Blogs

¿Por qué ocurre una extinción en masa?

En cuanto a las 5 extinciones masivas que ha sufrido el planeta, se han atribuido generalmente a causas endógenas de la propia biosfera, a la acción de supervolcanes y al impacto de asteroides entre otras. Entre las causas de extinción, se encuentran los meteoritos y las erupciones volcánicas, así como también el cambio climático.

Existe la teoría que atribuye todas, o casi todas, las grandes extinciones a impactos meteoríticos. Se ha establecido estadísticamente que, aproximadamente cada 100 millones de años de media impacta un asteroide kilométrico contra la Tierra. Si se tiene en cuenta que la vida pluricelular lleva unos 600 millones de años debería haber habido entre 5 o 6 grandes extinciones desde entonces. Y esas son las que realmente han ocurrido. Las otras posibles causas atribuidas a éstas extinciones son grandes glaciaciones globales o a erupciones masivas que se consideran entre los efectos secundarios que un gran impacto podría producir por lo que, según algunas hipótesis, no serían más que sinergias de esa misma catástrofe cósmica.

Otras causas apuntan a las fluctuaciones del campo magnético terrestre, llevadas a cabo mediante su sucesión de cambios de polaridad, que provocan una fuerte disminución de la protección de la Tierra frente a la fuerte radiación cósmica durante los períodos en los que se producen.

También se considera como causa probable de extinciones menores o incluso de las más masivas a explosiones de supernovas cercanas.

Ahora bien, en cuanto a la que muchos llaman la “6ta extinción en Masa” que se extiende desde el Holoceno (hace 13,000 ó 9,000 años) hasta la actualidad, en la que el Homo Sapiens ya figuraba en los peldaños más altos de la cadena alimentaria gracias a la creación de herramientas rudimentarias de piedra y otros materiales, hoy en día se ha comprobado que el hombre moderno ha sido el principal responsable de alterar los ecosistemas marinos y terrestres, por lo que el mundo ha experimentado un gran cambio climático y por ende muchas especies se han extinto.

Desde el mamut hasta el pájaro dodo, muchos animales se han visto en peligro de extinción por actividades humanas inconscientes como la caza ilegal y el tráfico de animales. Las actividades humanas que causan extinción de especies y una mayor pérdida de biodiversidad son:

Destrucción de Ecosistemas

Alteración y destrucción de ecosistemas.- La destrucción de la selva tropical es la mayor amenaza a la biodiversidad ya que su riqueza de especies es enorme. Otros ecosistemas muy delicados y con gran diversidad son los arrecifes de coral y en los últimos años están teniendo importantes problemas de difícil solución. También están muy maltratados los humedales, pantanos, marismas, etc.

Son lugares de gran productividad biológica, usados por las aves acuáticas para la cría y la alimentación y el descanso en sus emigraciones. Durante siglos el hombre ha desecado los pantanos para convertirlos en tierras de labor y ha usado las marismas costeras para construir sus puertos y ciudades, por lo que su extensión ha disminuido drásticamente en todo el mundo.

Prácticas agrícolas.- Algunas prácticas agrícolas modernas pueden ser muy peligrosas para el mantenimiento de la diversidad si no se tiene cuidado de minimizar sus efectos. La agricultura ya causa un gran impacto al exigir convertir ecosistemas diversos en tierras de cultivo. Además los pesticidas mal utilizados pueden envenenar a muchos organismos además de los que forman las plagas, y los monocultivos introducen una uniformidad tan grande en extensas áreas que reducen enormemente la diversidad.

De acuerdo con reportes expuestos por la FAO en mayo del 2005, cerca de 30 mil toneladas de pesticidas tóxicos, contaminaban el suelo de toda América Latina, y el problema lamentablemente continúa. Además, otras prácticas agrícolas inadecuadas como los monocultivos contribuye a la erosión acelerada del suelo y hasta a la misma infertilidad de éste, disminuyendo la cantidad de áreas agrícolas disponibles para la agricultura y por ende, se tiene una menor población de plantas en riego de desaparecer.

Caza, exterminio y explotación de animales.- La caza de alimañas y depredadores hasta su exterminio ha sido habitual hasta hace muy poco tiempo. Eran una amenaza para los ganados, la caza y el hombre y por este motivo se procuraba eliminar a animales como el lobo, osos, aves de presa, etc. La caza ha jugado un papel doble. En ocasiones ha servido para conservar cazaderos y lugares protegidos que son valiosos parques naturales en la actualidad.

