Anuncios

Artículos

Estudios sobre la Supraexplotación Vol. 4  Sobre el valor trabajo relativo y la supraexplotación
Para la Revista Discover por Daniel M. Alejandro

Secciones


Introducción


1.- Problema
2.- Hipótesis
3.- Objeto de estudio
4.- Unidades de análisis
5.- Objetivos
6.- Justificación
7.- Metodología
8.- Contenido
9.- Cronograma
10.-Bibliografía

Capítulo “De las relaciones sociales de producción y el crecimiento sin equilibrio entre valor y precio”

4.1 Sobre la valorización del Capital Variable, el crecimiento equilibrado y las secciones no productivas
4.2 De los ciclos y velocidad del Capital Productivo
4.3 Una consideración teórica sobre el CC y el Desarrollo Desigual
4.4 En torno a la Plusvalía y su posible determinación
4.5 Otras consideraciones de los ciclos del capital
4.6 De las secciones no productivas
4.6.1 Sector III, Sector Circulante
4.6.2 Sector IV, Sector Financiero
4.6.3 Sector V, el Estado
4.7 Una última consideración: un ejemplo con la teoría neoclásica

Capitulo IV “Conclusiones y nuevas líneas de investigación”

Interpretación cuantitativa de la Teoría de la Supraexplotación

Introducción

La siguiente investigación se propone realizar un análisis teórico matemático de la teoría de la Supraexplotación (derivada a su vez de una síntesis de las teorías del intercambio desigual y la teoría de la dependencia) para realizar un análisis que permite desentrañar la dialéctica de la dominación imperialista haciendo hincapié en la interpretación cuantitativa y matemática que se realiza entre las formaciones sociales considerando a la Condición Dependiente en relación con un centro imperialista.

La metodología es una continuación del método dialéctico con un análisis comparativo de la teoría de la supraexplotación para formar un condensado teórico-matemático sobre las relaciones sociales de producción que entrañan formas de dominación. De acuerdo al estudio de las teorías en cuestión, se puede afirmar que las mercancías pueden o no intercambiarse a su valor debido a que existen diferencias en productividades, que en última instancia son diferentes niveles de explotación, remuneración y valorización al trabajo humano. Al referirnos a la teoría del valor-trabajo resulta de gran trascendencia el destino de la mercancía principal la fuerza de trabajo, que puede o no ser remunerada a su valor de reproducción –siendo esto indistinto de las formaciones sociales desarrolladas y periféricas. En efecto, la masa de plusvalía y de ganancia difieren tanto dentro de la formación social, no obstante si serán idénticas sólo a nivel mundial.

En consecuencia se intenta mediar la valorización de la fuerza trabajo y que consecuencias tiene para el consumo y la circulación de mercancías en una formación social con modelos matemáticos derivados del marxismo (reproducción simple y ampliada). Siendo una consecuencia lógica hacer una consideración del Capital Constante (CC), ya que al existir diferencias entre producciones se debe integrar matemáticamente (no se debe considerar simplemente como CC a secas), considerando siempre pasar de la sustancia a la forma y regresar al entendimiento de la sustancia enriquecida como ya hemos expresado en anteriores volúmenes. Respecto a los componentes de la composición orgánica del Capital también allí se inscriben las relaciones de dominación y dependencia y en todo caso no es el mismo CC que se usa en el centro que el de segunda mano de la periferia implicando una diferencia importante de plusvalía. Caso contrario ocurre cuando se combina el CC imperialista con una fuerza de trabajo subvalorada del país periférico creando un excedente muy superior al obtenido en la formación social imperialista. Entonces se intentó realizar una tipología del CC empezando que hay uno primario otro secundario y así sucesivamente.

Al hablar de diferencias en las tasas de plusvalía se hace necesario intentar presentar una formula de la plusvalía empezando por que si el CV está desvalorizado ¿a dónde se va ese valor no remunerado y de qué modo? Dicha faena requiere hacer diversas consideraciones empezando por que el tiempo socialmente necesario (que al menos de manera transitoria hemos renombrado como valor socialmente necesario, medido en dinero), el ejercito de reserva, valorización de la fuerza de trabajo, el tipo de CC, coeficiente de productividad entre otras cosas. Se puede expresar que en cada unidad productiva (empresa, cooperativa, etc.) hay una constante social y otra propia del capital que le impone limites; es decir ambas se encuentran contenidas una en la otra en una relación dialéctica donde las nociones de microeconomía y macroeconomía son invalidadas (y en cierto sentido la división clásica entre matemáticas continuas y discontinuas). Es de tales estudios que se extrae una ecuación.

Un resultado fue que aun en países desarrollados gran parte de la masa del valor creado no se consume a pesar de que se ajuste la producción a la capacidad de consumo ¿a donde se va? O mejor dicho ¿De qué manera se sostiene el crecimiento de manera sostenida si la tendencia es hacia la baja en el consumo? Esto se explica por el estimulo al consumo (y por ende a la producción) que realizan otras secciones además de las clásicas I y II. Se propone que sean: el sector circulante (capital mercantil y de servicios); aportación que implicó explicar desde la teoría del valor qué es un servicio y de donde obtiene su plusvalía; el sector financiero en cuanto al papel del crédito bancario en mantener el crecimiento y la relación entre producción y las bolsas de valores; el Estado respecto a su intervención de acuerdo a los intereses de clases favoreciendo la acumulación de capital. Al final se hace un ejercicio con la escuela neoliberal para hacer patente que con tal teoría es imposible intentar explicar satisfactoriamente estos fenómenos.

