Blogs

Los aztecas IV: su migración

Índice:

 

Los Aztecas: su peregrinación I

Los Aztecas: su peregrinación II

Los aztecas: su peregrinación III y los toltecas

Los aztecas IV: su migración

Los aztecas V: su peregrinación

Los aztecas VI: La fundación México-Tenochtitlán

 

Introducción

Después que los mexicas apoyaron a Ce Acatl Topiltzin Quetzalcóatl a derrocar al usurpador y asesino de su padre, el rey de Culhuacán en la sierra de Iztapalapa corría el año ome acatl (935 d. C). Se celebraba el Fuego Nuevo.

Las leyendas sitúan estos acontecimientos en el año ce tecpatl (1064 d. C.). En ese entonces, los mexicas aún se encontraban en la zona oriente del Valle de México en Atocolco. Según la leyenda, los sacerdotes ya notaban que en repetidas ocasiones se les aparecía un pájaro posado en su. árbol el cual cantaba con insistencia “tiahui”, “tiahui”, que en náhuatl quiere decir “¡Adelante!”.

Puedes descargar el artículo completo al final del artículo.

El primero en notarlo e interpretarlo fue el sacerdote Huitziton, quien de inmediato se lo comunicó a Tecpatzin que era el jefe militar. Ellos entendieron que el ave era un enviado de los dioses y les indicaba que ya era hora de continuar con la peregrinación. Pero no sabían a donde ir o que dirección tomar.

Estos personajes se dedicaron a observar al pájaro y vieron que siempre volaba con dirección al lago cruzándolo. Así que iniciaron a construir las canoas necesarias y abandonaron Atocolco con la misma dirección del ave una vez que llegaron al otro lado del lago Meztitlan continuando su peregrinaje hacia el norte.

En el año ce tecpatl (1116 d. C.) parten de la laguna en el actual estado de Hidalgo. Esta vez son guiados por el sacerdote Huitziltin el cual otorga a Huitzilopochtli[1] los atributos de tlacatecolotl, tetzahuitl y yaotequihua, (señor de los Presagios y la Guerra).[2]

De ahí pasan a Cuahuitzintla o Cuextecatlichicayan (“Donde lloró el huasteco”) y por fin en 1117 d. C. se establecen en Coatlicamac o Coatepec (Cerro de la Serpiente) al norte de la actual Pachuca. Allí Huitzilopochtli pide que obstruyan el barranco y la cuesta empinada cercana por lo que logran apresar el agua del rio, quedando la tribu en Coatepec como una isla dentro de la presa. Esto les trajo varios años de estabilidad y prosperidad. En dichos años la sacerdotisa Coyolxauhqui (“La de los cascabeles en las mejillas”, o “la adornada de cascabeles”, coyolli, ‘cascabel’; ‘xauhqui’, que adorna'). Allí empezó a profesar:

 

Ea mexicanos,[3] que aquí ha de ser vuestro cargo y oficio aquí habéis de aguardar y esperar, y que los cuatro cuadrantes del mundo habéis de conquistar, ganar y avasallar para nosotros, tened cuerpo, pecho, cabeza, brazos y fortaleza pues ha de costar así mismo sudor, trabajo y mucha sangre”. (Cristóbal del Castillo)”.

 

Con esto ganó muchos adeptos y dividió a la tribu en dos opiniones.

Al llegar el año ome acatl (1143 d. C.) Huitzilopochtli ordena el sacrificio de Coyolxauhqui y sus seguidores prometiéndoles que el lugar al que llegarán será semejante a este (Coatepec) y que por eso les había pedido la construcción de la presa, pero no sería ahí donde se establecerían para siempre, así que ya era tiempo de abrirla y marcharse.

Puede observarse en la imagen de este grabado que Coatlicue aparece incluso con los brazos y piernas desmembradas.

