Blogs

Comentarios sobre la naturaleza del tiempo

Iniciamos esta sección realizando una crítica a Heidegger y su obra Ser y Tiempo. El filósofo si bien trata de escapar del idealismo, termina retornando a él (en lo que Adorno llama pensamiento identificador). Si bien, es cierto que el pensamiento filosófico requiere de un repensar en los conceptos fundamentales del ser y el tiempo, nos encontramos en desacuerdo con las premisas y consecuencias hechas por Heidegger. El objeto de su ontología es la significación del ser para desde allí explicar a los seres humanos.

Podríamos decir un significado sin forma, contenido sin continente de un corte antropocéntrico. Para nuestra perspectiva, ésta resulta ser una mera abstracción fetichista sin lugar en la realidad haciendo equivalente a la muerte dialéctica en su inmovilismo sin rendir cuenta siquiera de la naturaleza del tiempo o el espacio.

           

Su Dasein (existencia) es un objeto viviente en su realidad histórica donde pareciera que Heidegger disuelve la sustancia en una serie de categorías subjetivas desde donde se espera fundar la objetividad. Así es como identifica al Ser ahí con el ser humano. Nosotros preferimos fundar al ente desde la sustancia existente dado que nuestro objeto de estudio es la materia, su devenir y aplicación desde la división de lo natural y lo social; preferimos des antropomorfizar al ser por esa razón. Existen en la realidad más que seres humanos. El ser necesariamente pasa a ser trans-subjetivo que no es otra cosa que la objetividad de la cosa negada. Así es como sella su destino con el idealismo del que pretende a escapar.

 

Quizá aún más grave es la identificación del ser con el devenir o la historia en éste caso antropocéntrico. La inversión de la historia como lo condicionante del Dasein pasa ahora a ser absolutizada por el ser; en consecuencia, el se absolutiza respecto al devenir resultando en una defensa velada al status quo.

 

Ahora bien, y considerando que la inspiración es el horizonte de la sociedad, la libertad, o más precisamente, la autenticidad del ser se logra por la autodeterminación de éste. El Ser ahí, al ser equivalente al ser humano, se hace auténtico al autodeterminarse de su entorno. En efecto nosotros hemos considerado que una condición de existencia es la afirmación del ente, no obstante esta reafirmación se realiza en la medida de que lo realiza con lo otro, en la medida que es mediado. El Ser y Tiempo se hace claramente una apología al individualismo y el sistema de dominación.

 

En términos de este apartado, el tiempo se hace equivalente al ser. En palabras de la física Heidegger hace una propuesta de la flecha psicológica del tiempo siguiendo al tiempo subjetivo de Kant. Difícilmente puede extenderse la autenticidad del ser para explicar la termodinámica y los misterios del espacio-tiempo.

 

¿Qué es el tiempo?

 

Una vez realizada la crítica anterior, surge la pregunta ¿Qué es el tiempo? Debemos recordar que para nosotros las categorías dialécticas son heteromorfas y heterarquicas; es decir, no operan bajo el principio conmutativo (A.B = B.A) debido a la relación dialéctica asimétrica entre la forma y la sustancia. Cambiar los polos de la determinación indica que toma preponderancia su sustancia y su forma de mediación. Ahora bien, si nos compenetramos en la categoría dialéctica espacio-tiempo ponemos de relieve la importancia de la primera sobre la segunda sin necesidad de recurrir a la abstracción de algún término. Por supuesto que al hacer la inversión de los polos, consideramos que las relaciones de mediación también se invierten creando una nueva forma de materialidad en la categoría, pero siempre conservando parte del otro polo. Es decir, todas las categorías mantienen sus cualidades de inmanencia y trascendencia. En consecuencia, la categoría adquiere nuevas propiedades irreversibles. Así el tiempo se hace indisoluble al espacio, materia, forma y sustancia.

