Blogs

La mujer del siglo XXI

El hecho mismo de que ya no sea necesaria, ni imprescindible, la intervención del hombre para la reproducción de la especie, es un fenómeno de una envergadura tal, que todavía es demasiado pronto para valorar hasta qué medida está afectando a la hasta ahora, inamovible e imperturbable seguridad del hombre frente a la hembra y de qué manera lo va a condicionar.

A pesar de los elevados índices de denuncias de la mujer, de que siguen existiendo agresiones físicas, psíquicas y violaciones de todo tipo, no sólo en Canarias, sino en todo el Estado español, en los países europeos y en el mundo occidental -la situación de la mujer en los países orientales y los llamados del tercer mundo son un caso aparte, un tema más cruel y sangrante si cabe; A pesar de que a igual trabajo el hombre percibe mayor salario; que todavía existe cierto recelo para que la mujer ocupe altos cargos de responsabilidad tanto en las Instituciones públicas como en las empresas privadas; a pesar de que una mujer que mantenga relaciones sexuales con más de un hombre es ya una puta -aunque no exista dinero por medio); a pesar de que todavía persiste, sobre todo en zonas rurales, el dicho de "la mujer en casa y con la pata quebrada"; a pesar de todo esto -y de muchísimas cosas más-, a nadie medianamente atento a los cambios que experimenta la sociedad se le escapa que la mujer del nuevo milenio es otro tipo de mujer. Muchos siglos de sometimiento y dominación del hombre sobre la mujer, han creado en ésta una especie de defensa, de protección, frente a los desmanes y tropelías que se han ejercido y se continúan ejerciendo impunemente sobre ésta y sin posibilidad alguna de seguridad ante los ataques del hombre.

Aunque todavía el macho seguirá ejerciendo su preponderancia sobre la mujer en forma de agresiones, maltratos, violaciones, humillaciones y vejaciones diversas, bien es verdad que el hombre cada día más se siente impotente cuando se enfrenta a la mujer sólo con las armas de la dialéctica. Al hombre, ante esta situación, sólo le queda el recurso de acudir a la fuerza bruta o el maltrato psicológico para intentar imponerse sobre la mujer. Y en este sentido, la mujer todavía se encuentra indefensa.

Que la mujer del nuevo milenio es otra, sólo hace falta observar los índices de inscripción en las universidades, donde las féminas superan con creces a los varones. Aunque, por otro lado, las mujeres superen en estos momentos el número de parados con respecto a los hombres, éstas están siendo mejor consideradas, porque destacan por una mayor responsabilidad y eficacia en los trabajos que se les asignan.

El hecho mismo de que ya no sea necesaria, ni imprescindible, la intervención del hombre para la reproducción de la especie, es un fenómeno de una envergadura tal, que todavía es demasiado pronto para valorar hasta qué medida está afectando a la hasta ahora, inamovible e imperturbable seguridad del hombre frente a la hembra y de qué manera lo va a condicionar.

La mayor presencia de la mujer en todos los órdenes de la vida desde mediados del siglo XX hasta la actualidad, ya sea el ámbito empresarial, político, educativo, científico, cultural o social han venido demostrando que si se le da la oportunidad, o dicho más propiamente, si se cumple simplemente un derecho que le asiste desde la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948 en la que se "prohíbe toda clase de discriminación por razón de sexo...y reconoce la igualdad ante la ley e igual protección contra toda discriminación que infrinja la Declaración", la mujer puede ser tan capaz -o mejor si me apuran un poco- que el hombre en el desarrollo de las actividades que desempeñe.

La impotencia del hombre ante esta nueva situación, ante este cambio de papeles y roles, le está creando una especie de síndrome de inferioridad, con las consiguientes dosis de inseguridad, frustración e impotencia desconocidas hasta entonces para el que se creía hasta ahora "dueño y señor" de la especie.

El reto ya está planteado. La solución para una convivencia pacífica hombremujer mujerhombre en el nuevo milenio está, según mi punto de vista, en que el hombre acepte de una vez y para siempre la igualdad de sexos, y si me siguen apurando, que la mujer es tan inteligente o más que el hombre en igualdad de condiciones.

Si no se plantea en estos términos, la guerra hombre-mujer en el nuevo milenio puede traer consecuencias nefastas para ambos.

Por último, la vida será más fácil, nos irá mejor a todo@s, si miramos a la mujer no como una adversaria o enemiga a combatir, sino como una compañera, una amiga, una amante...nada más y nada menos.

De Obolog

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

Fedeo posted discussions
Hace 10 horas
Fedeo ahora es miembro de Revista Discover
Hace 13 horas
Victoria posted a discussion
Hola, estoy pensando en cambiar de movil y veo que en la tienda online de Phone House tienen rebaja…
ayer
Victoria posted blog posts
ayer
Victoria actualizó su perfil
ayer
Victoria ahora es miembro de Revista Discover
ayer
Carlos Perez ahora es miembro de Revista Discover
ayer
Arais Uscanga actualizó su perfil
Viernes
Arais Uscanga, Fátima Sierra and Joana Sol joined Revista Discover
Viernes
Joana Sol posted discussions
Viernes
Más...