 

El mito del nacimiento del dios Huitzilopochtli

 

Estos hechos dieron lugar al mito del nacimiento del dios Huitzilopochtli y al que se le rendiría un culto sanguíneo ritual en la futura Tenochtitlán en el Templo Mayor: “Coatlicue (la Tierra) se encontraba barriendo el templo allá en Coatepec, cuando vio que iba rodando un ovillo de plumas, lo cogió y lo puso debajo de su ceñidor, sobre el vientre, pero resulto que estaba embarazada, así que sus hijos Coyolxauhqui (la Luna) y los Cenzohutznahuas (Las Cuatrocientas estrellas del sur [o surianos]). Indignados por esto se apresuran a matarla, pero ella da a luz a Huitzilopochtli (el Sol Naciente) y este armado con su chimalli (escudo) y su xiuhcoatl (serpiente de fuego) da muerte a Coyolxauhqui y sus hermanos los incontables guerreros del sur”.[4]

Una vez que reiniciaron su peregrinaje los mexicas se instalan en Oztotlán a pocos kilómetros de Tula, actual Hidalgo, en dirección al Valle del Mezquital y allí fueron testigos de lo que le pasó al imperio tolteca y de la salida de Hueman y Topiltzin.

El Códice Boturini dice que en esa época la peregrinación es guiada por los Teomama o sea por los cuatro sacerdotes cargadores del espíritu de Huitzilopochtli, aunque en realidad la mayoría de los miembros de la tribu se encontraban a varios kilómetros de retraso.

Más adelante los mexicas entran por segunda vez al Valle de México, el cual en esta ocasión estaba dominado por otras tribus chichimecas, quienes después de participar en la destrucción de Tula, llegaron al Valle de México a conquistar los reductos de los toltecas en Culhuacán y Cactenizco (Tetzcoco), habiendo establecido su capital en Tenayuca, en donde también rendían culto a los dioses Tláloc y Tezcatlipoca. Esta tribu estaba gobernada por Xolotl al cual sucedió Nopaltzin, después Tlotzin, luego Quinatzin quien traslado su capital a Tetzcoco (Texcoco) debido a que también tenían acoso de otras tribus chichimecas.

Algunos de los principales dioses.

 

Los chichimecas

 

Artículo escrito y publicado para la Revista Discover online en español. Todos los derechos reservados.

 

Por chichimecas se conocen a una gran cantidad de tribus provenientes del norte, las que emigraron hacia el Altiplano, por lo general andaban desnudos o se vestían con las pieles de los animales que cazaban; a pesar que vivían en condiciones precarias y aparentemente primitivas, su forma de vida no era carente de un amplio sentido espiritual y religioso, puesto que se sentían herederos de la cultura teotihuacana. Kirchhoff estudió ampliamente este tema en sus estudios sobre Mesoamérica.

En el tiempo que trasladaron su capital a Texcoco, otra tribu chichimeca establecida en Azcapotzalco subió al trono Tezozomoctzin, quien mantendría bajo su dominio Tenochtitlan durante casi cien años.

Los mexicas llegaron a Chapoltepec (Chapultepec) en el año chicnahui tecpatl (nueve pedernal. 1280 d. C.). Aquí Chimalpahin[5] nos dejó narrados varios episodios: “de otros tiempos había llegado el mago Copil para cumplir la venganza de su madre Mallinaxichitl y andaba discurriendo por todas aquellas naciones que destruyesen y matasen a los mexicas, que eran gentes muy malas y perversas costumbres… Gran aflicción tuvieron los mexicas, varias tribus tepanecas los persiguieron de guerra hasta dentro de los llanos de Ixtlahuaca, ocurría esta querella por la animosidad que existía entre ellos, por eso decían los texpaltecas, los mallinalca y los tolloca, cuando sea de noche le caeremos encima a los mexica para matarle, porque muy valerosos eran los mexica y el Tenoch Tlenamamac (el ofrendador de fuego), se sabe le había dicho al teomama Cuauhtlequetzqui: escuchad, sabed que yo sabré conducir al mexica, como lo sabe porque yo se lo he dicho al mago llovedizo Copil, el texcaltepeca que vive con los mallinalca, como lo sabe el tolloca, que yo os conduciré avante.”

Le respondió el Cuauhtletzqui: “como soy machoque voy a agarrarme al Copil apenas lo vea, aunque tenga que estarme de vigía en Chapoltepec”.

[…] “deveras que al peso de la noche llegó el astrologo Copil, con su traída llegó con la joven llamada Xicomoyahualli, trabose una mortal lucha entre el brujo nahual del Copil y el Cuauhtlequetzqui, se agarraron en Tepetzingo. El Cuauhcholula hizo caer al brujo y mago Copil. Apenas lo tuvo bien asegurado, allí mismo le dio muerte.