 

Esta última reflexión nos lleva necesariamente a clasificar las maneras en que los campos como subrealidades se hacen sujetos-objetos y devienen en una diversidad de formas. El sistema o campo puede ser sincrónico, es decir que se supera en forma de circulo o recursiva. Hay otros sistemas que son sincrónicos pero no niegan la historicidad. Este movimiento conjunto, sincrónico y diacrónico, dicho de manera formal, da lugar a una superación en forma de espiral ascendente. Lo anterior es aproximadamente el método utilizado por Marx. No obstante, a pesar de que aseveramos que es cierto, también encontramos movimientos ondulatorios, espectrales y oscilantes donde cada uno representa una dimensión de la dialéctica como ciencia y epistemología. Es el de Marx, por decirlo así, un movimiento clásico. Para nosotros resulta evidente que, a diferencia de la teoría general de sistemas, pasamos del isomorfismo al heteromorfismo y retornar a un isomorfismo enriquecido. De tal modo que resulta diferente decir tiempo-espacio que espacio-tiempo debido a que la sustancia se ve alterada por la forma.

 

De manera más específica respecto al tiempo, Dussel, al referirse a lo que denominamos entes subjetivos, refiere que el tiempo entre los entes se vuelve sincrónico y acrónico; un momento en que todos los tiempos de los otros se disuelven y se convierten en la referencia a otra época histórica. El filósofo latinoamericano nos apunta hacia un tipo de temporalidad de tipo social e histórica de una ruptura de simetría que expresa la génesis de un nuevo periodo. No obstante, tal referencia antropomórfica no es homologa a la biología evolutiva o al aparente caos de las partículas subatómicas para quienes parece que el tiempo bien fuera hacia adelante o atrás ¿Hay alguna relación entre estas expresiones de la temporalidad-espacial?

 

De nuevo nos preguntamos ¿Qué es el tiempo? El tiempo como devenir nos lleva a preguntarnos ¿Qué es el devenir? Una forma de superación cuya sustancia misma es la diversidad de mediaciones.

 

La naturaleza dual del Espacio-Tiempo

 

Dejando atrás los razonamientos de Heidegger, trataremos de adentrarnos en la naturaleza del tiempo-espacio. Al igual que una determinación del ente, el tiempo-espacio se comprende así mismo como un reflejo especular con el espacio. Bien comprendió Einstein las naturalezas duales del fotón y del espacio. A nuestra manera, el tiempo-espacio es una forma de devenir. Es decir, el tiempo es la sustancia de la mediación de forma inmanente-trascendente. El tiempo es mediación del espacio, y el espacio del tiempo, ambos son objetos y sujetos mutuos. Así ocurre en la mediación con la materia y la energía en el mutuo y múltiple devenir del universo conocido. De acuerdo a esta mediación es que el tiempo y el espacio adquieren ciertas propiedades (las así señaladas flechas del tiempo: cosmológica, termodinámica y psicológica) deformaciones del espacio así definiendo su realidad ¿pero de qué manera se concretan estas múltiples interrelaciones?

 

A propósito de la historicidad (como la historiología de las múltiples e inextricables expresiones del tiempo) no puede encontrarse sometida a un rígido estatuto lógico de los que técnicamente pueden deducirse hechos no lógicos. Es muy cierto que la historia, y en particular las expresiones objetivas como edades geológicas y modos de producción poseen sus propias categorías que imponen su jerga con sus propios contenidos intrínsecos. Pero creemos que el devenir mismo, posee sus cualidades extrínsecas y trascendentes.

 

Nótese que la principal aportación de Galileo (y la más duradera) no es el método experimental en oposición a la escolástica, sino la contraposición de una construcción conceptual que es verificada por medio del experimento. Si el devenir natural nos inspira un concepto o un marco que es esencialmente dialéctico, de lo concreto a lo abstracto y posteriormente a lo concreto enriquecido; el movimiento contrario es válido. La verificación en ambos casos es igualmente valida al igual que la reflexión especulativa. Son momentos indivisibles de la ciencia.

 

El tiempo como tal (y de acuerdo a las observaciones de la naturaleza) no puede expresarse como un ser abstracto en sí. El tiempo no es un marco absoluto de la física clásica, sino que se encuentra en relación con el espacio, materia y energía (básicamente con los diferentes objetivaciones de la realidad). Sin embargo, ante los fenómenos de autoorganización, de la vida y psicología.

 

Un comentario respecto a este campo o subsistema debe realizarse desde la concreción de las ciencias, de gran utilidad será la complejidad, de tal manera que parte de la oscuridad de las abstracciones idealistas serán dejadas de lado. En vista de las afirmaciones ya vertidas, sostenemos que el tiempo lejos de ser una magnitud absoluta, cuantitativa y unidireccional es una vinculación que se establece entre el espacio-materia-movimiento, el devenir mismo como ya expresamos, pero ¿Qué se encuentra detrás del movimiento de la sustancia? La energía como potencia que permite la transformación perpetua, no entendiéndose de forma simplista como todo aquello que realiza un trabajo, sino como una ruptura de simetría constante.

