Anuncios

Artículos

Todos hemos oído hablar de los agujeros negros como una fuerza imparable de la que ni la luz puede escapar a su fuerza de gravedad. Aunque esa idea es inexacta, por ahora centraremos nuestra atención en una propuesta de la física que puede explicar los mismos fenómenos que los hoyos negros. A esta propuesta se le conoce como estrella de bosones.

¿Cómo puede aparecer una estrella de bosones?

Aquí la física cuántica resulta fundamental. Cuando una estrella se convierte en enana blanca, las órbitas electrónicas de sus átomos están muy juntas como para impedir el colapso gravitatorio. Sí la estrella es de mayor tamaño, una vez que términe de consumir su combustible, la estrella se va a encoger a una estrella de neutrones, donde tal es la presión que los electrones se unen a los protones para formar neutrones. De allí el nombre de este cuerpo estelar. Si la estrella inicial es aún más grande, una vez que muera, la presión resultante hará que los neutrones se unan más y liberen a los quarks que los forman. Esta sería una estrella de quarks.

¿Y qué tienen que ver los bosones en todo esto? Pues bien, en principio nada impide que los bosones bajo la misma presión de una estrella moribunda se mantengan lo suficientemente estables como para formar una estrella muy pequeña pero con las mismas propiedades gravitatorias que un agujero negro. Y a diferencia de las demás partículas subatómicas, los bosones pueden tener más de un estado cuántico por lo que a mayor presión gravitatoria no cambian.

Con esto queremos decir que en ciencia aún no se dicho la última palabra y nuevas cosas insospechadas pueden surgir.

Licenciado en Ciencias políticas e involucrado en el mundo de las actividades académicas y sociales. Actualmente realizando investigaciones para distintos organismos gubernamentales y proyectos para el desarrollo económico.