Blogs

La conquista del Imperio maya

La conquista del Imperio maya

"Descubrimiento europeo" de los mayas

Antón de Alaminos, marinero español quien se encontraba en la isla de Cuba en el año de 1517, fue quien intuyó que bajo de la isla se encontraba una tierra muy rica. Con esta intuición o corazonada, Bernal Díaz del Castillo junto con otros españoles de Cuba que no habían recibido indios de reparto en la conquista de la isla, y que eran aproximadamente un centenar de personas, decidieron organizar una expedición bajo la dirección de Francisco Hernández de Córdoba.

Ver también: Arte y cultura maya en América precolombina

Para ir a nuestra aventura a buscar y descubrir tierras nuevas para ellas emplear nuestras personas…. Tierras ricas y gentes que tuviesen oro y plata, o perlas, u otras cualquier riquezas” y a los que por consiguiente habría que cobrar el quinto real que, por derecho, correspondía al soberano.  (Bernal Díaz del Castillo, Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España.)

Así comenzó una guerra que acabaría con una civilización a manos de otra.

Así que en 1517 se efectúa la expedición guiada por Francisco Hernández de Córdoba, pero Francisco de Montejo no participó en ella, ni por consiguiente, en el descubrimiento de Yucatán, aunque sí estuvo en la expedición a cargo de Juan de Grijalva que descubrió la isla se Cozumel en abril de 1518. Un año después recorrería en compañía de Hernán Cortés las costas yucatecas.

Fue Hernán Cortés quien nombró a Montejo y a Alonso Hernández Portocarrero como sus procuradores para que fueran a España a defenderlo de Diego Velásquez, gobernador en ese entonces de Cuba y quien habría firmado primeramente (el 13  de noviembre de 1518) la capitulaciones con el rey para “ir y descubrir y conquistar Yucatán y Cozumel “.

Como Cortés quedó satisfecho con los servicios de Montejo en su favor ante La Corte de España que, además de gratificarlo con encomiendas aún sin haber estado en alguna batalla, le dio una nueva comisión en los años de 1524 y 1525.

En 1526 fue que Montejo estando en Granada logró ver al emperador Carlos V y solicitarle le autorizara a colonizar Yucatán, una vez que Cortés había desdeñado estas tierras por “ser poca cosa”. El rey accedió y firmo las capitulaciones que lo nombraban Adelantado.

Aquí se resalta un cambio histórico-político, al extenderle a Montejo las capitulaciones, ya que en ellas se incorporó la real provisión del 17 de noviembre de 1526, cuyo “propósito de la Corona de Castilla era atraer a los nativos del Nuevo Mundo “a la lealtad y a la verdadera fe por medio del conocimiento y benéfico trato y después protegerlos contra abusos, cautiverio injusto y … destrucción…”

Aquí se agrega que no solo ese fin específico estaba en la provisión, sino que también se hacía la mención de poner un remedio a lo pasado “que por nuestro mandato y en nuestro nombre se hicieron en las dichas Islas y Terrafirme del Mar Océano” o sea, que intentaban impedir que continuaran los abusos y las crueldades de que eran informados.

La Conquista

Se le llamó “conquista” al proceso de inserción de la cultura española en la península de Yucatán, debido a la extensión de la conquista lograda por Cortés en Tenochtitlán en 1521; mientras que el pacto logrado por los Montejo en cónclave en T’ hoo (Mérida) con los caciques mayas, que fue un acuerdo político de trascendencia histórica (República de indios) que sobrevivió hasta la independencia de Yucatán en 1821 y colapso finalmente en la Guerra de Castas en 1847.

Comparativamente con la conquista de México, que duró casi dos años, de noviembre de 1519 a agosto de 1521, con la toma y destrucción de Tenochtitlán y la captura de Cuauhtémoc el 13 de agosto de 1521, que “fueron las señales para que todos adversarios indios y españoles reconocieran como el fin de la guerra de conquista”

Pero se reconoce que el término “Conquista” para Yucatán, pues hasta 1901, no se podía hablar de sujeción plena de los rebeldes mayas “que controlaban todo el oriente de la península” según correspondencia que establecieron el gobernador Francisco Cantón Cetina y el presidente de la República general Porfirio Díaz.

                “ya que no había que derrocar un centro de poder, sino que había que derrotar varios cacicazgos que guerreaban entre sí, sino que resistían las avanzadas”

Intentos de conquista española de los mayas

Te puede interesar: Poder político y jurídico en la cultura maya

En cuanto Montejo tuvo la certeza legal a partir de las capitulaciones de 1526 con el rey Carlos V, Montejo inició la campaña para la conquista de la península a fines de 1527, la cual duraría 20 años, de 1527 a 1547. Y se dividiría en tres periodos, que fueron los mismos intentos de someter a los mayas.