 

Es decir, el tiempo es en parte consumo de energía en el espacio. Esta afirmación abstracta se concretiza al afirmar que existen diversos tiempos en un ente como totalidad sistémica y categoría, dado que cada uno de sus elementos o términos constitutivos posee un tiempo; el ente es fluidez, devenir; cada componente al vincularse entre sí confiere al ente un tiempo-espacio propio. La interacción entre entes en su subsistema confiere a su vez un tiempo al campo circundante. Dando un nuevo paso hacia adelante, el tiempo es una subsunción y externalización simultáneamente. Las distintas subsunciones tiempo-espaciales se expresan externalizándose con otras entidades, al paralelo que son subsumidas hasta alcanzar un afluente o consumo de energía constante.

 

El tiempo es subjetivo y objetivo sí el tiempo se encuentra vinculado directamente, aquello indica que cada entidad al ser finito posee un tiempo finito, quizá un tiempo aproximado. Toda entidad fluye y existe desde un inicio a un final, siendo una cualidad la finitud de lo existente. Resulta imposible disociar de la termodinámica y la entropía esta reflexión sobre el tiempo.

 

Es en la tensión que existe entre la neguentropía (disipación de la igualación térmica) con la entropía, es decir, un movimiento dialéctico de negación de la tendencia al desorden. La síntesis continua de superación es el tiempo mismo en este caso, es decir, es ente y categoría simultáneamente, de no acontecer así, la existencia no sería posible. Esta forma ontológica consiste en que pertenece al ente como sistema y sus respectivos elementos. Ello parecería que nos llevaría a un sistema sinequista de tiempos más minúsculos sin fin, en cadenas de causalidad deterministas, aunque un tiempo-espacio precede al otro en una cadena recursiva más elemental que rompe la circularidad en la mediación.

 

Si bien, el tiempo-espacio a diferencia del espacio-tiempo no se extiende de manera geométrica no euclideana por la extensión del universo conocido. El tiempo-espacio es un acontecer en todos los puntos del espacio-tiempo en la multiplicidad de concreciones objetivas, desde el Mar de Dirac hasta las escalas de la física relativista, pasando por los devenires de la historicidad de los seres vivos y la humanidad. No obstante, los tiempos-espacio se relacionan entre sí, no sólo haciendo alusión a los entes, sino al campo mismo.

 

La energía utilizada en la determinación en la determinación entropía-negantropía no es proporcionada únicamente por el ente en su autopoiesis (solución de la determinación entropía-negantropía) como una forma creativa del ente en su autoafirmación constante. En dicho proceso hace el tiempo; tal insumo de energía proviene del campo circundante que al poseer su tiempo espacio, como resultado de la más que sumatoria de las diferentes entidades. Ambos niveles de la realidad interaccionan, la subtotalidad con los entes. El tiempo es un ente en interacción y transformación continua. El tiempo-espacio es una reafirmación del ente, una recursividad constante en el sentido de frontera y horizonte. Una reafirmación recurrente que en parte es en sí misma, por tanto, no es de extrañarse que se haga una difusión en una fractalidad (libertad de escalas, autosemejanza en procesos y expresión en dimensiones fraccionarias) de manera continua-discontinua.

 

Existe un isomorfismo en los tiempo-espacio que permite la subsunción y externalización de las temporalidades entre el cosmos y el subespacio hacia el ente y viceversa. El tiempo-espacio no debe entenderse meramente como un punto cartesiano que llena el espacio, sino como un fluir que llena todo el espacio-tiempo dado que es una expresión del mismo, pues fluye de un ente al campo. Es decir, no es tampoco el flujo de un líquido, sino que es una interacción, pero que simultáneamente se encuentra un tiempo en todos estos sistemas. Esto resulta consecuente pues el tiempo espacio no tiene una existencia independiente al ente, y sí este último forma parte del subsistema así sus tiempos-espacio lo harán también encontrándose en una más que sumatoria de los diferentes tiempos de los elementos.

