Blogs

Cuando los modos de producción se encuentran, el caso de Roma y Cartago

 

Es usual que en los libros de historia provenientes de posturas idealistas (es decir que consideran que el desarrollo de la historia se debe a las ideas y voluntad de determinados personajes o el resultado de tal o cual batalla; por lo tanto, la historia se vuelve una vorágine de hechos inconexos) de las que usualmente son escritos los libros de texto tienden a centrar su atención en la voluntad de los dirigentes así como en las batallas militares; una visión de la historia desde la clase poseedora y explotadora. Un entendimiento del desarrollo histórico así, hace permisible preguntas contrafactuales tales como ¿Qué hubiera pasado sí...? Lo cierto es que el conflicto más extremo entre las clases sociales, la guerra, si puede ser analizado pero desde una perspectiva diferente.  

 

En realidad, desde el materialismo histórico se comprende el desarrollo histórico a la inversa, es la materia o los modos de producción: la forma en que la humanidad organiza la producción de bienes y servicios, las relaciones sociales de producción y su cambio por el conflicto de las clases sociales las que determinan las ideas y lo hechos en la historia. Aquí existen los procesos los que determinarán aproximadamente los hechos históricos. Entonces el conflicto de clases sociales no sólo se circunscribe dentro de las formaciones sociales (es decir, la conjunción de diversos modos de producción donde uno de ellos es hegemónico en un área geográfica usualmente identificada por país, reino o imperio según sea el caso) sino también el conflicto se hace extensivo entre las clases sociales explotadoras por extender su dominación económica y política. La formación social que posea un mayor excedente productivo (plusvalía) tendrá mayores posibilidades de vencer en un conflicto armado.

Entonces ¿Cómo puede determinarse que una formación social es más avanzada? Cuando al menos uno de sus modos de producción obtiene mayores excedentes en bienes. En la superestructura política adoptada (que tiende a encontrarse en congruencia con las relaciones sociales de producción, por ejemplo en el actual capitalismo la mercantilización de todas las esferas sociales produce formas de gobierno representativas y parlamentarias en congruencia al "mercado de productos políticos") se determinará de que modo se utilizarán estos excedentes que tienden a satisfacer las necesidades de la clase gobernante. La búsqueda de mayores excedentes originará conflictos entre formaciones sociales ¿Quién vencerá? La formación social que logre mayores excedentes productivos, ya sea ajustando sus relaciones sociales de producción o por que estas ya permitían lograr un mayor excedente material en el campo de batalla. No hacemos referencia únicamente a la masa de equipos y combatientes, sino a una estructura social más avanzada, o que permite una mayor especialización del trabajo, la que permite el continuo esfuerzo de guerra sin afectar a las estructuras sociales e incluso reforzarlas.

 

Y es bajo este burdo esquema que se analizará de manera brevisima el mayor conflicto de la antigüedad (tanto por los efectivos humanos implicados como por los materiales utilizados): Las Guerras Púnicas; el conflicto entre la Roma Republicana y la Cartago Oligarca por el dominio del Mediterráneo Occidental (que en términos de geopolítica antigua significa la posibilidad de incursionar en el Mediterráneo Oriental). No es el propósito de éste texto hacer una narración de las batallas individualmente sino defender la hipótesis de que Roma venció a Cartago debido a que su principal modo de producción: el esclavismo producía mayores excedentes que las formas de producción mixtas de la ciudad púnica.