Planteamiento del problema

Son las divergencias en el desarrollo económico de las formaciones sociales, del proceso de acumulación del Capital y la tendencia creciente al empobrecimiento de la fuerza de trabajo que lleva a plantear una pregunta central que deberá ser respondida a lo largo del escrito -tanto de una manera cualitativa como cuantitativamente-. Continuando con el trabajo ya establecido en el tomo 1 y 2 de la Supraexplotación, deberá recordarse que se estableció que los intercambios no necesariamente se realizan a su valor, y que precisamente esa es la principal fuente de la desvalorización que ocurre en los países periféricos. Pero pudo observarse que la tendencia es a la desvalorización de la fuerza de trabajo por debajo de su valor de reproducción. Si bien, es posible entender el cómo determina este fenómeno a la tasa de plusvalía, pero surge la pregunta esencial ¿Cómo puede realizarse la reproducción del Capital cuando existe una remuneración de la fuerza de trabajo por debajo de su valor de reproducción?¿Qué implicaciones tiene el considerar que el CV tiene una remuneración por debajo de su valor real para la reproducción del Capital a escala mundial y regional? ¿Qué, quienes o de que forma se mantiene el consumo y producción del capital? Siendo esta pregunta de la mayor trascendencia para diseñar un marco cuantitativo de la dinámica intra e intersocial de la explotación de un sistema (s) histórico sobre otro (s).

Para solucionar éste cuestionamiento se requerirá plantear algunas preguntas relacionadas tanto a una parte teórica como a otra de forma histórica. En consecuencia ¿De acuerdo a las teoría de la Supraexplotación, cuáles fueron los factores que propiciaron el no desarrollo industrial de los países dependientes? De acuerdo a los resultados del estudio de los principales autores de las dos teorías mentadas; son las divergencias en el desarrollo económico de las formaciones sociales, del proceso de acumulación del Capital y la tendencia creciente al empobrecimiento de la fuerza de trabajo.

Hipótesis

La presente investigación requiere aventurar una hipótesis. Se asentará que los intercambios y consumo de mercancía no necesariamente se realizan a su valor; siendo esto más verdadero para el consumo de la fuerza de trabajo que realiza el Capital.

Respecto a la reproducción del sistema capitalista, este no puede teorizarse solamente desde una economía capitalista aislada, a semejanza del modelo puro o de un tipo ideal. A decir verdad, un modelo que describa satisfactoriamente el desarrollo del sistema capitalista deberá considerar a por lo menos dos formaciones sociales, una industrializada y la otra dependiente. De igual modo deberá recordarse que el valor y el precio precisamente por los fenómenos de la transferencia de valor, pueden diferir. Sólo a nivel mundial dichas magnitudes serán equivalentes.

Entonces, de que manera se realiza la reproducción del capital. Ocurre que en efecto, la tendencia (al menos desde hace 30 años) es a la baja en la valorización de la fuerza de trabajo por debajo de su posibilidad de reproducirse. En consecuencia, toda la masa de excedente creado en la secciones I y II de la producción industrial crearía una divergencia equidistante entre el consumo y la producción. Así comienzan a cobrar mayor importancia otras secciones, los servicios, la banca y el Estado, cuya función básica es mantener el consumo distribuyendo el excedente no realizado. Es decir, solamente alargan lo inevitable, la crisis. No producen valor, lo distribuyen a nivel internacional. A continuación veremos los mecanismos dinámicos de ello.

Por lo tanto, se sostendrá que la instrumentalización del conocimiento productivo hará factible la independencia no solamente formal sino sustancial, pues los verdaderos cimientos del progreso social, independencia política y uso racional de los recursos naturales se encuentran en la industria y no en el mercado y sus ideologías. Sobre lo anterior, Karl Polanyi, en su estudio de la transformación del mercado autorregulado del siglo XIX afirma “la debilidad congénita de la sociedad del siglo XIX no fue que era industrial sino que era una sociedad de mercado. La civilización industrial continuará existiendo cuando el (...) mercado autorregulado no sea más que un... recuerdo” (Polanyi, 2004: 328). Enunciado que nos encontramos en total acuerdo. Estudiar tales mecanismos históricos nos permitirá derivar soluciones para la razón de ser de esta investigación.

De igual modo hacemos explicito que de una manera inicial y transitoria haremos las mediciones del valor y valorización medida en moneda, dado que los intercambios de valor y precio se realizan de dicha forma. Haremos mediciones indirectas del valor bajo este numerario.

Justificación

La importancia del siguiente escrito radica en la proposición de modelos que permiten conocer desde la teoría del valor la participación del Estado y de las clases sociales en la economía y en particular en el desarrollo industrial. Cuestión que permitirá derivar las consecuencias de la Supraexplotación y la reducción de la capacidad de consumo. Investigación que se espera tendrá la flexibilidad suficiente para explicar fenómenos del modo de producción capitalista. Por lo tanto se trata de una instrumentalización del materialismo histórico.

Una consideración. Criticas a la economía política marxista

Dificultades asociadas a su exclusion de la escasez como determinante, surge el problema de fijar las cantidades agregadas de trabajo y la dificultad hasta ahora para convertir estos ultimos en precios cuantificables (explicar mas).

