Blogs

Montañismo a ciegas

Montañismo a ciegas

México, D. F. 28/10/2008. Subiré el Iztaccihuatl sólo, así, sin ver.

Sé que es peligroso escalar el Iztaccihuatl y más peligroso subir sólo siendo invidente o ciego, como lo prefieran. Pero aunque sea "discapacitado" me he propuesto este objetivo del cual sé que no debo retroceder. Hubiera deseado que algún amigo , colega o guía hubiera acptado acompañarme pero no lo conseguí, tal vez debes aprender a superarte por tí mismo y tratar de cumplir tus metas. Bueno, mi bastón de ciego me acompañará.

Hace algunos años cuando ya estaba perdiendo la vista subí al Iztaccihuatl por San Rafael, hasta llegar a Nexcoalango, después tomé el camino de Loma Larga hasta legar a Lamina (La mina) el cual ya estaba muy nevado. Cómo nuca había subido tan alto sufrí mcho del mal de montaña. Es decir, vomitos, mareos y las personas que luego me encontraban decían que estaba blanco y me recomendaban bajar "para qué subes, puede que no regreses; ¿y con quién vienes? ¿a poco vienes sólo?"

Y es que siempre he andado sólo. no subí sólo porque quisiera, lo hice porque era yo la única persona con quién contaba., La que siempre se finge fuerte, pero la fortaleza muchas veces es la fachada de la soledad. La discapacidad a veces significa también soledad, pero ganas de superación y vivir.

En fin ya pasó mucho tiempo de eso. Ahora ya he perdido la vista y, sin embargo, pienso que que la recuperaré llevando mi entrenamiento especial. Pero me he propuesto este objetivo.  No sé si utilizar la misma ruta o subir en esta ocasión desde los pies de la montaña. No lo sé. Subiré sólo. 

Pensaba subir cómo la vez anterior sin equipo especial (la otra vez ni subí linterna, sólo carbón, té, manzanas, vino,  un poco de chocolate y soja; es que soy vegetariano). Pero me he persuadido que conseguiré unos crampones. Los iba a fabricar yo mismo cortando lámina y atornillándola a una suela con tuercas (el diseño estaba perfecto), pero alguien se me adelantó y me "patrocinó" unos crampones -que a decir verdad me parecen inferiores a los que yo diseñé- pero sin tiempo ni dinero pues que mejor apoyo. Al final me gustaron más los míos y los llevaré al Iztaccihuatl.

De todas formas estaría bien no ir sin equipo porque la vez anterior (la única) estuve perdido algunos días en la nieve porque yo no conocía absolutamente nada de la montaña ni de la ruta a seguir. Es decir. Llegué hasta arriba pero la verdad no supe cómo. Ahora que lo reflexiono me doy cuenta que llegue dando vueltas alrededor de la "cabeza" de la montaña (era lo que yo decía que parecía bola de helado gigante: es que ya no veía casi nada) y así hasta arriba, y luego de allí me fui trepando hasta el pecho. Digo trepando porque es una parte en donde hay partes sin nieve y con hielo muy duro (se ve obscuro) y como no llevaba crampones (spikes) pues me era muy dificil. Luego, por ejemplo, antes de llegar a la cima de la cabeza se me ocurrió ir trepando por una especie de muro de roca que no parecía tan alto y decía yo "lo subiré y luego me bajo del otro lado para cortar camino", lo cual era falso por que llegaba hasta arriba y no había otro lado sino tener que subir aún más arriba y cuando veía del otro lado era tan alto que ya era totalmente imposible que bajara.

Esta es la razón por la que aunado a mi falta de entrenamiento pasado, ni "mal de montaña" (me desmaye varias veces) y mi cansancio en la última parte, que  decidiera dejar mis cosas y todo y subí la última parte asi (en las fotos por eso me veo con playera). Deje todo y subí, siguiendo el impulso de mi alma. A veces veía las pisadas de animalitos y las seguía y creo que esas huellas que me guiaban impidieron que me perdiera.

Por ejemplo, de subida, cuando llegué a Lamina (La Mina) ya al atardecer, quedé tan maravillado de encontrar el "Valle del Silencio" que se me hizo fácil dejar todo e irme a caminar para, según yo, ver la ruta que tomaría al día siguiente. Obscureció muy pronto y yo sin abrigo y nevando y como ya estaba perdiendo la vista no encontraba el camino de regreso a mi tienda, luego me caí porque hay como un pequeño barranco y tuve que salir y llegué a lo que creía que era el campamento de Laminas. Era sólo una piedra muy grande. Ya deseperado pero no sin rumbo me dí cuanta que estaba ya bien cerca mi tienda. Tanteando llegué, me encaramé, me puse un abrigo, comí un poco de comida que no pude retener y agradecí la experiencia.

Pero es grande la sensación de llegar donde no hay nada más arriba.

Aunque ya sé que nunca lo estoy. Tarde varios días en regresar. Estuve perdido mucho tiempo pero agradecí el momento en que llegue por fin al campamento. Después de reposar un poco, vendarme las heridas, calentarme un poco inicié el descenso.

Ahora que ya no veo (porque no puedo distinguir el piso que tocan mis pies) y uso bastón de ciego, subí esta montaña que siento que me llamaba. Pero se ahora que no subí sólo.

Emmanuel Muñiz Alejandro

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Emmanuel Muñiz Alejandro es historiador, investigador y editor. Estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, graduado con honores, en la Escuela Nacional de Música (ENM). Actualmente se dedica a tareas de investigación histórica, estudios de género, discapacidad y tecnologías de la información. Se encuentra realizando un Máster en Historia del Mediterráneo Antiguo en España.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Ultima acttividad

Elsinas Linos posted a blog post
Grown-ups and sprites can be found in an assortment of spots. In the North, they are ordinarily fou…
ayer
Elsinas Linos and GabiFJ joined Revista Discover
ayer
GabiFJ posted blog posts
ayer
Gaby Garcia posted blog posts
ayer
Piero ha posteado un vídeo
La Montaña de Colores, es una formación montañosa teñida de las tonalidades del arcoiris: rojo, mor…
Viernes
Javi Gomez posted a discussion
Seguro que aquí hay muchos autónomos. Yo mismo me he hecho autónomo hace poco y al principio tenía…
Viernes
Javi Gomez ahora es miembro de Revista Discover
Viernes
Emmanuel Muñiz Alejandro commented on Mariano Cabrero Bárcena's blog post El niño y la niña solitarios
"¡Qué interesante reflexión!"
Jueves
Elena Popa and fernando gonzalez manios joined Revista Discover
Jueves
Mariano Cabrero Bárcena posted a blog post
El niño y la niña solitarios es un producto de nuestro tiempo. Puede ser, sin duda, que se desarrol…
Miércoles
Pedro Páramo ahora es miembro de Revista Discover
Miércoles
Sofia Arroyo ahora es miembro de Revista Discover
Martes
Más...