Es bien conocida la riqueza comercial de Cartago apoyada por una experimentadísima flota naval comercial y una armada de 400 quinquirremes (naves de batalla impulsadas por 5 filas de remos), sus avanzados métodos de producción (la primera referencia histórica a la manufactura prefabricada) aplicados sobre todo a la construcción naval, métodos agrícolas avanzados, así como la belleza de la propia ciudad con el famoso puerto rectangular para la marina mercante y el circular para la armada. Sin embargo, este aparente gran despliege se encontró con un tope socioeconómico, el trabajo excedentario procedía de formas semiesclavistas; es decir existía una amplía gama de formas jurídicas que iban desde la libertad, semiesclavitud y esclavitud. Esta indeterminación significó no sólo un menor excedente o plusvalía, sino que la propiedad de los medios de producción (los esclavos) se encontraba mas bien dispersada y de cantidad variable pero insuficiente a las futuros esfuerzos de Cartago. En nuestra opinión los mayores excedentes económicos que obtenía la ciudad púnica provenían principalmente del comercio antes que la producción agrícola. Quizá a ello se debe que éste pueblo daba mayor importancia a las actividades navieras antes que a la colonización a profundidad. En tal contexto económico antiguo las relaciones económicas permitían una división del trabajo lo suficientemente avanzada como para permitir tuviera una población libre para dirimir los asuntos comerciales, pero tendería a ser de una cantidad inflexible de ciudadanos armados como el núcleo principal del ejército por lo que el faltante de tropas debía hallarse en otros lugares. Este hecho es trascendental en grado superlativo por que la principal fuente de acumulación en la antigüedad era por la guerra y el esclavismo permitía forjar una capa de la población libre de ciudadanos dedicada al entrenamiento castrense. Esta inflexibilidad puede ser verificada en la composición del ejercito de Cartago formado principalmente por mercenarios de todas las nacionalidades, en tanto que el núcleo lo conformaba una falange que evolucionaría sus tácticas al empleo de la falange macedónica, caballería pesada y una tropa de elefantes, pero en realidad eran una minoría que era difícil de sustituir en caso de desastre. De hecho la marina era mucho más significativa que el ejercito de tierra. En un dado caso el ejército podría privatizarse como ocurrió con Anibal Barca dada la composición oligárquica de la clase gobernante de la metrópoli púnica. Algo semejante les ocurriría a las ciudades estado italianas durante en Renacimiento.

 

Caso contrario lo representa la República Romana, allí el esclavismo se encontraba arraigado entre la clase senatorial y la propiedad tendía a concentrarse. La división socieconómica era de libertad o esclavitud. No menos importante era el desarrollo superestructural político traducido en una juridización de las actividades políticas y económicas. Allí surgió el concepto de propiedad quirital (propiedad privada y de uso ilimitado). Avances políticos impulsados por la lucha de los proletarios y los caballeros (clase baja y clase media) contra la nobleza patricia. Es decir, Roma a diferencia de Cartago era un sociedad netamente clasista sobre la base bien definida de la propiedad privada. Este núcleo sólo requeriría ser estimulado para aceptar a la esclavitud en masa.

 

Si bien, antes y al inicio de Primera Guerra Púnica existía una amplia capa social poseedora de pequeñas parcelas en Roma, las condiciones de acumulación e introducción en masa de la esclavitud en Italia estaban dadas. Esto significaba que los esclavos una vez introducidos en el ciclo de la producción liberaban el trabajo de los ciudadanos que se enrolaban en el ejército que capturaban a su vez más esclavos que liberaban mas trabajo ciudadano y así sucesivamente. Aunque ello implicara una precarización en las condiciones de vida del pequeño propietario que no tenía mas remedio que convertirse en un proletario y marcharse a Roma (a diferencia del capitalismo este éxodo a la ciudad no significaba un enrolamiento a la  industria) a recibir una ración de grano. Es significativo comparar al ejército romano con una creciente participación pública del Estado romano (pago de equipos, entrenamientos, sueldos) a diferencia del Estado Cartaginés que hacia justamente lo contrario. No es de extrañar que en Roma las primitivas legiones (cabe señalar que viene del vocablo legios, elegidos para el servicio público) se componían de acuerdo a las clase sociales: velites, princeps, triarii, en las que cada individuo debía pagar su equipo. Este hecho clasista inscrito en la misma estructura de las legiones atizaría a las futuras guerras sociales y civiles en la República tardía. A medida que el esclavismo se hegemonizaba en Italia las legiones se homogeneizaron a ser formadas exclusivamente de infantería pesada (prínceps). De hecho durante el cambio de marea de la Segunda Guerra Púnica, las reformas de Escipión el Africano, antes de la batalla de Zama, ya dejaban entrever las reformas de Mario.