El problema de la transformacion de los precios directos (proporcionales a los valores) en precios de produccion (precios que aseguran la rentabilidad media de cada sector). El asunto central es la cantidad de capital invertido en cada sector, la diferente composicion sectorial (mas o menos capital variable o constante) origina la transformacion de precios directos en precios de produccion, suponga una modificacion comparativa de los mismos. De modo que los precios de produccion crecen, decrecen o se mantienen en relacion con los precios directos donde la composicion de capital es mayor. La desviacion entre valores y precios no es una contradiccion.

Hay partidarios de seguir vinculando los beneficios de la explotacion del trabajo dejando toda derivacion de los precios a partir de los valores. Otros buscan una doble vinculacion (entre beneficio y plusvalia, tambien entre precios y valores). Incluso metodo de iteraciones sucesivas por una aproximacion lineal de los precios de produccion; una version verticalmente integrada del procedimiento de transformacion de Marx.

Alguna solucion al problema son: metodo secuencialista, basado eniteraciones que convergian desde valores a precios de produccion, pero exigian la renuncia a una de las dos igualdades. Por otra parte se opto por una posicion no dualista que aceptaba el metodo de ecuaciones simultaneas de un conjunto de ecuaciones que vinculan precios y valores de manera que se hace posible mantener las dos igualdades simultaneamente. Una porpuesta requiere abandonar el equilibrio en una sintesis de ambas posturas en un contexto de variaciones de precios.

En relacion a la relacion de la teoria del valor con el CME existen criticismos en las leyes del movimiento en un ambiente monopolistico y su incidencia en el funcionamiento de la economia capitalista. Sin modelo competitivo. Mandel propone un sistema doble, uno competitivo y uno monopolistico en sus tasas de beneficio. Otra propuesta es la explicaion de la desigualdad de las tasas de beneficio por la no tendencia a la igualacion en el CME.

Capítulo II. Sobre la valorización del Capital Variable, el crecimiento equilibrado y las secciones no productivas

Se debe reiterar que respecto al señalamiento principal de la teoría del intercambio desigual, que existe una transferencia de valores por diferencias productivas históricamente determinadas, en realidad es de una trascendencia fundamental para la teoría del valor trabajo, sobre todo si se desea hablar del imperialismo y el subdesarrollo. Pues la relación entre las formaciones sociales centrales y periféricas sólo puede comprenderse desde la perspectiva dinámica de ésta teoría económica.

Cabe agregar que la afirmación de transferencia de valores no contraviene de ningún modo la teoría del valor trabajo marxista. Ello es por que el valor, o la cantidad de trabajo humano, no desaparece sino que se transfiere; así también por que este fenómeno ocurre cuando hay diferencias de productividades, es decir desigualdades de extracción de plusvalor. Pudiéndose presentar este fenómeno aun dentro de las economías desarrolladas, siempre y cuando una rama sea más capitalizada que otra. Este último fenómeno fue teorizado por Mandel, quien afirma que aun dentro de las formaciones sociales desarrolladas existen intercambios desiguales entre ramas productivas que se encuentran más capitalizadas que otras. Aunque el autor afirma que ese estado se mantiene mientras existan diferencias de ganancias que tienden a nivelarse “El proceso de nivelación de las tasas de ganancia necesariamente implica una transferencia de valor, ya que la suma de los precios de producción es igual a la suma de los valores (…) Si una rama se apropia de parte de la plusvalía producida en otras ramas, ello sólo quiere decir que estas ramas deben vender sus mercancías por debajo de su valor(…) las mercancías producidas bajo condiciones capitalistas no son generalmente vendidas en su valor” (Mandel, 1979: 96). Es decir, si se considera que hay una media en la producción o intensidad media de trabajo, cuando una rama o empresa adelanta a las demás en composición orgánica más elevada, obtendrá una tasa de plusvalía más elevada con menor valor. Pero estas elevaciones por encima del promedio se encuentran socialmente determinada, es decir no podrán elevarse mas allá de lo que permita el desarrollo de las fuerzas productivas. Esto considerandolo dentro de formaciones sociales ya desarrolladas, pero la misma determinación se encuentra en los países atrasados.

Lo cierto es que las desigualdades de producción , ya sea por que la fuerza de trabajo extraiga demasiado a la plusvalía o el tiempo socialmente necesario de reproducción es demasiado elevado, tienen como meollo la fuerza de trabajo misma que puede ser consumida o no a su valor de reproducción Por lo tanto, se deberá explorar el efecto que tiene el consumo de la fuerza laboral por debajo de su valor en el desarrollo productivo, en la determinación de la plusvalía y de la necesidad de secciones no productivas o consumidoras de plusvalía no realizada.

A la inversa, la afirmación de que los intercambios siempre se hacen a su valor se sustenta en la argumentación del tomo I del Capital. Será necesario estudiar más afondo esa aseveración. De hecho, si se comparan superficialmente los resultados del Tomo I con el Tomo III, parecería que existe una grave contradicción y falta de coherencia al tratar el tema del valor en las mercancías. Estas divergencias son algunas de las objeciones de autores de la Teoría Subjetiva del Valor como Böhm Bawerk y Pareto.

