Blogs

Carta al Cáncer

Carta al Cáncer

¿Por qué? Por qué tuviste que cruzarte en mi camino, ¿Qué hemos hecho para merecer esto? Era niña cuando vi a mi madre morir, por aquel entonces, no entendía por qué se fue al cielo, porqué me abandonó… mis abuelos lloraban desconsolados, como yo, que me aferraba a la mano de mi padre, entre lágrimas. Yo solo era una niña, enterré a mi madre, pero mis abuelos, enterraron una hija, que dejaba a una niña sin madre, tú cáncer, arrebataste la vida de una madre, de una esposa, de una hija… sí te llevaste un cuerpo, pero dejaste más almas destruidas.

De ahí pasé a vivir con mis abuelos, ya que mi padre trabajaba todo el día, no podía cuidarse de mí, años después, volviste aparecer, en mi abuela, leucemia, apenas eramos conscientes, apenás habíamos empezado a pelear, cuando se resfrío algo sin importancia, cuando tu no estas presente, pero ahí estabas, dejándola sin sangre, sin las armas necesarias para pelear, se fue, en una semana, abandonó la tierra, para volverse abrazar con su hija, mi madre, ella lo sabía, lo decía “pronto estaré con ella, con tu mamá” Nunca le di importancia, pero cuánta razón tenían sus palabras… Mi abuelo no tardó en irse después, esta vez no fuiste tú el responsable, no aguantó estar sin ella, murió de pena.


Parece que después, tú, la muerte en general nos dio una tregua. Yo crecí de golpe, mi niñez, para nada fue normalidad, me enamoré, me casé, tuve una hermosa hija, después, otra vez aquí, en mi persona, en mi pecho, el famoso “Cáncer de mama” pero yo no te iba a dejar ganar, no iba hacer sufrir a mi hija, lo que yo sufrí cuando te llevaste a mi madre, la que me trajo al mundo, después a mi abuela, que era como mi segunda madre. No lo iba a permitir, y luché, luché, hasta que te vencí.

Pero hoy vuelves a mí, llevándote nuevamente a mi ser más preciado, en el pasado era mi madre, y hoy mi hija, dime, ¿Por qué? ¿por qué? Solo es una niña, ¿Qué te ha hecho ella para que le arrebates la vida? ¿Para qué te vencí? ¿Para ver a mi hija morir? ¡eres peor que la muerte! ¡Tú llamas a la muerte! Hacia gente inocente, niños que apenas han empezado a vivir, te los llevas… No entiendo, pero no te lo voy a perdonar jamás, no voy a parar, no voy a dejar este mundo hasta que encuentre la manera de destruirte, si, a ti, cáncer, te tengo en el ojo de mira, tu no me vas a destruir a mí, yo te destruiré a ti, encontraré una vacuna, la cura, ya no volverás hacer daño, jamás… Jamás…. Sé que muchos me apoyaran, familias destruidas, por tu aparición, por haberte llevado a sus seres más preciados, Cáncer tienes tus días contados, me encargaré personalmente de ello, lo prometo.

También te puede interesar... Reflexión: Sant Valentín en el hospital

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

David secalcula actualizó su perfil
Hace 4 horas
David secalcula ahora es miembro de Revista Discover
Hace 4 horas
Elsinas Linos posted a blog post
Grown-ups and sprites can be found in an assortment of spots. In the North, they are ordinarily fou…
ayer
Elsinas Linos and GabiFJ joined Revista Discover
ayer
GabiFJ posted blog posts
ayer
Gaby Garcia posted blog posts
Viernes
Piero ha posteado un vídeo
La Montaña de Colores, es una formación montañosa teñida de las tonalidades del arcoiris: rojo, mor…
Viernes
Javi Gomez posted a discussion
Seguro que aquí hay muchos autónomos. Yo mismo me he hecho autónomo hace poco y al principio tenía…
Viernes
Javi Gomez ahora es miembro de Revista Discover
Viernes
Emmanuel Muñiz Alejandro commented on Mariano Cabrero Bárcena's blog post El niño y la niña solitarios
"¡Qué interesante reflexión!"
Jueves
Elena Popa and fernando gonzalez manios joined Revista Discover
Jueves
Mariano Cabrero Bárcena posted a blog post
El niño y la niña solitarios es un producto de nuestro tiempo. Puede ser, sin duda, que se desarrol…
Miércoles
Más...