Blogs

A pesar de las dificultades, Daniel García es un escalador que ha ganado campeonatos.

La pasión  es lo que incita a Daniel Arturo García Lozano a no darle cabida en su vida  a la discapacidad. Él tiene 12 años y desde hace tres años escala, una practica deportiva que le ha dado fuerza a su cuerpo y a su espíritu.

Desde los cinco meses de gestación, Daniel tuvo un mal pronostico por parte de especialistas "Cuando me hice la ecografía, el médico me informó que mi hijo venia con una malformación congénita llamada mielomeningocele (exposición de la médula espinal y las meninges) y después el ginecobstetra me comunicó que además tenia hidrocefalia", cuenta su mamá, Xiomara Lozano. 

Esta condición hace que Daniel no pueda caminar, sus extremidades inferiores no le responden, sin embargo son sus brazos la herramienta física que utiliza para avanzar.

A pesar de los diagnósticos médicos solo existe algo a lo que Dani, como le llaman sus padres, le presta atención y eso se llama deporte. Él es un joven de tez morena, con cabello oscuro y ojos negros grandes; tiene los músculos de sus brazos, espalda y torso bien formados, por lo que se ve grande al lado de los niños de su edad.

Dani se alista para subir. Deja a un lado la silla de ruedas, mientras uno de los guías le ayuda a asegurar el arnés para que su ascenso sea seguro.

Verlo subir ese muro con tanta naturalidad  llena de ganas a cualquier persona. Él concentra toda su fuerza en los miembros superiores, avanza con ellos y son su único apoyo en las pequeñas y deformes rocas artificiales de la pared, aunque tiene un guía, él es quien hace todo el esfuerzo, la ayuda es mínima.

Una vez en el muro, suele detenerse por instantes cortos. Agacha la mirada, parece como si quisiera rendirse o simplemente es que todo el peso del cuerpo en sus brazos es demasiado. En ese momento, los que miran atentos a Daniel piensan que se va a caer, piensan que ya llegó bastante lejos, pero él sigue adelante y cuando llega a lo mas alto del muro mira hacia abajo con esa sonrisa de tranquilidad que solo da el triunfo interno, después se suelta y comienza a descender, llega a las colchonetas y vuelve a hacerlo por lo menos unas tres veces, cuando siente que ya es suficiente por el momento simplemente vuelve a su silla de ruedas.

Al principio Dani no es muy conversador, sin embargo cuando se ha roto el hielo interactúa muy bien con la gente, en especial con las niñas. La expresión en su cara es de felicidad,  de lo que significa para él  mejorar su tiempo cada vez que sube el muro, es un niño "positivo y tranquilo" pues como lo dicen sus padres "toda la energía que podría enfocar en su condición de discapacidad (como hacen muchos), prefiere canalizarla hacia el deporte".

Las limitaciones sociales

 

Él ha crecido con muchas limitaciones, pero no físicas ni mentales, todas han sido sociales. Para Xiomara y Efraín ha sido un proceso difícil; cada vez que ella habla del tema tiene que pasar saliva, bajar la mirada, respirar profundo y comenzar de nuevo. Cuenta que ver cómo la gente miraba asombrada a su hijo fue lo que la llevó a querer esconderse y no volver a salir.

Pero a Daniel nada lo hace retroceder o apenarse. Además de escalar, practica natación y es  excelente, su esfuerzo y trabajo se ve reflejado en las dos medallas de oro que se ha llevado en el Encuentro Junior Paralímpico Nacional. Como escalador de muro se ha llevado dos terceros puestos en el campeonato nacional en su categoría  además practica tenis y le encanta el fútbol, es hincha de Independiente Santa Fe, una pasión que comparte con su padre.

Aunque es bueno en los deportes que practica, lo que más sorprende a aquellos que tienen el placer de ver su habilidad en el muro, es el poder escalar. A gran pared, el muro de escalar más grande del país, llegó por medio de la fundación de la que hace parte desde hace 10 años, CIREC (Centro Integral de Rehabilitación Integral), que decidió hacer un convenio, desde hace tres años, para fortalecer miembros superiores de niños en condición de discapacidad.

Allí Daniel y otros niños avanzan en su recuperación practicando un deporte que para ellos, aún con su aparente estado de  discapacidad, resulta un reto en el que se pone a prueba su coraje y el que deciden asumir con convicción.

A pesar de sus ganas, de su convicción y su anhelo de eliminar por momentos su condición de discapacidad, ha habido ocasiones en las que no ha podido evitar que el peso de su cuerpo le gane al de sus brazos. Una vez  él decidió escalar una cueva (pared pequeña) sin arnés y aunque lo estaba logrando, sus brazos no aguantaron el peso y se fue hacia atrás, cayendo en un espacio donde no había colchonetas, "cuando yo llegué tenia la pierna derecha inflamada", cuenta Xiomara, mientras que Daniel dice que "no fue nada grave, solo un golpe", sin embargo tuvo fisura y le inmovilizaron la pierna derecha durante dos meses.