Nada más falso, ésta aparente contradicción se debe al método utilizado por Marx; de la apariencia a la esencia; de la abstracción general del capital a la concreción de los capitales. Por tal motivo, al realizar el estudio de la producción capitalista en general era imprescindible hacer una abstracción para entender los mecanismos. Esa aproximación requería considerar de forma transitoria que los intercambios de mercancías se realizan a su valor. De lo contrario el estudio se habría complejizado y el proceso de explotación, especialmente la enunciación de la plusvalía, habría sido nublada por las complejidades de las tasas de explotación diversificadas. El proceso lógico de abstracción es elegir la peculiaridad común a todos los capitales productivos, y esa característica es la obtención de ganancias a través del trabajo no remunerado, es decir, la explotación humana. El siguiente paso es el estudio de la interacción entre los diferentes capitales o de la circulación del capital, tema que de manera general corresponde al Tomo II. Una vez comprendido el nivel o aspecto general de producción y circulación del capital, se hace necesario adentrarse en las particularidades a la luz de los resultados obtenidos; en tal caso se precisa volver sobre los pasos y hacer una rectificación o superación dialéctica más precisa. Consideramos que este es el espíritu del Tomo III, el estudio de la competencia capitalista. El mismo Marx sostiene que “se ha puesto de manifiesto que el precio de producción de una mercancía puede ser superior o inferior a su valor y sólo excepcionalmente coincide con su valor” (Marx, Tomo III: 703).

Entonces, si se reflexiona que dentro de una formación social la sumatoria de los valores producidos necesariamente coinciden con los precios de producción entonces necesariamente hay una nivelación de la tasa de ganancia social a medida que la composición orgánica elevada se homogeneiza a otros capitales. Durante el proceso de generalización de los métodos de productividad superior, las mercancías de la rama productiva de los capitales menos favorecidos se venderán por debajo de su valor y por ende de su precio de producción. Lo que se encuentre subyacente es una tasa de plusvalía diferenciada. . Aún más trascendental para el capital es que la transferencia de valor es la fuente de ganancias extraordinarias. Un mecanismo semejante es el que se impone entre países.

El sistema capitalista no funciona de manera lineal y aislada; en realidad se encuentra en una dinámica constante donde el centro productivo comienza a acumular capitales. Para describir este carácter mutante, Marx recurre a un modelo sencillo llamado “Reproducción simple” que puede ser denominada como un tipo ideal. Por lógica, en sus extensos análisis toma en cuenta algunas condiciones ideales. “Aquí damos por supuesto que: 1° que las mercancías se venden por su valor; 2° que el precio de la fuerza de trabajo, aunque a veces excede su valor, no es nunca inferior a él” (Marx, Tomo I, 1984: 525). Como ya se ha señalado estas condiciones son precisamente lo que no ocurre en la Teoría del Intercambio Desigual, en el Imperialismo y en general en el funcionamiento del capitalismo. Sobre todo lo relativo al precio de la fuerza de trabajo genera una serie de fenómenos económicos que deben ser explorados dada su importancia. En pocas palabras, la reproducción del capital es desequilibrada y por lo tanto se debe realizar aunque sea un bosquejo de planteamientos teóricos que respondan a ello.

Es necesario iniciar por una revisión de la reproducción del capital. Esto debe iniciar con la producción; la producción es indivisible del consumo y al mismo tiempo son mediadores al aportarse cada uno elementos para su existencia. “Sin producción no hay consumo, pero sin consumo tampoco hay producción ya que en ese caso la producción no tendría objeto” (Marx, 1978: 47). Es decir el consumo es el estimulo de la producción, pues los productos solo se realizan (en términos hegelianos) al ser utilizados; la irracional supremacía del mercado en el proceso productivo no es vital porque se ajusta a las necesidades del capital. En consecuencia obvia una política de apoyo a la producción (aranceles, subvenciones a la producción, etc.) y perfeccionamiento de los instrumentos de producción (C.C) se convierte en una perversión económica, pues ¿cuál es el objeto de producir objetos que nadie comprará? Aunque si bien el móvil es la ganancia, orientarse a solo uno de los polos del ciclo económico invariablemente llevará a la crisis económica. En síntesis en “la producción no solamente produce un objeto para el sujeto, sino también un sujeto para el objeto. La producción produce, pues, el consumo, 1) creando el material de éste; 2) determinando el modo de consumo; 3) provocando en el consumidor la necesidad de productos que ella ha creado originariamente como objetos” (Marx, 1978: 49). Es un ciclo (o debiera ser) en equilibrio donde la serpiente se muerde la cola. Es el Tetragamatón que se crea y engendra así mismo.

Aunque la escuela clásica y neoclásica considera que el valor se crea en la circulación y relegan el papel de la economía mas hacia la distribución de los factores de la producción operada por el mercado y apartada de la producción material. Sin embargo, “la distribución es ella misma un producto de la producción (…) ella 1) distribución de los instrumentos de producción; 2) distribución de los miembros de la sociedad entre las distintas ramas de la producción” (Marx, 1978: 52-53). La relación entre la producción y el cambio se reduce a una relación de mediación entre la producción y distribución, pero es al mismo tiempo un momento de la producción y determinado por esta última. La economía es más un asunto que debe enfocarse en la producción más que en la circulación y el cambio, pues están determinadas por la primera como facetas de la economía. “El cambio solo aparece como independiente junto a la producción e indiferente con respecto a ella en el último estadio, en el cual el producto se cambia directamente para ser consumido. Pero, 1) no existe cambio sin división de trabajo (…); 2) el cambio privado presupone la producción privada; 3) la intensidad del cambio, (…) están determinados por el desarrollo y la organización de la producción” (Marx, 1978: 56).

