Blogs

Los conflictos en Medio Oriente son la parte visible de un proceso de descomposición del imperialismo estadounidense

 

Lucha de clases e intereses inter imperialistas: la primavera árabe

En la actualidad, el patrón de acumulación iniciado en los años 1980 con el Consenso de Washington ha llegado a su fin. El mundo monopolar (ya sin la rivalidad con la Unión Soviética) ha mostrado sus efímeros límites. Por otra parte, en su parte económica la crisis económica de sobreproducción y subconsumo simultaneo ha puesto en acción diversos mecanismos extraeconómicos para mantener la tasa de ganancias a nivel internacional en beneficio del imperialismo de los Estados Unidos. La agresión militar es uno de dichos metodología para mantener no solo el dominio político sino el económico. Y sin embargo la clase capitalista imperialista a nivel internacional se encuentra en disensión progresiva. No sólo entre la paulatina distancia entre EU y la Unión Europea (más concretamente Alemania); sino también con una renovada Rusia y la nueva superpotecia China. Por lo tanto sostenemos que el mundo monopolar se ha trasmutado a una competencia directa por el mercado mundial y sus recursos. Ahora bien, el campo de batalla donde han aflorado estas crecientes contradicciones es en la errática intervención en la guerra civil libia y la ansiada intervención en Siria ¿A qué se debe esta competencia en el Medio Oriente?

Consideramos que el núcleo se encuentra en la tendencia de los Estados Unidos hacia la natural tendencia no solo a la baja de su ganancia desde 1973 sino a la reducción de la composición orgánica (es decir, que la proporción entre Capital Constante y Variable es demasiado favorable al primero contrayendo permanentemente al consumo) de sus industrias, por la diseminación de su industria a nivel global que evita la re inserción de dichos capitales en su propio territorio. En realidad, la base de la hegemonía americana se basa principalmente en la fuerza militar a nivel global. Pues las tasas de crecimiento de Alemania (país eje articulador de la Unión Europea) y Japón durante la época de la Guerra Fría fue más alta que la de EU (tasas de crecimiento del 5%o menos frente a 8-10% anuales). Este hecho resultó evidente durante el desarrollo de la primera guerra del Golfo Pérsico a diferencia de la guerra de Vietnam. Los Estados Unidos fueron una parte significativa, pero ya no el total de la fuerza combatiente.

Sin embargo, la alta tasa de consumo de los Estados Unidos de 30% mundial favorece la inversión de capitales extranjeros en dicha formación social nacional. Y sin embargo mucho de esos capitales son en realidad ficticios o basados en la previsión de ganancias; es decir provenientes de las bolsas de valores. La economía norteamericana funciona como un balde sin fondo productora principalmente de valores de cambio y no de uso. Es una forma actual de economía propia de los países industrializados, pues al existir demasiado Capital Constante la tasa de plusvalía total deberá ser consumida de manera externa a la capacidad de consumo de la fuerza laboral; pues de lo contrario la producción se desvalorizaría con gran rapidez.

Cuando estalla la actual crisis económica los débiles cimientos imperialistas de EU simplemente se sacuden y su dominio sobre el mercado mundial retrocede. Es en éste momento coyuntural cuando las fuerzas internacionales que se encuentran en la capacidad de disputar el mercado mundial.

De hecho una manera económica y extraeconómica de mantener la hegemonía mundial han sido las fallidas guerras de Afganistán e Irak. La importancia del primer país radica tanto en su posición estratégica (entre Rusia y China) así como el control de las rutas de narcóticos que surten la demanda europea. Es bien conocido el hecho de que la importancia de Irak se debe a sus pozos petrolíferos, vitales para mantener los costos de producción en estabilidad, especular con el precio del crudo (pues si existe un riesgo en la extracción y circulación comercial del oro negro este elevará su precio de circulación de manera ficticia e independiente de su costo de producción. Esto es redituable para el poseedor del bien a especular), así como la capacidad política y coercitiva de comerciar. En el plano militar la posesión de Irak habría permitido el dominio directo de todo el medio oriente con el auxilio de Israel. Incluso el dominio de Irak permitiría un desplazamiento de fuerza militar de París a Moscú. Y sin embargo, la lucha de clases a nivel mundial (mal llamado terrorismo) hizo retroceder el poder estadounidense.

El descalabro de consumo de la triada capitalista (EU-Europa-Japón) en cuanto a bienes y servicios ha debilitado el poder político de las añejas dictaduras del Magreb (que se asentaban en los fallidos intentos industrializadores y del Panarabismo de los años 60-70´s) por su vinculación económica con éstos centros económicos. La erosión económica ha originando una serie de revoluciones que reivindican derechos políticos principalmente. Hace no menos de diez años ello habría representado una oportunidad dorada de intervención militar directa.