 

Encontramos paralelismos con Mainzer, quien nos comparte su visión del tiempo muy acorde con nuestra concepción dialéctica. Siguiendo su cuestionamiento sobre la simetría del tiempo en el subsistema de la mecánica cuántica nos dice: “How, then are we to comprehend growth and decay process thah appear to have a direction on time? This question bring us to the coreo f this book thesis. Complex systems that consist of many interacting elements, such as gases and liquids, or organisms and populations may exhibit separate temporal developments in each of their nomerous component systems. The complete state of a complex system is therefore determined by statical distribution functions of many individual states. It has been proposed that time  be definined as an operator wich describes changes in the complete states of complex systems. This time operator would then represent the averages age of the diferent component systems, each in its distinct stages. Accordingly 50-years-old could have the lungs of a 40-years-old, but as a smoker, have the lungs of a 90-years-old. Organs, arteries, bones its particular condition  and genetic  predisposition . The time operator in thus intended to indicate the inner, or intrisic time of a complex system, not the external clock time” (Mainzer, 2002: XV).

 

En efecto Mainzer supone bien la fenomenología del tiempo, como un promedio de los tiempos del sistema. Aun así, la afirmación nos permite entrever que la discusión aún no está zanjada del todo ¿Cómo se difunden en el devenir los tiempos de manera continua y discontinua de manera simultánea? ¿Los tiempos poseen un devenir? A nuestro modo la respuesta es afirmativa.

 

¿El tiempo-espacio es subjetivo y objetivo a la vez?

 

Continuando con nuestra exposición, el tiempo-espacio es subjetivo y objetivo a su vez. Nos explicamos, el tiempo es interno, autopoietico, una expresión de lo interno hacia lo exterior de una superación asimétrica inmanente, puesto superado, asumido e intensivo. Pero el tiempo también es extensivo, una expresión de la exterioridad hacia lo interno. El tiempo es vitalidad al expresarse y autoexpresarse. La física clásica se encontraba en un error bien sabido, el tiempo como un absoluto es imposible. En cualquier caso, el tiempo no es por supuesto una mera imposición del exterior hacia el ente, como un reloj externo objeto, ni sólo un tiempo subjetivo a la manera de interpretación del sujeto autoconsciente a la manera de la interpretación de la escuela de Copenhague; nuestra participación no determina absolutamente el tiempo-espacio de un campo.

 

A modo de volver sobre nuestros pasos, retomamos una discusión aún pendiente, yuxtapuesta a diversos aspectos de la realidad en el devenir de las entidades, la contradicción entre el continuo y el discontinuo. Entre los antiguos griegos la distinción fue bien percibida al inquirir en la causa del cambio y su regularidad. Heráclito fue el primer pensador registrado por la historia en concebir al tiempo como una continuidad, como un río en el cual nunca nos bañamos con la misma agua 2 veces. Un proceso irreversible que recuerda a las flechas temporales de la física moderna. En las antípodas las paradojas de Parménides de Elea a nuestro parecer ponen de manifiesto la discontinuidad donde sólo existe el ahora inmóvil. La paradoja de Aquiles y la tortuga: dicho razonamiento propone que en cualquier distancia existe un número infinito de puntos, luego entonces ¿Cómo es posible el movimiento? A nuestro parecer más que mostrar la imposibilidad del movimiento es la existencia del movimiento a partir de la discontinuidad que tiende al infinito. Debe señalarse que una cuestión es la divisibilidad de un intervalo.

 

El tiempo-espacio al encontrarse relacionado con la multiplicidad de entes también se ve contorsionado ya que la autoafirmación (como ya hemos expresado anteriormente) se realiza en la recursividad del ente decreándose y recreándose a sí mismo. No obstante, la tendencia así señalada como una mera autopoiesis implicaría una infinitud de iteraciones que en efecto destruirían el fluir del devenir y del tiempo en este caso.una inclusión de entes con sus sentidos teleológicos en lo inmanente del ente, en perpetuar su existencia, el cosmos que se inscribe en el ente en sus procesos a modo de ofrecer un sentido de completitud en ellos dando una resolución. Como acontece en el cálculo como una expresión de las matemáticas continuas, en las curvas sólo se expresan los puntos, el resultado de la síntesis, de lo ya realizado, no se expresa el proceso no continuo ni el principio del mismo, de allí las curvas suaves (al menos en algunos casos) y la divergencia con las matemáticas discretas que si bien incluyen la recursión, inicio y fin del movimiento, más aún no muestran la completitud. En realidad, ambos forman parte de un mismo movimiento.