No obstante, es necesario hacer un breve recuento de la reproducción simple. Es un modelo capitalista que conserva las mismas dimensiones y composiciones orgánicas. “Para que se cumplan estas condiciones es necesario que los capitalistas repongan cada año el capital gastado (…) y empleen toda su plusvalía en el consumo; y que los obreros gasten todo su salario en el consumo. Si no se llenaran estos requisitos tendrá lugar una acumulación o bien un agotamiento de la existencia de medios de producción” (Sweezy, 1988: 87-88).

En la teoría marxista se considera que la producción se divide en dos secciones. En la primera sección se producen los medios de producción. La segunda sección produce los diversos artículos de consumo. La representación matemática de las secciones se expresa por: C (capital constante total), V (capital variable total), P (plusvalía total), W (producto medido en valor). Aunque por razones pragmáticas, en lo adelante se tomará la abreviatura CC (capital constante), CV (capital variable).

I CC + CV + P = W
II CC + CV + P = W

En la reproducción simple, el capital constante usado debe ser igual a la producción y el consumo combinado de los capitalistas y obreros debe ser igual a la producción total de la rama de artículos de consumo.

CC1 + CC2 = CC1 + CV1 + P1
CV1 + P1 +CV2 + P2 = CC2 + CV2 + P2
CC2 = CV1 + P1

En el esquema la suma de la demanda y la oferta se balancean aunque no resulta claro a que se debe. No obstante estas condiciones de equilibrio sólo son didácticas. En realidad acontecen diversas discrepancias de desbalance en la producción capitalista.

Ahora bien estos desbalances superficialmente contradicen las condiciones iniciales de la teoría del valor (donde esta regula: 1) las proporciones del cambio de mercancías; 2) la cantidad producida de cada una de las mercancías; 3) la asignación de la fuerza de trabajo a las diferentes ramas de la producción. Es decir estas condiciones se dan en una sociedad de productores privados en competencia entre ellos). De hecho, las composiciones orgánicas no las mismas en las ramas. Para ilustrar este fenómeno se reproducirá un ejemplo de reproducción simple que se complejizará sucesivamente:

País
CC
CV
CI
Capital Consumido
Plusvalía
Valor
Costo de Producción
A
900
200
1100
1200
200
1300
1400
B
200
200
400
400
200
600
600

No obstante, es usual que el sector I se encuentre más capitalizado que los demás sectores. Esta modificación se traduce en una modificación de la tasa de ganancia. Lo que ocurrirá será que los capitalistas migrarán a las industrias del sector que les provea mayores ganancias, pero eso significará modificar las composiciones orgánicas y el equilibrio.

País
CC
CV
CI
Capital Consumido
Plusvalía
Valor
Costo de Producción
A
900
200
1100
1200
200
1300
1400
B
200
200
400
400
200
600
600

Como podrá observarse el valor total permanece igual. Sin embargo las condiciones del equilibrio se pierden pues las composiciones orgánicas difieren como es naturalmente. Esto de ningún modo significa que la teoría del valor se invalide pues, como se ha expresado es le trabajo humano el creador de los valores.

Marx emite una solución: los capitalistas desplazan su capital total para participar de la plusvalía de la rama. En ese momento el valor total producido permanece igual, de hecho la sumatoria del capital tiene la misma cualidad; ello se debe a que el tiempo de trabajo no ha aumentado, sólo se ha desplazado. Paul Sweezy propone que para comprender las desviaciones del precio respecto al valor se requiere despejar los componentes de la tasa media de ganancia en la plusvalía.

G = ___P___ P = g P = g(CC+CV)
CC+CV CC+CV

La plusvalía total es igual a la ganancia total y el precio total iguala al valor total.

CC + CV + P = W (o ganancia total G)
CC + CV + g (CC+CV) = G
I CC + CV + g (CC+CV) = G1
II CC + CV + g (CC+CV) = G2

País
CC
CV
CI
Capital Consumido
Plusvalía
Valor
Costo de Producción
A
900
200
1100
1200
200
1300
1400
B
200
200
400
400
200
600
600

Incluso, es cotidiano que las mercancías en ciertas condiciones de competencia se vendan por debajo de su valor como en el caso del dumping. El propósito es el aumento de la ganancia por una ampliación de la producción.