En el caso de otras especies ha llevado a su extinción o casi, como fue el caso del Dodo, el pichón americano, el bisonte de las praderas americana, el quebrantahuesos europeo, algunas variedades de ballena, y muchos otros animales. En la actualidad el comercio de especies exóticas, el coleccionismo, la captura de especies con supuestas propiedades curativas (especialmente apreciadas en la farmacopea china), el turismo masivo, etc. amenaza a muy distintas especies.
Introducción de especies nuevas.- El hombre, unas veces voluntariamente para luchar contra plagas o por sus gustos y aficiones y otras involuntariamente con sus desplazamientos y el transporte de mercancías, es un gran introductor de especies nuevas en ecosistemas en los que hasta entonces no existían. Esto es especialmente peligroso en lugares de especial sensibilidad como las islas y los lagos antiguos, que suelen ser ricos en especies endémicas porque son lugares en los que la evolución se ha producido con muy poco intercambio con las zonas vecinas por las lógicas dificultades geográficas. Por ello, la introducción de nuevas y exóticas especies, involucran una batalla por la supervivencia, que termina por eliminar de su hábitat a estas especies endémicas que son poco capaces de adaptarse a dicho cambio en su medio, debido a su aislamiento milenario y simplemente porque son menos resistentes que la nueva competencia.

Contaminación del agua por desechos industriales.

Contaminación de aguas y atmósfera.- La contaminación local tiene efectos pequeños en la destrucción de especies, pero las formas de contaminación más generales, como el calentamiento global pueden tener efectos muy dañinos. El deterioro que están sufriendo muchos corales que pierden su coloración al morir el alga simbiótica que los forma se atribuye al calentamiento de las aguas.

Los corales, debilitados por la contaminación de las aguas, cuando pierden el alga crecen muy lentamente y con facilidad mueren. Las fuentes de contaminación son resultados indirectos de las actividades domésticas, industriales o agrícolas. Ríos y canales son contaminados por los desechos del alcantarillado, desechos industriales, detergentes, abonos y pesticidas que escurren de las tierras agrícolas. El efecto en los ríos se traduce en la desaparición de la vegetación natural, disminuyen la cantidad de oxígeno produciendo la muerte de los peces y demás animales acuáticos.El petróleo vertido en el mar daña gran parte de la fauna y flora.

Especies en peligro de extinción

Generalmente, una especie en peligro es un organismo en peligro de desaparecer de la faz de la Tierra si no mejora su situación. Cuando no se ha observado en ambientes naturales a miembros de una especie durante más de cincuenta (50) años, se dice que esa especie está extinta. Aquellas especies que pudieran estar dentro de poco tiempo en peligro se denominan especies amenazadas. Las especies raras son aquellas con pequeñas poblaciones que pudieran también estar en peligro.

En el mundo existen cientos de animales en peligro de extinción, principalmente por la Acción Humana.

En muchos países se han dictado leyes y reglamentos para proteger a las especies en peligro de extinción y los hábitats de los cuales ellas dependen. En dichas disposiciones legales se establecen las categorías de peligro; en la mayoría de los casos, se reconocen por lo menos dos categorías: riesgo inmediato y amenazado. Además de estas dos categorías oficiales, los biólogos también reconocen otra: especie rara, para especies que existen en todo su rango pero en números relativamente bajos. A saber:

Especies extintas: Se dice que una especie animal está extinta cuando el último individuo existente en el mundo ha dejado de vivir.
Especies en peligro: Una especie animal está en peligro cuando su número esta tan reducido o su hábitat natural es tan insignificante que sin dudas desaparecería por siempre si no se les presta atención especial.
Especies raras: Estas especies raras están amenazadas por problemas iguales a los de las especies en peligro. Cuando la cantidad es reducida o viven en zonas peligrosas o en ambientes tan insólitos que podrían dejar de existir en muy poco tiempo.
Especies escasas: Son las especies que todavía están en cantidad y capacitadas para garantizar su supervivencia. No obstante, la cantidad se ha reducido notablemente en comparación a otros tiempos pasados y seguirá disminuyendo.
Especies indeterminadas: Se denomina así a la quinta categoría de especies animales en peligro. Involucra a las que están teóricamente en peligro pero no hay información para poder hacer un cálculo seguro sobre su situación, solo una aproximación.

Las causas principales de la extinción de las especies, o su puesta en peligro, son destrucción de los hábitats, explotación comercial (como recogida de plantas, cacería, y comercialización de partes animales), daños causados por plantas y animales no nativos introducidos en un área, y contaminación ambiental.

De todas estas causas, la destrucción directa del hábitat es la que pone en peligro a mayor número de especies. Muchos organismos ya han sido eliminados. Lo único cierto es que debemos actuar rápidamente. Una vez se haya extinguido una especie, esta se fue PARA SIEMPRE.


Aceleración de la extinción

No se conoce el número de especies que existen en el mundo. Hay unas estimaciones entre 5 a 50 millones, incluso algunas llegan a calcular hasta los cien millones. Sin embargo el número de especies catalogadas es sólo de 1.400.000, de las cuales el 85% viven en el dominio terrestre. Entre insectos, arácnidos y crustáceos hay unas 850.000 especies y 300.000 son especies vegetales. La mayor concentración de especies se da en los trópicos, se llega a creer que sólo de insectos puede haber allí unos 30 millones. Es decir que la mayor biodiversidad está en esa relativamente pequeña franja del planeta.

Según el registro fósil, se ha calculado que durante los períodos de extinción normal, es decir sin que intervenga ningún cataclismo, la pérdida es de una especie cada cuatro años. En la actualidad se extinguen entren 30,000 y 50,000 especies al año.