En este marco internacional resulta instructiva los términos de la intervención en Libia que muestra una separación en los intereses de Francia y los EU. Es entonces que la ambivalente intervención militar en Libia representa un choque de intereses de la clase capitalista por apropiarse de los recursos de hidrocarburos y su posible incorporación al mercado mundial de trabajo (extracción de plusvalía). Un choque de intereses entre los EU y Francia principalmente.

El que Europa Unida no considere en bloque unificado una intervención directa en Libia muestra una divergencia de ambiciones, pero sobre todo de capacidad de proyección internacional. No menos revelador resulta que los EU hayan retrocedido ante las negociaciones de los países que conforman la OTAN. Esto muestra su creciente debilidad o su incapacidad de realizar acciones unilaterales.

También la decisión (o desacuerdo) de no armar a los rebeldes libios representa una política de empate entre las clases capitalistas por obtener (por así decirlo) el pastel. Y un empate es el depósito de responsabilidad en manos de la OTAN.

Más ilustrador resulta la dificultad de los EU de intervenir en Siria con miras no sólo a obtener los depósitos de hidrocarburos, sino de cercar a la fuerte Irán y apoyar a su aliado Israel. Un conflicto netamente interno de las clases sociales en Siria devino en una guerra civil prolongada donde los competidores las alianzas internacionales tienen un peso decisivo. Así por ejemplo la guerrilla de Hezbolla no es afecta a los rebeldes, ya que su victoria significaría el fin de las luchas por la liberación de Palestina. Por su parte Rusia apoya al gobierno sirio, no sólo por la tradicional avenencia de los países árabes con el país eslavo, sino que la derrota de su aliado significaría una amenaza directa. Cierto es que el apoyo armamentístico ruso ofrecido en caso de intervención dificultaría enormemente una victoria rápida como en el caso de la Segunda Guerra del Golfo Pérsico. Ello por si mismo muestra que las capacidades tecnológicas (y por ende productivas) de los competidores de EU no se encuentran dispares. Esto anuncia el fin de la hegemonía militar de EU que es por si misma la principal baza de su poderío. Un suejto histórico que no se ha pronunciado tan enfáticamente sobre el asunto de Siria es China, pero ciertamente tampoco encontrará conveniente la intervención de EU ni la distancia con su vecino del norte.

El apoyo de Rusia y de las milicias palestinas dificultarían enormemente una rápida de EU sobre el gobierno de Al Assad

En lo sucesivo las diferentes intervenciones de las potencias en disputa se harán desde la negociación a semejanza de los años anteriores a 1914. Historicamente la apuesta de los imperios en decadencia son las expediciones en territorios alejados como una forma de extracción de plustrabajo que detenga la caída económica. Pero en realidad, el proceso histórico de relaciones sociales de producción caducas es el lógico resultado. Y es en estas coyunturas que países dependientes (como México) tienen la oportunidad de distanciarse del yugo imperialista.

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Licenciado en Ciencias políticas e involucrado en el mundo de las actividades académicas y sociales. Actualmente realizando investigaciones y organización para distintos frentes sociales y proyectos para el desarrollo económico.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

¡Hola! Soy Juan Manuel, viajero empedernido y amante de mapas del mundo, cartógrafo de profesión. C…
Juan Manuel Viajero ahora es miembro de Revista Discover
ayer
Julian Porras actualizó su foto de perfil
ayer
Diseño web profesional https://www.julianporras.com realizamos la web de tus sueños con mucho cariñ…
Maximino Alberto Serrano Pitti actualizó su perfil
Jueves
Manticore, Movimiento Teatral actualizó su perfil
Jueves
Vane posted a blog post
Ha sido una gran sorpresa y alegría ser testigos de tu llegada al mundo, sí, sabemos que no nos con…
Jueves
Juanca Alonso posted a blog post
   Cerrajero en Barcelona tiene el servicio, tiene la calidad y tiene los resultados que usted busc…
Jueves
Juanca Alonso actualizó su perfil
Jueves
Juanca Alonso ahora es miembro de Revista Discover
Jueves
Ana Laura López posted a blog post
Hombres y mujeres de todas las edades, países, culturas y estratos económicos están propensas a ver…
Miércoles
Ana Laura López, Javier de la Nuez, Viajes Transfomacionales and 1 more joined Revista Discover
Miércoles
Más...