Cabe señalar que la ganancia debe ser superior al Capital Invertido (CC + CV). Cuando estas dos magnitudes tiendan a igualarse, la composición orgánica aumentará ya sea por una inversión en el CC, o simplemente por una disminución del CV por despidos o disminución de los salarios. Por ejemplo, se tiene una industria que posee un 55% de composición orgánica:

CC = 100 = .55
CC + CV 100 + 80

Pueden acontecer tres cosas:

140 = .63 Aquí se realizó una inversión en CC de 40, sin modificar la cantidad de CV.
140 + 80

100 = .66 Aquí se logró elevar la composición orgánica sin realizar inversión alguna.
100 + 50

120 = .70. Se logró la mayor composición aumentando CC y disminuyendo al CV
120 + 50

El primer caso es el más deseable de todos, pues mantiene el nivel de empleo al tiempo que se amplia la producción, de hecho eleva el consumo de bienes de producción así como en consumo al tiempo que indirectamente disminuye el valor de las mercancías y mantiene la tasa de plusvalía. No obstante para elevar sensiblemente la composición orgánica se requiere de una gran inversión. A este aumento de capitales le denominaremos Composición orgánica por inversión. Caso contrario es el número 2, en donde se eleva la composición orgánica simplemente enviando a la calle a una parte del CV. Si bien, esta configuración si logra disminuir el precio de las mercancías al tiempo que deprime el consumo de los medios de producción y de las mercancías mismas ye en forma absoluta disminuye la plusvalía. A esta configuración se le llamará Composición orgánica por disminución. La tercera propuesta es una mixtura donde en cierto modo se encuentran contenidos los casos anteriores. Si bien allí se alcanza la composición orgánica más alta significando una disminución de precios al mismo tiempo que una depresión del mercado. A esta condición se le denominará Composición orgánica mixta.

Esto ultimo significa que el desarrollo no es necesariamente equilibrado, es decir que se logré un desarrollo temporal de las fuerzas productivas que no impliquen un consumo completo de la producción ¿Ello es posible? Si y la respuesta se encuentra en la remuneración de la fuerza laboral por debajo de su valor.

Capitulo III De los ciclos de la economía capitalista con una fuerza de trabajo por debajo de su valor

Como se ha señalado en numerosas ocasiones, el salario es el valor de la fuerza laboral o CV. El valor del CV se mide por las mercancías que deben bastar para su mantención y reproducción. Entonces se esperaría que el salario deba estar igualado a las vitales mercancías o al consto de manutención y reproducción y que esta remuneración debe ser obtenido en una fracción de la jornada laboral.

Antes de continuar, es necesario retomar las diferencias de valorización del CV de acuerdo al contexto histórico. Se deben diferenciar las formas de desvalorización de la fuerza de trabajo. En los centros de producción industrial la desvalorización se refiere a una disminución en el tiempo socialmente necesario de producción por el menor valor de los insumos o bienes salario favoreciendo la creación de innovador CC. En los países subdesarrollados la desvalorización de la fuerza laboral es forzada, no por el funcionamiento de la acumulación que reduce el valor de la producción, sino por la disminución del salario al tiempo que los bienes salarios mantienen su valor. Las razones de la desvalorización traen consigo diferentes formas de plusvalía. La plusvalía absoluta es más propia de economías subdesarrolladas. La explotación en bruto puede ser mayor en dichos países, pero una explotación continua y de mayor productividad en el mismo tiempo es de países desarrollados. Incluso es común una explotación no remunerada utilizando ambos métodos.

Sin embargo, el desarrollo capitalista se complejiza en un movimiento dinámico. Entonces, “el equilibrio dinámico se expresa por la doble condición de que los medios de consumo producidos en una fase (sección II) deben ser absorbidos por la demanda en el curso de esa fase, mientras que los medios de producción (…) deben superar las exigencias de la reproducción simple y ser absorbidos en la siguiente fase” (Amin, 1984: 25). Es decir, siguiendo el razonamiento de Amin, el salario debe crecer al ritmo de la sección I y II, pues de lo contrario habrá un subconsumo que impedirá la realización de las fases en equilibrio. Si los salarios reales no aumentan al ritmo de la producción hay un excedente de plusvalía y sus diferentes productos que deben ser consumidos de algún modo. Este en realidad tendrá un efecto negativo al impedir el consumo del Sector II con implicaciones al sector I en el curso de la misma fase, poniendo los cimientos de una desvalorización de la producción en los sectores. Sin embargo ¿Los medios de consumo son absorbidos por la fuerza laboral como sugiere el modelo de crecimiento dinámico? Desde el Consenso de Washington y su forma de acumulación de capitales no, ya que pone un énfasis a la inversión y la producción a costa del consumo. De allí la necesidad de buscar nuevos mercados y de mantener con puño de hierro los ya obtenidos.

Podemos definir al neoliberalismo como una doctrina ideológica- político-económica que pugna por finalizar el intervencionismo estatal, donde el Estado únicamente asegura el marco legal para las diversas transacciones. El neoliberalismo promovió condiciones políticas opuestas al edificio del Estado interventor. Los ideólogos del neoliberalismo, como Hayek, consideran que el origen de las limitaciones del capitalismo se encuentra en la valorización de las condiciones de trabajo por la presión de los movimientos obreros, originando una inflación en los precios. Por tal motivo ellos proponen: “una disciplina fiscal...contención de gasto social y la restauración de una tasa “natural” de desempleo (...) Además (...) reducciones de impuestos sobre las ganancias más altas y sobre las rentas” (Anderson, 1999: 16). La organización de corporaciones o sindicatos comenzaron a desmantelarse de todas las maneras posibles, al principio sin mucho éxito, pero la promoción de la corrupción, las convierte en ineficaces. El modelo neoliberal espera contratos individuales y no colectivos, de ese modo es más fácil imponer condiciones laborales. Los costos políticos significaron la pérdida de soberanía en los países de la periferia, pues el Estado neoliberal es impotente ante el poder del capital extranjero e interno, pues los recursos naturales terminan en el dominio de un emporio comercial (cuestión que será abordada más adelante).