 

Una vez delineadas las divergencias no es difícil comprender que formación social vencería a lo largo de los tres conflictos. Una vez que los mamertinos en calidad de italianos solicitaron ayuda a Roma contra la siciliana Siracusa, el conflicto más grande de la antigüedad arrastraría a la potencia vencedora a la apoteósis del esclavismo. En las batallas terrestres las legiones se mostraron superiores a la panoplia de cuerpos especializados de Cartago. Y como era de esperarse ya una vez que los púnicos sólo controlaban la ciudad de Lilibeo en Sicilia la armada aprovechó su ventaja. La marina romana no era rival contra su homologo norafricano. A decir verdad, el que los romanos hubieran capturado una quinquirreme cartaginesa no marca el punto de inflexión contrafactual sino que dicha eventualidad fortuita aceleró el proceso de asimilación ya existente. En realidad, en la Primera Guerra Púnica consideramos que desde el momento en que Roma venció a la marina de Cartago en la batalla del Ecnomo, ésta última ya se encontró perdida, porque las inflexibilidades de su forma productiva mixta nunca permitieron reconstruir su flota y se vió obligada a luchar en una guerra de guerrillas en Sicilia, a pesar de que las legiones fueron rechazadas in extremis en la batalla de las Bagradas en el mismo perímetro africano de Cartago. Mientras que la República Romana perdió al menos tres flotas. Estas divergencias económicas son visibles en las victorias y derrota final de Anibal en el Segunda Guerra Púnica, pues a pesar que los romanos perdieron mas 100000 efectivos a lo largo del conflicto, recuperación que se producía por mayor concentración de la propiedad de la tierra y mayor cantidad de esclavos, dejando más seres humanos listos para batallar, mientras que las fuerzas de Hanibal progresivamente se desgastaban hasta no constituir una amenaza tan directa a pesar de encontrarse en el mismo suelo italiano. En ese conflicto la marina de Cartago sólo pudo participar de manera testimonial. La invasión de Escipión el africano al mismo perímetro de la ciudad púnica lo confirma. La Tercera Guerra Púnica y final destrucción de Cartago puso el punto final al conflicto no sólo de dos formaciones sociales, sino al enfrentamiento de dos modos de producción.

 

Estas disertaciones son necesarias para la comprensión de las coyunturas del presente y del futuro.

Enviarme un correo electrónico cuando reciba comentarios –

Licenciado en Ciencias políticas e involucrado en el mundo de las actividades académicas y sociales. Actualmente realizando investigaciones y organización para distintos frentes sociales y proyectos para el desarrollo económico.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

Vane posted a blog post
Si me vieras con mis ojos,
Sabrías que te amo más que a nada en el mundo.
Si me vieras con mis ojos…
ayer
Martalopez posted a blog post
 Las ciudades están llenas de barreras arquitectónicas que suponen todo un reto para cualquier pers…
Miércoles
Martalopez actualizó su perfil
Miércoles
Vane ha posteado los vídeos
Martes
Maria Forte posted a blog post
Las hemorroides se producen en la parte inferior de la mayor parte del recto y el ano, donde las ve…
Martes
Maria Forte ahora es miembro de Revista Discover
Martes
Vane posted photos
11 de Jun.
NoobBoy posted a blog post
El iPhone es un teléfono fantástico, pero si eres un gran usuario de los servicios de Google, puede…
11 de Jun.
NoobBoy and updater joined Revista Discover
11 de Jun.
updater posted a blog post
WhatsApp es un servicio de mensajería móvil muy popular con más de 1.000 millones de usuarios diari…
11 de Jun.
Emmanuel Muñiz Alejandro compartió su publicación de blog en Facebook
9 de Jun.
Daniel Muñiz Alejandro posted photos
6 de Jun.
Más...