Blogs

Algunos de los tópicos especulativos más fascinantes de las ciencias naturales y sociales es la posibilidad de un futuro o un presente imposible. Es fácil preguntarse ¿Qué hubiera pasado sí…? ¿Si Hitler no hubiera tomado el poder? ¿Qué hubiera pasado sí el Imperio Romano no hubiera caído? Claro, algunas de las especulaciones son más plausibles que otras, pero lo cierto es que es una de la cualidades humanas la especulación de lo alternativo incluyendo la vida cotidiana, más aún si se allega a datos científicos.

 

La especulación que nos interesa revisar es ¿Qué hubiera pasado si el meteorito que extinguió a los dinosaurios no hubiera chocado contra la Tierra? Creemos que la noción de un continuo régimen de los dinosaurios si no hubiera chocado el meteorito se sostiene debido al enorme éxito alcanzado por esta especie dominante y la poca competencia con la que se enfrentaron en particular durante las eras geológicas del jurásico y cretácico. Si bien los mamíferos (ya presentes desde el triásico) y las posteriores aves no eran más que una competencia marginal. Resulta lógico pensar que en de no haber chocado el meteorito contra la Tierra la evolución habría cambiado pero no alterado significativamente la relación de nichos ecológicos respecto a otras especies.

 

Uno de los autores de bilogía especulativa más trascendentales es Dougal Dixon, quien continúo su éxito de la Zoología del futuro. En su obra “Los nuevos dinosaurios” el autor nos sitúa en una Tierra alternativa en el presente. Un hecho sorprendente, sus dinosaurios propuestos ocupan los mismos nichos ecológicos que los animales actuales mostrando pocas diferencias en muchos casos.

 

Los terópodos (dinosaurios carnívoros) en realidad no muestran diferencias con los de hace 65 millones de años, dominados por la línea evolutiva de los carnosaurios al nombrado Megalosaurio moderno. No muy diferente ocurre con los sauropodos, los titanosauridos modernos no sufrieron modificaciones de sus antepasados. Por otra parte, los antiguos pterodontes abandonan el vuelo y se han convertido en rumiantes de cuello largo de las sábanas africanas asemejándose a las jirafas. El nicho arborícola es ocupado por los simios es ocupado por los arbrosaurios delgados y agiles dinosaurios adaptados a columpiarse en los árboles pero con menor inteligencia que los homínidos.

 

En las estepas del norte, viven pequeños dinosaurios insectívoros, que habitan junto a los descendientes de los hadrosaurios que se alimentan de los pastos a semejanza de los bisontes. Importante nicho lo ocupan las aves que han evolucionado hasta poder moverse en mandas. También se presentan variedades de los dromaeosauridos (familia del velocirraptor y deinonychus) como la garra del norte, que no sólo posee la icónica garra en las patas traseras sino también en las delanteras o el sable, reptil carnívoro con colmillos de sable. Es en el hemisferio norte donde los sauropodos se encuentran acorazados a semejanza de los mamíferos gliptodontes.

 

 

Desde una perspectiva sumamente detallada y verosímil, Daniel Benson expone en una página de internet “The especulative dinosaur project”, la evolución paso por paso en la edades del cenozoico donde se especula una 2da edad de oro de los dinosaurios. En la actualidad el autor especula que los viejos tiranosauridos han devenido en los errosaurios, en los cuales las patas delanteras de dos dedos se han convertido en vestigiales pero en gran parte han decrecido de tamaño ya no siendo los depredadores máximos. No obstante el sable boreal, un errosaurio de 10-12 metros de largo y dientes de sable, semejante a un tiranosaurio de plumas blancas. Los therizinosaurios, reptiles con garras delanteras semejantes a guadañas son una especie exitosa en este mundo. Por otra parte los carnosauridos son los máximos depredadores de la sabana africana. Por otra parte los ceratopsidos y hadrosauridos no se han mantenido idénticos a sus antepasados sino que han adquirido formas semejantes a los sauropodos con cuellos y colas largas.

En los mares se encuentran creaturas realmente curiosas, al no existir los cetáceos el nicho ecológico es ocupado por los cefalópodos como el calamar proponiendo la familia de los balaenauthethia colosos del mar cuyos cuerpos recuerdan a las ballenas. Los mosasaurios se encuentran presentes pero de una manera diferente, de cuerpos más delgados recordando más a las serpientes marinas. No obstante la creatura de mayor tamaña es un tiburón que se alimenta del plancton.

 

Las aves por su parte han adquirido un papel más preponderante que en el cretácico, dado que las aves no voladoras semejantes al viejo dinornis se encuentran presentes de una manera colosal como un gran depredador nadador. Los pingüinos en este mundo en realidad son depredadores más semejantes a los leones marinos. No menos aterradores resultan los descendientes de los patos de tamaño semejante a un avestruz.

 

Una pregunta salta a la vista de inmediato ¿Los dinosaurios podrían haber desarrollado una inteligencia semejante a la humana? La especulación durante los años 80´s ya se había realizado proponiendo al Stnonychosaurio (pariente del velociraptor y troodonte) como un posible candidato a la evolución de la inteligencia humana. En tal propuesta, el dinosauroide llegaba adquirir la posición erguida humana sin la rigida cola, un lenguaje por gorgoteos parecido a las aves; al no ser mamíferos y no amamantar, las crías serían alimentadas por regurgitaciones. De perspectiva diferente, Nemo ramjet junto al artista grafico provorot han especulado acerca de la inteligencia de una manera dispersa en la página devian art. Para ellos el dinosauroide más bien aviano cuya postura no es erguida, pero por supuesto teniendo los pulgares oponibles. Así especulan acerca de su arte, idiomas y étnias hasta la edad del bronce de los dinosauroides.

 

Una cosa más, las especulaciones, en este caso de los dinosaurios, nos invitan a reflexionar el papel de la humanidad en la Tierra; de no existir nosotros y los mamíferos la vida continuaría hasta posiblemente la aparición de la inteligencia por otros medios.

 

Bibliografía

 

Dixon Dougal (1988). “The new dinosaur”. Salem House Publishers. E.E.U.U

Benson Daniel. “The especulative dinosaur Project”. Consultado en: http://speculativeevolution.wikia.com/wiki/Speculative_Dinosaur_Project

Nemo Ramjet. “The return of the dinosauroid”. Consultado en: https://www.deviantart.com/art/Language-of-the-Dinosauroids-132379691
https://www.deviantart.com/?section=&global=1&q=dinosauroid+nemo+ramjet

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Licenciado en Ciencias políticas e involucrado en el mundo de las actividades académicas y sociales. Actualmente realizando investigaciones y organización para distintos frentes sociales y proyectos para el desarrollo económico.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

Marcos Antonio Mesa Vasue, Joaquín Díaz Blanquez and Danitza Moran joined Revista Discover
Hace 11 horas
Joaquín Díaz Blanquez posted a blog post
Pavía, moderna ciudad de Lombardía en el corazón de la llanura padana está llena de arte, cultura y…
Hace 12 horas
Danitza Moran posted a blog post
Si te gustan ver series y novelas de tv o te interesa el tema puedes escribirme para pedir las mejo…
ayer
Empresa limpieza madrid

Empresa de limpieza de comunidades y mantenimiento en madrid

https://www.…
Empresa limpieza madrid ahora es miembro de Revista Discover
ayer
Martalopez posted blog posts
ayer
Martalopez posted a blog post
 Todo el mundo quiere tener una boda especial. Y no solamente los novios quieren que sea especial p…
Jueves
Más...