En términos de economía política se favorece un incremento del Capital Constante sobre el Variable, además de aumentar la tasa de plusvalía (es decir mayores cuotas de explotación). Como veremos brevemente esta fórmula de acumulación solo puede traer consigo continuas crisis económicas dado que el C.C no crea plusvalía ni absorbe la producción de bienes. Esto puede observarse de los postulados del Decálogo de Washignton: 1) disciplina fiscal; 2) reorientación del gasto público hacia actividades de mayor rendimiento; 3) reforma fiscal; 4) liberalización de las tasas de interés; 5) tipo de cambio competitivo; 6) liberalización comercial; 7) apertura a la inversión extranjera; 8) privatización del sector público; 9) desregulación; 10) garantías a los derechos de propiedad privada. Estos “10 mandamientos” se pueden resumir en tres supuestos: desregulación, privatización y liberalización.

Estas consideraciones respecto al valor de la fuerza laboral son de primerísima importancia en éste contexto de “globalización” o imperialismo de EU, debido a que en base a estos valores del CV es que se destinarán los capitales flotantes a la formación social en forma de inversiones de capitales.

Esta cuestión nos lleva irremediablemente a preguntarnos sobre la relación del valor de la fuerza laboral respecto al salario y su incidencia en la tasa de la plusvalía y en general del desarrollo capitalista. De acuerdo a Marx, la fuerza laboral es la única que puede crear más valor. ”El valor de la fuerza de trabajo esta formado por dos elementos, uno de los cuales es puramente físico, mientras que el otro tiene un carácter histórico o social. Su limite mínimo está determinado por el elemento físico, es decir, que para poder mantenerse y reproducirse, para poder reproducirse, para poder perpetuar su existencia física, la clase obrera tiene que obtener los artículos de primera necesidad absolutamente indispensables para vivir y multiplicarse. El valor de estos medios de sustento indispensables constituye, pues, el limite mínimo del valor del trabajo. Por otra parte, la extensión de la jornada de trabajo de trabajo tiene también sus límites extremos, aunque sean muy elásticos. Su límite máximo lo traza la fuerza física del obrero” (Marx, 1984: 72).

De acuerdo al anterior pasaje, el trabajo necesario está medido por las mercancías para su reproducción y se usará la siguiente nomenclatura WCV = mercancías del Capital Variable, mientras que la expresión monetaria del tiempo de trabajo es el salario (S), la relación que se establece entre las dos magnitudes se considerará como la tasa de valorización de la fuerza laboral o vCV. Es decir la relación que existe entre el salario y las mercancías del CV así como diversas exacciones fiscales ¿Sin embargo, el salario coincide con el valor de la fuerza de trabajo? Consideramos que la respuesta es que el salario puede encontrarse tanto por encima como por debajo del valor de las mercancías que miden el valor de la fuerza de trabajo.

Antes de continuar es necesario aclarar que el salario es la expresión monetaria del valor del Capital Variable. Ahora bien, el salario puede encontrarse debajo del valor real del CV (costo de manutención y de reproducción o WCV) pues las mercancías que miden el valor de la fuerza laboral pueden (y esta es la norma) tener un precio por encima de la remuneración. Esto se debe a que las mercancías que miden el valor del CV poseen un valor de acuerdo al desarrollo de las fuerzas productivas; en el caso de las economías industrializadas centrales la ampliación de la producción disminuye el valor de la producción de las vitales mercancías. Y como ya se ha expresado, en la periferia la desvalorización de la fuerza laboral se realiza simplemente reduciendo el salario o aumentando el precio (no necesariamente el valor) de las mercancías por la inflación. Entonces, cuando el CV se haya desvalorizado, se entiende que es debido al desarrollo productivo de las formaciones sociales. Por lo tanto, el salario en un contexto de subdesarrollo se encuentra por debajo de su propio valor.

FormaTiempo socialmente necesario
Forma
Salario (?) Salario (?) Salario (?)
Forma
Mercancías que miden el valor de reproducción de la fuerza laboral

En las siguientes líneas, formulas matemáticas y modelos descriptivos nos centraremos en el escenario de las formaciones sociales dependientes, debido a la naturaleza de ésta investigación. Por lo tanto dentro del tiempo socialmente necesario de producción de la fuerza laboral se distinguen las mercancías que miden el valor del CV, y se considerará como un valor social y variable independiente, mientras que el salario al no corresponder necesariamente sobre las mercancías es flotante y es una variable dependiente. Mas tarde se regresará sobre este punto

Para apoyar estas afirmaciones introducimos la siguiente formula de tasa de valorización de la fuerza laboral (vCV) que permitirá cuantificar el valor de la fuerza de trabajo de un lado (WCV) y el salario (S) dado a los trabajadores. Siendo el siguiente modelo realizado para un determinado trabajador. En el primer término se expresa la remuneración del CV, mientras que en la segunda parte se expresan los diversos gastos y extracciones que se realizan al salario del trabajador (de manera independiente a la plusvalía de la jornada laboral). En este primer momento se tomará el valor de la fuerza de trabajo de un solo individuo que vive en México.

S = Ingreso total de la fuerza laboral por un periodo de tiempo (ingreso mínimo diario $56 por un determinado lapso 12 meses = $56 (365) = $ 20440.