Lo sacrificó abriéndole el costado con un cuchillo de pedernal; arrancole el corazón y violentamente ordenó al Tenuch[6] diciéndole; Oh Tenuche, aquí está el corazón del astrologo Copil sacrificado, corred a enterrarlo en aquel paraje de tulares y carrizales, Tenoch tomó el corazón y corrió con gran prisa a soterrarlo en aquel lugar que habían descubierto en Tutzallan Acatzallan. Ya dentro de la laguna, luego dijo el Cuauhtlequetzqui, en este lugar germinará el corazón de Copil y voz de tenuche iréis a observar y a tener cuidado cuando brote allí un tenuchtli (nopal de tuna colorada) y escucharás el momento preciso en que en la cima de este nopal se pose de pie una águila que este sujetando entre sus patas una serpiente media erguida queriendo devorarla, mientras esta lanzará silbidos y resoplidos.

Y cuando esto aparezca Tenuche porque vos eso sois, el tenuch, el nopal de tuna dura colorada, y el águila que veréis seré yo, con el pico ensangrentado por lo que devoró, porque soy yo Cuauhtlequetzaqui, águila ensangrentada.

Se realizará entonces el agüero que significa que nadie en el mundo podrá destruir jamás ni borrar la gloria, honra y fama de Mexico Tenochtitlán.

Vuivi”.

 

Artículo escrito y publicado para el sitio online Revista Discover en Español. Todos los derechos reservados.

 

Bibliografía recomendada:

 

 

-Balutet, Nicolas, “La puesta en escena del miedo a la mujer fálica durante las fiestas aztecas”, Contribuciones desde Coatepec, [en línea], (Enero-Junio), 2009, ISSN 1870-036, en <<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=28112196003>>; [consulta: 19 de diciembre de 2017].

-Cristóbal del Castillo, Fragmentos Históricos, Francisco del Paso y Troncoso, ed., Florencia, 1908.

-Cuauhtlehuanitzin, Domingo Francisco de San Antón Muñón, “Memorial breve acerca de la fundación de la ciudad de Culhuacan”, Históricas Digital, Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2016, (consulta: 20 de diciembre de 2016). Disponible en: <<http://www.historicas.unam.mx/publicaciones/publicadigital/libros/memorial/04_02_memorial_breve.pdf>>;.

-Muñiz Xakán, Jaime, “Los Aztecas: su peregrinación I”, en Revista Discover, en <<https://revistadiscover.com/profiles/blogs/list/tag/huitzilopochtlihttps://revistadiscover.com/profiles/blogs/list/tag/huitzilopochtli>>, (consulta: 10 de diciembre de 2017).

 

Artículo escrito y publicado exclusivamente para el sitio online Revista Discover en Español. Todos los derechos reservados.

Puedes descargar el artículo completo

 

Aquí:

Los aztecas IV: Su migración



[1] Para ampliar información sobre el contexto de esta peregrinación y el sacerdote ver, Muñiz Xakán, Jaime, “Los Aztecas: su peregrinación I”, en Revista Discover, en <<https://revistadiscover.com/profiles/blogs/list/tag/huitzilopochtlihttps://revistadiscover.com/profiles/blogs/list/tag/huitzilopochtli>>, (consulta: 10 de diciembre de 2017).

[2] Para estudiar este contexto ver: “Los Aztecas: su peregrinación II”.

[3] Cristóbal del Castillo cita entre las etimologías para los mexicanos a Metztli (Luna) como el origen del este radical. Atribuye esta razón principalmente a que el dios de ellos era la luna. Es muy importante tener una visión general. Cristóbal del Castillo, Fragmentos Históricos, Francisco del Paso y Troncoso, ed., Florencia, 1908, p. 82. Debemos principalmente esta valiosa información a Cristóbal del Castillo sobre la historia general de los mexicanos, traducida del náhuatl por Francisco del Paso y Troncoso, publicada con el subtítulo: “Migración de los mexicanos al país de Anáhuac. Función, dimensión y noticias de su calendario. Estos Fragmentos históricos fueron extraídos de la obra escrita en lengua náhuatl por Cristóbal del Castillo a fines del siglo XVI.