 

Continuando respecto al tiempo emerge la pregunta ¿Es continuo? Sí señalamos que el tiempo como devenir recursivo, donde lo continuo-discontinuo se relacionan y resuelven; el tiempo es una ruptura de simetría permanente de la determinación (discontinuo-continuo) condicionada (espacio-tiempo). Es decir, retomamos la noción que estas relaciones no son simétricas o que un término sea equitativo, sino que las dinámicas se entrelazan. Lo continuo es imposible sin la recursión discontinua; no acontecería la reproducción, emisión subsunción. A cada instante de tiempo (quizá aún debajo de las magnitudes de Planck) ocurre en efecto este rompimiento de simetría entre las dinámicas entrelazadas, para la ontología la ruptura entre los términos de las determinaciones-condiciones.

 

Al extenderse a cada entidad existente, el tiempo-espacio se podría observar en una diversidad de expresiones temporales que encuentran la unidad en el devenir. En cada ente como sistema hay una infinitud de recursiones de cada uno de sus elementos que a su vez expresan sus temporalidades y así sucesivamente, cada espacialidad expresa su tiempo de tal modo que la linealidad se expresa a su vez en la recursión y ésta en una linealidad. El tiempo-espacio no es una curva ni una espiral eternamente recursiva sino ambas simultáneamente en una estructura fractal donde cada paso acontece una ruptura de simetría. Esto nos aleja del sinequismo, es decir, la divisibilidad infinita de un ente es limitada por la mediación del campo-subsistema, que al actuar como totalidad las dinámicas generales se entrelazan a las del ente y sus elementos interactuantes en sus procesos. En lo ontológico, el término mismo no es un átomo sino una expresión abstraída de la totalidad misma.

 

Si el tiempo-espacio como continuum en parte es una afirmación recursiva aparentemente cíclica ¿Implica que existe un tiempo negativo? La realidad parece indicarnos que así es, aunque ello no está implicando una simetría del tiempo, sino que al ser un devenir, una determinación-condición, un proceso contrario en cada resolución de las contradicciones, produce inevitablemente una negación que será negada a su vez. El tiempo no es una coordenada en un campo ni un mero punto de referencia que inicia en 0 y continua, es un ser-fluir, un ser-así relacionado en múltiples variedades complementarias. No obstante, estas relaciones son desiguales y combinadas por lo que la expresión del tiempo-espacio no es retrotraerse sino al devenir. En pocas palabras existen procesos en sentido negativo que no interfieren el fluir del devenir que nos parece que marcha hacia adelante. Esta asimetría parcial del tiempo no contraviene en modo alguno la entropía o a los sistemas disipativos. Existe el tiempo-espacio inverso como un proceso en negación del devenir que no tiene una existencia independiente por lo que es efímero.

 

Una de las características de la ciencia, en particular de la física moderna, relativista y cuántica es la invariancia en su comprensión del tiempo como una coordenada o un marco referencial; de allí que sea perfectamente posible la simetría T, -T al hacer referencia a una forma de substancia. T puede ser reemplazada por -T, resultando por ejemplo en un agujero blanco con propiedades teóricamente inversas al agujero negro (es decir, nada caería en el hipotético ente). Ello no implica que existan los agujeros blancos.  No muy diferente ocurre con la mecánica cuántica cuyas dinámicas en sus ecuaciones son discontinuas. No obstante, el tratamiento del tiempo en la ecuación de Schrödinger no es diferente a la física clásica ya que es simétrico aunque los paquetes de energía sean discretos (h) en los operadores que dependen de las magnitudes de Planck como un mínimo. Así ocurre con el tiempo, es una magnitud mínima dependiendo de h. “Time in quantum mechanics remains merely an invariant parameter, as in classical mechanics and in relativity theory, and is not measurable quantity in the sense of a quantum mechanical operator. It is only later, when irreversible precesses are considerer, that it Will be posible to define time, as an operator in the framework of a generalized quantum mechanics” (Mainzer, 2002: 64).