Tasa de inflación (Ti) = 4.3 %.

WCV = valor de las mercancías para el CV, es decir gastos totales mínimos de reproducción por el lapso productivo a considerar como el valor mínimo de la fuerza laboral. En esta caso se ha tomado el costo de la canasta básica anual mexicana medida en dinero = $147 diarios = $52 920 [Si bien organizaciones obreras como el Comité Fronterizo de Obreros calcula que requiere para su subsistencia de al menos 5 veces dicha cifra. A continuación veremos que su conjetura es correcta) (CFO, 2011).

Im = impuesto; estos son realizados de exacciones directas e indirectas al salario y al consumo. Se debe considerar el Impuesto Sobre la Renta (de 33% en México) (Imd) al valor del CV y sumar el Impuesto al valor agregado en el lado de los gastos (17% en el caso de México) o Imi.

Tasa de valorización del CV (vCV) = x.

X = A = B X = A (100) vCV = S (100)
B WCV

vCV = [S – [(S (Imd) ] (100)
[ [WCV (Ti (0.1))] + WCV + (WCV (Imi)) ]

vCV = [20440 – [20440 (.33)] (100)
[ [52920 (4.3 (0.1))] + 52 920 + (52 920 (.17)]

vCV = [20440 – 6745] (100)
[2275.6 + 52 920 + 8996]

vCV = 13695 = 64 191

vCV = 13 695 (100) vCV = 0.21 (100) vCV = 21 %
64 191

El resultado representa que en este modelo unitario el valor de la fuerza de trabajo (vCV) se encuentra en tan solo un 21 por ciento; es decir existe una desvalorización del 79%. Por lo tanto se requiere al menos una remuneración al CV 5 veces mayor en el caso de México. Si bien el modelo representa el caso particular de un desafortunado trabajador que percibe un salario mínimo promedio que es notoriamente insuficiente para cubrir sus gastos de reproducción de su fuerza de trabajo. Si es posible la continuidad del sistema es en parte debida a que la unidad familiar permite la unión de diversos salarios. Este fenómeno de sobre explotación y desvalorización es explicado por un desfase entre la capacidad productiva y la valorización de la fuerza de trabajo ya explicada en al apartado del intercambio desigual. Es posible que en las remuneraciones al salario puedan ser mayores, pero ello será en casos particulares y lo que interesa aquí es señalar el promedio de una formación social.

Para tal efecto, es necesario realizar el mismo ejercicio con la población de un país para determinar experimentalmente la desvalorización del CV. Utilizando cifras oficiales del INEGI (que de cualquier modo no pueden esconder dichos fenómenos de sobreexplotación), en el caso de México, se considera que el 57.1 por ciento de la población se encuentra en capacidad de laborar y por tal motivo de producir bienes (INEGI, 2011), es decir de una población total de 110 millones personas 62 700 000 pertenecen a este grupo laboral. De igual modo es necesario un salario promedio que funcione como una magnitud general del valor de la fuerza de trabajo. Por ello se ha tomado el salario mínimo de $59 y un promedio del salario profesional mínimo que es de $72; al realizar un promedio de estos dos parámetros se tiene una remuneración de $65. A decir verdad una cifra no muy lejana de la mostrada en el modelo anterior. Ingresando los nuevos datos en el modelo de valorización de la fuerza (vCV) laboral tenemos:

S (PEA – Población económicamente activa) = Ingreso por un lapso de tiempo por el total de la población económicamente activa.

Ti = Tasa de inflación anual 4.3%.

Valor del capital variable global = WCV (PEA)

Im = (WCV(PEA) (Imi); (WCV(PEA) (Imd))

vCV = [WCV (PEA) – [(WCV(PEA) (Imd) ] (100)
[ [Gtm (PEA) (Ti (.01))] + Gtm(PEA) + (Gtm (PEA) (Imi)) ]

vCV = [23 725 (62 700 000) – [(23 725 (62 700 000)) (.33)] (100)
[ [52920 (62 700 000)] (4.3 (0.1))] + 52 920 (62700000) + (52 920 (62700000) (.17)]

vCV = [1487557500000 – 490893975000] (100)
[1426777612000 +3318084000000+ 564074280000]

vCV = 996663525000 (100)
5308935892000

vCV = .18 (100) vCV = 18 %

En este caso se puede constatar que el valor de la fuerza de trabajo en términos globales, se encuentra a tan sólo a una quinta parte de su valor real. Esto no forzosamente quiere decir que la producción real se debe encontrar en una magnitud semejante. Es decir se puede observar experimentalmente como una formación social dependiente tenderá a subvalorar su fuerza de trabajo. Entonces ¿Qué efectos tendrá la subvalorización de la fuerza laboral en la rotación del capital, acumulación y excedente de plusvalía? En dichas condiciones no puede realizarse una reproducción de la producción ampliada, pero sin embargo existe un crecimiento. De hecho estos fenómenos cuantificables describen un modelo de reciprocidad parasitaria donde un sector del centro (usualmente el II) se traslada a la periferia, tal y como se ha descrito en la teoría del intercambio desigual.

Licenciado en Ciencias políticas e involucrado en el mundo de las actividades académicas y sociales. Actualmente realizando investigaciones para distintos organismos gubernamentales y proyectos para el desarrollo económico.