Anuncios

Artículos

México 2016: Six Flags

Se acerca Halloween, no puede faltar el cómo lo vi el año pasado en Ciudad de México. Realmente tengo varias cosas que explicar, que hará de este tema, varios capítulos, pero antes, tenéis que saber, como fue la experiencia, en el parque de atracciones Six Flags, en Tlaplan, el Ajusco. Es curioso, llevábamos más de 5 meses viviendo a 4 pasos de él, nunca me interesó ir, ese día tampoco andaba muy convencida, nunca he sido de subirme a las atracciones, lo encontraba un poco tonto ir, pero también me hubiese arrepentido si no lo hubiese Hecho, después de ver la experiencia “¡¡Suerte que la viví!! ¡¡aún más en esos días!!

Salimos de la casa al acabar de comer, aunque vivíamos a 5 minutos en auto, tardemos media hora, de la cola que había. Por el camino telefoneemos a Daniel, hermano de Emmanuel, para invitarle a venir con nosotros, él acepto.

El parque temático estaba preparado para la llegada de Halloween. Eso me causó muy buena impresión. Lo primero que hicimos al llegar Daniel, fue subir a una atracción de agua una especie de troncos, bajando por una corriente de agua. Yo no las tenía todas, realmente me da respeto todo eso, pero realmente era bien tranquila la atracción y divertida. Dimos una vuelta conociendo el six flaxs, había tantísima gente disfrazada, personal de allá vestidos de zombis, disfraces tan buenos, que daban respeto verlos, aún más, cuando sin miramiento se te acercaban. Recorrimos el lugar con alegría, haciéndonos fotos aquí y allá, personalmente asustándome de aquellos disfraces tan impresionantes… que no tenían ningún reparo en aterrorizar.

Vimos que habría un espectáculo de animales acuático, la misma piscina, donde estuvo “Keiko” la ballena que interpretó “liberando a Willy” hasta que Maichel Jackson la liberó” no tardemos en informarnos, para poder asistir, mientras llegaba la hora, entremos en una tienda de ellos, montones de peluches, ropa, y souvenirs, a un precio para turistas.

Nos sentemos en el sitio indicado, para ver el espectáculo protagonizado, por delfines y “Julio” el león marino, algo muy divertido e gratificante. Al terminar, Emmanuel me acompañó a que me hiciera la foto, con uno de los delfines, arrodillada a su lado, fueron dos fotos, una cogiendo sus aletas, otra, el animal me daba una especie de beso.

Nos sentemos a comer algo, el espectáculo nocturno estaba a punto de empezar en el que estaba prohibido los niños y cochecitos, no está mas de decir, tampoco era apto, para los que estaban mal del corazón. No fue de golpe, pero cada vez eran más las zonas “infecciosas del lugar” zonas que se llenaban de zombies, atemorizaban a todos aquellos que pasaban por el lugar. Yo estaba atemorizada, es que sin ser conscientes los sobresaltos, se me apoderaban algo normal cuando tienes Parálisis Cerebral pero eso hacía que mi tranquilidad desapareciera, cualquier cosa me sobresaltaba, aun mas los zombies que aparecían de la nada, no tenían ningún reparo en asustar a quien pasara por delante.

Vimos una fila, no dudemos en formar parte, el problema es que la silla de ruedas no cabía en ese recorrido, mi esposo me tuvo que cargar en brazos, eso causo la indignación de la gente que hacía cola, no confundáis les indignaba que no estuviera adaptado para las sillas de ruedas. No recuerdo bien, pero acabemos siendo los primeros. Personalmente me asusta todo el tema de terror, yo me negaba a entrar, es más entremos un momento, ya estaban del otro lado, asustándonos… me llamaréis tonta, pero me acojoné, a tal punto que se me caían las lágrimas, pero la toda la gente me dió paso, no podía echarme para atrás, así que muy a mi pesar, entremos para adentro.

Era un recorrido oscuro, lleno de personajes tenebrosos, en cada esquina, aparecía alguien con una risa siniestra con el siguiente mensaje “Jajaj vas a morir” Al salir de aquel recorrido, no me sentía menos asustada. Nos reunimos con Daniel, que había ido a subirse algunas atracciones, se reunió con nosotros, siguiendo nuestro recorrido. Sin poder evitar pasar por las zonas infecciosas, y los sobresaltos se me apoderaban, cada vez, era más difícil sobrellevarlo. Acabemos en un edificio el salón de la justicia, en el que pudimos entrar, hacer el recorrido, aunque eso fue la gota que colmó el vaso para mi estrés, el cuerpo me requería con urgencia chocolate.

Una salida que yo no veía con muchas expectativas resultó ser de las mejores, me hizo alegrar muchísimo de a ver conocido six flags aún mejor en esas fechas tan cercanas a Halloween.

Artículo para Revista Discover

Escritora y fan de las redes sociales gusta de escribir y buscar artículos que vale la pena conocer y compartir. Su gran discapacidad no ha sido impedimento para explorar las facetas de la vida.