[4] El texto original de Kulder y Gibson dice “[los hombres] honrrauan las escobas co que la Diosa [Coatlicue] barría la casa de su hijo el gra vitzilopuchtli”. Kulder y Gibson, 1951, pp. 28-29. En Balutet, Nicolas, “La puesta en escena del miedo a la mujer fálica durante las fiestas aztecas”, Contribuciones desde Coatepec, (enero-junio), 2009, ISSN 1870-036, [documento en línea], en <<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=28112196003>>; [consulta: 19 de diciembre de 2017].

[5] Chimalpahin Cuauhtlehuanitzin, Domingo Francisco de San Antón Muñón, “Memorial breve acerca de la fundación de la ciudad de Culhuacan”, Históricas Digital, Instituto de Investigaciones Históricas, Universidad Nacional Autónoma de México, México, 2016, (consulta: 20 de diciembre de 2016). Disponible en: << http://www.historicas.unam.mx/publicaciones/publicadigital/libros/memorial/04_02_memorial_breve.pdf>>;.

[6] Parte de esta historia se encuentra en la siguiente crónica que reproduzco tal cual viene dejando al lector con el texto completo en náhuatl y una investigación muy profunda sobre el tema que recomiendo ampliamente estudiar en “Memorial breve acerca …” (ver bibliografía): “auh yn tlenamacac Tenuch quenin oquimah niman oquilhui yn cuauhtlequetzqui Teomama

tlacatle cuauhtlequetzquie quilmach ye timiquizque yn timexica yn axcan quilmach yuh quihtohua yn tlaciuhqui copil yn texcaltepec ychan malinalcatl. yhuan quilmach tolloque. in huitze

auh yc niman quinanquilli yn cuauhtlequetzqui oquihto

tlacuauh nehuatl nitlaciuhqui ca niquinehiaz ca çan ni can nicpia y notepeuh yn chapultepetl.

auh ye nelli niman quinanquilli y cuauhtlequetzqui oquito

tlacuauh copil, quihualhuicac ychpuch y toca xicomoyahual

[…]

tla xihuallauh Tenuche. yzca [59v] yn iyollo tlaciuhqui copil, onicmicti xicualtoca yn tultzallan yn acatzallan ye niman oconcuic yn tenuch y yolIotli, niman oquimotlalochti yn oncan oquitocaco yn Tultzallan yn acatzallan

yc niman oconcuic yn tenuch y yolIotli, niman oquimotlalochti yn oncan oquitocaco yn Tultzallan yn acatzallan yuh mihtohua oncan yn axcan yglesia mayor auh yn oncran mictiloc copil yn Tepetzinco yc axcan motocayotia acopilco.

auh yn ichpuch quihualhuicaca copil. yn itoca xicomoyahualtzin niman tlemacac ixpan yn cuauhtlequetzqui ynantzin mochiuh yn cohuatzontli.

auh yn o yuh contocato Tenuch yn iyollo copil niman tlenamacac yxpan yn huitzilopuchtli

Auh oc ceppa oquihto yn cuauhtlequetzqui oquilhui yn Tenuch,”. op cit. p. 131.

No olvides compartir y comentar este informe.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Sobre el autor: Estudió en el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Premiado del CONACYT a la innovación científica juvenil. Militar retirado de la Armada de México. Actualmente se dedica al estudio de las aplicaciones tecnológicas y las innovaciones en la vida diaria y la historia de la humanidad.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

jesen pas posted a blog post
Ik heb een aantal recensies van deze laserpen (https://www.laserkopen.com/) gezien. Ik ben het er n…
Hace 17 horas
jesen pas ahora es miembro de Revista Discover
Hace 18 horas
Ortodoncia en Adultos, motivos y recomendaciones.
https://www.dentalisto.com/blog/ortodoncia-en-ad&hellip;
Dentalisto actualizó su perfil
ayer
Dentalisto ahora es miembro de Revista Discover
ayer
MiguelSapata ahora es miembro de Revista Discover
Miércoles
Vane posted a blog post
Nevaba, hacía décadas que no lo hacía, en aquella zona de Sant francisco, menos un 23 de diciembre…
Miércoles
vestidosmoda commented on Contralmirante's blog post ¿Qué es la historia?
"Muchas Gracias!!!!"
Miércoles
vestidosmoda posted a photo
 Vestidos de colección fantasía
Martes
vestidosmoda and Abejundio Toz joined Revista Discover
Martes
Abejundio Toz posted a blog post
El puntero láser (https://www.comprarlaser.com/) es lo suficientemente fuerte en interiores pero no…
Martes
Más...