual desnuda, “descubriendo sus vergüenzas, Mixcoatl, vuelve a lanzarle sus jaras, si ningún resultado…después él la toma y se echa con ella y luego ella se empreño” Bernal Díaz del Castillo.

Meses después ya estando encinta Chimalma, Mixcoatl es asesinado por uno de sus capitanes y le usurpan el trono de Culhuacán. Cimalma murió al dar a luz a un niño, en el año uno caña, 895 d. C.

Este niño recibió el nombre de Topiltzin (nuestro príncipe) fue una honra el que naciera en esas condiciones ya que además existía la profecía de Quetzalcóatl (el tercer Tezcatlipoca) que decía que  él encarnaría en un príncipe nacido en el año uno-caña.

De esta manera el pequeño príncipe que nació en Amatlán, un lugar cercano a Tepoztlán, fue educado por la sacerdotisa Quilaztli y posteriormente por los sacerdotes del templo de Xochicalco.

Volver a la primera parte: Los Aztecas: su peregrinación I.

 

Fuentes principales:

 

  • De Sahagún, Bernardino, El México antiguo: selección y reordenación de la Historia general de las cosas de Nueva España de fray Bernardino de Sahagún y de los informantes indígenas, Venezuela, Fundación Biblioteca Ayacuch, 1981.
  • Díaz del Castillo. Bernal, Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, Volumen 1, Madrid, Benito Cano, 1795.

Manzanilla, Linda y López Luján, Leonardo, Historia antigua de México, Volumen 3, México, INAH, 2001.

Sobre el autor: Estudió en el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Premiado del CONACYT a la innovación científica juvenil. Militar retirado de la Armada de México. Actualmente se dedica al estudio de las aplicaciones tecnológicas y las innovaciones en la vida diaria y la historia de la humanidad.