Los seres humanos ponen en peligro la existencia de otras especies de varias formas, con la caza, la introducción de especies foráneas, la deforestación de los bosques y por la fragmentación de hábitats, y conforme se reducen éstos se reduce la capacidad de la Tierra para sostener su herencia biológica. En el año 1.600 los seres humanos eran 500 millones, en el 2.050 habrá 10.000 millones. En la actualidad se consume el 40% de la productividad primaria neta del planeta, es decir casi la mitad de la energía disponible para sostener a todas las especies.

Una estimación conservadora indica una pérdida de 3% a 9% de las especies del planeta para el año 2000. Si se mantiene el ritmo de extinción, el número actual de especies se habrá reducido a la mitad para el año 2050.

Este volumen de desapariciones sería comparable a las producidas en una de las cinco grandes crisis biológicas de la historia del Planeta. En este caso no sería por un cambio climático global, el retroceso del nivel del mar, o por la caída de un asteroide, sino por nuestra especie, que como dice Richard Leakey, en su libro “La sexta Extinción”: “El Homo sapiens está maduro para ser el destructor más colosal de la historia”.

El impacto creciente de las actividades humanas en la naturaleza está provocando una pérdida de biodiversidad acelerada. La causa principal es la destrucción de ecosistemas de gran interés, cuando se ponen tierras en cultivo desecando pantanos o talando bosques, cuando se cambian las condiciones de las aguas o la atmósfera por la contaminación, o cuando se destruyen hábitats en la extracción de recursos. Además la caza, la introducción de especies exóticas y otras actuaciones han provocado la extinción de un buen número de especies.

Se pierden 200.000 kilómetros cuadrados de bosque al año. Los bosques tropicales quedarán reducidos a una pequeña mancha en el año 2.050. Pero incluso donde no se tala el bosque queda fragmentado en islas que son ecológicamente frágiles. Las especies se extinguen con más facilidad en territorios pequeños que en los grandes ya que las poblaciones pequeñas son más propensas a cualquier enfermedad o perturbación exterior y pueden sucumbir antes. Sin embargo la pérdida de hábitats no es exclusiva de los bosques tropicales. En todo el mundo los ecosistemas naturales se han degradado y muchos de ellos están en peligro y existen comunidades completas al filo de la extinción.

Especies por extinguirse

A lo largo de la historia de la vida en la Tierra han tenido lugar cinco grandes extinciones, la más reciente hace 65 millones de años, probablemente como resultado del impacto de un cometa en la Tierra, cuando los dinosaurios perecieron en un brevísimo lapso de tiempo.

Cada una de estas extinciones fue catastrófica; si bien la causa de esas extinciones es aún materia de controversia, repentinos cambios climáticos, asteroides, dificultades de evolución, no ocurre así con las consecuencias y las características de estas catástrofes, que parecen seguir todas un mismo modelo.

Dos nuevos estudios publicados en Science sugieren que la Tierra se dirige a la sexta extinción masiva de la vida: los científicos han comprobado una profunda declinación en las poblaciones de aves, mariposas y plantas en Gran Bretaña, y esta situación puede ser extrapolada a otros hábitats del planeta, donde el 25% de las especies figura en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Natraleza (UICN) en 2007. Los británicos descubrieron que los pájaros y las plantas nativas han descendido un 54% y 28% respectivamente, mientras que las mariposas decrecieron un 71%.

Hoy en día hay demasiados animales en peligro de extinción, y la velocidad a la que se extinguen va aumentando cada vez mas. Actualmente se conocen aproximadamente 11.167 especies en peligro de extinción, de las cuales 124 están englobadas en las categorías de “estado crítico”.

Fuente: http://bibliotecadeinvestigaciones.wordpress.com/ecologia/las_5_extinciones_en_masa/

Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

Somos un grupo de estudiantes de universidad y somos fanáticos de la ciencia y la tecnología. Nos gusta difundir estos temas y hacer llegar la ciencia a todo el mundo.

¡Tienes que ser miembro de Revista Discover para agregar comentarios!

Unete Revista Discover

Comentarios

  • A lo largo de tu artículo mencianas que las prácticas agrícolas tiene un efecto nocivo, y es cierto. 

    Actualmente  trabajo en una empresa del cultivo de camarones, he aprendido mucho de la producción sustentable y orgánica que a pesar de que el proceso sea un poco más costoso y lento. Trae mayores beneficios al consumiedor final y ayuda a la reforestación natural del ecocsistema. 

     

This reply was deleted.

Ultima acttividad

tingxie posted blog posts
ayer
tingxie ahora es miembro de Revista Discover
ayer
Vane posted a blog post
Hoy, mediados de julio 29 semanas de embarazo, parece ayer cuando en febrero, nos anunciaron, el co…
Domingo
Miguel Escalona ahora es miembro de Revista Discover
Sábado
louisznap actualizó su perfil
Viernes
louisznap ahora es miembro de Revista Discover
Viernes
Carlos Perez posted blog posts
Viernes
Más...