Primer intento y fracaso

La ocupación de Yucatán comenzó cuando Montejo pasó de la isla de Cozumel a tierra firme en 1527; llegó a la tierra de Xelhá en octubre de 1527; ahí nombró alcaldes y regidores “ayudados por los nativos, los españoles construyeron viviendas temporales al estilo maya, y una estructura mayor del mismo modelo para que sirviera de forma combinada como cuartel de operaciones del Adelantado, casa municipal y almacén de armas y provisiones”.

Los mayas no fueron hostiles cuando los españoles desembarcaron en la costa oriental de la península, al contrario “les proporcionaron la ayuda que solicitaron”, para entablar la comunicación, Montejo tomó la decisión de aprender el idioma maya. Esta decisión fue fundamental, ya que con eso lograron los acuerdos de negocios y tributos. Montejo tuvo como apoyo para este propósito a  Juan Rodríguez y Pedro Añasco, “ambos progresaron y pronto entendieron a esos indígenas”

No obstante, el buen recibimiento de los nativos, los españoles pronto empezaron a decaer por lo extremoso del clima y las enfermedades. Montejo tuvo que enfrentar el deceso de 50 de sus hombres, además los alimentos escasearon por lo que decomiso “vino, aceite, carne y pan que poseían los comerciantes catalanes que vinieron en la expedición”.

Esto sirvió de poco, por lo que el Adelantado envió al buque La Nicolasa hacia la Nueva España a traer provisiones, pero murió el maestre y el navío en lugar de regresar a Yucatán se fue a Cuba.

Montejo contaba con experiencia conquistadora ya que había sido soldado de Cortés en la conquista de los “indios del centro de la Nueva España”, esto le sirvió de gran ayuda para impedir que sus soldados lo abandonaran, así que destruyó su navío San Jerónimo y avanzó con 125 de sus hombres hacia el norte de Salamanca de Xelhá, dejando tras de sí 40 de sus hombres enfermos al cuidado de los aún amigables mayas.

A los seis meses retornó Montejo, De los 125 hombres que habían salido con él, soló regresaron 60, y de los 40 que había dejado enfermos, solo encontró diez o doce, el balance era negativo, pues no logró fundar la ciudad capital, aunque había recorrido todas las poblaciones y doblegado muchas de ellas, pero no podía decirse que la península estaba conquistada.

En su campaña de conquista se dio cuenta que Yucatán no era una isla y pertenecía al Nuevo Continente, intentando otra nueva estrategia para la conquista se embarca de Cozumel a la Nueva España por más refuerzos en el verano de 1528.

En su propósito de obtener mayores apoyos, Montejo elaboró  un informe a la Corona española, relatando lo que había encontrado a su paso por las poblaciones mayas, pero el informe distaba mucho de ser verídico, pues en él decía que había hallado “mucha muestra de oro”, lo cual no era verdad, ya que los mayas solamente le habían ofrecido pocas prendas de ese metal con escasa pedrería preciosa.

Segundo intento y nuevo fracaso

En diciembre de 1528, Montejo saldría de Veracruz para embarcase a Yucatán por las costas del Golfo de México, pero en ese mes supo de la llegada de los oidores que fundarían la Real Audiencia de la Ciudad de México presidida por Nuño de Guzmán. Por lo que hizo cambio de planes y decidió viajar por tierra, además Montejo solicito a Guzmán el gobierno de Tabasco ya que requería de ese territorio para favorecer la conquista de Yucatán, ya que se había comprobado que no era una isla sino una península.

La Audiencia lo nombro Alcalde Mayor de Tabasco, de Inmediato Montejo a su hijo Teniente de gobernador, capitán general y repartidor de los indios, su hijo era solo un mozo de 21 años.

El Mozo Francisco de Montejo, fue el encargado de someter a la población indígena cercana a Santa María de la Victoria (Xacalango), cuyo cacique fue convertido rápidamente al cristianismo y fue bautizado con el nombre de Francisco y fue un aliado en las campañas de sometimiento de las poblaciones de Tabasco entre 1529 y 1530.

Los pobladores temieron la visita de los españoles ya que 5 años atrás había estado Hernán Cortés, y habían sido traicionados, así que apenas supieron de la llegada de estos españoles abandonaron las ciudades dejando comida y ropa en más de novecientas casas.