 

¿Qué acontece si dos estados cuánticos se combinan? Se pueden conjuntar en uno solo, incluyendo su tiempo en una combinación lineal. El principio de superposición es representado como una superposición lineal de 2 estados que están interpenetrados el uno en el otro como 2 ondas formando 1. En sí la mecánica cuántica resulta ser una teoría lineal pero no localizada. Cuando inicia la medición del tiempo, “both systems (i,e. the mesured system and the measuring apparatus) are prepared in two separated states and their subsequents temporal development is determined by the Schrödinger equation. Because of the superposition principle, at a later time (+>0) the complete states consist of nonseparable states with indefinite eigenvalues” (Mainzer, 2002: 65-6). No puede realizarse una observación no lineal del sujeto hacia el objeto cuántico lineal. La interpretación de Copenhague parte de un fetichismo al absolutizar el acto subjetivo en la determinación absoluta del objeto haciendo equiparables, o aplicando isomorfismos, allí donde no existen o donde no es posible. Debe matizarse el acto de observación como determinación. No pueden abstraerse el determinismo de los estados cuánticos en su tiempo reversible sin más con el ser humano en observación compleja de tiempo asimétrico. La observación por principio no determina superposición de las ondas, la determina en el sentido que la observación se realiza por aparatos de mediación que emiten un láser.

 

Más bien, la comprensión del tiempo cruza por el entendimiento de las múltiples facetas en que los entes se relacionan entre sí. En parte las simetrías del tiempo se deben al tipo de entes como sistema que presentan tanto la física clásica, la cuántica y relativista; es decir, son entes idealizados (en el sentido de la abstracción) que no siempre se encuentran relacionados con diferentes campos de la realidad, tratándose de crear modelos cerrados. Tendencia marcada por las herramientas metodológicas del cálculo que se concentran en lo ya realizado, en lo devenido que no puede expresarse más allá de curvas y las simetrías temporales como la indiferencia de una circunstancia a otra. Aún la mecánica cuántica se ha expresado en una búsqueda de la linealidad; la precisión pareciera una realidad en relaciones deterministas. En ésta linealidad de lo siempre devenido es factible el tiempo negativo o el siempre retorno feliz al punto de inicio. Pareciera una contradicción ya que suponemos que el tiempo puede ser negativo, más no debe olvidarse que este devenir más bien acontece en la no-linealidad, el tiempo espacio en no lineal y las rupturas simétricas ocurren en sentido, pero no de forma irreversible al devenir, sino como parte integrante de éste. En otras palabras, el tiempo es no lineal.

 

Por último, expresamos en este punto, ciertamente debe existir una conciencia plena de la idea como la interiorización de lo extrínseco; para nuestra humanidad las estructuras sociales de dominación que permearán a priori nuestro sistema conceptual de aprehensión de la realidad. Entonces pues ¿La historia debiera de alcanzar un status de ciencia? La liberación del ser humano así lo exige. Aún para la historicidad la experimentación es válida; una experimentación por observación semejante a la astronomía.

 

Ampliación que se espera pueda enriquecer al marxismo pues las relaciones sociales, lucha de clases, los procesos históricos y saltos cualitativos se dan en términos de un sistema en forma de red.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Licenciado en Ciencias políticas e involucrado en el mundo de las actividades académicas y sociales. Actualmente realizando investigaciones y organización para distintos frentes sociales y proyectos para el desarrollo económico.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

Vane ha posteado los vídeos
Domingo
Vane ha posteado un vídeo
Sábado
Moi actualizó su foto de perfil
Viernes
Moi y Vane ahora son amigos
Viernes
Vane posted a photo
7 de Ago.
Vane posted a photo
7 de Ago.
  • Vane Muchas gracias Moi!!! :D
    Sábado
  • Moi Guapa.
    Viernes
P Ivan Villalta V ahora es miembro de Revista Discover
6 de Ago.
Jimmy Valencia Jaime posted a blog post
1 de Ago.
Vane posted a blog post
Te escribo a ti, lo más preciado que tengo, lo que más quiero, sé que no vas a creerlo, de tantas v…
30 de Jul.
Vane posted a blog post
Siempre he sido una mujer liberal, no he tenido problemas para ligar aun menos para volver a los ch…
29 de Jul.
Emmanuel Muñiz Alejandro commented on Martalopez's blog post ¿Por qué hablar inglés es tu puerta de entrada en el mercado laboral internacional?
"La verdad estoy muy de acuerdo que es vital saber inglés como una herramienta para el mercado labor…"
29 de Jul.
Emmanuel Muñiz Alejandro ha posteado los vídeos
26 de Jul.
Más...