Ese fue el tiempo que no pudo entrenar, incluso sus padres pensaron en no dejarlo volver, pero las ganas de Daniel por continuar entrenando hicieron que volviera tres semanas antes a Gran Pared, no para escalar, pero si para mirar a sus compañeros e irse acoplando de nuevo al mundo de las paredes.

Para él y su familia es una lucha diaria. Hasta el momento, Dani lleva 17 cirugías, la última fue un alargamiento de rodillas que se le practicó hace tres años, pero él ya está cansado de la preparación, el dolor y la recuperación, por eso decidió con sus padres frenar las intervenciones quirúrgicas y tratar de tener una vida menos complicada, lejos de los hospitales.

Xiomara dice que "con la frente en alto, asume su condición de discapacidad no como un limitante, si no como una motivación para ser mejor cada día", por eso una de sus historias favoritas respecto a su fuerza interior, es la de una ocasión en la que uno de sus compañeros de colegio le preguntó: "¿Dani, a usted no le da tristeza no poder caminar?" A lo que respondió: "Lo que no hago en la tierra, lo hago en el agua", pues él es un niño que "se automotiva, no le da espacio al negativismo", dice Xiomara.

Dani hace otras actividades además del deporte,  sus padres dicen que "esto lo mantiene distraído y no le da tiempo para pensar en nada más". Se ganó una beca en artes y le gusta mucho pintar, además es un excelente bailarín, su género favorito es el reggaetón, por lo que cada vez que escucha una canción comienza a moverse en su silla

.

En cuanto al estudio, asiste a la Institución Educativa Distrital Rodolfo Llinás en el barrio Bolivia (Engativa), que cuenta con ramplas para mejorar su traslado. "No me va muy bien en el colegio, porque no puedo asistir cuando tengo citas medicas.", dice Daniel, incluso según Xiomara también tiene que ver "su baja motricidad fina y su falta de concentración, porque es muy distraído, pasa una mosca y él se va volando encima de ella".

Al parecer su mente se aleja no solo por distracción; Dani ha tenido muchos sueños, el primero era ser futbolista, pero también es consciente de que su condición no lo permite, lo más cercano a cumplir este sueño es "conocer a los jugadores de su Santa Fe del alma, poder verlos, hablar con ellos y compartir su pasión" dice Daniel.

Xiomara cuenta que además "quiere un carro, su propio negocio y se ha convertido en un experto en finanzas, pero para llegar a conseguir esto, Dani quiere estudiar diseño gráfico".

Su vida ha sido un constante aprendizaje para él y para su familia. Dani esperaba llevarse el oro en Campeonato Nacional de Escalada en Muro en Gran Pared (5 y 6 de Mayo), en su categoría, pero no pudo asistir porque un día antes asistió al estadio y el mal clima lo enfermó; sin embargo él quiere seguir entrenando fuertemente cada uno de los deportes que practica, ya que como él mismo lo dice "darse por vencido no es una opción" pues Daniel García sabe, más que nadie, que lo único importante es superarse a si mismo, no haciendo como que su condición de discapacidad no existe, si no utilizándola a su favor para llenarse de satisfacciones y triunfos, como hasta ahora lo ha hecho.

Dani es simplemente una de tantas pruebas vivientes de que la discapacidad solo existe en la mente de los débiles.

Eliana Garzón

Fuente: http://http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-11903661

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Deportista y comentarista del deporte adaptado. Ha sido atleta en las paraolimpiadas de Barcelona ‘92. Actualmente se dedica a extender las fronteras del deporte mundial para personas con discapacidad. Síguelo en Twitter en @socodjs.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

Hector Verdejo ahora es miembro de Revista Discover
Hace 4 horas
Rosalia Fraga posted a blog post
Hace poco di una serie de recomendaciones y "trucos" empleados por mi que emplee en la decoración d…
Hace 12 horas
Montaña de 7 colores en 1 día.
¿Buscas una aventura de un día, después de tu viaje inolvidable a Ma…
Trek Camino Inca 2D/1N.
El tour Camino del Inca en 2 días y 1 noche te permitirá disfrutar de una d…
Paquete turistico Perú: Cusco, Machu picchu y Lago Titicaca.
Machu Picchu y el Lago Titicaca son do…
Cusco & Machu Picchu en 5 días.
Un tour a Cusco y Machu Picchu en familia durante 5 días es la opci…
Bereniz ahora es miembro de Revista Discover
ayer
https://factordetransferencia.org/4life/

así las cosas
Rodrigo Santos ahora es miembro de Revista Discover
Miércoles
Emmanuel Muñiz Alejandro replied to Javier Garcia's discussion Regalo picante para mi novia
"Soam no por favor. "
Martes
Emmanuel Muñiz Alejandro replied to Javi Gomez's discussion Todo lo que necesitas saber sobre el IVA de los autónomos
"Spam no por favor. "
Martes
Más...