Ahora el Adelantado Montejo “el Mozo” continuo su viaje rumbo a Champotón “la primera población costeña de Yucatán”. En la cual fueron recibidos en son de fiesta por unos quince mil hombres (¿?).  Donde logró reunir a los mayas caciques de Campeche para presentarse ante él. Y obtuvo su lealtad de servir a Castilla, ahí fundo la Villa de Salamanca de Campeche (la sexta Salamanca en la Nueva España) a fines de 1530 y 1531.

Este fue el inicio de la ocupación pacífica de Yucatán. Lograda por Francisco de Montejo, en donde pidió a Alonso de Ávila que partiera a Chetumal, En Mazanahau , una población de cerca de tres mil casas, fue recibido en paz, pero el oro que buscaban no aparecía. EN Chetumal Francisco de Montejo el Mozo quedó como concejal del municipio.

Después de avanzar en paz. Llegaron a Chichén Itzá, y que ocuparon denominándola Ciudad Real de Castilla, donde “El Mozo” designó a cien de sus soldados asignándoles lotes de tierra a cada uno y el consiguiente tributo de parte de los “indios” .


No obstante a todo esto, hubo enemistades con las poblaciones vecinas, después que los españoles los convocaron para leerles “el requerimiento de ley” donde se pedía el reconocimiento de la soberanía del rey de Castilla y su conversión al cristianismo, los mayas desde sus respectivas ciudades les respondían: “tenemos rey, señores, hemos elegido al rey Cocom, a Nun Pech, el rey Pech, a Namox Chel, el rey Chel de Dzidzantun… les dijo Naobon Cupul

A pesar de estas reacciones El Mozo trato de implantar el sistema de encomiendas, lo que causó desazón a los capules, quienes se inquietaron e intentaron sublevarse.

 “Pero los de la provincia de Capul, orgullosos, belicosos y amantes de su independencia… nunca habían intentado que los invasores vivieran permanentemente con ellos, los esfuerzos intrépidos de Montejo el Mozo, para ganar su amistad y lealtad, su política conciliadora y sus intentos de establecer y moderar el sistema de encomienda, aunque afortunado entre los Chel y Pech, que eran menos belicosos, fracaso totalmente entre los Capul”.

Las consecuencias no tardaron mucho, ya que a mediados de 1533, los capules organizaron una guerra desde Saci (hoy Valladolid) hasta Chichén Itzá.

La derrota de Montejo en este segundo intento de conquista de Yucatán es generalmente atribuida a los siguientes factores:

                -Los soldados españoles aunque “bravos” no tenían expectativas colonizadoras, ya que una vez terminada la conquista, tenían que trabajar ( en agricultura, ganadería, industria y comercio), las encomiendas de Yucatán no eran tan atractivas como las de la Nueva España.

                 -El número de soldados estuvo siempre muy por debajo ante los nativos belicosos. Montejo sobrestimó sus armas pero subestimó el poder de los mayas, a los qu consideraba fácilmente subyugables.

                -Los mayas no eran los aztecas, quienes eran más determinados en cuanto a su libertad e independencia. Pues por un lado obedecían a Montejo, por otro le daban la espalda para combatirlo.

                -Las derrotas de sus subordinados Alonso de Ávila y su hijo el Mozo ante los cacicazgos independientes y la propia organización interna de los mayas que no poseían un poder central como los aztecas e incas.

                -El éxito militar maya en “Cochuac, Uaymail-Chetumal y la provincia Copul, la valentía que los indígenas desplegaban en las derrotas y victorias” desmoralizaron a los soldados españoles y los obligaban a desertar, gracias al engaño que había oro.

                -Los escasos recursos con los que contó Montejo.

                -La estrategia y capacidad militar maya, los hicieron “formidables adversarios” especialmente cuando los animaba una bravura y una resolución indomable.

                -El terreno de las batallas benefició siempre a los mayas.

Tercer intento y éxito

Documental: La Cultura maya (Fuente: Youtube)

El 13 de abril de 1535, la Corona española nombró a Montejo gobernador de Honduras-Higueras y de Yucatán de manera conjunta, pero Montejo como Adelantado renuncio y rechazó el nombramiento por falta de recursos, cuando el primer virrey de la Ciudad de México Antonio de Mendoza tuvo noticias del problema se enfrentó al problema de acatamiento de una orden real; ante lo cual propuso una permuta jurisdiccional, Chiapas-Yucatán para Montejo y Guatemala-Honduras para Pedro de Alvarado.

Alvarado también Adelantado, pero en Guatemala, consideró de mala fe tal permuta, por su parte Montejo, ya había acatado la orden real y ya participaba en la pacificación de los rebeldes en Honduras a petición de los colonos que solicitaban un gobernante de prestigio y experiencia.

Con el fallecimiento de Alvarado, las cosas se complicaron y el cabildo de Honduras e Higueras designaron como gobernador a Montejo. En mayo de 1544 se aplicó un cambio trascendental en la península de Yucatán (Chiapas incluida) y Centroamérica, ya que se modificó el sistema de gobernadores nombrados por el rey, ya que en su lugar se instaló la Audiencia de los Confines en la provincia de Gracias a Dios Ciudad de Guatemala).

A Francisco de Montejo no le agradó la creación de la Audiencia de los Confines pues prefería “ la independencia provisional, libre de cualquier audiencia, tanto en asuntos judiciales como políticos, que toda la autoridad debía estar en el gobernador y con apelación solo en casos judiciales al Consejo de Indias” por esto Montejo tuvo que renunciar a los gobiernos de Hondura-Higueras y de Chiapas.

En resumen; mientras Montejo estuvo enfrascado en los asuntos de Chiapas y Honduras-Higueras en los inicios de la década de 1540, retornó a la subyugación de Yucatán, y comisionó su hijo el Mozo a proseguir con la conquista, además le dio autoridad supletoria a su sobrino.

El hijo y sobrino junto con otros capitanes llevaron a terminó la conquista y colonización de Yucatán entre 1540 y 1547. 

Aquí conviene destacar las edades de  los españoles responsables de la conquista en 1542:

Melchor Pacheco 17 años, Francisco de Montejo el sobrino 22 años, Hernando de Bracamonte 22 años, Juan de Magaña 22, Francisco de Bracamonte 26, Rodrigo Álvares 27, Francisco de Montejo el Mozo 34, entre otros.

También hay que resaltar la presencia de los frailes franciscanos en Champotón, desde que se preparaba la conquista 1536-1540.

Montejo el Mozo a diferencia de Montejo el sobrino, supo aprovechar la penetración doctrinal de la cristianización como un poder ideológico de sometimiento de los indígenas. Fue esta aplicación de la “política suave”, frente a la “política fuerte” desarrollada por el sobrino.

Podría interesarte: Filosofía, Cosmogonía e intelectualidad en la cultura maya prehispánica

El año de 1546 fue crucial en la historia de Yucatán para los mayas y españoles, pues entre el 8 y el 9 de noviembre, sucedió un levantamiento indígena (que terminaría hasta el porfiriato) contra los españoles y que tendría grandes consecuencias. La alianza de Copul, Cochuah, Sotuta y Huaymil-Chetumal para exterminar a los españoles (invasores), la cual produjo la muerte de por lo menos veinte encomenderos y más de 500 nativos al servicio de estos por haber renunciado a las creencias mayas y convertirse en cristianos. Nueve versiones escritas entre febrero y mayo de 1579 refieren al mismo acontecimiento, con variantes de personajes y diferentes matices de crueldad.  

Arte y cultura maya en América precolombina

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Sobre el autor: Estudió en el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Premiado del CONACYT a la innovación científica juvenil. Militar retirado de la Armada de México. Actualmente se dedica al estudio de las aplicaciones tecnológicas y las innovaciones en la vida diaria y la historia de la humanidad.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

Ana Laura López, Javier de la Nuez, Viajes Transfomacionales and 1 more joined Revista Discover
Hace 1 hora
Javier de la Nuez posted blog posts
Hace 6 horas
Nosunelanube posted a blog post
Posicionamiento en Google local y Diseño web en Sevilla Vamos a ver una serie de aspectos necesario…
Hace 6 horas
Piero commented on Piero's blog post ¿Qué es ser un Mochilero?
"Definitivamente, es una forma de vivir que a muchos apasiona.
Saludos"
Hace 7 horas
Emmanuel Muñiz Alejandro commented on Piero's blog post ¿Qué es ser un Mochilero?
"¡Qué interesante! Es un concepto muy extendido y un estilo de vida."
Hace 13 horas
Sal de la Rueda and Hernan Díaz joined Revista Discover
Lunes
Hernan Díaz posted a blog post
Ya han pasado varias semanas desde la quiebra de Thomas Cook, aunque a nadie le ha cogido por sorpr…
Lunes
Justin F posted blog posts
Domingo
Piero posted a blog post
Inundan las calles, las plazas, los aeropuertos y las estaciones. Cantan guitarra en mano en los bu…
Sábado
Piero actualizó su perfil
Sábado
nosunalenube actualizó su perfil
9 de Oct.
nosunalenube ahora es miembro de Revista Discover
9 de Oct.
Más...